El re­gre­so de Ti­ger Woods

De ser el nú­me­ro uno del golf en el mun­do pa­só al es­cán­da­lo de su di­vor­cio, a de­cla­rar­se adic­to al se­xo, a ser arres­ta­do, a su­frir cua­tro ope­ra­cio­nes en la co­lum­na y a no ga­nar tor­neos. Cuan­do to­dos pen­sa­ban que ha­bía to­ca­do fon­do, el ído­lo re­su­ci­tó.

SoHo - Censurado (Colombia) - - News - POR: MA­RIA­NA TO­RO NA­DER

Gros­so mo­do, la vi­da de Ti­ger Woods pa­re­cía re­su­mir­se con el re­frán “el que sube co­mo pal­ma cae co­mo co­co”. A los años de triun­fos, di­ne­ro y lu­jo les si­guie­ron los es­cán­da­los se­xua­les, el di­vor­cio, la ma­la ra­cha, las di­fi­cul­ta­des de sa­lud y has­ta un arres­to. Ha­ce un año y me­dio, el otro­ra de­por­tis­ta me­jor pa­ga­do de la his­to­ria a du­ras pe­nas po­día ca­mi­nar. Pe­ro el 23 de sep­tiem­bre de es­te año de­jó ca­lla­dos a sus crí­ti­cos y con la bo­ca abier­ta al mun­do. En­tre los gri­tos de la fa­na­ti­ca­da enar­de­ci­da, en un re­gre­so sin pre­ce­den­tes, ga­nó su pri­mer tor­neo en cin­co años y de­mos­tró que su ca­rre­ra aún no ha lle­ga­do a su fin.

LA G L O R IA

A me­dia­dos de los no­ven­ta, sien­do un jo­ven ama­teur, Ti­ger ju­gó en Au­gus­ta en un tor­neo en el que es­ta­ban los gi­gan­tes del golf Jack Nic­klaus y Ar­nold Pal­mer, y los de­jó ató­ni­tos con un ti­ro de 215 yar­das hie­rro 3. Se­gún el ca­nal de golf de NBC, Nic­klaus, el me­jor de to­dos los tiem­pos con 18 tí­tu­los ma­jor, di­jo que Pal­mer y él es­tu­vie­ron de acuer­do en que ese mu­cha­cho los su­pe­raría.

A El­drick ‘Ti­ger’ Woods lo cria­ron pa­ra ga­nar. Cuan­do te­nía ape­nas un año sus pa­dres, Earl Woods, ve­te­rano de la Gue­rra de Viet­nam, y Kul­ti­da Pun­wa­sad, una se­cre­ta­ria tai­lan­de­sa, le re­ga­la­ron su pri­mer pa­lo de golf. A los 2 años sa­lió con Bob Ho­pe en el pro­gra­ma The Mi­chael Dou­glas Show pa­ra mos­trar su ta­len­to de gol­fis­ta na­to. Cuan­do en­tró al prees­co­lar en Cy­press, Ca­li­for­nia, era el úni­co ni­ño de co­lor, por lo que sus com­pa­ñe­ros lo ata­ron a un ár­bol el pri­mer día de co­le­gio, le ti­ra­ron pie­dras y le es­cri­bie­ron en­ci­ma la pa­la­bra “ne­gro”. Pe­ro su ra­za no lo pu­so en des­ven­ta­ja. El ado­les­cen­te pro­di­gio lle­gó be­ca­do a la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, don­de co­men­zó a mos­trar­se en múl­ti­ples even­tos del golf.

Co­men­zó co­mo pro­fe­sio­nal en 1996 y, en po­co más de una dé­ca­da, ob­tu­vo un pal­ma­rés de 14 ma­jors: cua­tro tí­tu­los del Mas­ters de Au­gus­ta en 1997, 2001, 2002 y 2005, cua­tro del cam­peo­na­to PGA en 1999, 2000, 2006 y 2007, tres del Abier­to Bri­tá­ni­co en 2000, 2005 y 2006 y tres del Abier­to de Es­ta­dos Uni­dos en 2000, 2002 y 2008. Ha ro­to to­dos los ré­cords. Es el gol­fis­ta que más se­ma­nas ha si­do nú­me­ro uno en el es­ca­la­fón mun­dial, con ma­yor por­cen­ta­je de bir­dies por ron­da, me­jor me­dia de gol­pes, más vic­to­rias an­tes de cum­plir 30 años y un lar­go et­cé­te­ra.

Su ra­cha ga­na­do­ra era tal que no so­lo le llo­vían los pa­tro­ci­na­do­res, sino que tam­bién hi­zo que au­men­ta­ra el bo­tín en las pre­mia­cio­nes. En 2001 es­cri­bió el li-

bro de golf más ven­di­do de la his­to­ria, How I play golf, con 1,5 mi­llo­nes de co­pias en su pri­me­ra edi­ción. En 2005, con in­gre­sos ne­tos de 87 mi­llo­nes de dó­la­res, se ubi­có en el ran­king de For­bes co­mo el de­por­tis­ta me­jor pa­ga­do del mun­do y, se­gún la re­vis­ta Golf Di­gest, en 2007 su­peró las ga­nan­cias com­bi­na­das de los 70 me­jo­res gol­fis­tas del PGA Tour.

En los años 2000, co­mo par­te de su es­tra­te­gia de mer­ca­deo, sus co­la­bo­ra­do­res le di­je­ron que ya iba sien­do ho­ra de que aña­die­ra una fa­mi­lia a su ecua­ción de éxi­to. En el Abier­to Bri­tá­ni­co de 2001, el gol­fis­ta Jes­per Par­ne­vik y su es­po­sa, Mia, le pre­sen­ta­ron a la des­pam­pa­nan­te y gla­cial mo­de­lo sue­ca Elin Nor­de­gren, quien tra­ba­ja­ba co­mo ni­ñe­ra mien­tras es­tu­dia­ba Psi­co­lo­gía In­fan­til. Des­pués de mu­cho in­sis­tir, Ti­ger con­si­guió que sa­lie­ra con él y, en 2004, se ca­sa­ron en Bar­ba­dos en una bo­da que cos­tó 1,5 mi­llo­nes de dó­la­res.

‘El Ti­gre’ nun­ca ha es­ca­ti­ma­do en gas­tos. Tie­ne ca­rros cos­to­sos, ya­tes de en­sue­ño, ha cons­trui­do mi­llo­na­rios cam­pos de golf y has­ta mon­tó un res­tau­ran­te de lu­jo en Palm Beach. Su man­sión en Ju­pi­ter Is­land, Flo­ri­da, que cuen­ta con su pro­pio cam­po de golf, es­tá ava­lua­da en 60 mi­llo­nes de dó­la­res. En 20 años de ca­rre­ra, For­bes cal­cu­la que ha ga­na­do más de 1600 mi­llo­nes de dó­la­res y, se­gún el pe­rio­dis­ta Ron Si­rak, tie­ne una ju­bi­la­ción ase­gu­ra­da con una pen­sión de 20 mi­llo­nes de dó­la­res del PGA Tour. Hoy es el nú­me­ro 16 en la lis­ta de atle­tas me­jor pa­ga­dos.

EL CA LVARI O

Acos­tum­bra­dos a los éxi­tos, el gla­mour y la son­ri­sa es­te­lar de Ti­ger Woods, na­die es­pe­ra­ba lo que su­ce­dió el 27 de no­viem­bre de 2009. A las dos de la ma­ña­na, las au­to­ri­da­des en­con­tra­ron su Ca­di­llac Es­ca­la­de ac­ci­den­ta­do con­tra un ár­bol y un hi­dran­te a po­cos me­tros de su man­sión en la Flo­ri­da. Una am­bu­lan­cia lo lle­vó al hos­pi­tal, pe­ro no ha­bía su­fri­do gol­pes ma­yo­res. Aun­que la fa­mi­lia in­ten­tó ocul- tar lo su­ce­di­do, pron­to se su­po la ver­dad. Su es­po­sa aca­ba­ba de des­cu­brir­le una in­fi­de­li­dad y lo per­si­guió, pa­lo de golf en mano, has­ta ha­cer­lo es­tre­llar del sus­to.

El es­cán­da­lo to­mó di­men­sio­nes inima­gi­na­das. La pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión Ra­chel Uchi­tel era so­lo una de la de­ce­na de mu­je­res que afir­ma­ron en la pren­sa ha­ber te­ni­do en­cuen­tros se­xua­les con el in­sa­cia­ble y, se­gún lo que di­je­ron va­rias de ellas, bien do­ta­do de­por­tis­ta mien­tras es­ta­ba ca­sa­do. Su co­lec­ción de aman­tes in­cluía me­se­ras, da­mas de com­pa­ñía y ac­tri­ces porno. “Te­nía un vo­raz ape­ti­to se­xual que no con­se­guía cal­mar en ca­sa”, le di­jo a la

re­vis­ta Va­nity Fair Mindy Law­ton, me­se­ra del res­tau­ran­te don­de re­gu­lar­men­te iba la fa­mi­lia Woods y con quien Ti­ger tu­vo un amo­río por 14 me­ses.

Po­co tiem­po des­pués, ‘el Ti­gre’ anun­ció su re­ti­ro in­de­fi­ni­do de los cam­pos de golf pa­ra de­di­car­se a su mu­jer y a sus dos hi­jos, Sam Ale­xis y Char­lie Axel. El 19 de fe­bre­ro dio una dis­cul­pa pú­bli­ca en una rue­da de pren­sa. Con su ma­dre pre­sen­te afir­mó: “Fui in­fiel, tu­ve aven­tu­ras”. Se de­cla­ró adic­to al se­xo y ex­pre­só su in­ten­ción de in­gre­sar a una reha­bi­li­ta­ción de 45 días pa­ra cu­rar­se.

Pe­ro la sue­ca no lo per­do­nó. Se di­vor­cia­ron en 2010, en una de las se­pa­ra­cio- nes más ca­ras de la his­to­ria. Al co­mien­zo se es­pe­cu­ló que Nor­de­gren se que­da­ría con 750 mi­llo­nes de dó­la­res, lo cual su­pe­ra­ba in­clu­so la for­tu­na que le ava­lua­ba For­bes al gol­fis­ta. Fi­nal­men­te, su mu­jer se que­dó con 100 mi­llo­nes, una ci­fra más al­ta que la de su acuer­do pre­nup­cial. Más de 16 mi­llo­nes de dó­la­res por año de ma­tri­mo­nio, 10 mi­llo­nes de dó­la­res por af­fai­re.

En el país de la mo­ra­li­na, era de es­pe­rar­se que el es­cán­da­lo se­xual re­per­cu­tie­ra so­bre la bi­lle­te­ra del gol­fis­ta. Su con­fe­sa adic­ción le cos­tó cin­co pa­tro­ci­na­do­res y 50 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les. Ni­ke, Ko­wa y Gi­llet­te se que­da­ron con él, pe­ro lo de­ja­ron Ga­to­ra­de, AT&T, Ge­ne­ral Mo­tors, Golf Di­gest y la con­sul­to­ra Ac­cen­tu­re.

Cuan­do pu­do re­cu­pe­rar­se del show me­diá­ti­co, re­ple­to de ti­tu­la­res ama­ri­llis­tas y bro­mas en in­ter­net, em­pe­zó a sa­lir con la es­quia­do­ra olím­pi­ca Lind­sey Vonn, pe­ro la re­la­ción se cor­tó en 2015 tras tres años de no­viaz­go. El ar­gu­men­to de am­bos fue la di­fi­cul­tad de ha­cer coin­ci­dir sus agen­das, pe­ro el Daily Mail re­ve­ló que se de­bía a que Woods ha­bía re­caí­do en su com­pul­sión. Los ta­bloi­des re­cor­da­ron las ex­plo­si­vas con­fe­sio­nes de sus aman­tes, que no le gus­ta­ba usar con­dón y que in­clu­so lle­ga­ba a gas­tar 40.000 dó­la­res en pros­ti­tu­tas en un so­lo fin de se­ma­na.

Sus ami­gos tra­ta­ban de de­fen­der­lo, de­cían que era una en­fer­me­dad, que co­mo no be­bía ni fu­ma­ba, ne­ce­si­ta­ba “aho­gar sus pe­nas de al­gu­na ma­ne­ra”, pe­ro las jus­ti­fi­ca­cio­nes no le sir­vie­ron de mu­cho an­te la opi­nión pú­bli­ca. Ade­más, ese mis­mo año, su cad­die, el neo­ze­lan­dés Ste­ve Wi­lliams, pu­bli­có el li­bro Out of the Rough (Fue­ra del cam­po), en el que cri­ti­ca­ba los ma­los tra­tos de Woods. “Me sen­tía co­mo su es­cla­vo”, de­nun­ció.

Es­cán­da­lo tras es­cán­da­lo, la sa­lud del ‘Ti­gre’ co­men­zó a fla­quear. En abril de 2014 lo ope­ra­ron por un ner­vio des­pla­za­do en la es­pal­da, en 2015 le in­ter­vi­nie­ron dos ve­ces el pin­za­mien­to y en abril de 2017 los mé­di­cos ope­ra­ron un dis­co que le cau­sa­ba

do­lor de ciá­ti­ca, es­pal­da y pier­nas. Le­sio­na­do y apa­bu­lla­do por su vi­da per­so­nal, no ha­bía un so­lo tor­neo en el que le fue­ra bien.

En ma­yo de 2017, la Po­li­cía lo en­con­tró dor­mi­do den­tro de su ca­rro a al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da y lo de­tu­vo por ma­ne­jar bo­rra­cho. La fo­to del arres­to le dio la vuel­ta al mun­do. Pe­ro las dos prue­bas de al­coho­le­mia die­ron re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos. El in­for­me to­xi­co­ló­gi­co de­mos­tró que lo que ha­bía con­su­mi­do Woods era un adic­ti­vo coc­tel mo­lo­tov de anal­gé­si­cos, an­sio­lí­ti­cos y me­di­ca­men­tos pa­ra el in­som­nio. Las au­to­ri­da­des lo sol­ta­ron, pe­ro tu­vo que so­me­ter­se a un pro­gra­ma de des­in­to­xi­ca­ción pa­ra no per­der la cus­to­dia de sus hi­jos.

E L R ENACER

Des­pués de los es­cán­da­los se­xua­les, el di­vor­cio, la reha­bi­li­ta­ción, el fra­ca­so pro­fe­sio­nal y cua­tro ope­ra­cio­nes de co­lum­na, a los 42 años, cuan­do el mun­do pen­sa­ba que ja­más vol­ve­ría a los cam­pos, Ti­ger Woods re­gre­só co­mo el Lá­za­ro del golf. Ter­mi­nó el úl­ti­mo día de tor­neo en el East La­ke Golf Club de Atlan­ta con uno so­bre par y un acu­mu­la­do de -11, que le die­ron su vic­to­ria nú­me­ro 80 del PGA Tour y lo acer­ca­ron un po­co más al ré­cord de Sam Snead, con 82.

‘El Ti­gre’ tu­vo que mor­der­se los la­bios pa­ra no llo­rar. La gen­te gri­ta­ba sin pa­rar “Ti-ger, Ti-ger”, y los en­car­ga­dos de se­gu­ri­dad tu­vie­ron que con­te­ner la ma­rea hu­ma­na. Des­pués de ce­le­brar el triun­fo con los bra­zos en al­to y con­te­nien­do las lá­gri­mas, les son­rió a los fa­ná­ti­cos y abra­zó a va­rios miem­bros de la éli­te del golf; a su cad­die, Joe La­ca­va; a su no­via, Eri­ca Her­man, y a su agen­te, Mark Stein­berg. “No ha­bría po­di­do ha­cer­lo sin la ayu­da de to­dos los que me ro­dean”, acep­tó.

Woods, con­si­de­ra­do por años un gol­fis­ta ran­cio, de­mos­tró que ha cam­bia­do y que su re­gre­so vie­ne acom­pa­ña­do de una hu­mil­dad que ha­bía de­ja­do sin es­tre­nar. Co­mo di­je­ron Jeff Be­ne­dict y Ar­men Ke­te­yian en su bio­gra­fía so­bre Ti­ger Woods de co­mien­zos de es­te año: “Co­mo un hom­bre trans­for­ma­do, es­ta­ba lis­to pa­ra mos­trar­les a sus hi­jos —y a una nue­va ge­ne­ra­ción de pro­fe­sio­na­les y fans— có­mo se ve una le­yen­da vi­vien­te”. .

Un irre­co­no­ci­ble Ti­ger Woods fue arres­ta­do en 2017 por con­du­cir en su­pues­to es­ta­do de em­bria­guez. Des­pués fue ab­suel­to.

Cuan­do era ape­nas un ado­les­cen­te, sus ri­va­les ya in­tuían que se ave­ci­na­ba la era del me­jor gol­fis­ta de la his­to­ria.

Su exes­po­sa, Elin Nor­de­gren, lo de­jó al des­cu­brir sus múl­ti­ples in­fi­de­li­da­des. La pre­sen­ta­do­ra Ra­chel Uchi­tel (re­cua­dro) fue una de sus aman­tes.

Su man­sión de Ju­pi­ter Is­land, en Flo­ri­da, tie­ne cam­po de golf pro­pio y es­tá ava­lua­da en 60 mi­llo­nes de dó­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.