De re­li­gio­sa a ac­triz porno

Es­ta his­to­ria co­mien­za en una co­mu­ni­dad in­dí­ge­na, pa­sa por un con­ven­to y ter­mi­na en el set de una pe­lí­cu­la tri­ple X. Yudy Re­gi­na Pi­ne­da es web­ca­mer y ac­triz porno, pe­ro a sus 28 años ya ha si­do mu­chas otras co­sas.

SoHo - Censurado (Colombia) - - News - POR: DA­NIEL RI­VE­RA MARÍN

Es una cria­tu­ra ex­tra­ña, si se quie­re ver­sá­til, que se do­bla fá­cil so­bre el eje del pla­cer. Por­que, am­bi­cio­sa, tie­ne dos pla­ce­res: el de la car­ne —“Yo soy muy ca­lien­te”— y el es­pi­ri­tual —“Mor, yo me voy a un re­ti­ro es­pi­ri­tual es­te fin de se­ma­na”—, y los dos con­vi­ven sin ra­biar en ese cuer­po ma­gro y ain­dia­do que con­ser­va una inocen­cia dul­ce, la ri­sa fá­cil. Ha­bla de se­xo co­mo si pu­die­ra echar­le fue­go a una ca­sa, ha­bla de Dios co­mo si pu­die­ra ca­mi­nar so­bre las aguas. Al­gu­nos po­drán en­con­trar en eso el pun­to má­xi­mo del ci­nis­mo, pe­ro ella ha­lla el pun­to me­dio en­tre la iden­ti­dad y la paz, en­tre el de­ber y el pla­cer.

Ca­mi­na por el ba­rrio Ca­la­tra­va de Ita­güí con la in­gra­vi­dez de la mu­jer que se sa­be be­lla. No da pa­sos, le­vi­ta co­mo si ca­mi­na­ra por la Quin­ta Ave­ni­da, in­mer­sa en la fil­ma­ción de una pe­lí­cu­la, de una co­me­dia ro­mán­ti­ca. Los ve­ci­nos ha­blan, cu­chi­chean, mien­tras ella pa­sa, se mon­ta en el ca­rro y di­ce: “Mu­cha­chos, allí vol­tea­mos a la de­re­cha”. Pe­ro Yudy Re­gi­na Pi­ne­da Vás­quez no sa­be cuál de las pe­que­ñas ca­lles la lle­va a su ca­sa o si va­mos en con­tra­vía ha­cia un cho­que inevi­ta­ble con­tra una mo­to. La tie­nen sin cui­da­do las re­glas de la vi­da prác­ti­ca, pa­re­ce. Cuan­do en­tra­mos por la ca­lle, ella gri­ta —con una ri­sa que re­mue­ve las ba­ses de las ven­ta­nas— que nos me­ti­mos mal, que, en efec­to, va­mos en con­tra­vía. Pe­ro ya no im­por­ta, al fon­do hay un par­quea­de­ro. Los ve­ci­nos la mi­ran: los hom­bres ba­rri­go­nes, las se­ño­ras con la es­co­ba en la mano, los mu­cha­chos con la ado­les­cen­cia re­ven­tán­do­les la ca­ra, las mu­cha­chi­tas con la ado­les­cen­cia ídem. La se­ña­lan, la juz­gan. Ella es una cria­tu­ra ex­tra­ña que ca­mi­na con el men­tón arri­ba pe­ro que pa­re­ce du­dar cuan­do da un pa­so, co­mo si de pron­to lo que tu­vie­ra en­fren­te no fue­ra ce­men­to fir­me, sino un hon­do abis­mo.

Vi­ve en un se­gun­do pi­so, don­de otros ami­gos tie­nen una pe­que­ña em­pre­sa en la que ofre­cen al­gún ser­vi­cio re­mo­to vía in­ter­net. Lo mis­mo que ella. La di­fe­ren­cia ra­di­ca en que ellos no se des­nu­dan. La ha­bi­ta­ción de Yudy es pe­que­ña, con per­sia­nas que la aís­lan del pa­si­llo en el que es­tán los equi­pos de sus ami­gos. Hay un compu­ta- dor, una cá­ma­ra de al­ta de­fi­ni­ción, un par de lu­ces y al­gu­nos con­so­la­do­res. Mien­tras ha­bla­mos el ca­lor se de­rra­ma so­bre no­so­tros co­mo un ja­ra­be y ella se ríe por­que aquel par­te de su es­tra­te­gia de se­duc­ción. Los clien­tes, cuan­do la ven su­dar co­pio­sa­men­te, creen que la ca­len­tu­ra, la pu­ra arre­che­ra, la ex­ci­ta­ción, la tie­nen así de em­pa­pa­da, pe­ro to­do es pro­duc­to del en­cie­rro y de la fal­ta de un ven­ti­la­dor. Yudy Re­gi­na, pa­ra no dar más ro­deos y por si el lec­tor no se ha da­do cuen­ta, es mo­de­lo web, se des­nu­da pa­ra sa­tis­fa­cer el de­seo de quien es­té dis­pues­to a pa­gar unos cuan­tos dó­la­res pa­ra sa­ciar su fe­ti­chis­mo.

Na­ció en un ca­se­río in­dí­ge­na de Ituan­go a co­mien­zos de la dé­ca­da del no­ven­ta. A ve­ces di­ce que es in­dí­ge­na, otras que sus pa­dres sí te­nían ras­gos in­dí­ge­nas, pe­ro que nun­ca la cria­ron ba­jo nin­gu­na nor­ma ét­ni­ca; di­ce que to­dos sa­ben en ese pue­blo del nor­te de An­tio­quia que el ca­se­río Pío X es de los em­be­rá y que to­dos los que lle­gan de allá son in­dí­ge­nas has­ta la mé­du­la. No es muy evi­den­te el tra­zo in­dí­ge­na en su ca­ra, pe­ro sí en los ojos enor­mes, que mi­ran el mun­do co­mo si es­tu­vie­ra re­cién he­cho, y en el pe­lo lar­go y li­so, se­gu­ra­men­te ne­gro en su co­lor na­tu­ral, hoy con vi­sos cas­ta­ños y ru­bios.

Cuan­do Yudy te­nía 2 años su fa­mi­lia de­jó el ca­se­río y se fue a vi­vir a Da­bei­ba, en el oc­ci­den­te de An­tio­quia, la puer­ta del Ura­bá. Por en­ton­ces es­tu­dia­ba en un co­le­gio fe­me­nino y re­ci­bía la vi­si­ta de mon­jas que dic­ta­ban el ca­te­quis­mo y bus­ca­ban ni­ñas que sin­tie­ran el lla­ma­do de Dios. Yudy ha­bló con sus pa­dres y a los 10 ter­mi­nó en el con­ven­to, don­de ayu­da­ba a las re­li­gio­sas con los queha­ce­res dia­rios e im­par­tía edu­ca­ción re­li­gio­sa a otros ni­ños. Veía a sus pa­dres to­dos los fi­nes de se- ma­na y creía que el sa­cri­fi­cio va­lía la pe­na.

“Co­no­cí a un ni­ño en la ca­te­que­sis y nun­ca se me ol­vi­da el nom­bre —pe­ro no lo di­ce por­que sa­be que en lo ocul­to es­tá el en­can­to—. El ni­ño te­nía co­mo 11 o 12 años, era un po­co ma­yor que yo. Me em­pe­zó a man­dar car­tas, a man­dar cho­co­la­ti­nas y esas tar­je­tas que se lla­ma­ban cre­den­cia­les. En­ton­ces ya em­pe­zó a gus­tar­me y yo pri­me­ro le de­cía que no po­día, que era prohi­bi­do. Pe­ro el ni­ño me em­pe­zó a gus­tar, de he­cho ha­blá­ba­mos mu­cho y to­do eso que pa­sa cuan­do uno se enamo­ra. Una vez fui­mos al ba­ño y allá nos di­mos un be­si­to y des­de ese día vi que no era lo co­rrec­to, me di cuen­ta de que ese de­seo iba en con­tra de lo que yo es­ta­ba ha­cien­do. A los días ha­blé con la her­ma­na y le di­je que no po­día es­tar más en el con­ven­to por­que ha­bía co­me­ti­do un pe­ca­do, que no es­ta­ba fir­me en to­do lo que me ha­bían pe­di­do ha­cer y to­das esas co­sas”.

Yudy cuen­ta su enamo­ra­mien­to de ado­les­cen­cia co­mo si hu­bie­ra su­ce­di­do ayer: se en­ro­je­ce, ríe es­tre­pi­to­sa­men­te, se ta­pa la ca­ra, ga­guea. Po­dría ser una po­se: la de una mu­jer que se fin­ge me­nor co­mo si ata­ca­ra un fe­ti­che, co­mo si in­vi­ta­ra al hom­bre con el que ha­bla a que la pro­te­ja has­ta el fin del mun­do. Pe­ro la his­to­ria la cuen­ta va­rias ve­ces y no pue­de di­si­mu­lar la ri­sa, el ru­bor que le en­cien­de las me­ji­llas co­mo dos man­za­nas bri­llan­tes en sus pó­mu­los al­ti­vos. De­jó en­ton­ces el con­ven­to, vol­vió a la es­cue­la y cum­pli­da la ley del de­seo su ni­ño se hi­zo hu­mo, se le des­va­ne­ció el gus­to en­tre las ma­nos.

Des­pués de Da­bei­ba, a los 14 años, lle­gó a vi­vir a Ita­güí, don­de se hi­zo acó­li­ta en una igle­sia has­ta que cam­bia­ron al sa­cer­do­te y re­nun­ció: col­gó los há­bi­tos a los que ha­bía re­nun­cia­do tan­to tiem­po an­tes. Lue­go que­dó en em­ba­ra­zo, se sa­lió del co­le­gio. “Mi ma­má respetó mi de­ci­sión, yo de­ci­dí sa­lir­me, pos­po­ner. No, con el pa­pá no nos hi­ci­mos no­vios. Fue un mo­men­to co­mo de lo­cu­ra, de atrac­ción y ya. Na­da más”. Lue­go va­li­dó el co­le­gio, se ga­nó una be­ca pa­ra es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de las Amé­ri­cas, en la que es­tu­dió se­cre­ta­ria­do eje­cu­ti­vo: “No con­ti­nué el es­tu­dio que que­ría por­que no te­nía to­dos los re­cur­sos”, di­ce con su voz de quie­bres

TER­MI­NÓ EN EL CON­VEN­TO, DON­DE AYU­DA­BA EN LOS QUEHA­CE­RES DIA­RIOS E IM­PAR­TÍA EDU­CA­CIÓN RE­LI­GIO­SA A OTROS NI­ÑOS.

su­ti­les: su voz es la de tan­tas mu­je­res de Me­de­llín, la voz que si­mu­la una ju­ven­tud ato­lon­dra­da, una inocen­cia he­cha de ma­qui­lla­je. Pe­ro su his­to­ria es tan in­con­clu­sa, tan sin re­torno, que esa si­mu­la­ción que­da he­cha añi­cos por el en­can­to de la re­tó­ri­ca. Di­ce que de­be to­mar pas­ti­llas de cuan­do en cuan­do, que sue­le de­pri­mir­se. Me la ima­gino ex­te­nua­da des­pués de sus jor­na­das de tra­ba­jo acu­dien­do a una píl­do­ra que la pri­ve del mun­do por unas ho­ras.

Se hi­zo pro­mo­to­ra de ven­tas y tra­ba­jó en Nestlé, cum­plió me­tas, ha­bló de yo­gu­res des­lac­to­sa­dos, de que­sos, de ce­rea­les mi­la­gro­sos que re­cu­pe­ran los há­bi­tos di­ges­ti­vos y qui­tan ki­los co­mo un ci­ru­jano con ofi­ci­na en la Mi­lla de Oro de Me­de­llín. Y un día, cuan­do es­ta­ba en un su­per­mer­ca­do en el ba­rrio Lau­re­les, una ami­ga le di­jo que le te­nía el ne­go­cio, era sim­ple y ren­ta­ble: empelotarse an­te una cá­ma­ra, usar unos cuan­tos vi­bra­do­res o, sim­ple­men­te, con­ver­sar de cual­quier in­tras­cen­den­cia con un ex­tra­ño. “Re­cuer­do que ese mis- mo día fui a la en­tre­vis­ta por­que que­da­ba cer­ca. El mu­cha­cho se llamaba Mi­guel. Me hi­cie­ron la prue­ba de cá­ma­ra, me que­dé es­pe­ran­do a que me di­je­ran si sí o si no. Em­pe­cé a reír­me, a bai­lar un po­co an­te la cá­ma­ra y ya ellos me di­je­ron que sí, que me apro­ba­ban. Em­pe­cé allá en un ho­ra­rio noc­turno, des­de las diez de la no­che has­ta las seis de la ma­ña­na. Tra­ba­jé co­mo cin­co me­ses. Allá ga­né muy po­co por­que

UN DÍA UNA AMI­GA LE DI­JO QUE TE­NÍA EL NE­GO­CIO, ERA SIM­PLE Y REN­TA­BLE: EMPELOTARSE AN­TE UNA CÁ­MA­RA.

no nos pa­ga­ban un buen por­cen­ta­je y to­ca­ba trans­mi­tir des­de el es­tu­dio”. Es­tu­vo va­rios me­ses sin tra­ba­jo, se de­pri­mió, se me­di­có, y la mis­ma ami­ga vol­vió a apa­re­cer, le ha­bló de Juan Bustos —quien hoy pue­de ser el hom­bre más im­por­tan­te en la in­dus­tria de las web­cam en Co­lom­bia, di­rec­tor de la pri­me­ra uni­ver­si­dad pa­ra web­ca­mers—, quien la en­tre­vis­tó, le vio la es­pal­da, los se­nos, la acep­tó y le pres­tó di­ne­ro pa­ra que com­pra­ra un buen compu­tador.

Le pre­gun­to por qué sus ve­ci­nos la mi­ra­ban mal en la ca­lle. “Mor, es que ha­ce unos días… ¿Tú co­no­ces a Ama­ran­ta Hank? Bueno, hi­ce una pe­lí­cu­la porno con ella que se lla­ma Mun­dial de ti­je­ras, la hi­ci­mos por los días del Mun­dial de Ru­sia y ese vi­deo em­pe­zó a ro­dar por aquí, se lo en­via­ban… Es que te voy a con­tar, eso fue una lo­cu­ra. Una lo­cu­ra to­tal. Lo­cu­ra to­tal. No sé, em­pe­za­ron a en­viar el vi­deo en­tre los unos y los otros. Yo pa­sa­ba y las chi­cas por acá de­cían: ‘Es que tú no la has vis­to en el vi­deo’. Me tra­ta­ron de les­bia­na. Que el vi­deo se lo iban a mos­trar a mis hi­jos. Ha­blé con ellos an­tes de que se lo mos­tra­ran. Les ex­pli­qué en qué tra­ba­ja­ba y có­mo tra­ba­ja­ba. Les ex­pli­qué que el he­cho de que es­tu­vie­ra ahí no que­ría de­cir que fue­ra les­bia­na. La ni­ña me lo ha res­pe­ta­do de­ma­sia­do. Lo que me di­jo fue: ‘De ma­las la gen­te, ma­mi, yo la apo­yo’. Siem­pre me ha apo­ya­do. De he­cho, cuan­do no me co­nec­to me di­ce: ‘Ma­mi, por qué no se co­nec­ta’. Que­dé en bo­ca de mu­cha gen­te. ¿Qué me di­ces? Nooo, no, en la igle­sia no me di­cen na­da. Me con­fie­so mu­cho con el pa­dre. No quie­re de­cir que por­que tra­ba­je en es­to no pue­do en­trar a la ca­sa de Dios, él di­ce que la ca­sa de Dios es pa­ra to­dos. Yo en­tro nor­mal, lo más de­cen­te que pue­do es­tar. Cuan­do sal­go de allá sien­to una paz enor­me”.

Di­ce que quie­re ha­cer otra pe­lí­cu­la, que si Dios quie­re se­rá pron­to. Es una mu­jer ex­tra­ña, en­can­ta­do­ra, que se des­li­za co­mo un fu­nam­bu­lis­ta por la cuer­da del­ga­da de la cor­du­ra es­pi­ri­tual y el desafue­ro del cuer­po. Pue­de in­cen­diar una ca­sa, pue­de ca­mi­nar so­bre el agua. .

FO­TO­GRA­FÍA: DA­NIEL BE­DO­YA / ASIS­TEN­TE DE FO­TO­GRA­FÍA: LUI­SA PI­NE­DA / DI­REC­CIÓN DE AR­TE: ALE­JAN­DRA RA­MÍ­REZ / MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO: MAR­CE­LA TANO / PRO­DUC­CIÓN BOGOTÁ: NI­CO­LÁS FER­NÁN­DEZ Y MAR­CE­LA CAR­VA­JAL AGRA­DE­CI­MIEN­TOS: LUCKY WO­MAN, WWW. LUCKYWOMAN. COM. CO/ ES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.