El hom­bre de los 24 ocho mi­les

Es­ca­lar las ca­tor­ce mon­ta­ñas más al­tas del pla­ne­ta es uno de los ma­yo­res re­tos del mon­ta­ñis­mo. Jua­ni­to Oiar­za­bal es­tá a pun­to de com­ple­tar­lo por se­gun­da vez. Con 47 ex­pe­di­cio­nes al Hi­ma­la­ya a cues­tas y 62 años de edad, tie­ne pen­dien­te por es­ca­lar cuatro d

SoHo - Censurado (Colombia) - - Summario' - POR: MA­RÍA ALE­JAN­DRA GÓ­MEZ

Fue en el K2 don­de Juan Va­lle­jo de­ci­dió ju­gar la lo­te­ría del Hi­ma­la­ya. Ca­mi­nó con sus cram­po­nes una pa­red de hie­lo cris­ta­lino y Jua­ni­to Oiar­za­bal lo si­guió con su equi­po pa­ra pos­te­rior­men­te al­can­zar la pie­dra 8400, lu­gar más cer­cano a la ci­ma de la mon­ta­ña con 211 me­tros de des­ni­vel. Eran cer­ca de las do­ce del día. Oiar­za­bal cal­cu­ló tres ho­ras pa­ra lle­gar a la cum­bre, pe­ro su pro­nós­ti­co era equi­vo­ca­do, lle­ga­ría des­pués, a las 5:20 de la tar­de.

Es sa­bi­do que en el Hi­ma­la­ya el ho­ra­rio pa­ra al­can­zar la cum­bre de una mon­ta­ña su­pe­rior a los 8000 me­tros de al­tu­ra va de dos a tres de la tar­de, pe­ro en el ca­so de Oiar­za­bal el avan­ce fue len­to y su cuer­po y el de sus com­pa­ñe­ros es­ta­ban des­tro­za­dos. Ha­bían con­ti­nua­do con la ex­pe­di­ción por no aban­do­nar­la, pe­ro in­clu­so an­tes de lle­gar a la ci­ma ya pa­de­cía prin­ci­pios de ede­ma pul­mo­nar y se ha­bía sal­ta­do las nor­ma­ti­vas bá­si­cas de se­gu­ri­dad.

“Ca­da mon­ta­ña tie­ne su par­ti­cu­la­ri­dad, y los re­tos son los que ca­da uno se po­ne. He subido dos ve­ces al K2, fui la se­gun­da per­so­na en el mun­do que subió en dos oca­sio­nes allí”, di­ce Oiar­za­bal al­go pre­sun­tuo­so, pues con 34 años de ex­pe­rien­cia ex­plo­ran­do el Hi­ma­la­ya sa­be que per­te­ne­cer al mun­do ver­ti­cal tie­ne sus ries­gos, y que la ley nú­me­ro uno es no co­me­ter nin­gún error.

“El 70 por cien­to de los ac­ci­den­tes que ocu­rren en el Hi­ma­la­ya son ba­jan­do, en­ton­ces lo que hay que pen­sar es que la mon­ta­ña no ter­mi­na en la pro­pia cum­bre, la mon­ta­ña ter­mi­na cuan­do has re­gre­sa­do al cam­pa­men­to ba­se”, di­ce con pro­pie­dad. Pe­ro esa vez, atraí­do co­mo un imán, se de­jó lle­var por la am­bi­ción de la ci­ma, la cual veía muy cer­ca y que al­can­zó sin va­ler la pe­na.

En aquel des­cen­so noc­turno ocu­rri­do en 2004 Jua­ni­to se vio a ga­tas. In­vo­lun­ta­ria­men­te se se­pa­ró de Va­lle­jo y de Edur­ne

Pa­sa­bán, sus com­pa­ñe­ros, y de­jó de ver las lin­ter­nas fron­ta­les que lle­va­ban. Él no te­nía la su­ya. Jua­ni­to es­ta­ba des­orien­ta­do y en­ton­ces to­mó la de­ci­sión de sen­tar­se a es­pe­rar el ama­ne­cer so­bre la nie­ve, sa­bien­do que sus pies se congelaban.

“Uno sa­be has­ta qué pun­to pue­de te­ner los pies fríos, pe­ro lle­ga otro mo­men­to en el que te das cuen­ta de que te es­tás con­ge­lan­do. No se tra­ta de bo­tas, se tra­ta de la fal­ta de hi­dra­ta­ción, de la ali­men­ta­ción, de la ex­po­si­ción, de las ho­ras; se tra­ta de las con­di­cio­nes de la nie­ve”.

Cuan­do se es­tá en el Hi­ma­la­ya la fal­ta de oxi­ge­na­ción y de gló­bu­los ro­jos ha­cen que la san­gre se es­pe­se, di­fi­cul­tan­do que lle­gue a los va­sos san­guí­neos. Eso pue­de pro­du­cir pro­ble­mas que van des­de em­bo­lias has­ta el con­ge­la­mien­to. “Nos con­ge­la­mos las pun­tas de los pies o de las ma­nos por­que al es­pe­sar­se la san­gre, los va­sos san­guí­neos tam­bién se cie­rran. Al cuer­po le cues­ta bom­bear la san­gre a los pun­tos más le­ja­nos, a las ar­ti­cu­la­cio­nes, y al no te­ner rie­go te con­ge­las y te pa­san es­tas co­sas”, cuen­ta mien­tras po­ne so­bre una me­sa los dos pies des­cal­zos y sin de­dos, re­don­dos co­mo ba­ta­tas.

Pe­se a to­do, Jua­ni­to no co­jea, pe­ro tam­po­co co­rre. Eso lo con­fir­ma su hi­jo Mi­kel, cuan­do, tras la pro­yec­ción de un vi­deo so­bre su pa­dre en el que se le ve ha­cien­do su ru­ti­na de en­tre­na­mien­to, ase­gu­ra que in­ten­ta man­te­ner­se en for­ma, va al gim­na­sio, pe­ro no tro­ta, y lle­va dos años sin con­quis­tar ocho mi­les. Pe­ro la le­sión de los pies no es su im­pe­di­men­to; des­pués de lo ocu­rri­do en 2004, subió cinco mon­ta­ñas su­pe­rio­res a los 8000 me­tros.

DU­RO CO­MO LA RO­CA

En el mun­do hay ca­tor­ce mon­ta­ñas que su­pe­ran los 8000 me­tros y son co­no­ci- das co­mo los ca­tor­ce ocho mi­les. To­das se en­cuen­tran en Asia. Ocho en Ne­pal, cinco en Pa­kis­tán y una en el Tí­bet. Cu­rio­sa­men­te, pa­ra cum­plir su ob­je­ti­vo de ter­mi­nar de es­ca­lar por se­gun­da vez los ca­tor­ce ocho mi­les, a Jua­ni­to le fal­tan los cuatro me­nos al­tos de la lis­ta, el Nan­ga Par­bat (8125 me­tros so­bre el ni- vel del mar); el Broad Peak (8051), en Pa­kis­tán; el Shis­ha Pang­ma (8013), en el Tí­bet, y el Dhau­la­gi­ri (8167), en Ne­pal, pe­ro aún no pue­de su­bir por­que en 2015, tras in­ten­tar lle­gar a la ci­ma del Dhau­la­gi­ri jun­to con Al­ber­to Ze­rain, su­frió su se­gun­da em­bo­lia de pul­món. “No me voy a ir a su­bir a una mon­ta­ña de 8000 me­tros sa­bien­do que to­da­vía me es­toy re­cu­pe­ran­do de una em­bo­lia de pul­món, que es­toy con me­di­ca­ción y que me voy a que­dar allá”, afir­ma. Pe­se a es­to, Oiar­za­bal si­gue de­di­ca­do a las mon­ta­ñas. Es “te­naz y du­ro”, afir­ma su co­le­ga Juan­jo San Se­bas­tián, con quien du­ran­te los úl­ti­mos años Jua­ni­to ha man­te­ni­do una amis­tad. “Es du­ro por­que ha te­ni­do ex­pe­rien­cias fuer­tes. Unos cuan­tos com­pa­ñe­ros han muer­to en ex­pe­di­cio­nes con él y nun­ca se ha apar­ta­do de la mon­ta­ña, nun­ca ha te­ni­do nin­gún pe­rio­do de inac­ti­vi­dad. Jua­ni­to hi­zo mu­chos ocho mi­les, pe­ro aho­ra si­gue es­ca­lan­do y es­quian­do. Es un hom­bre te­naz, muy en­gan­cha­do, muy ne­ce­si­ta­do de la mon­ta­ña. Tie­ne una re­la­ción in­ten­sa con ella, es in­se­pa­ra­ble”, afir­ma.

“La pró­xi­ma pri­ma­ve­ra quie­ro vol­ver a in­ten­tar su­bir uno de los ocho mi­les que me que­dan. En enero voy al Acon­ca­gua, Ar­gen­ti­na. He subido trein­ta ve­ces allá, guian­do, tra­ba­jan­do con clien­tes. Has­ta aho­ra, y con la em­bo­lia del pul­món, he subido has­ta 6000 me­tros de al­tu­ra. En Ar­gen­ti­na voy a su­bir 7000, quie­ro sa­ber có­mo me en­cuen­tro 1000 me­tros más arri­ba pa­ra re­to­mar es­te pro­yec­to de 2 x 14 x 8000 y em­pe­zar a su­bir el Shis­ha Pang­ma, en el Tí­bet”, di­ce con la obs­ti­na­ción que lo ca­rac­te­ri­za des­de su ju­ven­tud, cuan­do de la mano de su pa­dre co­men­zó a ex­plo­rar la oro­gra­fía del País Vas­co.

JUA­NI­TO ES­TA­BA DES­ORIEN­TA­DO Y EN­TON­CES TO­MÓ LA DE­CI­SIÓN DE SEN­TAR­SE A ES­PE­RAR EL AMA­NE­CER SO­BRE LA NIE­VE, SA­BIEN­DO QUE SUS PIES SE CONGELABAN.

“Evi­den­te­men­te no soy el Jua­ni­to de ha­ce diez o quin­ce años, pe­ro si me re­cu­pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te de la le­sión re­to­ma­ré el pro­yec­to. Aho­ra, si lo ter­mino, co­sa que no es im­po­si­ble, pe­ro que es com­pli­ca­da, ten­drán que pa­sar mu­chos años pa­ra que ven­ga otro ilu­mi­na­do co­mo yo y lo re­pi­ta”, cuen­ta con mar­ca­do acen­to vas­co.

En los vi­deos que en­se­ña, la voz de Oiar­za­bal se tor­na dé­bil y ago­bia­da por la al­tu­ra de la cum­bre. Su for­ma de es­ca­lar se man­tie­ne fir­me an­te la vie­ja usan­za que dic­ta su­bir sin tan­ques de oxí­geno al te­cho del mun­do. Cri­ti­ca a los mon­ta­ñis­tas que suben de esa ma­ne­ra y no le sig­ni­fi­ca na­da el he­cho de que al­guien le di­ga que ha subido al Eve­rest, pues esa mon­ta­ña pa­ra él ha per­di­do su iden­ti­dad y la for­ma ac­tual en la que se as­cien­de no es co­rrec­ta, pues, di­ce, cuen­ta con un cor­dón um­bi­li­cal des­de el cam­pa­men­to ba­se has­ta la mis­mí­si­ma cum­bre.

Pa­ra su­pe­rar una mon­ta­ña de 8000 me­tros es ne­ce­sa­rio me­dir la ca­pa­ci­dad téc­ni­ca, men­tal y fí­si­ca. Ma­tar­se siem­pre es una po­si­bi­li­dad, na­die es­tá exen­to de ser al­can­za­do por una ava­lan­cha o de des­apa­re­cer al fon­do de un abis­mo mien­tras se pa­sa por los pel­da­ños de una es­ca­le­ra dis­pues­ta en el pi­so pa­ra co­nec­tar am­bos ex­tre­mos.

Por eso, Jua­ni­to sa­le de su ca­sa asi­mi­lan­do el ries­go de la muer­te. Di­ce que apar­ta los sen­ti­mien­tos por­que si se mar­cha pen­san­do en eso, no iría. Afir­ma que su fa­mi­lia y ami­gos no ha­cen dra­ma, es­tán iden­ti­fi­ca­dos con su pa­sión y sa­ben que ha te­ni­do mu­cha suer­te. A su la­do han muer­to ocho com­pa­ñe­ros y “el que se mue­re, se mue­re; el que se que­da, se que­da jo­di­do. Soy el que se ha que­da­do, jo­di­do y fas­ti­dia­do, y la he pa­sa­do muy mal. He vi­vi­do mo­men­tos que me dan vuel­tas en la ca­be­za, pe­ro nun­ca se me ha pa­sa­do por la ca­be­za re­pro­char­les a las mon­ta­ñas”, pues no po­dría vi­vir sin ellas y por­que los ac­ci­den­tes ha­cen par­te del mun­do de la mon­ta­ña, co­mo la ro­ca o la nie­ve. Así las co­sas, Oiar­za­bal pa­re­ce com­pren­der a cien­cia cier­ta de qué es­ta he­cho. No se tra­ta de acu­mu­lar cum­bres, sino de con­ti­nuar afe­rra­do a la mon­ta­ña, por­que cuan­do se han al­can­za­do to­das las cum­bres, cuan­do no que­da más que al­can­zar, se re­pi­ten los lu­ga­res y “ca­da vez quie­res su­bir más”. .

El más re­cien­te es­cán­da­lo en el show Who is Ame­ri­ca?, que lle­vó al con­gre­sis­ta Ja­son Spen­cer a re­nun­ciar a su car­go, re­cuer­da el lar­go pron­tua­rio de hu­mi­lla­cio­nes pro­pi­na­das por Sa­cha Ba­ron Cohen a se­na­do­res, di­rec­ti­vos de agen­cias na­cio­na­les e in­flu­yen­tes fi­gu­ras pú­bli­cas co­mo Matt Gaetz y Sa­rah Pa­lin.

La se­lec­ción de in­vi­ta­dos nun­ca es gra­tui­ta. A par­tir de al­gu­na co­yun­tu­ra pro­ta­go­ni­za­da por ellos, Cohen em­pie­za a azu­zar­los pa­ra que lle­ven al ex­tre­mo su in­to­le­ran­cia, ra­cis­mo o sim­ple es­tu­pi­dez.

Bue­na par­te del tru­co ra­di­ca en el dis­fraz. Los per­so­na­jes de Cohen lle­van al ex­tre­mo es­te­reo­ti­pos po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos. Sin em­bar­go, es ca­si im­po­si­ble des­ci­frar al ac­tor que los en­car­na. Son tan sor­pren­den­tes las trans­for­ma­cio­nes fí­si­cas co­mo el he­cho de que re­sul­ten tan con­vin­cen­tes esos cli­chés an­dan­tes de ra­pe­ro ára­be, su­pre­ma­cis­ta blan­co o fas­hio­nis­ta afe­mi­na­do. Aquí, al­gu­nas de las más bri­llan­tes sa­li­das del azo­te de los po­lí­ti­cos grin­gos. .

Jua­ni­to es la per­so­na que más ve­ces ha su­pe­ra­do los 8000 me­tros de al­tu­ra. Ha pa­ga­do el tri­bu­to con los de­dos de los pies y con la muer­te de va­rios ami­gos.

La ima­gen, que fue por­ta­da del diario Mar­ca de Es­pa­ña, fue to­ma­da en 1999 tras su des­cen­so del Kang­chen­jun­ga. Con es­te lo­gro, Oiar­za­bal se con­vir­tió en el sex­to hom­bre en la his­to­ria en con­quis­tar los ca­tor­ce ocho mi­les.

Des­de ni­ño co­men­zó a es­ca­lar en ro­ca guia­do por su pa­dre. Su pri­mer ocho mil (Cho Oyu, 8201) lo al­can­zó con 29 años de edad. En la ac­tua­li­dad, tam­bién se de­di­ca a rea­li­zar sa­li­das guia­das con clien­tes a di­fe­ren­tes mon­ta­ñas del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.