La ca­sa de las flo­res

Ve­ró­ni­ca Cas­tro in­ter­pre­ta a una mi­llo­na­ria arri­bis­ta que fu­ma y ven­de ma­rihua­na, tie­ne un hi­jo gay y un yerno tran­se­xual. El éxi­to de La ca­sa de las flo­res es, pre­ci­sa­men­te, que lo­gra bur­lar­se de las tí­pi­cas no­ve­las me­xi­ca­nas y de la so­cie­dad mo­ji­ga­ta qu

SoHo - Censurado (Colombia) - - Summario' - POR: NI­CO­LÁS LEGUIZAMÓN

Los te­le­vi­den­tes más jó­ve­nes no lo sa­ben, pe­ro hu­bo una épo­ca, du­ran­te

la dé­ca­da de los ochen­ta, en la que los ni­ños que­da­ban atra­pa­dos en­tre la te­dio­sa te­le­vi­sión edu­ca­ti­va e ins­ti­tu­cio­nal y las te­le­no­ve­las me­xi­ca­nas y ve­ne­zo­la­nas que sin­to­ni­za­ban sus ma­más en los dos úni­cos ca­na­les dis­po­ni­bles. Una ge­ne­ra­ción en­te­ra que cre­ció tra­gan­do a disgusto en­sa­la­das de re­mo­la­cha, pe­pi­nos re­lle­nos y las lá­gri­mas de Ve­ró­ni­ca Cas­tro du­ran­te el al­muer­zo. Por eso no de­ja de ser iró­ni­co que esa mis­ma ge­ne­ra­ción vuel­va hoy, 30 años más tar­de, a caer en las ga­rras de la Cas­tro, pe­ro es­ta vez por gus­to pro­pio y con una son­ri­sa en la ca­ra.

Sin em­bar­go, La ca­sa de las flo­res, la más re­cien­te se­rie de Net­flix que pro­ta­go­ni­za, no es el tí­pi­co me­lo­dra­ma la­cri­mo­so me­xi­cano de mu­cha­chas po­bres que se enamo­ran de ri­cos en­greí­dos a los que ter­mi­nan con­quis­tan­do a pe­sar de las ar­pías des­al­ma­das que se in­ter­po­nen en el ca­mino. La Ve­ró­ni­ca Cas­tro de hoy no

es la es­te­reo­tí­pi­ca chi­ca bue­na a la que to­dos le jo­den la vi­da —ni la in­fal­ta­ble bru­ja ma­la—, sino una mi­llo­na­ria arri­bis­ta e ines­cru­pu­lo­sa, al mis­mo tiem­po di­ver­ti­da y has­ta en­tra­ña­ble. Una mu­jer que por un la­do se nie­ga a ver la ho­mo­se­xua­li­dad de su hi­jo y se aver­güen­za de su yerno tran­se­xual, y por otro tra­fi­ca ma­rihua­na y se acues­ta con un aman­te du­ran­te la au­sen­cia de su ma­ri­do pre­so.

En cla­ve de hu­mor, la se­rie es una pa­ro­dia no so­lo de esos en­la­ta­dos que por años fue­ron el prin­ci­pal pro­duc­to de ex­por­ta­ción de Mé­xi­co —des­de Los ri­cos tam­bién llo­ran has­ta La ro­sa de Gua­lu­pe—, sino en ge­ne­ral de la so­cie­dad con­ser­va­do­ra y ma­chis­ta que las con­ci­bió. Cuen­ta la his­to­ria de los De la Mora, una fa­mi­lia per­fec­ta en apa­rien­cia que ali­men­ta las pá­gi­nas so­cia­les de la pren­sa ro­sa y que en teo­ría con­quis­tó su ele­va­do es­ta­tus so­cial ven­dien­do flo­res. Pe­ro to­da esa fe­li­ci­dad im­pos­ta­da em­pie­za a des­mo­ro­nar­se en el pri­mer mi­nu­to del pri­mer ca­pí­tu­lo con un sui­ci­dio in­ve­ro­sí­mil que pro­vo­ca que sal­gan a flo­te un mon­tón de ver­da­des in­có­mo­das. Co­mo el he­cho de que no es la flo­ris­te­ría, sino un ca­ba­ret de ma­la muer­te el que ha pa­ga­do las cuen­tas de la fa­mi­lia por años.

A par­tir de ese pun­to co­mien­zan a desa­rro­llar­se va­rias his­to­rias que, ade­más de ser dis­pa­ra­ta­das, son to­da una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes. Ade­más de la tra­ma y las ac­tua­cio­nes no­ta­bles, el éxi­to de la se­rie ra­di­ca en no li­mi­tar­se a ser una co­me­dia inofen­si­va. Por el con­tra­rio, de­fien­de va­rias cau­sas, co­mo la feminista o la LGBTI.

De es­te mo­do, un hi­jo gay es sa­ca­do del cló­set por un vi­deo ín­ti­mo que se fil­tra en in­ter­net en el que se le ve ha­cien­do un trío. Y no so­lo se vuelve vi­ral —con el #Lord­da­me­lo­to­do—, sino que el pro­ta­go­nis­ta se con­vier­te en un hé­roe pa­ra los ho­mo­se­xua­les. Tam­bién es­tá el es­po­so de una de las hi­jas de la fa­mi­lia, quien des­pués de ca­sa­do y de te­ner un hi­jo con ella se da cuen­ta de que en reali­dad es una mu­jer. Y así, con sus pier­nas grue­sas en­fun­da­das en fal­das ce­ñi­das, si­gue sien­do pa­dre y pro­fe­sio­nal exi­to­so.

Y las mu­je­res, más que ab­ne­ga­das pa­re­jas de­di­ca­das ex­clu­si­va­men­te a su­frir por el amor de sus ma­chos, son las que man­tie­nen to­do el pe­so dra­má­ti­co: cui­dan del ho­gar, se de­pri­men, son au­to­su­fi­cien­tes, po­nen ca­chos... Em­po­de­ra­das, co­mo quien di­ce.

En­tre ellas Pau­li­na (in­ter­pre­ta­da por Ce­ci­lia Suá­rez), quien se ha lle­va­do to­dos los elo­gios. Su con­ta­gio­sa ma­ne­ra de ha­blar (en­tre gomela y drogada) es­tá ca­mino a con­ver­tir­se en un ícono y es el ba­ró­me­tro del éxi­to del pro­gra­ma. Es ca­si im­po­si­ble ver­lo sin ter­mi­nar ha­blan­do con su acen­to pe­ga­jo­so, por mo­les­to que sea.

En la era de la te­le­vi­sión por strea­ming, los cu­le­bro­nes pa­re­cen ha­ber en­con­tra­do un nue­vo len­gua­je pa­ra rein­ven­tar­se y ga­nar las nue­vas au­dien­cias sin per­der a las tra­di­cio­na­les. La ma­má que ser­vía re­mo­la­cha y que aho­ra es abuela, los ni­ños que se co­mían los pe­pi­nos y hoy ron­dan los 40, se han uni­do a los mi­llen­nials en una hor­da de se­gui­do­res que han he­cho de la se­rie un fe­nó­meno. Es pro­ba­ble que los hi­jos de es­tos, en unos años, se bur­len de cuan­do sus ma­más les da­ban co­mi­da con­ge­la­da acom­pa­ña­da de dra­mo­nes con pre­ten­cio­nes open mind. .

ES CA­SI IM­PO­SI­BLE VER LA SE­RIE Y NO TER­MI­NAR HA­BLAN­DO CON EL ACEN­TO DE GOMELA ME­XI­CA­NA DROGADA DE PAU­LI­NA DE LA MORA.

Exis­ten au­dí­fo­nos de to­das las ca­li­da­des y pa­ra to­dos los gus­tos, pe­ro has­ta aho­ra la gran ma­yo­ría

de­pen­día del oí­do pa­ra fun­cio­nar. La tec­no­lo­gía de con­duc­ción ósea, an­tes apro­ve­cha­da por al­gu­nos fa­bri­can­tes pa­ra me­jo­rar los ba­jos en al­gu­nos mo­de­los, ha evo­lu­cio­na­do ha­cia dis­po­si­ti­vos que le per­mi­ten al usua­rio te­ner com­ple­ta­men­te li­be­ra­do el ca­nal au­di­ti­vo mien­tras los usa. Eso sig­ni­fi­ca que con ellos us­ted de­ja­rá de ju­gar­se la vi­da al an­dar en bi­ci­cle­ta por la ciu­dad mien­tras es­cu­cha mú­si­ca al mis­mo tiem­po y su­fri­rá un me­nor im­pac­to en los oí­dos (con suer­te lo ayu­da­rá a no que­dar­se sor­do an­tes de los 40 años).

En lu­gar de en­viar las on­das so­no­ras al tím­pano, es­te ti­po de apa­ra­tos las di­ri­ge a los hue­sos del crá­neo y la qui­ja­da a tra­vés de las sie­nes, des­de don­de las vi­bra­cio­nes son re­co­gi­das por la có­clea y trans­mi­ti­das al ce­re­bro. Por eso tam­bién son úti­les pa­ra per­so­nas con al­gu­nos ti­pos de de­fi­cien­cias au­di­ti­vas par­cia­les.

La com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se Af­ters­hokz lan­zó re­cien­te­men­te su mo­de­lo Air, una pie­za ul­tra­li­via­na (30 gra­mos) cons­trui­da so­bre un armazón de ti­ta­nio y fo­rra­da en cau­cho si­li­co­na­do. Los au­dí­fo­nos son se­lla­dos y re­sis­ten llu­via o hu­me­dad cor­po­ral ex­ce­si­va, ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal pa­ra los de­por­tis­tas. Sus seis ho­ras de re­pro­duc­ción es­tán den­tro del ran­go pro­me­dio de los apa­ra­tos Blue­tooth con­ven­cio­na­les y el mi­cró­fono fun­cio­na a la per­fec­ción pa­ra las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas. .

Pau­li­na (iz­quier­da) se con­vir­tió en un fe­nó­meno en las re­des so­cia­les.

Un sui­ci­dio ha­ce que em­pie­cen a emer­ger se­cre­tos in­con­fe­sa­bles de una su­pues­ta fa­mi­lia per­fec­ta.

150 DÓ­LA­RES (UNOS 450.000 PE­SOS)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.