Los mis­te­rios de la eya­cu­la­ción femenina

Le pe­di­mos a una es­cri­to­ra que par­ti­ci­pa­ra en un inusual ta­ller de ‘ squir­ting’en­bo­go­tá. Así fue su bús­que­da de la ver­da­de­ra fuen­te del pla­cer.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Portada -

En la pa­red blan­ca se pro­yec­ta am­plia­da la ima­gen de una vul­va, so­bre la que un de­do ubi­ca ca­da par­te al men­cio­nar­la: —Aquí es­tá el clí­to­ris y aquí la ure­tra. Aquí, muy cer­ca, las glán­du­las de Ske­ne, las que pro­du­cen la eya­cu­la­ción. No hay que con­fun­dir­las con las glán­du­las de Bar­to­li­ni, que es­tán de­ba­jo de la en­tra­da de la va­gi­na, aquí.

Era el se­gun­do pi­so de una ca­sa en San­ta Bár­ba­ra, en el nor­te de Bo­go­tá. Trein­ta y cinco per­so­nas, diez hom­bres en­tre ellas, ha­bía­mos aten­di­do la con­vo­ca­to­ria vir­tual. “Eya­cu­la­ción femenina - La dan­za de la llu­via”, de­cía la pie­za pu­bli­ci­ta­ria que ci­ta­ba pa­ra un vier­nes de agos­to a las ocho de la no­che y pro­me­tía un es­pa­cio pa­ra con­ver­sar so­bre “to­do lo que siem­pre qui­sis­te sa­ber so­bre el squirt y nun­ca te atre­vis­te a pre­gun­tar”. In­cluía la ima­gen de un gru­po de mu­je­res en bi­ki­ni, muy del­ga­das, muy blan­cas y muy ru­bias, que dis­pa­ra­ban son­rien­tes sus pis­to­las de agua.

—Pri­me­ro ha­bía­mos pues­to la ima­gen de una mu­jer que ha­bía eya­cu­la­do, aun­que no se veía ella, so­lo las sá­ba­nas mo­ja­das, pe­ro siem­pre hay al­guien que se ofen­de —me acla­ra Ma­rio, el con­fe­ren­cis­ta, cuan­do le di­go que se­me­jan­te pu­bli­ci­dad ca­si me di­sua­de de asis­tir.

Ma­rio Manrique, abo­ga­do, 33 años, pa­dre de un ni­ño de 6, di­vor­cia­do, y aho­ra maes­tro en for­ma­ción de kun­da­li­ni yo­ga, re­ci­ta su ex­pli­ca­ción. To­do en él es lar­go. Es más al­to que la me­dia co­lom­bia­na. Lle­va el ca­be­llo, tan os­cu­ro co­mo el bi­go­te y la bar­ba, re­co­gi­do en una co­la de ca­ba­llo que le al­can­za la mi­tad de la es­pal­da mien­tras ce­de es­pa­cio al óva­lo agu­do de su ros­tro. Usa un pier­cing en la ce­ja de­re­cha y una ma­ni­lla de cuen­tas de ma­de­ra en la mu- ñe­ca iz­quier­da. Aprie­ta los ojos y sa­cu­de li­ge­ra­men­te los hom­bros an­tes de dar una res­pues­ta, un tic de bi­sa­gra en­tre el mo­men­to que ya fue y una idea nue­va.

—Si por un la­do hay ta­bú —con­clu­ye Ma­rio, an­tes del tic—, por el otro hay ba­na­li­za­ción, co­mo en los tor­neos de squirt.

Se re­fie­re a es­tra­te­gias pu­bli­ci­ta­rias de al­gu­nas pro­duc­to­ras y dis­tri­bui­do­ras de por­no­gra­fía, co­mo Sex­mex, Porn­hub o Yo­ni­ta­le, en las que ac­tri­ces porno com­pi­ten por ser la que más rá­pi­do eya­cu­le. Si bien la di­men­sión de ta­les even­tos es­tá le­jos de con­ver­tir­los en un ver­da­de­ro “cam­peo­na­to mun­dial de or­gas­mos”, así es co­mo se anun­cia ca­da año la elec­ción de la nue­va rei­na del squirt.

No obs­tan­te, las va­ci­la­cio­nes que lle­nan los tex­tos vir­tua­les al res­pec­to con­fir­man que to­do si­gue es­tan­do ba­jo sos­pe­cha. Sal­dría. Se­ría. Di­cen que. Se ha­lla­ría. Es­ta­ría. “No tie­ne ba­se cien­tí­fi­ca al­gu­na”. Es una “su­pues­ta” eya­cu­la­ción. En­ton­ces Ma­rio arran­ca por el co­mien­zo.

—Pri­me­ro, mis her­ma­nos, la eya­cu­la­ción femenina sí exis­te.

Lue­go nos cuen­ta que apren­dió lo que sa­be de ma­ne­ra em­pí­ri­ca. A fuer­za de en­sa­yo y error, con mu­chas mu­je­res. Una suer­te de tra­ba­jo de cam­po en eya­cu­la­ción femenina.

—“Tra­ba­jo de ca­ma”, co­mo lo lla­mó mi maes­tra, Ma­ría Fe­rrer.

En el tan­tra, un ca­mino es­pi­ri­tual de ori­gen in­dio que apun­ta a la am­plia­ción de la con­cien­cia, la eya­cu­la­ción femenina se en­tien­de co­mo un néc­tar sa­gra­do. Se­gún sus prac­ti­can­tes, la na­tu­ra­le­za de los hom­bres es de fue­go, por lo que se en­cien­den con fa­ci­li­dad pe­ro se con­su­men pron­to. De ahí que su tra­ba­jo es­pi­ri­tual se orien­te a man­te­ner en el cuer­po to­da la ener­gía que pier­den en ca­da eya­cu­la­ción. Las mu­je­res, en cam­bio, son agua,

y el agua pue­de du­rar mu­cho en her­vor, así que en ellas la ener­gía se po­ten­cia, no con­te­nien­do, sino de­rra­man­do.

—La eya­cu­la­ción de las mu­je­res es un even­to sa­gra­do, sig­ni­fi­ca com­par­tir el néc­tar de la na­tu­ra­le­za femenina al que lla­ma­mos am­ri­ta —me ex­pli­ca Ma­ría, en su con­sul­to­rio.

Tie­ne 41 años, un ter­cio de ellos de­di­ca­do a una exi­to­sa ca­rre­ra cor­po­ra­ti­va co­mo ge­ren­te de mer­ca­deo. El en­ca­je ro­jo de la blu­sa aña­de co­lor a su ros­tro bron­cea­do de fren­te am­plia. No usa ma­qui­lla­je. Su ca­be­llo cas­ta­ño le cae so­bre los hom­bros. Se for­mó co­mo pro­fe­so­ra de es­ta co­rrien­te yó­gui­ca en Es­ta­dos Uni­dos y des­de ha­ce cinco años di­ri­ge la lí­nea de tan­tra en Dha­ki­ni, fun­da­ción que abrió jun­to con Sa­muel, su com­pa­ñe­ro, con quien tie­ne una hi­ja pe­que­ña. Mien­tras co­me una por­ción ge­ne­ro­sa de me­lón en cua­dri­tos ro­cia­dos con men­ta fres­ca, con­ti­núa.

—La eya­cu­la­ción so­lo pue­de ocu­rrir si la mu­jer en­tra en es­ta­do de su­rren­der, de ren­di­ción. To­das po­dría­mos ha­cer­lo, pe­ro a la ma­yo­ría no le ocu­rre por­que tie­ne blo­queos emo­cio­na­les.

Me ex­pli­ca que por eso es ne­ce­sa­rio li­be­rar las mis­con­cep­tions, los pre­jui­cios que se tie­nen en torno a la se­xua­li­dad, y aban­do­nar el en­fo­que goal orien­ted, por­que al per­se­guir una me­ta se de­ja de es­tar abier­ta a la ma­gia del en­cuen­tro.

El back­ground de Ma­ría es evi­den­te.

En­tre los par­ti­ci­pan­tes del ta­ller no­to en par­ti­cu­lar a Na­taly, la mu­jer de ca­be­llo lar­go sen­ta­da en flor de lo­to so­bre una si­lla al­ta, a un cos­ta­do del sa­lón, que in­ter­vie­ne en re­pe­ti­das oca­sio­nes. Cuan­do ha­bla­mos a so­las co­mien­za por acla­rar que en ca­da mu­jer re­sul­ta dis­tin­to, pe­ro que pa­ra ella su­ce­de así: pri­me­ro es­ti­mu­la­ción oral, que le pro­vo­ca una eya­cu­la­ción es­ca­sa, muy li­bre pe­ro sin éx­ta­sis. Lue­go pe­ne­tra­ción, que la ha­ce eya­cu­lar en abun­dan­cia. So­lo al fi­nal vie­ne el or­gas­mo.

—Es co­mo caer en un mar, li­te­ral. Me de­jo ren­dir y me cai­go y floto. Hoy pue­do decirte que soy ca­paz de mo­jar un col­chón en­te­ro —afir­ma cuan­do ha­bla­mos de la can­ti­dad.

Na­taly Gar­zón de­jó su tra­ba­jo co­mo pro­duc­to­ra au­dio­vi­sual ha­ce seis años, cuan­do abrió la tien­da vir­tual Sexy­sen­ti­do.com, pro­yec­to que con­ci­be co­mo bou­ti­que sen­sual, “por­que se tra­ta de des­per­tar los sen­ti­dos pa­ra de ver­dad amar des­de la con­cien­cia”. Tie­ne 35 años, 54 ki­los, dos ca­rre­ras, un ma­ri­do y una hi­ja. Se ini­ció en tan­tra ha­ce cuatro años, jun­to a Ma­rio, en la es­cue­la de Ma­ría. El ca­mino es­pi­ri­tual le ofre­ció otros sen­ti­dos a lo que ya ha­cía des­de el co­mien­zo de su vi­da se­xual: eya­cu­lar.

—Hay unas pa­re­jas con las que sí y otras con las que no. Aho­ra en­tien­do que se de­be a la co­ne­xión.

Ha­bla mu­cho de eso. De la con­fian­za en la otra per­so­na. De la en­tre­ga. Del amor que se com­par­te en ese ins­tan­te. De la de­di­ca­ción que de­be pro­di­gár­se­le a su cuer­po pa­ra que ocu­rra. Me re­co­mien­da el li­bro La mu­jer mul­ti­or­gás­mi­ca.

Even­tos co­mo en el que nos en­con­tra­mos tie­nen lu­gar ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia al­re­de­dor del mun­do. En To­ron­to, Shan­non Bell, pro­fe­so­ra de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de York, lle­va más de dos dé­ca­das rea­li­zan­do ta­lle­res de eya­cu­la­ción femenina, fas­ci­na­da con lo que el cuer­po es ca­paz de ha­cer una vez sa­be có­mo. Es­tá se­gu­ra de que eya­cu­lar es po­si­ble gra­cias a una téc­ni­ca cor­po­ral que de­vie­ne en de­cla­ra­ción po­lí­ti­ca. “Me dio una in­creí­ble sen­sa­ción de po­der y con­trol so­bre mi cuer­po, ade­más de mu­chí­si­ma di­ver­sión”, de­cla­ra en How to Fe­ma­le Eja­cu­la­te, el vi­deo que pro­du­jo en 2002. En Min­ne­so­ta, la ac­ti­vis­ta les­bia­na De­bo­rah Sun­dahl, au­to­ra del li­bro Fe­ma­le Eja­cu­la­tion and the G-spot, rea­li­za sus pro­pios ta­lle­res, que con­si­de­ra ur­gen­tes, pues, co­mo la ci­ta el diario El Con­fi­den­cial de Ma­drid, “hay 60 por cien­to de mu­je­res que aguan­tan su eya­cu­la­ción sin sa­ber qué es eso”. En Li­ma, el co­lec­ti­vo de jó­ve­nes La Ma­na­da Feminista con­vo­có a su pri­mer ta­ller de eya­cu­la­ción femenina en sep­tiem­bre de 2016, na­da me­nos que en el cam­pus de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Pe­rú.

Du­ran­te la vi­da em­brio­na­ria al­gu­nos cuer­pos desa­rro­llan una glán­du­la lla­ma­da prós­ta­ta, mien­tras que otros desa­rro­llan glán­du­las de Ske­ne. En am­bos ca­sos se pro­du­ce en ellas an­tí­geno pros­tá­ti­co. Las glán­du­las de Ske­ne se lo­ca­li­zan al­re­de­dor de la ure­tra y co­lin­dan con la pa­red an­te­rior de la va­gi­na, la que es­tá más cer­ca del pu­bis. Gra­cias al mé­di­co ale­mán Ernst Grä­fen­berg co­no­ce­mos esa zo­na, de tex­tu­ra ru­go­sa, co­mo pun­to G (aun­que, en reali­dad, no es un pun­to, co­mo mu­chas bús­que­das in­fruc­tuo­sas su­gie­ren, sino to­da una pa­red va­gi­nal). Con la es­ti­mu­la­ción ade­cua­da en el pun­to G las glán­du­las de Ske­ne se lle­nan de an­tí­geno pros­tá­ti­co, que es ex­pul­sa­do con pre­sión a tra­vés de sus ori­fi­cios ex­ter­nos (a ve­ces ubi­ca­dos den­tro de la ure­tra, a ve­ces jun­to a ella), por lo que a es­te acon­te­ci­mien­to se le ha lla­ma­do tam­bién eya­cu­la­ción femenina.

Con una ex­pli­ca­ción pa­re­ci­da, Ma­rio abrió el úni­co de sus ta­lle­res que no se de­tu­vo en la teo­ría. Me cuen­ta que su­ce­dió ha­ce tres años. En aque­lla oca­sión, ca­tor­ce per­so­nas, en su ma­yo­ría psi­có­lo­gos y te­ra­peu­tas se­xua­les, se die­ron ci­ta en la ha­bi­ta­ción acon­di­cio­na­da pa­ra yo­ga de un apar­ta­men­to ca­pi­ta­lino. Co­ji­nes en el pi­so, flo­res, ve­las aro­má­ti­cas. El pú­bli­co, aten­to, aguar­da­ba la anun­cia­da de­mos­tra­ción en vi­vo.

—An­tes ha­bía­mos dic­ta­do so­lo una char­la y se ha­bía trans­mi­ti­do por Fa­ce­book. Una se­xó­lo­ga, de­di­ca­da a te­ra­pias de pa­re­ja, lo vio y me con­tac­tó. Eli­za­beth. Ha­bla­mos mu­cho. Le con­té que a mí me in­tere­sa­ba com­par­tir es­to, pe­ro que tal

“ME DE­JO REN­DIR Y ME CAI­GO Y FLOTO. HOY PUE­DO DECIRTE QUE SOY CA­PAZ DE MO­JAR UN COL­CHÓN EN­TE­RO”, AFIR­MA CUAN­DO HA­BLA­MOS DE LA CAN­TI­DAD.

vez ve la úni­ca for­ma efec­ti­va era mos­trar­lo. Muy M lo­co yo que se lo pro­pu­se sin más, pe­ro más lo­ca ella que me di­jo “de una”.

Eli­za­beth es­tá ten­di­da en me­dio del sa­lón, con las pier­nas abier­tas y la vul­va ex­pues­ta. Ma­rio, de pie jun­to a ella, co­mien­za a es­ti­mu­lar­la con una mano, mien­tras con­ti­núa las ex­pli­ca­cio­nes di­rec­ta­men­te so­bre su piel. Abre los la­bios, se­ña­la el lu­gar don­de de­ben es­tar las glán­du­las, en­se­ña el mo­vi­mien­to co­rrec­to de los de­dos, la in­ten­si­dad que de­be im­pri­mír­se­le, la cons­tan­cia. Al­gu­nos to­man apuntes.

—En­ton­ces me doy cuen­ta de que no va a su­ce­der. Se ne­ce­si­ta que sea ver­dad lo que uno es­tá trans­mi­tien­do, pe­ro lo vi so­lo en ese mo­men­to. Lo que es­ta­ba ha­cien­do era ex­pli­car­le a un pú­bli­co mien­tras me ol­vi­da­ba de ella. Su­pe que así nun­ca iba a pa­sar.

Ma­rio se de­tie­ne, re­ti­ra la mano de en­tre las pier­nas de Eli­za­beth, le da la es­pal­da al pú­bli­co y la mi­ra a ella, a los ojos. Se le acer­ca al oí­do y le su­su­rra un in­con­fe­sa­ble chis­te in­terno. Ins­ta­la en me­dio de la sa­la un es­pa­cio pri­va­do, so­lo pa­ra los dos. “Con­fío en ti”, le res­pon­de ella. Él le aca­ri­cia los se­nos, sin de­jar de mi­rar­la y con­ti­núa ba­jan­do. Cuan­do fi­nal­men­te se ins­ta­la de nue­vo en su va­gi­na, una pa­re­ja co­mien­za a be­sar­se. Ma­rio ha­ce lo que an­tes di­jo que de­bía ha­cer­se, has­ta que Eli­za­beth eya­cu­la. No ha de­ja­do de mi­rar­le el ros­tro, así que la ve abrir los ojos, al fi­nal del pla­cer, y sonreír. Él en­tien­de que es su­fi­cien­te.

—Cuan­do vol­vi­mos a em­pe­zar ya no ex­pli­ca­mos na­da más. El que en­ten­dió, en­ten­dió.

So­lo des­pués de que Eli­za­beth se vis­te y re­gre­sa al gru­po, se re­to­ma la pa­la­bra. To­dos tie­nen mu­chas pre­gun­tas, así que la con­ver­sa­ción se pro­lon­ga.

En nues­tro ta­ller tam­bién hu­bo es­pa­cio pa­ra las pre­gun­tas. Ca­si siem­pre son las mis­mas. —¿Lo que sa­le es ori­na? —No, es an­tí­geno pros­tá­ti­co. —¿Y por qué a ve­ces hue­le a ori­na? —Por­que da­da la cer­ca­nía de los con­duc­tos, pue­de con­te­ner mí­ni­mas can­ti­da- des de úrea. Pe­ro ca­si siem­pre es trans­pa­ren­te e inodo­ro. A ve­ces me hue­le a co­co.

A ve­ces a avena co­ci­da, di­rá la Por­no­te­rro­ris­ta, per­for­mer es­pa­ño­la ex­per­ta en es­tas li­des. —¿De ver­dad sa­le con pre­sión? —Sí, mu­cha. Pe­ro se­gún la pos­tu­ra se no­ta­rá o no.

—¿La eya­cu­la­ción femenina es lo mis­mo que un or­gas­mo?

—No, igual que la mas­cu­li­na. Hay or­gas­mos sin eya­cu­la­ción y eya­cu­la­cio­nes sin or­gas­mo. —¿En se­rio es dis­tin­to a ori­nar­se? —En se­rio. —Pe­ro, ¿es co­mo lu­bri­car? —No, es dis­tin­to. La lu­bri­ca­ción es mu­cho más vis­co­sa y pro­vie­ne de las glán­du­las de Bar­to­li­ni. —¿Y se sien­te co­mo ga­nas de ori­nar? —Pa­re­ci­do, por­que al hin­char­se de lí­qui­do las glán­du­las de Ske­ne pre­sio­nan la ure­tra. —¿Y en­ton­ces? —En­ton­ces quien asu­me la ener­gía mas­cu­li­na no de­be pa­rar y quien asu­me la ener­gía femenina no de­be ten­sar­se. La sen­sa­ción de­be ser de en­tre­ga.

—¿Una mu­jer pue­de eya­cu­lar va­rias ve­ces se­gui­das? —Sí, y por eso la lo­gís­ti­ca es im­por­tan­te. (Ri­sas) —No es tan chis­to­so cuan­do ves que el col­chón se echó a per­der. Pe­ro ya ven­den sá­ba­nas ais­lan­tes pa­ra eso.

—¿Esa eya­cu­la­ción cum­ple al­gu­na fun­ción bio­ló­gi­ca?

—Sí, ayu­da a la re­gu­la­ción hor­mo­nal. Y quien la re­ci­be pue­de be­ber­la. Los li­bros sa­gra­dos di­cen que el am­ri­ta de­be ser to­ma­do di­rec­ta­men­te de la fuen­te. Es co­mo to­mar un tra­go muy fuer­te. Y nu­tri­ti­vo. —Pe­ro ¿exac­ta­men­te có­mo se ha­ce? —Es­ti­mu­lan­do la zo­na G, con una par­te del cuer­po o con un ob­je­to. Hay po­si­cio- nes y mo­vi­mien­tos que ayu­dan. Tam­bién es po­si­ble con se­xo oral, pe­ro pa­ra principiantes la me­jor al­ter­na­ti­va son los de­dos.

—¿Se­gu­ro que es una co­sa dis­tin­ta a ori­nar­se?

—Se­gu­ro.

No­viem­bre de 2011. Una ami­ga cer­ca­na me pi­de que le ex­pli­que có­mo es que al­gu­nas ac­tri­ces porno tie­nen or­gas­mos en los que ex­pul­san lí­qui­do a gran ve­lo­ci­dad. Ten­go 31 años y ya he ter­mi­na­do mi maes­tría en Es­tu­dios de Gé­ne­ro. Le di­go lo que sé: que una ami­ga de un vi­deo­chat de se­xo me con­tó que ellas tie­nen un tru­co, una je­rin­ga bien aco­mo­da­da que, ac­cio­na­da en el mo­men­to ade­cua­do, ha­ce pa­re­cer que el chorro sa­le de la va­gi­na. Que la in­for­ma­ción se­ria es con­tra­dic­to­ria. Que so­lo co­noz­co a dos per­so­nas que di­cen ha­ber­lo vis­to, y que am­bos son hom­bres. Que aun­que yo a ve­ces de­jo char­cos en la ca­ma, nun­ca ocu­rre así, con pro­pul­sión. Que, da­do lo an­te­rior, creo que los ta­les cho­rros son un mi­to.

Enero de 2013. La Por­no­te­rro­ris­ta se pre­sen­ta en Bo­go­tá. Se tra­ta de Dia­na Jou­vet, poe­ta y per­for­mer ra­di­ca­da en Mé­xi­co, una fi­gu­ra des­ta­ca­da de la es­ce­na pos­porno y del fe­mi­nis­mo punk que nos cau­ti­vó a mu­chas du­ran­te la primera dé­ca­da del 2000. Por primera vez en la ciu­dad, en un tea­tro del cen­tro, pre­sen­ta su per­for­man­ce Por­no­poé­ti­ca, hard­co­re queer. He de­vo­ra­do sus tex­tos y los de sus pa­res: el blog Girlsw­ho­li­ke­porno, Ma­ría Llo­pis, It­ziar Zi­ga. He es­cu­cha­do por in­ter­net sus en­tre­vis­tas y sus ta­lle­res de eya­cu­la­ción. Pe­ro Ma­rio tie­ne ra­zón: hay que ver­lo pa­ra ter­mi­nar de creer. Esa no­che Dia­na sa­le al es­ce­na­rio com­ple­ta­men­te des­nu­da y re­ci­ta al­gu­nos poe­mas mien­tras se cla­va agu­jas en las ce­jas. Los hi­los de san­gre ter­mi­nan por em­pa­par­le el ros­tro. Su­ce­den otras co­sas,

FI­NAL­MEN­TE, SU OR­GAS­MO EX­PLO­TA EN FOR­MA DE CHORRO GE­NE­RO­SO, QUE AL­CAN­ZA LAS DOS PRI­ME­RAS FI­LAS DEL PÚ­BLI­CO. ES­TOY AHÍ. TEN­GO LA CER­TE­ZA DE QUE NO HAY TRU­CO.

y lue­go, lo que más es­pe­ro: se tum­ba so­bre un cu­bo de ma­de­ra y co­mien­za a mas­tur­bar­se. Lo su­yo es otra co­sa: un gri­to de in­con­for­mi­dad, una afir­ma­ción de la exis­ten­cia, y del pla­cer. Des­pués le pi­de a al­guien del pú­bli­co que le ha­ga fis­ting. No se me ocu­rre ofre­cer­me, aún no sé có­mo ha­cer­lo. El tea­tro es­tá lleno. Cer­ca de cien­to cin­cuen­ta per­so­nas ates­ti­gua­mos la es­ce­na, en si­len­cio, en­fren­te ca­da quien de sus pro­pias fan­ta­sías. De sus pro­pios fan­tas­mas. Fi­nal­men­te, su or­gas­mo ex­plo­ta en for­ma de chorro ge­ne­ro­so, que al­can­za las dos pri­me­ras fi­las del pú­bli­co. Es­toy ahí. Ten­go la cer­te­za de que no hay tru­co.

No­viem­bre de 2014. Por fin me ocu­rre a mí. No sien­to ver­güen­za. Es­toy con mi pa­re­ja de años, so­las en nues­tra ca­ma, des­co­nec­ta­das del mun­do, y nos de­ja­mos es­tar en la in­ti­mi­dad de ese acon­te­ci­mien­to, ri­to ini­ciá­ti­co de los or­gas­mos re­no­va­dos que es­ta­ban por ve­nir.

Agos­to de 2018. Un mes an­tes me ha­bían lla­ma­do de Soho pa­ra pro­po­ner­me un tex­to so­bre eya­cu­la­ción femenina. El día an­te­rior, en Me­de­llín, ha­bía te­ni­do lu­gar un even­to que in­cluía en­tre sus con­fe­ren­cias una ti­tu­la­da ‘ ¿Quie­res un squirt?’. Tal vez de ahí el re­no­va­do in­te­rés de la re­vis­ta. Pen­sé en mi deu­da con la ami­ga que sie­te años atrás me pi­dió ex­pli­ca­cio­nes, en la no­via de la primera vez que con­ti­nuó su tra­ba­jo de ca­ma en otras ca­mas, en las aman­tes li­bres del pre­sen­te. De ahí mi re­no­va­do in­te­rés. Pron­to en­con­tra­mos la in­vi­ta­ción al ta­ller de Ma­rio. Lle­gué tan tem­prano que en la primera pa­sa­da vi to­do ce­rra­do y se­guí de­re­cho. Re­gre­sé en pun­to de las ocho, ya con la ami­ga que ha­bía in­vi­ta­do pa­ra no asis­tir so­la. En la fi­la pa­ra re­gis­trar­se no­té al­gu­nas pa­re­jas. An­tes de que to­das ter­mi­ná­ra­mos de con­sig­nar nues­tros nom­bres, el hom­bre de as­pec­to alar­ga­do nos in­vi­tó a su­bir. Nos aco­mo­da­mos en si­llas ta­pi­za­das de azul, dis­pues­tas a ma­ne­ra de au­di­to­rio, fren­te a la me­si­ta que sos­te­nía el vi­deo beam. En otra me­sa, un ve­lón blan­co en­cen­di­do. Ca­si dos ho­ras des­pués, cuan­do iban a ser las diez de la no­che del vier­nes, la char­la ter­mi­nó. Afue­ra, aguar­da­ba la ciu­dad re­cién llo­vi­da. Aden­tro, nue­vas ga­nas de llo­ver. .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.