Po­bre Trump

SoHo - Censurado (Colombia) - - Summario' - POR: TO­MÁS ALBAYZÍN / ES­PE­CIAL PA­RA SOHO

MELANIA, ADE­MÁS DE SO­POR­TAR LA IN­FI­DE­LI­DAD, SE EN­TE­RÓ DE QUE DO­NALD NUN­CA USA­BA CON­DÓN.

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos es­tá a pun­to de ser en­jui­cia­do por unos pol­vos que se echó ha­ce 12 años. Que se­ría bueno que se ca­ye­ra, no hay du­da, pe­ro no por eso.

¿Sa­be us­ted lo que sig­ni­fi­ca la pa­la­bra im­peach­ment? Es el tér­mino pa­ra de­fi­nir el jui­cio que se le pue­de ha­cer a un pre­si­den­te en Es­ta­dos Uni­dos cuan­do se con­si­de­ra que no es digno de su car­go. Es­te pro­ce­so se lle­va a ca­bo en el Se­na­do de ese país, y si la ma­yo­ría de los con­gre­sis­tas vo­ta en con­tra del pri­mer man­da­ta­rio, pier­de su car­go.

Es muy pro­ba­ble que a co­mien­zos del año en­tran­te Do­nald Trump sea so­me­ti­do a uno. Y la ra­zón se­rían los pa­gos que les hi­zo a dos mu­je­res pa­ra que no con­ta­ran las aven­tu­ras se­xua­les que tu­vie­ron con él. Una de ellas es la ac­triz porno Stormy Da­niels y la otra la play­ma­te de 1998, Ka­ren Mc­dou­gal. Te­nien­do en cuen­ta que la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos es el car­go más po­de­ro­so del mun­do, sue­na des­pro­por­cio­na­do el cas­ti­go, pe­ro en esas es­tá Trump en es­te mo­men­to.

Aún hi­lan­do muy del­ga­do hay que lle­gar a la con­clu­sión de que el po­bre Do­nald, si bien no es ino­cen­te del to­do, sí tie­ne có­mo de­mos­trar que no es tan cul­pa­ble co­mo se le acha­ca. Es el tí­pi­co ca­za­dor ca­za­do con el que la his­to­ria no se com­pa­de­ce. En el fon­do no es más que un in­fiel trai­cio­na­do, de esos que an­dan en pe­na por el mun­do sin que na­die los com­pren­da.

¿Exac­ta­men­te de qué lo cul­pan? En reali­dad so­la­men­te de unos pol­vos de ha­ce mu­chos años. Pol­vos con dos mu­je­res de esos que son fre­cuen­tes en la vi­da de los ma­ri­dos pu­tos y que ellos jus­ti­fi­can con la fra­se de Gar­cía Már­quez: “Pol­vo que no echas, pol­vo que pier­des pa­ra siem­pre”.

¿Y qué tie­ne que ver eso con la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos? Esa pre­gun­ta es di­fí­cil de con­tes­tar. Pa­ra co­men­zar, los en­cuen­tros tu­vie­ron lu­gar en 2006. Con Stormy Da­niels pa­re­ce que fue so­lo una no­che. Ella se le apa­re­ció en al­gún ho­yo de los 18 del cam­po de golf del la­go Tahoe, en un tor­neo de ca­ri­dad. Trump, bra­gue­ta rá­pi­da por ex­ce­len­cia, de­jó ti­ra­dos los de­más pa­los pa­ra en­tre­gar­se a la fan­ta­sía del pla­cer con una ac­triz porno, una de esas que to­dos los ma­ri­dos ven en sus compu­tado­res a es­con­di­das de sus es­po­sas.

¿Có­mo le fue con Stormy? No lo sa­be­mos, pe­ro sí sa­be­mos có­mo le fue a ella. Se­gún sus pro­pias de­cla­ra­cio­nes, no le pa­re­ció na­da es­pe­cial. El ad­je­ti­vo que usó pa­ra des­cri­bir­lo fue “muy con­ven­cio­nal”. Co­mo los ma­la­ba­res que ha­ce Stormy en sus pe­lí­cu­las no son na­da con­ven­cio­na­les, de pron­to el mag­na­te fue juz­ga­do ba­jo un ra­se­ro muy exi­gen­te. Otro da­to que pro­por­cio­nó la ac­triz es que no hu­bo pro­tec­ción. En otras pa­la­bras, que ni si­quie­ra se to­mó la mo­les­tia de usar un con­dón.

Ese de­ta­lle, que ha si­do pu­bli­ca­do en to­das par­tes, no le de­bió ha­ber gus­ta­do mu­cho a Melania. La po­bre primera da­ma ha te­ni­do que ir des­cu­brien­do día a día la in­fi­de­li­dad de su ma­ri­do 12 años des­pués de los he­chos. La fe­cha de esas aven­tu­ras se­xua­les es ma­la pa­ra la ar­mo­nía con­yu­gal, pues Ba­rron, el hi­jo de am­bos, ha­bía na­ci­do so­lo tres me­ses an­tes. Co­mo es­cri­bió Héc­tor Abad Fa­cio­lin­ce en una re­cien­te co­lum­na en El Es­pec­ta­dor: “¿Qué se di­rán por las no­ches, si tie­nen no­ches juntos, Do­nald y Melania Trump?”.

Re­co­noz­ca­mos que en to­do es­to hay al­go de in­jus­ti­cia. Co­mo sim­ple ejer­ci­cio, ¿re­cuer­da us­ted, es­ti­ma­do lec­tor, qué pol­vo se echó en 2006? ¿No re­cuer­da? Yo tam­po­co. Ni si­quie­ra me acuer­do cuál país ga­nó el Mun­dial de Ale­ma­nia en ese año. Y si eso soy yo, un po­bre­tón buen ma­ri­do, có­mo se­rá Trump con la fa­ma que tie­ne, su jet pri­va­do y sus 5000 mi­llo­nes de dó­la­res.

La cas­qui­va­na Stormy, cons­cien­te de esa for­tu­na, al ver que el mag­na­te se con­vir­tió en can­di­da­to pre­si­den­cial, de­ci­dió ex­tor­sio­nar­lo: o le pa­ga­ban una pla­ta o le con­ta­ba al mun­do su no­che de pa­sión con el fu­tu­ro man­da­ta­rio. Trump re­cu­rrió a Mi­chael Cohen, su abo­ga­do, hom­bre de con­fian­za que sa­bía to­dos sus se­cre­tos. Se fir­mó en­ton­ces un acuer­do de con­fi­den­cia­li­dad con la ac­triz por 130.000 dó­la­res. Sin em­bar­go, por al­gu­na ra­zón, la pren­sa se en­te­ró y des­de ese mo­men­to no se ha­bla de otra co­sa.

El se­gun­do pol­vo... Per­dón, el se­gun­do ca­so, se lla­ma Ka­ren Mc­dou­gal. Me­nos vo­lup­tuo­sa que Stormy y bas­tan­te más re­fi­na­da. En re­su­men, una co­ne­ji­ta Play­boy dis­pues­ta a es­ca­lar. Su re­la­ción con Trump tu­vo lu­gar en la mis­ma épo­ca, mien­tras Melania ama­man­ta­ba al he­re­de­ro de la co­ro­na. An­da­ba pues en ce­lo el macho mi­llo­na­rio, sin me­dir las con­se­cuen­cias. Ka­ren tam­bién ha di­cho que Trump lo ha­cía “sin pro­tec­ción”, lo que de­mues­tra que los mi­llo­na­rios es­tán acos­tum­bra­dos a co­rrer ries­gos a cam­bio de gran­des be­ne­fi­cios.

A Trump se le pue­de acu­sar de esas aven­tu­ras, pe­ro tam­po­co se po­día es­pe­rar que fue­ra adi­vino. Es de­cir, el que se acos­ta­ba con esas mu­je­res no era can­di­da­to ni pre­can­di­da­to ni tam­po­co te­nía la más re­mo­ta po­si­bi­li­dad de lle­gar a la Ca­sa Blan­ca. Ya me­ti­do en la ca­rre­ra a la Pre­si­den­cia, y triun­fan­do con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos, es cuan­do las dos mu­je­res del mun­do tri­ple X se dan cuen­ta de que es­tán sen­ta­das en una mi­na de oro. Y vie­nen los dis­pa­ros de 130.000 dó­la­res de Stormy y de los 150.000 dó­la­res de Ka­ren (que con­fir­man cier­tas di­fe­ren­cias en­tre las dos). A la primera la

aten­dió y la con­ven­ció Mi­chael Cohen, el abo­ga­do aquel en el que Trump de­po­si­tó su con­fian­za. Cohen, el hom­bre que sa­bía de­ma­sia­do, ne­go­cian­do con la jus­ti­cia de­ci­dió con­tar­lo to­do.

De com­prar el si­len­cio de Ka­ren Mc­dou­gal se en­car­gó un ta­bloi­de sen­sa­cio­na­lis­ta, el Na­tio­nal En­qui­rer. Mi­chael Pec­ker, el due­ño de ese me­dio, ín­ti­mo ami­go de Trump, ac­ce­dió a ha­cer­le un gran fa­vor: com­prar por 150.000 dó­la­res la his­to­ria de la co­ne­ji­ta. Le hi­zo creer que se iba a pu­bli­car, pe­ro tan pron­to la tu­vo la en­ga­ve­tó. Co­mo el con­tra­to era pa­ra una “ex­clu­si­va”, ella, des­pués de re­ci­bir la pla­ta, no po­día ni que­jar­se ni con­tar­le la his­to­ria a al­guien más. Pec­ker, quien ha­bía gi­ra­do el che­que, fue re­em­bol­sa­do por su ami­go el pre­si­den­te. El pro­ble­ma es que, al igual que el abo­ga­do Mi­chael Cohen, Pec­ker tam­bién ca­yó en ma­nos de la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se y pa­ra no ir a la cár­cel se com­pro­me­tió a con­tar to­dos los de­ta­lles se­cre­tos de esa ne­go­cia­ción.

Me­jor di­cho, el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos es­tá con­tra la pa­red. Su abo­ga­do de to­da la vi­da y su me­jor ami­go es­tán can­tan­do pa­ra sal­var­se a cos­ta su­ya.

¿Al­guien di­jo trai­ción? Sí, pe­ro a to­dos los ni­ve­les: Trump trai­cio­nó a su es­po­sa. Y a él lo trai­cio­na­ron no so­lo Stormy y Ka­ren, sino tam­bién sus hom­bres de con­fian­za.

¿Se me­re­ce Trump su suer­te? Sin du­da, al me­nos en su ma­tri­mo­nio, por pu­to. Pe­ro el im­peach­ment es una so­be­ra­na exa­ge­ra­ción. Si fue­ra por ese ti­po de de­bi­li­da­des, más de una do­ce­na de pre­si­den­tes de los Es­ta­dos Uni­dos ha­brían di­mi­ti­do. Geor­ge Washington y Tho­mas Jef­fer­son tu­vie­ron re­la­cio­nes con es­cla­vas que, en el ca­so del se­gun­do (es­tá com­pro­ba­do), de­ja­ron hi­jos. Wa­rren Har­ding tu­vo no so­lo una sino dos aman­tes, e in­clu­so un hi­jo con la se­gun­da de ellas. Y los es­ta­dou­ni­den­ses aún ha­blan con pa­sión so­bre el ro­man­ce de Franklin D. Roo­se­velt con su se­cre­ta­ria Lucy Mer­cer, quien des­pués de 30 años de aman­taz­go es­ta­ba so­la con él en el mo­men­to de su muer­te.

Y qué de­cir de John F. Ken­nedy, quien en una cum­bre in­ter­na­cio­nal le di­jo al pri­mer mi­nis­tro in­glés Ha­rold Mac­mi­llan: “Ten­go el pro­ble­ma de que si no ha­go el amor to­dos los días me due­le la ca­be­za”. Ken­nedy tu­vo más aman­tes que Ca­sa­no­va, ha­cía or­gías en la pis­ci­na de la Ca­sa Blan­ca cuan­do Jac­kie via­ja­ba. Com­par­tía con los ca­pos de la ma­fia mu­je­res que le pre­sen­ta­ba Frank Si­na­tra, pe­ro tu­vo la suer­te de que en esa épo­ca la pren­sa y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en ge­ne­ral te­nían el có­di­go de res­pe­tar la vi­da pri­va­da. Por eso, a pe­sar de que to­dos los pe­rio­dis­tas sa­bían de sus an­dan­zas, nun­ca se pu­bli­có una so­la lí­nea.

Ese pri­vi­le­gio no lo tu­vo Clin­ton. Des­pués de los años ochen­ta las nor­mas del jue­go cam­bia­ron y aho­ra es le­gí­ti­mo bus­car to­do y pu­bli­car­lo. De ahí que el es­cán­da­lo con Mó­ni­ca Le­winsky ca­si lo tum­ba. Fue el se­gun­do pre­si­den­te en 200 años en ser ob­je­to de un im­peach­ment. En su ca­so fue por per­ju­rio, pues ba­jo ju­ra­men­to ha­bía di­cho la fra­se “nun­ca tu­ve re­la­cio­nes se­xua­les con esa mu­jer”. Cu­rio­sa­men­te, si por re­la­cio­nes se­xua­les se en­tien­de pe­ne­tra­ción, no min­tió. Con Le­winsky lo úni­co que hu­bo fue se­xo oral. Ella nun­ca en­ten­dió por qué no le to­có el gus­ti­co. Y la ex­pli­ca­ción que el en­ton­ces pre­si­den­te le da­ba era que no po­día ha­cer­lo por res­pe­to a Hi­llary. Pa­ra los ob­ser­va­do­res esa po­día ser una coar­ta­da pa­ra evi­tar el ries­go de que ella que­da­ra em­ba­ra­za­da. Al fin y al ca­bo so­lo te­nía 22 años.

To­dos esos de­ta­lles que­da­ron con­sig­na­dos an­te la jus­ti­cia en un in­for­me que se lla­mó The Starr Re­port, por cuen­ta del fis­cal del ca­so Ken­neth Starr. Es­te ame­na­zó a Le­winsky con en­car­ce­lar­la si no con­ta­ba to­do, y ella, in­ge­nua, con­tó de­ma­sia­do. In­clu­so el de­ta­lle de que un día Clin­ton le me­tió un ta­ba­co en la va­gi­na an­tes de fu­már­se­lo. A pe­sar eso, el pre­si­den­te ga­nó el jui­cio. La ma­yo­ría del Con­gre­so que lo juz­gó era de­mó­cra­ta y, con cier­ta ra­zón, con­si­de­ró que el lí­der de la primera po­ten­cia mun­dial no po­día caer­se por unas ma­ma­das.

No se sa­be si Trump ten­drá la mis­ma suer­te. A Clin­ton lo que­ría to­do el mun­do, a Trump lo odia to­do el mun­do. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, a quie­nes ha ata­ca­do des­de su po­se­sión, es­tán car­ga­dos de ti­gre. Y el Con­gre­so que ten­dría que juz­gar­lo, hoy de ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na, pue­de cam­biar de com­po­si­ción des­pués de las elec­cio­nes del año en­tran­te. Si los de­mó­cra­tas suben en 2019, cual­quier co­sa pue­de pa­sar.

Trump no es­tá acu­sa­do de per­ju­rio co­mo Clin­ton, sino de vio­la­ción de las le­yes elec­to­ra­les. En los me­ses an­te­rio­res a una elec­ción es­tá prohi­bi­do ha­cer cual­quier pa­go, cu­yo pro­pó­si­to sea in­fluir en el re­sul­ta­do de la mis­ma. Se­gu­ra­men­te, cuan­do se hi­cie­ron los pa­gos a esas mu­je­res el en­ton­ces can­di­da­to so­lo es­ta­ba pen­san­do que le to­ca­ba si­len­ciar­las pa­ra evi­tar un es­cán­da­lo. Pe­ro co­mo ese es­cán­da­lo ten­dría re­per­cu­sio­nes en el nú­me­ro de vo­tos de la elec­ción pre­si­den­cial, la vio­la­ción de la nor­ma no po­día ser más cla­ra. Por esa ra­zón el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos es­tá hoy muy preo­cu­pa­do. .

Ken­nedy y Clin­ton eran igual o más in­fie­les. A es­te úl­ti­mo ca­si lo tum­ban, pe­ro el pri­me­ro pa­só in­vic­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.