Hu­mor ne­gro

La más re­cien­te pe­lí­cu­la de Spi­ke Lee, Blackk­klans­man, se­rá es­tre­na­da en Co­lom­bia el 18 de oc­tu­bre. La his­to­ria se­ten­te­ra de un po­li­cía ne­gro in­fil­tra­do en el Ku Klux Klan co­bra vi­gen­cia en tiem­pos de re­no­va­da su­pre­ma­cía blan­ca.

SoHo - Censurado (Colombia) - - News - POR: ÁN­GEL UNFRIED

En 1915, cuan­do D. W. Grif­fith es­tre

nó The­birt­ho­fa­na­tion, el pú­bli­co aplau­dió a ra­biar al ver a los ne­gros co­rrien­do asus­ta­dos an­te las ca­pu­chas del Ku Klux Klan des­pués de ha­ber hos­ti­ga­do a blan­cas gen­tes de bien. La pe­lí­cu­la, alu­si­va a los años de la Gue­rra Ci­vil, fue in­clu­so pro­yec­ta­da en la Ca­sa Blan­ca du­ran­te el go­bierno de Woo­drow Wil­son. Los ne­gros, que eran va­pu­lea­dos en­tre cru­ces en lla­mas, ni si­quie­ra eran in­ter­pre­ta­dos por ne­gros sino por blan­cos con las ca­ras pin­ta­das y la pro­tu­be­ran­cia de los la­bios acen­tua­da por el ma­qui­lla­je. Más de cien años des­pués, Spi­ke Lee con­tra­ata­ca con Blackk­klans­man, una suer­te de an­tí­do­to fíl­mi­co en cla­ve de co­me­dia po­li­cial an­te el ra­cis­mo y la in­to­le­ran­cia que em­pie­zan a re­tor­nar sin pu­dor en­tre ‘trum­pa­das’.

Un po­li­cía ne­gro tra­ba­ja co­mo agen­te en­cu­bier­to pa­ra in­fil­trar­se en los res­qui­cios del clan en ple­nos años se­ten­ta. Se ocu­pa de la in­fil­tra­ción te­le­fó­ni­ca, mien­tras un com­pa­ñe­ro su­yo —ju­dío— po­ne la ca­ra an­te los miem­bros de “la or­ga­ni­za­ción”. El ar­gu­men­to, que pa­re­ce un to­tal dis­pa­ra­te, re­mi­te al ex­qui­si­to sketch en el que el co­me­dian­te Da­ve Chap­pe­lle in­ter­pre­ta­ba a un lí­der del Ku Klux Klan que vi­vía ais­la­do en un re­mo­to pue­blo de Vir­gi­nia y que, por ser cie­go, no se ha­bía da­do cuen­ta de que era ne­gro. En es­te ca­so, John Da­vid Wa­shing­ton ha­ce el pa­pel de Ron Stall­worth, uno de los pri­me­ros po­li­cías afro­ame­ri­ca­nos de Es­ta­dos Uni­dos. No es cie­go, en ab­so­lu­to. Jo­ven y arro­gan­te, lle­va con or­gu­llo su afro y la ex­tra­va­gan­cia se­ten­te­ra de Shaft, en una alu­sión di­rec­ta al gé­ne­ro de blax­ploi­ta­tion. Su con­tra­par­te fe­me­ni­na es Pa­tri­ce Du­mas, es­tu­dian­te y ac­ti­vis­ta, una suer­te de An­ge­la Da­vis, un

po­co cos­mé­ti­ca, le­jos de su pe­so ideo­ló­gi­co. Jun­tos, más que panteras ne­gras com­pro­me­ti­das, pa­re­cen un pós­ter de tien­da vin­ta­ge pa­ra mi­llen­nials.

Por mo­men­tos la pe­lí­cu­la jue­ga con eso: una vin­di­ca­ción es­té­ti­ca y con­ve­nien­te de la ra­za ne­gra, su cul­tu­ra y fuer­za. Le­jos de la po­ten­cia his­tó­ri­ca y po­lí­ti­ca de Mal­colm X, de la in­ti­mi­dad me­lan­có­li­ca de Crooklyn, de los pro­fun­dos per­so­na­jes de la Ho­ra 25 o de la con­tun­den­te re­pre­sen­ta­ción de la com­ple­ji­dad ra­cial de Es­ta­dos Uni­dos re­tra­ta­da en Do the Right Thing o Sum­mer of Sam, es­te po­dría pa­re­cer un Spi­ke Lee me­nos in­ci­si­vo. Sin em­bar­go, en eso ra­di­ca la fuer­za del hu­mor ne­gro (ja­más tan li­te­ral e iró­ni­co) de es­ta pe­lí­cu­la. A tra­vés de una ali­via­da na­rra­ción, la vio­len­cia que la­te por de­ba­jo se re­ve­la al des­nu­do y un res­pi­ro de es­pe­ran­za se abre ca­mino en tiem­pos acia­gos pa­ra los ne­gros del mun­do.

A la ri­sa co­mo for­ma de ven­gan­za, una ca­pa li­ge­ra que jue­ga con la reali­dad sin pre­ten­der ocul­tar­la, se su­man los re­cur­sos do­cu­men­ta­les del di­rec­tor co­mo in­ten­so pun­to de con­tras­te. La pe­lí­cu­la trans­cu­rre en­tre dos só­li­dos pa­rén­te­sis: por un la­do es­tán las es­ce­nas to­ma­das de Lo que el vien­to se lle­vó, con su exal­ta­ción de los con­fe­de­ra­dos en su es­fuer­zo por ex­pan­dir la es­cla­vi­tud du­ran­te la Gue­rra de Se­ce­sión, y en el otro ex­tre­mo, ma­te­rial de ar­chi­vo del resurgir de la su­pre­ma­cía blan­ca en tiem­pos de Trump, los vio­len­tos ata­ques trans­cu­rri­dos en Vir­gi­nia y de­cla­ra­cio­nes de odio abier­ta­men­te ex­pre­sa­das en los úl­ti­mos años en Es­ta­dos Uni­dos, un país que ha sal­ta­do de te­ner un pre­si­den­te ne­gro a ele­gir un go­bierno que em­pie­za a ce­rrar de ma­ne­ra si­mul­tá­nea las fron­te­ras y la aper­tu­ra a la di­fe­ren­cia.

Spi­ke Lee lo­gra ha­cer de ese in­có­mo­do cho­que una ex­pe­rien­cia hi­la­ran­te de fic­ción y una du­ra con­fron­ta­ción con el ri­gor de la reali­dad his­tó­ri­ca. El mo­men­to más lo­gra­do de esa ten­sión, en el cual una ce­re­mo­nia de ini­cia­ción del Ku Klux Klan trans­cu­rre de ma­ne­ra pa­ra­le­la a un en­cuen­tro en­tre Black Pant­hers, es acom­pa­sa­do por la voz vi­bran­te de Harry Be­la­fon­te na­rran­do las tor­tu­ras re­cien­tes su­fri­das por los ne­gros y por la so­bre­co­ge­do­ra mú­si­ca in­ci­den­tal del trom­pe­tis­ta de Nue­va Or­leans que ha acom­pa­ña­do al di­rec­tor neo­yor­quino en la ma­yor par­te de sus fil­mes. Las com­po­si­cio­nes mu­si­ca­les de Te­ren­ce Blan­chard in­yec­tan una con­mo­ción te­lú­ri­ca a aque­llo que, es­ce­nas atrás, al­ter­na­ba en­tre lo có­mi­co y lo trá­gi­co.

La his­to­ria de un país es­cri­ta con tin­ta ne­gra no pue­de bo­rrar­se tan fá­cil­men­te con ca­pu­cha blan­cas y cru­ces en lla­mas. La es­ce­na de Scar­lett O’ha­ra en­tre he­ri­dos de gue­rra ex­tra­ñan­do lo que el vien­to se lle­vó es re­em­pla­za­da por pu­ños ne­gros en al­to lu­chan­do por man­te­ner vi­va la lu­cha de Mar­tin Lut­her King, Jac­kie Ro­bin­son y Mal­colm X. Así mis­mo, co­mo res­pues­ta a un Do­nald Trump que ex­cu­sa a “las per­so­nas de­cen­tes” que mar­chan por la su­pre­ma­cía blan­ca, con Blackk­klans­man Spi­ke Lee de­vuel­ve su co­lor real a las cin­cuen­ta es­tre­llas y tre­ce fran­jas de su ban­de­ra. .

John Da­vid Wa­shing­ton, en el pa­pel de Ron Stall­worth, y Lau­ra Ha­rrier, co­mo Pa­tri­ce Du­mas, re­cuer­dan a Shaft y a An­ge­la Da­vis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.