La mu­jer de los sie­te nom­bres

Ha­ce unos días se es­tre­nó el do­cu­men­tal que cuen­ta la es­tre­me­ce­do­ra vi­da de Alba Yi­neth, una ex­gue­rri­lle­ra que, por cuen­ta del con­flic­to, ha te­ni­do que ser mu­chas mu­je­res. Es­ta es su his­to­ria.

SoHo - Censurado (Colombia) - - Summario' - POR: CAROL ANN FI­GUE­ROA FO­TOS: NI­CO­LÁS OR­DÓ­ÑEZ

La primera vez que eli­gió su nom­bre ya ha­bía re­ci­bi­do tres, de tres co­man­dan­tes gue­rri­lle­ros. El su­yo, Mart­ha Ire­ne, el que le dio su ma­dre, no lle­gó si­quie­ra a pro­nun­ciar­lo, pues cuan­do cum­plió seis me­ses su pa­dras­tro de­ci­dió que pre­fe­ría lla­mar­la Alba Yi­neth, ya que le re­cor­da­ba a una ague­rri­da mu­jer del EPL con la que ha­bía com­ba­ti­do. Ese mis­mo hom­bre la re­gis­tró co­mo hi­ja bio­ló­gi­ca, pe­ro eso no le im­pi­dió abu­sar se­xual­men­te de ella des­de los 4 años.

A par­tir de en­ton­ces, Yi­neth em­pe­za­ría la ca­ce­ría de su pro­pia iden­ti­dad es­ca­pán­do­se a na­dar al río pa­ra ima­gi­nar que en lu­gar de una ni­ña in­de­fen­sa era una vo­lup­tuo­sa ama­zo­na con alas do­ra­das, cu­ya ex­tra­or­di­na­ria fuer­za le per­mi­tía des­cuar­ti­zar a cual­quie­ra que in­ten­ta­ra ha­cer­le da­ño.

Mien­tras des­cri­be ese mo­men­to, al que lle­ga­mos ca­si por azar lue­go de in­sis­tir­le que re­cor­da­ra al­gún sue­ño de su ni­ñez, sus ojos se ilu­mi­nan al des­cu­brir, más de vein­te años des­pués, que sí, que a pe­sar de to­do, lle­gó a te­ner in­fan­cia.

Cuan­do le pre­gun­to de dón­de sa­có las imá­ge­nes pa­ra in­ven­tar se­me­jan­te al­ter ego, ate­rri­za de nue­vo en el ca­fé en el que la en­tre­vis­to y me di­ce en­tre car­ca­ja­das que no tie­ne idea, pues en su pue­blo el úni­co li­bro que ha­bía era la Bi­blia y no te­nían te­le­vi­sor, pues no ha­bía luz eléc­tri­ca.

“El pri­me­ro que vi lo lle­vó un se­ñor que te­nía mu­cha pla­ta y lo co­nec­ta­ba a la ba­te­ría del ca­rro. Lo pu­sie­ron en la can­cha pa­ra que to­do el mun­do pu­die­ra ver y la gen­te ca­mi­na­ba has­ta dos ho­ras pa­ra ver La viu­da de blan­co”, di­ce son­rien­do. “En co­mer­cia­les, las mu­je­res co­rrían a traer tin­to y cua­ja­da; era co­mo ir a ci­ne. Era el úni­co mo­men­to tran­qui­lo, por­que los do­min­gos, cuan­do se jun­ta­ban a ma­tar una ga­lli­na y ha­cer pa­rran­das, a las tres ho­ras ya es­ta­ban bo­rra­chos pe­gán­do­les a las mu­je­res o dán­do­se ma­che­te —con­clu­ye con tono las­ti­me­ro—. Era te­rri­ble. Yo tem­bla­ba ca­da vez que eso pa­sa­ba”.

Con la vio­len­cia co­mo ru­ti­na, cuan­do cum­plió 12 es­ta­ba con­ven­ci­da de que el si­guien­te pa­so se­ría em­ba­ra­zar­se, ca­sar­se, ser gol­pea­da y em­ba­ra­zar­se otra vez. Y aún cuan­do era co­mún ver a la gue­rri­lla re­co­rrien­do el pue­blo, nun­ca adi­vi­nó que un co­man­dan­te de las Farc lle­ga­ría a su ca­sa pa­ra lle­vár­se­la co­mo con­tri­bu­ción de la fa­mi­lia a la lu­cha ar­ma­da. Se­gún ellos, por ser la ma­yor de sie­te hi­jos esa era la mi­sión de su vi­da. Nun­ca ima­gi­nó tam­po­co que al ale­jar­se, ro­dea­da de des­co­no­ci­dos, más que mie­do sen­ti­ría ali­vio.

“Aun­que fue un re­clu­ta­mien­to for­za­do, ten­go que re­co­no­cer que no pu­se re­sis­ten­cia —me di­ce con la di­fi­cul­tad de quien ha­ce una con­fe­sión—. Era la po­si­bi­li­dad de sa­lir­me de la ca­sa, de sa­ber que na­die me po­día ha­cer da­ño. No te voy a ne­gar que lle­gué a sen­tir­me có­mo­da a ve­ces, co­mo cuan­do la gen­te del pue­blo que me ha­bía hu­mi­lla­do me vio en uni­for­me y des­cu­brí có­mo se sen­tía que te tu­vie­ran res­pe­to”.

La ama­zo­na en la que ha­bía so­ña­do con­ver­tir­se to­ma­ba for­ma en su cuer­po al ca­mi­nar monte aden­tro car­gan­do 35 ki­los a cues­tas, vien­do có­mo su es­pal­da se ha­cía más an­cha ca­da día y sus ges­tos de ni­ña des­apa­re­cían ba­jo el sem­blan­te hos­til de una gue­rri­lle­ra de 14 años que apa­ren­ta­ba 17 y se lla­ma­ba Lady. Ese fue el nom­bre que le dio el se­gun­do gue­rri­lle­ro que se adue­ñó de su vi­da.

Con­for­me apren­día a dis­pa­rar, des­cu­brió los be­ne­fi­cios del Pert Plus, cham­pú que apa­re­cía en la do­ta­ción cuan­do al­gún asal­to a pro­vee­do­res sa­lía bien. Y mien­tras le en­se­ña­ban a cu­rar he­ri­das de ba­la des­ci­fró en la in­ti­mi­dad lo que era una toa­lla hi­gié­ni­ca. Al re­ci­bir su pri­mer uni­for­me en­con­tró su pri­mer su­je­ta­dor. “¡Eran de Leo­ni­sa y ve­nían en con­jun­ti­cos! La tan­gui­ta com­bi­na­ba con el bra­sier”, re­cuer­da en­tu­sias­ma­da. “No nos da­ban ma­qui­lla­je, pe­ro no­so­tras te­nía­mos mo­das. Co­mo no nos de­ja­ban cor­tar el pe­lo, por­que son muy ma­chis­tas, nos in­ven­ta­mos es­te pei­na­do: aga­rra­bas de la co­ro­ni­lla ha­cia de­lan­te y te ha­cías la co­la y lo de aba­jo lo cor­ta­bas chi­qui­to —son­ríe re­cor­dan­do có­mo se veía, y re­gre­sa a su ges­to de in­tros­pec­ción—. Ser femenina, ser di­fe­ren­te a ellos, era muy im­por­tan­te pa­ra to­das”, con­clu­ye.

¿Are­tes, ac­ce­so­rios? “Eran un lu­jo —res­pon­de con tono más se­ve­ro del que co­rres­pon­de—. Más que lu­jo eran un mo­do de su­per­vi­ven­cia, pues la mu­jer que lu­cie­ra un di­je o una pul­se­ri­ta se sa­bía que era de un ran­go al­to y era in­to­ca­ble”. A eso se le lla­ma­ba “ran­guear”. Ella mis­ma lo hi­zo cuan­do se con­vir­tió en la mu­jer del co­man­dan­te de fi­nan­zas, con quien se man­tu­vo a sal­vo de ser abu­sa­da y pu­do pla­near una fies­ta pa­ra sus 15 años.

“¿San­co­cho de ga­lli­na es­ta bien?”, le pre­gun­tó él cuan­do su­po que la fe­cha se acer­ca­ba y que ce­le­brar­la era im­por­tan­te pa­ra ella. “Me pa­re­ció muy bo­ni­to, pe­ro no pu­di­mos ce­le­brar. Por esos días el Ejér­ci­to nos te­nía apre­ta­dos, y en me­dio del san­co­cho em­pe­zó una ba­la­ce­ra y la olli­ta que­dó ti­ra­da en el sue­lo”.

Hu­yen­do de su fies­ta de 15 pa­ra in­ten­tar cum­plir 16, Lady co­men­zó a ser re­em­pla­za­da por Yi­ra, nom­bre con el que la bau­ti­zó otro co­man­dan­te que re­sul­tó ser com­pa­ñe­ro de su pa­dre bio­ló­gi­co cuan­do mi­li­ta­ban juntos en las Farc. En ella re­co­no­ció los ras­gos del ami­go y de­ci­dió lla­mar­la Yi­ra, en ho­nor al fi­na­do Yu­ri.

“Mo­men­to. ¿Tu papá bio­ló­gi­co y tu pa­dras­tro es­tu­vie­ron en la gue­rri­lla?”, le pre­gun­to sin po­der creer­lo. Ella asien­te y co­mo con­tan­do el ca­pí­tu­lo más ju­go­so de una te­le­no­ve­la, me acla­ra que uno fue del EPL y el otro de las Farc. “Fue muy bo­ni­to co­no­cer a ese hom­bre, so­bre to­do por­que a tra­vés de él co­no­cí al pa­dre que no tu­ve, y cuan­do me le­sio­né la es­pal­da en com­ba­te y que­dé pa­ra­li­za­da él me ayu­dó mu­cho”.

Im­po­si­bi­li­ta­da co­mo nun­ca pa­ra de­ci­dir so­bre su cuer­po y su vi­da, so­me­ti­da a la vo­lun­tad de com­pa­ñe­ros que la car­ga­ban monte aden­tro, pe­ro que po­drían aban­do­nar­la en cual­quier mo­men­to en me­dio de un com­ba­te, Yi­ra en­ten­dió que de­bía usar las alas de la ama­zo­na y vo­lar. De­ci­dió que te­nía que re­cu­pe­rar­se y huir. Así fue co­mo al me­nor des­cui­do co­men­zó a co­rrer sin de­te­ner­se por dos no­ches y tres días, y cuan­do lle­gó a la ca­rre­te­ra se subió al pri­mer bus que se atre­vió a de­te­ner­se. Al lle­gar a Flo­ren­cia el cho­fer le di­jo que has­ta ahí, y re­pa­ró con preo­cu­pa­ción en su ves­ti­men­ta. Ella no­tó su ges­to, pe­ro la adre­na­li­na de ha­ber hui­do le im­pi­dió en­ten­der que lo que an­tes la ca­mu­fla­ba, aho­ra la ha­cía de­ma­sia­do vi­si­ble. So­lo com­pren­dió lo que po­día su­ce­der­le cuan­do se cru­zó con unos po­li­cías ba­chi­lle­res que al pre­gun­tar­le por su ro­pa re­ci­bie­ron un ru­do “ábra­se, tom­bo pa­tia­ma­rra­do”.

“Me en­cen­die­ron a bo­li­llo —cuen­ta co­mo si no le hu­bie­ra do­li­do—. Sen­tía que me es­cu­rría san­gre en­tre las pier­nas, pe­ro es­ta­ba tan con­cen­tra­da en ta­par­me la ca­ra que no ima­gi­né na­da gra­ve. Gra­cias a Dios pa­só un po­li­cía en mo­to, se ba­jó a pro­te­ger­me y me lle­vó al hos­pi­tal. Cuan­do des­per­té su­pe que me ha­bía vo­la­do em­ba­ra­za­da y me ha­bían te­ni­do que ha­cer un le­gra­do”.

Fue de la mano de aquel po­li­cía, el pri­mer hom­bre que le da­ba ayu­da de­sin­te­re­sa­da, que Yi­ra co­men­zó a con­ver­tir­se en un re­cuer­do. Cuan­do le re­ga­ló su primera

pi­ya­ma y mu­da de ci­vil, cuan­do co­men­zó a com­par­tir la me­sa con él, su es­po­sa y sus hi­jos de 8 y 10 años.

Al ca­bo de dos me­ses tu­vo que de­jar a aque­lla fa­mi­lia pa­ra no po­ner­la en pe­li­gro, pe­ro pa­ra ese mo­men­to ya era Yi­nan, nom­bre al que res­pon­dió cuan­do la re­ci­bie­ron en un in­ter­na­do de mon­jas en Ar­me­nia. Era una jo­ven de 17 años que en po­cos me­ses se con­ver­ti­ría en téc­ni­ca en sis­te­mas. Pa­ra ce­le­brar su gra­do de­ja­ría que sus de­más com­pa­ñe­ras la ma­qui­lla­ran y le plan­cha­ran el pe­lo por primera vez. Ese día, al mi­rar­se en el es­pe­jo, se sin­tió se­gu­ra de es­tar cer­ca de ser la ama­zo­na ale­gre y po­de­ro­sa que nun­ca ha­bía po­di­do ser, y en cuan­to pu­do via­jó de vuelta a su ca­sa.

Por primera vez des­de que co­men­za­mos la en­tre­vis­ta, sus ojos se lle­nan de lá­gri­mas y le cues­ta vol­ver a ha­blar.

“El se­ña­la­mien­to fa­mi­liar fue te­rri­ble, ese es uno de los te­mas más di­fí­ci­les pa­ra cual­quier re­in­ser­ta­do —me di­ce bus­can­do una ser­vi­lle­ta, pre­vien­do que lo que si­gue le va a do­ler—. Mi ma­dre ha­bía es­ta­do en una clí­ni­ca psi­quiá­tri­ca lue­go de que le ma­ta­ran a su nue­va pa­re­ja y le qui­ta­ran to­do. Mi her­ma­na es­ta­ba em­ba­ra­za­da y to­dos de­cían que na­da de eso hu­bie­ra pa­sa­do si yo no me hu­bie­ra ido. Mi ma­dre pre­gun­ta­ba por qué ha­bía vuel­to, por qué no me ha­bían ma­ta­do”.

La fuer­za que ha­bía reuni­do pa­ra lle­gar has­ta allí se es­fu­mó de un so­lo gol­pe, y tras una fuer­te dis­cu­sión con su ma­dre de­ci­dió sui­ci­dar­se in­yec­tán­do­se to­do lo que so­lía usar pa­ra con­tro­lar su do­lor de es­pal­da. Do­ce días des­pués se des­per­tó en una clí­ni­ca psi­quiá­tri­ca igual de des­am­pa­ra­da. Su ma­dre se ne­gó a ver­la y el úni­co con­sue­lo que en­con­tró fue un mé­di­co que, sin sa­ber­lo —aún no lo sa­be—, le da­ría la ra­zón más po­de­ro­sa que en­con­tra­ría pa­ra vi­vir en aquel mo­men­to: su primera hi­ja.

Em­ba­ra­za­da y sin ho­gar, cuan­do las Farc ame­na­za­ron con ma­tar a su ma­dre si no re­gre­sa­ba, ac­ce­dió a re­in­te­grar­se a las fi­las ca­si por iner­cia. Lo úni­co que ati­nó a pe­dir fue per­ma­ne­cer en la ciu­dad, pues sa­bía que no so­bre­vi­vi­ría en el monte. Así co­men­zó a vi­vir, por primera vez, ba­jo sus pro­pias re­glas, sin­tién­do­se fe­liz. Era una ma­dre soltera que tra­ba­ja­ba de día y co­or- di­na­ba se­gui­mien­tos y co­ne­xio­nes el res­to de tiem­po. Cuan­do su ni­ña cum­plió un año ya es­ta­ba enamo­ra­da de un hom­bre con quien, in­clu­so, pen­só com­par­tir el res­to de sus días. Te­ner que ocul­tar­le su vi­da pa­ra­le­la no le pa­re­ció un pro­ble­ma.

“‘Di­me si tie­nes al­go que con­tar­me’, me de­cía él ca­da tan­to, y yo no en­ten­día por qué”. Una ma­dru­ga­da en la que sa­lió a ha­cer una en­tre­ga, tras de­jar a la ni­ña dur­mien­do, se en­con­tró ro­dea­da por la Po­li­cía en el pun­to de en­cuen­tro. En ese mo­men­to des­cu­brió que el hom­bre del que es­ta­ba enamo­ra­da la ha­bía en­ga­ña­do y aho­ra la en­tre­ga­ba al Ejér­ci­to. Él mis­mo le in­for­mó que su hi­ja es­ta­ría en ma­nos del ICBF y que si la que­ría vol­ver a ver ten­dría que via­jar a Bo­go­tá y aco­ger­se de­fi­ni­ti­va­men­te a un pro­ce­so de re­in­ser­ción.

“Si ese hom­bre no me ha­ce eso tan ho­rri­ble, yo no hu­bie­ra sa­li­do de ahí. Me vi­ne sin un pe­so en­ci­ma, ha­blé con to­dos los ran­gos más al­tos que en­con­tré y en me­nos de dos se­ma­nas mi hi­ja es­ta­ba a mi la­do en una ciu­dad que no co­no­cía y sin un pe­so, pe­ro con ella”, con­clu­ye.

“¿Có­mo re­in­ser­ta­da no re­ci­bías un sub­si­dio?”, pre­gun­to. Son­ríe. Se lle­na de

ERA UNA MA­DRE SOLTERA QUE TRA­BA­JA­BA DE DÍA Y COORDINABA EN­TRE­GAS DE AR­MAS EN LA NO­CHE.

pa­cien­cia pa­ra ex­pli­car. “La gen­te tie­ne la idea de que el Es­ta­do te da ca­sa, ca­rro y be­ca por de­jar las ar­mas, y eso no es así. Me­nos ha­ce 12 años, cuan­do na­die sa­bía có­mo ha­cer el pro­ce­so y to­do era muy pre­ca­rio. Hoy en día nues­tro mo­de­lo es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo uno de los me­jo­res del mun­do por la ba­ja ta­sa de re­in­ci­den­cia que te­ne­mos. En ese mo­men­to uno lle­ga­ba a un al­ber­gue por vein­te días y lue­go pa­sa­ba a una fin­ca, don­de em­pe­za­ba a tra­ba­jar. La co­sa es que eso era co­mo me­ter un león, un ti­gre y una pan­te­ra en una jau­la, por­que ha­bía gen­te del ELN, las Farc y pa­ra­mi­li­ta­res, to­dos juntos cui­da­dos por el Ejér­ci­to —co­mien­za a sonreír—. ¿Y sa­bes qué era lo me­jor? Que jun­ta­ban el sub­si­dio de trans­por­te que nos da­ban y se po­nían a to­mar has­ta que ter­mi­na­ban aga­rra­dos. Co­mo yo es­ta­ba acos­tum­bra­da a ver eso en mi pue­blo, no me im­por­ta­ba tan­to, pe­ro tam­po­co que­ría que­dar­me”.

En­ton­ces na­ció la úl­ti­ma mu­jer de es­ta his­to­ria, una sen­sual bai­la­ri­na lla­ma­da Ta­nia, quien tra­ba­ja­ba de sie­te de la no­che a tres de la ma­ña­na ofre­cien­do tres bai­les por ca­da bo­te­lla de tra­go que el clien­te con­su­mie­ra. Con ese nom­bre hon­ra­ba a una jo­ven gue­rri­lle­ra des­cuar­ti­za­da y en­te­rra­da de pie por va­rios gue­rri­lle­ros por ha­ber co­me­ti­do el cri­men de ser her­mo­sa.

“Con­ver­tir­me en Ta­nia fue muy du­ro al prin­ci­pio, pe­ro si te cuen­to me vas a dar la ra­zón cuan­do te di­go que los án­ge­les sí exis­ten —me di­ce to­man­do im­pul­so pa­ra con­tar la que re­co­no­ce co­mo su úl­ti­ma vi­da—. Lle­gué a ese bar des­cal­za por­que las chan­clas que te­nía se que­da­ron sin sue­la, y el due­ño ape­nas me vio man­dó pe­dir co­mi­da pa­ra mis dos hi­jas —por­que ya ha­bía lle­ga­do la se­gun­da—, me pres­tó pla­ta pa­ra mi pri­mer tra­je y me di­jo ‘fres­ca, que me lo pa­ga con el pri­mer turno’. Cuan­do me pre­sen­té con las chi­cas, una me ofre­ció de­jar a las ni­ñas con la se­ño­ra que cui­da­ba a la de ella, otra me pres­tó ma­qui­lla­je, otra me de­pi­ló y otra que me vio to­da achan­ta­da cuan­do to­có bai­lar me di­jo ‘us­ted tie­ne dos hi­jas, ¿cier­to? Que se van a mo­rir de ham­bre si us­ted no tra­ba­ja, ¿cier­to?’. Yo le res­pon­dí que sí y ella me di­jo ‘ah, bueno, ven­ga le en­se­ño a pu­tear’. Me zam­pó tres aguar­dien­tes y há­ga­le, mi amor”.

Con Ta­nia apren­dió a em­bo­rra­char a los clien­tes sin em­bo­rra­char­se ella, las se­ñas que se usa­ban pa­ra pro­te­ger­se si al­guno in­ten­ta­ba to­car­la y cuán­do de­bía ale­jar­se si la si­tua­ción se sa­lía de con­trol.

“Nun­ca vi tan­ta vio­len­cia cuer­po a cuer­po co­mo la que vi ahí, mu­jer. Eso era bo­rra­cho que se pa­sa, pu­ñal que sa­le, ca­dá­ver que arras­tra el celador pa­ra fue­ra con la se­ño­ra del aseo de­trás lim­pian­do. Y to­dos ca­lla­dos. Lo que ha­bía ahí era una fra­ter­ni­dad tre­men­da de la que no se da­ban cuen­ta los clien­tes. Aun­que ha­bía una com­pe­ten­cia muy fuer­te en­tre to­das, si al­gu­na no sa­bía to­mar y se le iban las lu­ces, la sa­cá­ba­mos; si otra no ha­bía le­van­ta­do na­da, uno le de­cía al clien­te ‘mi­ra que mi ami­ga tam­bién bai­la ri­co’. Así, de una u otra for­ma, a to­das nos iba bien”.

“¿Qué tan bien?”, pre­gun­to con cu­rio­si­dad. “El so­lo turno se pa­ga­ba a 40.000 pe­sos, pe­ro por ca­da bai­le se po­día co­brar has­ta 80.000. Y si uno se coordinaba con el DJ pa­ra que la can­ción se cor­ta­ra an­tes de tiem­po, uno em­pe­za­ba a fac­tu­rar otro bai­le. O por ca­da bo­te­lla que con­su­mían tam­bién re­ci­bía uno una co­mi­sión y yo apren­dí a de­socu­par una bo­te­lla de aguar­dien­te en 10 mi­nu­tos sin to­mar­me un so­lo tra­go, ¿ves? —con­clu­ye son­rien­do y abrién­do­me los ojos—. Pa­ra mí eso era eco­no­mía, fac­tu­rar pa­ra el arrien­do, pa­ra una me­sa, pa­ra la ca­ma que que­ría com­prar”.

A los sie­te me­ses de ha­ber lle­ga­do, es­ta­ba lis­ta pa­ra sa­lir de ahí. Pa­sa­rían aún ca­si diez años an­tes de lle­gar a com­ple­tar su ru­ta de re­in­ser­ción, de la cual se gra­dua­ría en 2014, pe­ro el tra­mo más di­fí­cil de su ca­mino ha­bía si­do con­quis­ta­do. Re­gre­só a su pri­mer nom­bre, Alba Yi­neth, se­gu­ra de ha­ber de­ja­do atrás a esa ni­ña cu­yo des­tino le ha­bía si­do arre­ba­ta­do y de te­ner en sus ma­nos el po­der de le­van­tar­se an­te cual­quier caí­da, con­ver­tir­se en cual­quier mu­jer en la que desee con­ver­tir­se y adue­ñar­se de cual­quier nom­bre. .

“ESO ERA BO­RRA­CHO QUE SE PA­SA, PU­ÑAL QUE SA­LE, CA­DÁ­VER QUE ARRAS­TRA EL CELADOR PA­RA FUE­RA”.

Sin nom­bre, ho­me­na­je a La viu­da de blan­co. Ves­ti­do per­la­do (iz­quier­da). Alias Lady, ni­ña gue­rri­lle­ra. Tra­je de do­ta­ción (de­re­cha).

Mart­ha Ire­ne, la da­ma que so­ñó ser cuan­do ni­ña. Ves­ti­do de fan­ta­sía.

Alba Yi­neth, la ma­yor de la ca­sa. Ves­ti­do de su abuela.

Ta­nia, bai­la­ri­na exó­ti­ca. Uni­for­me de tra­ba­jo.

Yi­neth, re­in­ser­ta­da. Sas­tre.

Sin nom­bre, tra­je de ga­la. El fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.