El hi­jo se­cre­to de Pa­blo Es­co­bar

El pin­tor in­glés Phi­lip Wit­comb ase­gu­ra que es el fru­to de una vio­la­ción que el ca­po ha­bría co­me­ti­do en la ado­les­cen­cia, an­tes de con­ver­tir­se en el ma­yor nar­co­tra­fi­can­te del mun­do.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Portada - POR: ARNOLDO MU­TIS GAR­CÍA

Ha­ce ca­si trein­ta años que Phi­lip vi­ve con una an­gus­tia que, ase­gu­ra, lo es­tá vol­vien­do lo­co a cau­sa del im­pac­to que le cau­só sa­ber la ver­dad so­bre su ori­gen. Pa­ra col­mo, te­me por su vi­da, así que duer­me ar­ma­do, te­me­ro­so de que en cual­quier mo­men­to las som­bras del es­ca­bro­so pa­sa­do de su fa­mi­lia re­tor­nen y con­vier­tan en un in­fierno la tran­qui­li­dad que ha en­con­tra­do en Ca­la Mon­dra­gó, un paraíso con pla­yas vír­ge­nes en el sud­es­te de la is­la de Ma­llor­ca, Es­pa­ña.

Des­de allí, pe­se a sus mie­dos, el in­glés les ha con­ta­do a va­rios dia­rios bri­tá­ni­cos su in­creí­ble his­to­ria. “Ten­go que de­jar­lo sa­lir”, le de­cla­ró al Daily Ex­press, an­tes de re­cor­dar que en 1989 dis­fru­ta­ba la vi­da des­preo­cu­pa­da de un jo­ven de 24 años, cuan­do su pa­dre, Pa­trick Wit­comb, fue a ver­lo a Ma­drid, don­de tra­ba­ja­ba co­mo di­se­ña­dor de can­chas de golf, pa­ra ha­cer­le una con­fe­sión que co­bra­ría el ca­rác­ter de ad­ver­ten­cia: des­de ese mo­men­to ten­dría que vi­vir con la sen­sa­ción cons­tan­te de es­tar en pe­li­gro.

Pa­trick y su es­po­sa, Joan, le ha­bían re­ve­la­do a Phi­lip que lo adop­ta­ron en Co­lom­bia en los años se­sen­ta, pe­ro sin men­cio­nar­le los nom­bres de sus pa­dres bio­ló­gi­cos. Ese mo­men­to ha­bía lle­ga­do. Se­gún Pa­trick, él era el hi­jo ma­yor de un tal Pa­blo Es­co­bar y de Ma­ría Lu­cía Sen­do­ya, co­mo lo cer­ti­fi­ca­ba una par­ti­da de bau­tis­mo que le mos­tró y que aún con­ser­va. El do­cu­men­to, de la igle­sia de Lour­des, en el tra­di­cio­nal ba­rrio de Cha­pi­ne­ro, en Bo­go­tá, afir­ma que el 21 de sep­tiem­bre de 1965 el pres­bí­te­ro Hu­go Lon­do­ño bau­ti­zó a un ni­ño a quien lla­mó Ro­ber­to, na­ci­do un mes atrás. Ade­más de los pro­ge­ni­to­res cons­tan los pa­dri­nos, Luis Ma­ría He­rre­ra y Ana Uribe Cam­pu­zano, y los abue­los ma­ter­nos, Sor­ba León Sen­do­ya y Lu­cía Pa­rís. Los abue­los pa­ter­nos bri­llan por su au­sen­cia, lo que po­dría dar un in­di­cio de que las re­la­cio­nes en­tre los pa­dres no eran las me­jo­res o no exis­tían. Lo su­gie­re tam­bién que la par­ti­da fi­gu­re a nom­bre de Ro­ber­to Sen­do­ya, sin el ape­lli­do del pa­dre. En to­do ca­so, si el ma­fio­so lo hu­bie­ra re­co­no­ci­do, su nom­bre se­ría Ro­ber­to Es­co­bar, co­mo uno de sus tíos, otro ca­po co­no­ci­do co­mo ‘el Osi­to’.

Pa­trick pa­só en­ton­ces a la par­te más es­tre­me­ce­do­ra de su re­la­to. Le con­tó que Pa­blo Es­co­bar era un hom­bre en ex­tre­mo pe­li­gro­so, amo del 80 por cien­to del mer­ca­do de co­caí­na en el pla­ne­ta. En 1989 el je­fe del car­tel de Me­de­llín te­nía su­mi­da a Co­lom­bia en un ola de ase­si­na­tos y te­rro­ris­mo que ha­bía co­men­za­do años atrás, y era ya uno de los cri­mi­na­les más bus­ca­dos del pla­ne­ta. So­lo en ese año ha­bía or­de­na­do el mag­ni­ci­dio del can­di­da­to pre­si­den­cial li­be­ral Luis Car­los Galán, el ata­que al pe­rió­di­co El Es­pec­ta­dor y la ex­plo­sión en pleno vue­lo de una ae­ro­na­ve de Avian­ca, que aca­bó con la vi­da de 110 per­so­nas.

Phi­lip no da­ba cré­di­to a lo que es­cu­cha­ba. “Pa­ra ser ho­nes­to, no sa­bía na­da de él. No te­nía­mos in­ter­net en esos días. Lo úni­co que co­no­cía era lo que leía en los pe­rió­di­cos lo­ca­les o lo que veía en la te­le­vi­sión”, le ex­pli­có al Ex­press. Des­de ese ins­tan­te, aquel nom­bre no de­jó de re­so­nar en su men­te tan­to por el la­zo que los unía, co­mo por­que su pre­sen­cia en las pri­me­ras pla­nas y en los no­ti­cie­ros se vol­vió ca­da vez más abru­ma­do­ra por obra de sus des­ma­nes: el aten­ta­do al DAS, se­cues­tros a pe­rio­dis­tas in­flu­yen­tes, bom­ba­zos que ma­ta­ron a cien­tos de ci­vi­les; to­do con el fin de pre­sio­nar al go­bierno pa­ra no ser ex­tra­di­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos.

Pa­trick Wit­comb, ase­gu­ra Phi­lip, pu­do ha­ber guar­da­do si­len­cio, pe­ro le pa­re­ció jus­to re­ve­lar­le ese pa­ren­tes­co, pues, téc­ni­ca­men­te, lo con­ver­tía en he­re­de­ro de un im­pe­rio de in­con­men­su­ra­ble po­der, vio­len­cia y ri­que­za (unos 25.000 mi­llo­nes de dó­la­res), y tam­bién en blan­co de los múl­ti­ples enemi­gos de Es­co­bar.

Phi­lip qui­so co­no­cer más de­ta­lles de

A LOS 40 AÑOS, PHI­LIP EX­HI­BÍA EL PE­LO RIZADO DEL CA­PO Y LU­CÍA MUY SI­MI­LAR A JUAN PA­BLO ES­CO­BAR ( SE­BAS­TIÁN MA­RRO­QUÍN), HI­JO RE­CO­NO­CI­DO DEL NAR­CO­TRA­FI­CAN­TE.

su ve­ni­da al mun­do, pe­ro en ello Pa­trick fue par­co. Si su ver­da­de­ro pro­ge­ni­tor re­sul­tó ser una in­gra­ta fi­gu­ra pú­bli­ca, la ver­dad so­bre su ma­dre y lo que su­ce­dió con ella es un enig­ma. “Mi pa­dre me di­jo que ella mu­rió”, le con­tó al Ex­press. De to­dos mo­dos, ha in­ten­ta­do es­cla­re­cer los he­chos, pe­ro sin ma­yor éxi­to, lo cual lo ator­men­ta, pues cree que su con­cep­ción fue el re­sul­ta­do de una vio­la­ción. “Mi ma­dre so­lo te­nía 14 años cuan­do me tu­vo y Es­co­bar 16. No pu­do ha­ber si­do se­xo con­sen­sua­do a esa edad y es di­fí­cil li­diar con eso”, re­fle­xio­nó.

El ca­so es que Lu­cía guar­dó si­len­cio so­bre su hi­jo y, ape­nas dio a luz, ella o sus pa­rien­tes lo de­ja­ron al cui­da­do de un cu­ra en un or­fa­na­to de Bo­go­tá, don­de fue da­do en adop­ción a Pa­trick y Joan en 1969. En ese año, mien­tras tan­to, el fu­tu­ro ca­po pa­sa­ba de la­drón de ca­rros a pro­me­sa del ba­jo mun­do, des­pués de in­tro­du­cir­se en el trá­fi­co de ma­rihua­na y co­caí­na. A los 20 años ya era ri­co.

Los Wit­comb, por su par­te, per­ma­ne­cie­ron en Bo­go­tá por nue­ve años tras la adop­ción de Ro­ber­to, a quien le cam­bia- ron el nom­bre por el de Phi­lip. En ese lap­so, Pa­blo Es­co­bar si­guió su as­cen­so im­pa­ra­ble y, al pa­re­cer, qui­so res­pon­der al lla­ma­do de la san­gre. “No sé cuán­do exac­ta­men­te, pe­ro él su­po de mí, me que­ría lle­var e in­ten­tó se­cues­trar­me va­rias ve­ces”, di­jo el in­glés en su re­cuen­to.

Phi­lip tie­ne recuerdos de ni­ñez que so­lo en­ten­dió des­pués de la con­fe­sión de Pa­trick: ir al co­le­gio en un au­to blin­da­do y cre­cer ro­dea­do por es­col­tas que su pa­dre adop­ti­vo con­tra­tó de ma­ne­ra per­ma­nen- te en su ca­sa. Aun­que en esos años Es­co­bar no era tan co­no­ci­do, Pa­trick Wit­comb es­ta­ba fa­mi­lia­ri­za­do con el per­so­na­je por cuen­ta de su tra­ba­jo. De acuer­do con Phi­lip: “Él fue en­via­do a Bo­go­tá co­mo ex­per­to en se­gu­ri­dad pa­ra su­per­vi­sar el pri­mer ser­vi­cio de ca­rros blin­da­dos del país, así co­mo la im­pren­ta de bi­lle­tes”. Pa­trick ha­cía par­te de una sub­si­dia­ria de la pres­ti­gio­sa fir­ma de va­lo­res in­gle­sa Tho­mas de la Rue, co­no­ci­da hoy en el país co­mo Tho­mas Greg & Sons, cu­ya li­cen­cia pa­ra Co­lom­bia ha­bía ad­qui­ri­do Gre­go­rio Bau­tis­ta, “quien no so­lo es­ta­ba co­nec­ta­do con los al­tos man­dos del go­bierno co­lom­biano, sino tam­bién con la ban­da de Es­co­bar”, se­gún afir­ma­cio­nes del Ex­press. “Mi pa­dre (Pa­trick) ha­bía he­cho ne­go­cios con esa gen­te, así que era más que cons­cien­te de lo que eran ca­pa­ces”, agre­gó Phi­lip.

De Co­lom­bia, re­cuer­da que vi­vía con sus pa­dres en el Ho­tel Te­quen­da­ma, el nú­me­ro uno de Bo­go­tá en los años se­ten­ta, pe­ro su per­ma­nen­cia en el país fue cor­ta.

En úl­ti­mas, Pa­trick Wit­comb com­pren­dió que la me­jor ma­ne­ra de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de su hi­jo era lle­ván­do­lo al ex­te­rior. Pri­me­ro, lo in­ter­nó en la ex­clu­si­va St. Hugh’s School, ubi­ca­da en una man­sión cam­pes­tre de es­ti­lo ja­co­bino en el con­da­do de Ox­fords­hi­re, Inglaterra. En 1979, pa­só a Luc­ton School, en He­re­fords­hi­re, otro cos­to­so in­ter­na­do (la anua­li­dad hoy bor­dea los 120 mi­llo­nes de pe­sos) cu­ya re­mo­ta ubi­ca­ción era pro­pi­cia pa­ra man­te­ner­lo a buen re­cau­do. “Na­die en ese lu­gar ha­bría ima­gi­na­do quién era mi ver­da­de­ro pa­dre y es­tar allí me ayu­dó a con­ver­tir­me en in­glés”, le de­cla­ró al Daily Mail.

PAR­TI­DA DE BAU­TIS­MO EN LA QUE CONS­TA QUE LOS PA­DRES DE PHI­LIP ( RO­BER­TO PA­RA EN­TON­CES) SON LU­CÍA SEN­DO­YA Y PA­BLO ES­CO­BAR.

Sus días en Luc­ton se vie­ron amar­ga­dos por el abu­so se­xual que su­frió por uno de los pro­fe­so­res, Da­vid Pan­ter. Ha­ce dos años, Pan­ter fue con­de­na­do a nue­ve años de pri­sión por los ve­já­me­nes que co­me­tió con­tra sie­te alum­nos, pe­ro re­fu­tó las acu­sa­cio­nes de Wit­comb, quien a co­mien­zos de es­te año ha­bló al res­pec­to en el pro­gra­ma de te­le­vi­sión Boar­ding Schools: The Se­cret Sha­me-ex­po­su­re, que desató un es­cán­da­lo so­bre los in­ter­na­dos en el Reino Uni­do.

Phi­lip sa­lió de Luc­ton en 1980 y años des­pués se ra­di­có en Es­pa­ña, don­de en 1989 su­po de quién era hi­jo. Por con­se­jo de su pa­dre adop­ti­vo con­tra­tó un es­que­ma de se­gu­ri­dad tan­to pa­ra él co­mo pa­ra Sue, su es­po­sa, y sus ni­ños Jo­nat­han, en­ton­ces de tres años, y An­na, de uno, quie­nes se­rían los nie­tos ma­yo­res del ma­fio­so.

Las pre­cau­cio­nes no fue­ron in­fun­da­das. En los años si­guien­tes, la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co en Co­lom­bia arre­ció y, co­mo se lo ex­pre­só Phi­lip al Ex­press, fue con­tac­ta­do des­de allí por per­so­nas que le pi­die­ron “fa­ci­li­tar cier­tas co­sas”. No en­tró en de­ta­lles, pe­ro dio a en­ten­der que se tra­ta­ba de los hom­bres de su pa­dre bio­ló­gi­co. “Les di­je que no que­ría sa­ber na­da del asun­to y eso me pu­so en una si­tua­ción com­pli­ca­da. Si lo ve­mos des­de el pun­to de vis­ta de ellos, se en­tien­de qué ideas te­nían en la ca­be­za: orien­ta­do des­de Co­lom­bia, el hi­jo de Pa­blo Es­co­bar po­dría lle­var a ca­bo ope­ra­cio­nes en Eu­ro­pa pa­ra be­ne­fi­cio de su fa­mi­lia, ca­da vez más aco­rra­la­da”.

En 1993, Es­co­bar fue aba­ti­do por la Po­li­cía co­lom­bia­na en Me­de­llín tras me­ses de ase­dio. Fue un su­ce­so mun­dial que, de to­das for­mas, no li­be­ró a Phi­lip de su en­go­rro­so víncu­lo con él. No ha de­ja­do de in­ves­ti­gar en to­dos es­tos años so­bre esa par­te de su vi­da que ig­no­ró por tan­to tiem­po. A par­tir de esos ha­llaz­gos, en bus­ca de desaho­go emo­cio­nal, es­tá es­cri­bien­do un li­bro que con­ta­rá su vi­da y la de Es­co­bar an­tes de ser el ca­po de ca­pos. De otra par­te, ase­gu­ra que uno de los hi­jos “le­gí­ti­mos” de Es­co­bar lo ha con­tac­ta­do, pe­ro no es­tá muy con­ven­ci­do de afian­zar esa re­la­ción. Mu­cho me­nos aho­ra que uno de ellos, Juan Pa­blo, co­no­ci­do aho­ra co­mo Se­bas­tián Ma­rro­quín, y su ma­dre, Ma­ría Vic­to­ria He­nao, la viu­da de Pa­blo, lla­ma­da aho­ra Ma­ría Isa­bel San­tos Ca­ba­lle­ro, es­tán en se­rios líos con la jus­ti­cia ar­gen­ti­na, que los acu­sa de es­tar in­vo­lu­cra­dos en una pre­sun­ta ope­ra­ción de la­va­do de ac­ti­vos en con­ni­ven­cia con un ex­tes­ta­fe­rro del car­tel de Ca­li.

De­di­ca­do hoy a la pin­tu­ra hi­per­rea­lis­ta, Phi­lip Wit­comb le acla­ró al Mail: “No es­toy en el ne­go­cio de las dro­gas. No quie­ro que me con­fun­dan con ellos. No es­toy or­gu­llo­so de mi ori­gen. Es so­lo un he­cho de la vi­da”, al tiem­po que en su diá­lo­go con Ex­press con­clu­yó: “Por su­pues­to, sé que es­ta ex­po­si­ción pue­de traer­me pro­ble­mas. De un la­do, los so­bre­vi­vien­tes de la épo­ca de mi pa­dre ya no tie­nen nin­gún po­der. Pe­ro por el otro, yo soy el pri­mo­gé­ni­to de Pa­blo Es­co­bar. Es la san­gre, es la fa­mi­lia, y eso pe­sa allá en Co­lom­bia”..

LOS HOM­BRES DEL CA­PO BUS­CA­RON A WIT­COMB EN LOS AÑOS NO­VEN­TA CON EL FIN DE QUE TRA­BA­JA­RA EN EU­RO­PA PA­RA EL CAR­TEL DE ME­DE­LLÍN, PE­RO SE NE­GÓ.

PHI­LIP WIT­COMB JUAN PA­BLO ES­CO­BAR

PA­BLO ES­CO­BAR PHI­LIP WIT­COMB

Phi­lip Wit­comb vi­ve hoy en Ma­llor­ca, don­de se de­di­ca a la pin­tu­ra hi­per­rea­lis­ta, téc­ni­ca que apren­dió con un des­cen­dien­te de Jos­hua Rey­nolds, un in­flu­yen­te pin­tor in­glés.

Phi­lip lee un pe­rió­di­co en el que apa­re­ce su his­to­ria co­mo el hi­jo es­con­di­do de Pa­blo Es­co­bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.