OR­GÍA DE SÁ­BA­DO EN LA NO­CHE

Nues­tro co­la­bo­ra­dor par­ti­ci­pó en un even­to de­sen­fre­na­do pa­ra con­tar­nos có­mo fun­cio­na, hue­le y se sien­te es­tar en una ba­ca­nal gay.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Clandestino - POR: CHILANGO PÁEZ FO­TOS: JUAN CAR­LOS SIE­RRA

Sal­vo por un avi­so en el cuar­to pi­so que di­ce “Se arrien­da”, el edi­fi­cio pa­sa­ría inad­ver­ti­do. No se es­cu­cha mú­si­ca ni hay bo­rra­chos bo­tan­do ce­ni­zas de ci­ga­rri­llo por las ven­ta­nas. Des­pués de tim­brar en la por­te­ría, en­tra­mos a un lobby en el que nos re­qui­san y ve­mos a cer­ca de vein­te hom­bres ha­cien­do la fi­la pa­ra re­gis­trar­se en unos compu­tado­res y pa­gar. “Con­tri­bu­tion: 49K - VIP 75K”, así, en in­glés.

Los asis­ten­tes son hom­bres jó­ve­nes, la ma­yo­ría tran­si­tan­do por los 30 y unos po­cos por los 40. Hay mi­ra­di­tas fur­ti­vas, una que otra son­ri­sa co­que­ta, pe­ro se sien­te ner­vio­sis­mo en el am­bien­te. ¿Ti­mi­dez, ver­güen­za? Es­toy tem­blan­do del mie­do, co­mo la primera vez que ma­ne­jé sin un adul­to res­pon­sa­ble al la­do. Enrique, el ami­go con el que voy, no es pre­ci­sa­men­te un “adul­to res­pon­sa­ble”: es­tu­vi­mos be­bien­do des­de el me­dio­día y al acer­car­se la me­dia­no­che no ten­go nin­gún ti­po de cri­te­rio. Lo que em­pe­zó co­mo una bo­rra­che­ra co­mún y co­rrien­te, dio un gi­ro cuan­do Enrique me con­tó so­bre es­tas or­gías y me con­ven­ció de su­pe­rar el mie­do que me im­pe­día ex­pe­ri­men­tar­las.

Des­pués de re­gis­trar­me, in­di­car mi nú­me­ro de cé­du­la, de­jar un nú­me­ro te­le­fó­ni­co y acla­rar quién me re­co­men­dó el lu­gar (en mi ca­so el mis­mí­si­mo Enrique, que ya ha­bía pa­sa­do por aquí un par de ve­ces), subimos las es­ca­le­ras has­ta el ter­cer pi­so. En el se­gun­do, las puer­tas anun­cian un ins­ti­tu­to preuni­ver­si­ta­rio de los que pu­lu­lan en los al­re­de­do­res de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, pe­ro por ser sá­ba­do en la no­che el lo­cal es­tá va­cío. La mú­si­ca que ya se anun­cia al su­bir es pu­ra elec­tró­ni­ca de fies­ta. Los beats sue­nan du­ro, pe­ro sin ser es­truen­do­sos. Al lle­gar al ter­cer pi­so, a ca­da asis­ten­te le dan una bol­sa plás­ti­ca blan­ca pa­ra que guar­de la ro­pa y el ce­lu­lar. De­be­mos qui­tar­nos to­do, ex­cep­to los za­pa­tos y las me­dias, que se­gún la pu­bli­ci­dad que me mos­tró Enrique de­fi­nen el dress co­de: blan­cas pa­ra pa­si­vos, ne­gras pa­ra ac­ti­vos y otro co­lor pa­ra ver­sá­ti­les. No po­ner­se cal­ce­ti­nes pue­de sig­ni­fi­car mu­chas co­sas. Por si las mos­cas, en la en­tra­da ven­den me­dias blan­cas y ne­gras. Yo lle­vo ne­gras, co­mo ca­si siem­pre, y no me las cam­bio pa­ra pa­sar por muy ma­cho­te, aun­que Enrique me acla­ra que aden­tro ya na­die se fi­ja en eso.

Al pa­sar la puer­ta del apar­ta­men­to, en la co­ci­na, unos mu­cha­chos ves­ti­dos de ne­gro re­co­gen las bol­sas, las sellan con cin­ta, les po­nen un nú­me­ro y en­tre­gan una fi­cha con un elás­ti­co pa­ra po­ner­se en la mu­ñe­ca. El apar­ta­men­to, ubi­ca­do en la es­qui­na de dos ave­ni­das y con la ar­qui­tec­tu­ra se­sen­te­ra tí­pi­ca de es­ta zo­na de Teu­sa­qui­llo, es gi­gan­te. En la sa­la jun­to a la en­tra­da, fren­te a la co­ci­na, hay una me­sa con be­bi­das (ba­rra li­bre de li­co­res, ga­seo­sas, agua) y un DJ en un rin­cón. En una sa­la con­ti­gua be­ben y des­can­san hom­bres sen­ta­dos en pufs enor­mes. Los vi­drios ne­gros de la te­rra­za im­pi­den que des­de afue­ra se vea a un mon­tón de hom­bres des­nu­dos fu­man­do. El olor de sus ci­ga­rri­llos se es­con­de en el de Ajax, y las mi­ra­di­tas fur­ti­vas y las son­ri­sas co­que­tas de aba­jo se re­pi­ten, aun­que aho­ra las mi­ra­das apun­tan a la ver­ga pri­me­ro y a la ca­ra des­pués.

Lo bueno, di­ce Enrique, su­ce­de en las tres ha­bi­ta­cio­nes que que­dan a lo lar­go del co­rre­dor: con muy po­ca luz, en ca­da cuar­to hay unos vein­te ti­pos ti­ran­do. La ma­yo­ría del­ga­dos, con la con­tex­tu­ra tí­pi­ca de los co­lom­bia­nos; los de­vo­tos del gim­na­sio pa­san pa­vo­néan­do­se. Un gor­di­to, de esos que lla­man “osos”, se me acer­ca con una erec­ción. Si an­tes es­ta­ba ner­vio­so, aho­ra es­toy que me orino del sus­to. Al ir al ba­ño me en­cuen­tro con otros cinco ti­pos. La du­cha ha­ce las ve­ces de ori­nal y me to­ca mear en me­dio de dos ma­ma­das, ba­jo la mi­ra­da del gor­di­to que se mas­tur­ba. La mo­nó­to­na mú­si­ca se pier­de en­tre los ge­mi­dos de hom­bres te­nien­do se­xo en me­dio de olor a blan­quea-

BUS­CAN­DO EL RIN­CÓN MÁS OS­CU­RO, IDENTIFICO A LA DIS­TAN­CIA A UN ALUMNO QUE TU­VE EN LA UNI­VER­SI­DAD.

dor, que por al­gu­na ra­zón se ase­me­ja al olor a se­men. Al fin y al ca­bo, por eso es­te even­to se anun­cia co­mo una me­ga­orgy... Las or­gías ya son muy an­ti­cua­das.

Una se­ma­na des­pués me reúno con el or­ga­ni­za­dor del even­to pa­ra ha­blar de or­gías. Nos ci­ta­mos en el mis­mo apar­ta­men­to, pe­ro de día, con el trá­fi­co de es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal en la ave­ni­da y el de as­pi­ran­tes a es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal en el edi­fi­cio.

Ángel tie­ne 40 años, mi­de 1,70 y po­dría pa­sar por es­tu­dian­te: se vis­te y se ve bas­tan­te jo­ven. Es mé­di­co de pro­fe­sión y vi­vió un par de años en Pa­rís, don­de pa­só por va­rias fies­tas se­xua­les muy or­ga­ni­za­das, sin la sor­di­dez que se sue­le aso­ciar al “en­tre­te­ni­mien­to adul­to”, co­mo él mis­mo lla­ma a es­te ex­pri­mi­do sec­tor de la eco­no­mía na­ran­ja.

En 2013, Ángel re­gre­só a Bo­go­tá y pa­ra 2015 ya te­nía una red de con­tac­tos con la que em­pe­zó a ar­mar or­gías pe­que­ñas en Teu­sa­qui­llo. El edi­fi­cio es su­yo y él es la úni­ca per­so­na que vi­ve ahí, los de­más apar­ta­men­tos aho­ra son ofi­ci­nas o sa­lo­nes de cla­se que él ren­ta, así que no le to­ca li­diar con ve­ci­nos chis­mo­sos ni con que­jas por pa­rran­dear. En fe­bre­ro de 2016, pa­ra su cum­plea­ños, Ángel de­ci­dió ce­le­brar con una or­gía en la que la úni­ca pren­da fue­ra un cor­ba­tín (y los cal­ce­ti­nes) co­mo ho­me­na­je a los Pre­mios Ós­car que se en­tre­ga­ban ese fin de se­ma­na. In­vi­tó a cin­cuen­ta con­tac­tos de su red y lle­ga­ron más de cien. En­ton­ces na­ció su mar­ca: An­gel’s Na­ked Party, un re­ven­tón men­sual al que han lle­ga­do has­ta 270 hom­bres en un so­lo sá­ba­do.

Por su­pues­to, la idea de las or­gías no es nin­gu­na no­ve­dad. Por lo me­nos des­de la an­ti­gua Gre­cia se ha­cen fies­tas se­xua­les. Ha­ce unas dé­ca­das se pu­so de mo­da el tér­mino swin­ger pa­ra re­fe­rir­se a unos even­tos ce­rra­dos de se­xo gru­pal, re­gu­lar­men­te en­fo­ca­dos al in­ter­cam­bio de pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les. Y bue­na par­te de las pe­lí­cu­las por­no­grá­fi­cas (y has­ta la úl­ti­ma de Ku­brick) tie­nen una or­gía en al­gún mo­men­to, lo que ha arrai­ga­do la idea de es­tas co­mo una fan­ta­sía, pe­ro tam­bién co­mo al­go os­cu­ro y has­ta pe­li­gro­so de las que uno po­dría sa­lir sin un ri­ñón.

La mo­vi­da gay de Bo­go­tá, co­mo la de ca­si to­do el mun­do, ofre­ce mu­chos si­tios de­di­ca­dos al se­xo: las ex­tin­tas sa­las de ci­ne porno re­em­pla­za­das por las ca­bi­nas de vi­deo y los sau­nas son los más co­mu­nes, aun­que tam­bién hay ba­res en los que to­ca de­jar la ro­pa en la en­tra­da y de­di­car­se a ti­rar en lu­gar de bai­lar.

En ese mer­ca­do en­tró Ángel, con la in­ten­ción de dar­le un to­que más ele­gan­te y me­nos sub­te­rrá­neo a la es­ce­na. “El so­ni­do es­tá con­tro­la­do pa­ra que no se pa­se de 70 de­ci­be­les, por eso no se oye afue­ra. To­dos en­tran por lis­ta pa­ra que no ten­ga­mos pro­ble­mas con la Po­li­cía, pe­ro tam­bién ve­ri­fi­ca­mos los an­te­ce­den­tes de las per­so­nas”, me di­ce. La lo­gís­ti­ca tam­bién in­clu­ye con­do­nes ili­mi­ta­dos y lu­bri­can­te. Pa­ra man­te­ner la hi­gie­ne, ca­da tan­to pa­sa un hom­bre ves­ti­do de ne­gro, con tra­pe­ro y bal­de lleno de Clo­rox en las ma­nos, lim- pian­do el pi­so de par­qué y ve­ri­fi­can­do que na­da se sal­ga de con­trol. Si des­pués de su ins­pec­ción el si­tio pa­re­ce de­ma­sia­do su­cio (a ve­ces pue­de oler a ca­ca), des­alo­ja la ha­bi­ta­ción pa­ra que que­de im­pe­ca­ble.

“Has­ta aho­ra no ha pa­sa­do na­da gra­ve”, cuen­ta Ángel, pe­ro sí han te­ni­do que sa­car a ti­pos que se po­nen agre­si­vos o a pa­re­jas de no­vios que no re­sul­ta­ron tan abier­tas co­mo creían. O sen­tar­se en la sa­la a to­mar­le la fre­cuen­cia car­dia­ca y a dar­le agua a más de uno que se pa­só de dro­gas, prin­ci­pal­men­te de Via­gra o pop­pers.

El úni­co ar­gu­men­to de Ángel pa­ra ha­cer es­to es que “la gen­te bus­ca se­xo to­dos los días”. Y, an­te el éxi­to del voz a voz de su adap­ta­ción bo­go­ta­na de las or­gías que vio en Pa­rís, han sur­gi­do otras fies­tas por el es­ti­lo, or­ga­ni­za­das y se­gu­ras, en un par de pun­tos de Bo­go­tá y has­ta en otras ciu­da­des de Co­lom­bia.

LAS ME­DIAS DE­FI­NEN EL DRESS CO­DE: BLAN­CAS PA­RA PA­SI­VOS, NE­GRAS PA­RA AC­TI­VOS Y OTRO CO­LOR PA­RA VER­SÁ­TI­LES.

Des­pués de mear en me­dio de una es­ce­na porno, pa­so a las ha­bi­ta­cio­nes. Des­pa­cio, voy mi­ran­do las pa­re­jas o los gru­pi­tos de tres, cuatro y has­ta un nú­me­ro in­de­fi­ni­do. Ca­mino bus­can­do cru­ces de mi­ra­das, es­pe­ran­do en­con­trar una es­pe­cie de Ado­nis tro­pi­cal. Veo que va­rios son grin­gos, de­ma­sia­do blan­cos pa­ra ha­ber na­ci­do en es­tas tie­rras. Co­mo me man­dan la mano, me ma­no­seo con un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de ex­tra­ños du­ran­te el re­co­rri­do; si me gus­tan (una que otra bar­ba, un pe­cho pe­lu­do sin es­te­roi­des), tam­bién me be­su­queo o me lo de­jo ma­mar. In­clu­so se lo chu­po a un mo­reno de al­to in­te­rés cul­tu­ral. To­do lo ha­go sin pe­ne­tra­ción, pa­ra con­ser­var la de­cen­cia. Mi ami­go Enrique sí se re­vol­có va­rias ve­ces por ahí. Eso me di­rá des­pués, por­que lo per­dí de vis­ta des­pués de mi via­je al ba­ño.

Bus­can­do el rin­cón más os­cu­ro del apar­ta­men­to, identifico a la dis­tan­cia a un alumno que tu­ve en la uni­ver­si­dad. Al ver­lo des­nu­do, me sor­pren­de ver cuán­to ha cre­ci­do, pe­ro no es­toy dis­pues­to a que me re­co­noz­ca. De nue­vo: an­te to­do la de­cen­cia. Es­toy acos­tum­bra­do a cu­brir­me, tan­to fí­si­ca co­mo men­tal­men­te, y eso de an­dar em­pe­lo­to vien­do gen­te des­nu­da que vie­ne a te­ner se­xo sin ro­deos me de­ja cla­ro que no me sien­to có­mo­do con mi pro­pio cuer­po (fla­co y ba­rri­gón) y que, a pe­sar de dár­me­las de muy li­bre, aún me que­da mu­cha pa­ca­te­ría. En­ton­ces, por la bo­rra­che­ra, aga­rro un puf y me sien­to en una es­qui­na a echar una sies­ta.

Las fies­tas en el apar­ta­men­to de Ángel son te­má­ti­cas. El sá­ba­do que fui, no en­ten­dí de qué se tra­ta­ba pe­ro es­ta­ba di­ri­gi­da a ex­tran­je­ros, que te­nían des­cuen­to en la en­tra­da si mos­tra­ban su pa­sa­por­te. Otros me­ses va di­ri­gi­da a la es­té­ti­ca del sa­do­ma­so­quis­mo (BDSM, leat­her), a los ti­pos pe­lu­dos, a los de­por­tis­tas, a los an­ti­fa­ces, a los Pre­mios Ós­car…

Jun­to a Ángel tra­ba­jan unas 25 per­so­nas que si­guen un pro­to­co­lo jui­cio­so, en­tre la lo­gís­ti­ca de los even­tos y la pu­bli­ci­dad. A ve­ces se su­man más em­plea­dos, cuan­do se ha­cen es­pec­tácu­los de bai­le, se­sio­nes de yo­ga, obras de tea­tro e, in­clu­so, cuan­do se in­vi­tan ti­pos “muy bue­nos” a los que se les pa­ga por ha­cer más atrac­ti­vo el pa­no­ra­ma. Pa­ra am­pli­fi­car el voz a voz, hay unos “re­clu­ta­do­res” que se mue­ven prin­ci­pal­men­te en apli­ca­cio­nes co­mo Grindr pa­ra bus­car hom­bres in­tere­sa­dos en las or­gías y se les pa­ga un por­cen­ta­je por ca­da per­so­na que en­tra a la fies­ta.

Los que tra­ba­jan aquí sue­len ser es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios que han co­no­ci­do a Ángel en otros tra­ba­jos o en las mis­mas or­gías. Es­to les sir­ve co­mo un in­gre­so ex­tra y no ne­ce­sa­ria­men­te les des­pier­ta un in­te­rés se­xual, aun­que los que quie­ran pue­den qui­tar­se la ro­pa y dar­se una vuelta por el apar­ta­men­to a ma­ne­ra de pau­sa ac­ti­va (o pa­si­va o ver­sá­til).

Es­to pue­de so­nar co­mo el ne­go­cio del año, pe­ro no lo es: un pro­me­dio de 200 per­so­nas pa­ga ca­si 50.000 pe­sos por no­che, me­nos el tra­go, me­nos los con­do­nes, me­nos el lu­bri­can­te, me­nos la lo­gís­ti­ca, me­nos los ser­vi­cios, me­nos la pu­bli­ci­dad. Ángel no vi­ve de es­tas or­gías, en reali­dad, di­ce, las ha­ce “por pa­sión”. En­tre el se­xo abier­to se han cua­dra­do pa­re­jas, amis­ta­des que du­ran más allá de las seis de la ma­ña­na —la ho­ra de cie­rre— y alia­dos que apro­ve­chan el vol­ta­je pa­ra ha­cer cam­pa­ñas so­bre el con­su­mo res­pon­sa­ble de dro­gas o so­bre la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual.

Me des­pier­to de la sies­ta sin sa­ber muy bien qué ho­ra es y me pon­go a bus­car a Enrique. En el ca­mino me to­po con un grin­go co­mo de dos me­tros y unos 35 años, muscu­loso y con ta­tua­jes —sí, un po­co cli­ché porno, pe­ro sin es­te­roi­des— y apro­ve­cho el cru­ce de mi­ra­das pa­ra re­to­mar el be­su­queo y el ma­no­seo. De ahí pa­sa­mos al se­xo oral mu­tuo. Es­tra­té­gi­ca­men­te, él se ha­bía guar­da­do unos con­do­nes en las me­dias —que, pa­ra mi sor­pre­sa, eran ne­gras—, así que no te­ne­mos que ir por unos has­ta la en­tra­da. Él mis­mo, muy edu­ca­do, me po­ne el con­dón, me lu­bri­ca la ver­ga y nos po­ne­mos en la­bor, am­bos con las me­dias ne­gras, pri­me­ro de pie, lue­go en una de las ca­mas. To­do an­te la vis­ta e in­clu­so la par­ti­ci­pa­ción de otros co­men­sa­les, en­tre los que apa­re­ce mi exa­lumno, que vie­ne a to­car­me las nal­gas, se pa­ra en la ca­ma y me po­ne a ma­már­se­lo. Otro ti­po se me­te de­ba­jo pa­ra ma­már­se­lo al grin­go. Su­do co­mo bes­tia y me pal­pi­ta du­rí­si­mo el co­ra­zón, y eso que re­cha­cé la ofer­ta de pop­pers de mi alumno. No soy pre­ci­sa­men­te mul­ti­or­gás­mi­co, así que me ven­go y me voy.

En los pufs de la sa­la me pon­go a ha­blar con mi exa­lumno, que me cuen­ta que es­tá ha­cien­do una pa­san­tía en un pe­rió­di­co. Nos reí­mos del mie­do a que nos re­co­noz­can, de la hi­po­cre­sía que se­gui­mos te­nien­do fren­te al se­xo, de la ac­ti­tud co­mo de ni­ños chi­qui­tos que se ríen ba­ji­to cuan­do al­guien di­ce una gro­se­ría. Cuan­do se va al ba­ño, si­go mi bús­que­da de Enrique.

Co­mo no en­cuen­tro a mi ami­go, pi­do mi bol­sa, son las tres de la ma­ña­na. Me vis­to y le anun­cio al chi­co de la re­cep­ción que ca­mi­na­ré has­ta mi ca­sa, que es­tá en el mis­mo ba­rrio. Lle­go y me me­to en la ca­ma li­te­ral­men­te ma­ma­do y un po­co sor­pren­di­do de mí mis­mo. No sé si me atre­ve­ré a vol­ver a una or­gía. Me ate­rra la po­si­bi­li­dad de en­con­trar­me con el de­cano de mi fa­cul­tad. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.