Yo no me lla­mo Ru­bén Bla­des

El 13 de sep­tiem­bre se es­tre­na en Co­lom­bia Yo no me lla­mo ru­bén Bla­des. El do­cu­men­tal de Ab­ner Be­naim re­ve­la las múl­ti­ples vo­ces y fa­ce­tas del más gran­de mú­si­co pa­na­me­ño.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Summario' -

“Cuan­do tie­nes más pa­sa­do que fu­tu­ro, lle­ga el mo­men­to de re­vi­sar el

tiem­po”. Ru­bén Bla­des re­pi­te es­ta fra­se en dos mo­men­tos del do­cu­men­tal que no lle­va su nom­bre. Fren­te a la cá­ma­ra pa­san, en­tre otros, Sting, Paul Si­mon, Andy Mon­ta­ñez, Ju­not Díaz y Re­né Pé­rez, Re­si­den­te; to­dos ha­blan con emo­ción, to­dos coin­ci­den en la im­por­tan­cia de Bla­des pa­ra la mú­si­ca po­pu­lar la­ti­noa­me­ri­ca­na. A los tes­ti­mo­nios en­tu­sias­tas se su­man re­co­rri­dos por las ca­lles de Ciu­dad de Pa­na­má y Nue­va York, e imá­ge­nes de archivo que atra­vie­san cinco dé­ca­das de ca­rre­ra y mues­tran ese pa­so del tiem­po que aho­ra ha lle­ga­do el mo­men­to de re­vi­sar.

Bla­des aca­ba de cum­plir 70 años y es una de las es­tre­llas vi­vas del le­gen­da­rio mo­vi­mien­to sal­se­ro. Sus com­po­si­cio­nes apor­ta­ron con­te­ni­do so­cial y po­lí­ti­co a una mú­si­ca esen­cial­men­te bai­la­ble que has­ta en­ton­ces ha­bía si­do sim­ple­men­te “una vía de es­ca­pe”, se­gún sus pa­la­bras. Ha­bía apren­di­do el ba­que­teo con su pa­dre, ha­bía es­cri­to Pa­blo Pue­blo cuan­do aún era es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio y ha­bía lle­ga­do a la Fa­nia, el dream team de la sal­sa, co­mo tin­te­ri­llo a en­car­gar­se del in­gen­te co­rreo del em­po­rio sal­se­ro. Una no­che, Ti­to Allen, el can­tan­te de la or­ques­ta de Ray Ba­rret­to, se en­fer­mó y le die­ron la opor­tu­ni­dad de re­em­pla­zar­lo. El abo­ga­do de Har­vard agarró el mi­cró­fono y allí em­pe­zó to­do. Des­pués ven­drían los éxi­tos con Wi­llie Co­lón, con­cier­tos en el Ma­di­son Squa­re Gar­den, gi­ras por el mun­do, Plás­ti­co, De­ci­sio­nes, Pe­dro Na­va­ja, ocho mi­llo­nes de his­to­rias tie­ne la ciu­dad de Nue­va York.

El do­cu­men­tal del di­rec­tor pa­na­me­ño Ab­ner Be­naim mues­tra esa vi­bran­te di­men­sión histórica del per­so­na­je pú­bli­co y la ha­ce con­tras­tar con la in­ti­mi­dad de su vi­da pri­va­da a la que nos per­mi­te aso­mar­nos de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal. Bla­des abre las puer­tas de su ca­sa en Chel­sea, Nue­va York, y se aden­tra jun­to a la cá­ma­ra en los rin­co­nes des­co­no­ci­dos de su archivo per­so­nal. En los es­tan­tes re­ple­tos se apre­tu­jan dis­cos

de pla­tino con có­mics de co­lec­ción, afi­ches an­ti­guos con ma­nus­cri­tos ori­gi­na­les de sus le­tras; to­da una vi­da de recuerdos per­so­na­les, bús­que­das de co­lec­cio­nis­ta y con­cien­cia histórica. No se tra­ta so­lo de la his­to­ria de un hom­bre, sino tam­bién de la His­to­ria —en ma­yús­cu­la— de to­do un país.

Des­pués de na­rrar Pe­dro Na­va­ja en cla­ve de cómic, Bla­des re­gre­sa a la Pa­na­má de la que nun­ca ha aca­ba­do de ir­se. Una de las ca­pi­ta­les más de­sigua­les de La­ti­noa­mé­ri­ca es el es­ce­na­rio en el que trans­cu­rrie­ron dra­má­ti­cos epi­so­dios de in­ter­ven­ción grin­ga a lo lar­go del si­glo XX. Ese lar­go ca­pí­tu­lo fi­na­li­za en 1999 con la de­vo­lu­ción de te­rri­to­rios pa­na­me­ños ocu­pa­dos por tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses des­de el na­ci­mien­to del Ca­nal. En el even­to de de­vo­lu­ción, Bla­des fue pro­ta­go­nis­ta con una emo­ti­va in­ter­pre­ta­ción de Pa­tria an­te un es­ta­dio ates­ta­do de pa­na­me­ños ba­tien­do ban­de­ras en­tre lá­gri­mas. Era el co­lo­fón de años de lu­cha con el Mo­vi­mien­to Papá Ego­ró, que ha­bían lle­va­do al can­tan­te a as­pi­rar a la pre­si­den­cia de su país en 1994 y a ocu­par el ter­cer lu­gar en las vo­ta­cio­nes. La fa­ce­ta po­lí­ti­ca que aso­mó en sus can­cio­nes y que lo lle­vó a la con­tien­da elec­to­ral aho­ra to­ma for­ma en los ar­tícu­los que pu­bli­ca re­gu­lar­men­te so­bre la si­tua­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na.

En una ser­vi­lle­ta, con tin­ta azul y ro­ja, Ru­bén Bla­des es­cri­bió El can­tan­te pa­ra que fue­ra in­mor­ta­li­za­da en la voz de Héc­tor La­voe. An­te el tes­ta­men­to per­so­nal que con­tie­ne es­te do­cu­men­tal es inevi­ta­ble que esos ver­sos vuel­van a la voz de quien los es­cri­bió y den cuen­ta de los mu­chos hom­bres que es un ar­tis­ta so­bre el es­ce­na­rio, de­trás de él y más allá del tiem­po. “La ca­rre­ra de un can­tan­te no ter­mi­na nun­ca”, di­ce Andy Mon­ta­ñez y se re­fie­re no so­lo a Bla­des, sino a to­das las vo­ces de la sal­sa que con­ti­núan y con­ti­nua­rán vi­vas mien­tras los la­ti­nos ten­gan pies y la no­che sea os­cu­ra.

Mú­si­co, po­lí­ti­co, es­cri­tor, abo­ga­do, Ru­bén Bla­des es tam­bién los mu­chos per­so­na­jes que ha si­do en más de cua­ren­ta pe­lí­cu­las de Holly­wood, des­de que de­bu­tó en 1983 en The Last Fight, pro­du­ci­da por Jerry Ma­suc­ci, due­ño de la Fa­nia All-stars.

Gar­cía Már­quez le di­jo al­gu­na vez a Bla­des: “Tú eres el des­co­no­ci­do más po­pu­lar que yo co­noz­co”. Ga­bo se re­fe­ría a esas múl­ti­ples ca­ras que el pa­na­me­ño al­ter­na y que ha­cen tan di­fí­cil des­ci­frar­lo, aun­que to­dos lo sin­ta­mos cer­cano; aun­que sus can­cio­nes se bai­len al ca­lor de ca­da no­che en el con­ti­nen­te —hoy tan nue­vas co­mo ha­ce cua­ren­ta años—, y aun­que en las ca­lles de Brooklyn le co­reen ale­gres al ver­lo pa­sar: “La vi­da te da sor­pre­sas, sor­pre­sas te da la vi­da, ¡ay, Dios!”..

SUS LE­TRAS APOR­TA­RON CON­TE­NI­DO SO­CIAL A UNA MÚ­SI­CA ESEN­CIAL­MEN­TE BAI­LA­BLE.

Bla­des com­par­te el pro­ta­go­nis­mo del do­cu­men­tal con Ciu­dad de Pa­na­má y Nue­va York. En am­bas ciu­da­des ru­ge la la­ti­ni­dad que el pa­na­me­ño ha na­rra­do en sus can­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.