Tes­ti­mo­nio Por qué creo en Dios, por Jo­ta­ma­rio Ar­be­láez, y Por qué no creo en Dios, por Eduar­do Es­co­bar

¿Por qué es­te poe­ta na­daís­ta se en­tre­gó ha­ce más de 25 años a la fe y es­pe­ra to­da­vía la se­gun­da lle­ga­da de Cris­to a la Tie­rra?

SoHo (Colombia) - - Sumario - POR JO­TA­MA­RIO AR­BE­LÁEZ

Creo en el Pa­dre, en el Hi­jo y, so­bre to­do, en el Es­pí­ri­tu San­to, quien me al­cahue­tea es­ta his­to­ria. No hu­bie­ra creí­do en Cris­to de no ha­ber­me he­cho digno de ello. He re­fe­ri­do mu­chas ve­ces de ma­ne­ra in­for­mal, no siem­pre con el áni­mo de que me crean sino de que va­lo­ren la ima­gi­na­ción que me acuer­dan, es­to que me co­men­zó a su­ce­der a los 26 años en Bo­go­tá, to­mán­do­me de sor­pre­sa y lle­nán­do­me de luces por don­de gi­re, es­pe­cie de vér­ti­go psi­co­dé­li­co que to­da­vía no ter­mi­na. Han pa­sa­do a par­tir de en­ton­ces otras dos ter­ce­ras par­tes de mi vi­da, a to­do dar las más ful­gu­ran­tes, sin que ha­ya en­con­tra­do el mo­men­to ni el lu­gar ade­cua­dos pa­ra ma­ni­fes­tar pú­bli­ca y con­vin­cen­te­men­te la so­li­ci­ta­da y es­pe­ra­da —por los maes­tros del Club de Arri­ba— y pro­me­ti­da con­fe­sión a los cua­tro vien­tos —que ya se me es­tá ven­cien­do— de que no so­lo es­toy con Cris­to, sino em­bo­ca­do de to­do co­ra­zón en la se­gun­da ges­ta crís­ti­ca que se­rá la de­fi­ni­ti­va. Eso de­be­ría ha­cer­lo des­de la Pla­za de San Pe­dro, en el Va­ti­cano, don­de ya he es­ta­do ins­pec­cio­nan­do. Pe­ro co­mo tie­ne un tu­fi­llo a cis­ma, no lo veo po­si­ble. La ma­yor par­te de las ve­ces se me ha to­ma­do a bro­ma, con­si­de­ran­do que las ma­ra­vi­llas que na­rro obe­de­cen sin du­da a la bue­na suer­te o a mi in­ve­te­ra­da exa­ge­ra­ción. Pa­ra otros esas apa­ren­tes bou­ta­des me­re­cen al­ta con­si­de­ra­ción y res­pe­to. Han si­do en­sa­yos de cum­pli­mien­to con los maes­tros que me con­vo­ca­ron a su cau­sa sin per­der del to­do la ima­gen de des­creí­do que su­pe ven­der con mi gru­po de es­cri­to­res te­rres­tres des­de que sur­gi­mos co­mo in­sur­gen­tes. En la re­vis­ta Soho me han su­ce­di­do par­te de es­tos ful­go­res, co­mo la re­cu­pe­ra­ción del pe­lo y el vue­lo en pa­ra­pen­te, en cu­ya úl­ti­ma cró­ni­ca re­cor­dé mi en­cuen­tro con Cris­to y con su prin­ci­pa­do de cons­pi­ra­do­res cis­má­ti­cos. Si así ha de lla­mar­se a quie­nes no tra­gan en­te­ro. Aho­ra es es­ta re­vis­ta la que me abre sus pres­ti­gio­sas y co­ti­za­das y muy leí­das pá­gi­nas pa­ra que des­nu­de mi al­ma en es­te rim­bom­ban­te ac­to de fe.

El jue­ves 23 de no­viem­bre de 1967, deam­bu­la­ba por Bo­go­tá he­cho un tan­go apa­che, ha­bía per­di­do a mi aman­te mo­de­lo, An­dré Bre­ton se ha­bía mar­cha­do en un ca­mión de mu­dan­zas, por­ta­ba una ve­né­rea de ca­ri­ño, no te­nía ni cin­co ni dón­de dor­mir, es­ta­ba sin un chim­bo, co­mo se di­ce, de mo­do que en­tré a to­mar­me mi úl­ti­ma cer­ve­za a ver qué pa­sa­ba en el bar Zhi­va­go, en la es­qui­na de la quin­ta con 23. De pronto se me acer­ca a la ba­rra un hom­bre de bar­ba y me pre­gun­ta si creo en pro­fe­tas. Le con­tes­to que sí, que in­clu­so creo yo ser uno, pe­ro que no ten­go quién me res­pal­de. Me pi­de en­ton­ces que lo acom­pa­ñe al es­tu­dio de la te­rra­za, don­de es­tá reuni­do con otros dos es­tu­dio­sos te­rres­tres y dos maes­tros de una di­men­sión di­fe­ren­te, quie­nes les han avi­sa­do de mi pre­sen­cia en es­te bar y de la ne­ce­si­dad de con­vo­car­me a la reunión. Al lle­gar, mi acom­pa­ñan­te, que se pre­sen­ta co­mo Rey­nal­do Co­ro­nel Arro­yo, me re­la­cio­na con los otros dos ca­ba­lle­ros, mu­cho gus­to, Clau­dio Ver­not y Li­bar­do Es­co­bar, quien apa­ren­te­men­te ma­ne­ja el tin­gla­do. Es­tán fren­te a una ta­bla Oui­ja en el sue­lo, cu­ya agu­ja via­je­ra emi­te su sa­lu­do se­gún lee uno: —Te pre­sen­ta­mos a Jo­ta­ma­rio. —Bien­ve­ni­do. Ha­ced ma­yor con­fi­den­cia y ex­pli­ca­ción y lo atien­do en 20 mi­nu­tos. Ha­bla­ré por Rey y lue­go por Li­bar­do. Clau­dio ha­ce de es­cri­ba.

POR QUÉ CREO EN DIOS

En son de relajo, los cir­cuns­pec­tos per­so­na­jes me cuen­tan que ha­ce unos me­ses co­men­za­ron, en la cár­cel Mo­de­lo don­de es­ta­ban, o es­tán, en­ce­rra­dos y con­de­na­dos (“¿Por qué?” —les pre­gun­té in­ge­nua­men­te—. “Por na­da. Asal­to a la fe pú­bli­ca, de eso nos acu­san” —me con­tes­ta­ron) a in­vo­car me­dian­te el jue­go de la Oui­ja a in­tere­san­tes per­so­na­jes pa­ra em­plear pre­cio­sa­men­te el tiem­po en el es­pi­ri­tis­mo: Ma­rilyn Mon­roe, Adol­fo Hitler, Jorge Elié­cer Gai­tán, Jo­sé Gre­go­rio Her­nán­dez, los mis­mos de siem­pre. Y que a pe­sar de que sa­bían que era un jue­go pe­li­gro­so por fac­ti­bles in­ter­fe­ren­cias de es­pí­ri­tus te­ne­bro­sos que bus­ca­rían per­der o ex­tra­viar a los con­vo­can­tes, en una de esas se­sio­nes se les apa­re­ció uno y lue­go dos y lue­go un ter­cer es­pí­ri­tu se­lec­to, quie­nes les prohi­bie­ron ese ti­po de prác­ti­cas, y si las ha­cían, so­lo de­bían in­vo­car­los a ellos, quie­nes en vis­ta de sus es­pí­ri­tus im­pe­tuo­sos de­be­rían re­ci­bir un men­sa­je de Cris­to que iba a sa­cu­dir de nue­vo la Tie­rra. O la his­to­ria. O am­bas. Se tra­ta­ba de San Agus­tín de Hi­po­na, San Ni­co­lás de To­len­tino y San Alon­so Rodríguez. El te­ma era que la se­gun­da ve­ni­da de Cris­to con­sis­ti­ría en que ven­dría a plan­tear cómo era en reali­dad su doc­tri­na, li­bre de las al­te­ra­cio­nes que se ha­bían he­cho pa­ra con­for­mar un cre­do “al ama­ño”. Ha­bía que res­ca­tar la ima­gen de Cris­to de las fal­sas igle­sias. Y pa­ra par­ti­ci­par en ello se les ne­ce­si­ta­ba, y se me ne­ce­si­ta­ba. La co­sa te­nía sen­ti­do. Se­gui­ría sien­do re­bel­de, afec­to a cau­sas per­di­das, y con las lar­gas plá­ti­cas de los tres maes­tros, so­bre to­do de San Ni­co­lás, que­dé con­vo­ca­do y com­pro­me­ti­do. Me ha­bían re­vi­si­ta­do el al­ma, es­car­ba­do mi dra­ma co­mo aman­te y co­mo es­cri­tor y co­mo pre­ten­di­do pro­fe­ta. A tra­vés del mé­dium par­lan­te Rey, uno de los maes­tros me dio la bienvenida y ter­mi­nó con es­tas pa­la­bras: “Te he es­co­gi­do por­que eres sig­ni­fi­ca­ti­vo den­tro de la lu­cha por la bús­que­da de la au­ten­ti­ci­dad del ser hu­mano cu­ya esen­cia has ne­ga­do a ve­ces más por es­can­da­li­zar que por ín­ti­ma con­vic­ción”. A lo que hu­be de res­pon­der: “To­do ser hu­mano tie­ne al­go de es­can­da­lo­so. Tal vez ha­ya si­do el escándalo la pie­dra más po­de­ro­sa de mi hon­da. Con al­go ten­go que ata­car”. A lo cual el san­to me re­pli­có con es­tas pa­la­bras que aún me re­sue­nan: “Jo­ta­ma­rio, va­mos a cau­sar el ma­yor escándalo en la his­to­ria de es­te pla­ne­ta. No lo du­des un so­lo ins­tan­te. Te lo di­ce Ni­co­lás de To­len­tino”. Me hi­cie­ron re­vol­car por el sue­lo con el in­for­me de que era la en­car­na­ción de Ne­rón, el im­pla­ca­ble ase­sino de pri­me­ros cris­tia­nos y que me to­ca­ría pur­gar esa fal­ta. En un mo­men­to da­do me pi­die­ron que gri­ta­ra ha­cia las es­tre­llas: “¡Cris­to, creo en ti!”; les con­fe­sé que no po­día, pues al­go in­te­rior me blo­quea­ba. En­ton­ces es­gri­mie­ron sus cris­tos y brin­ca­ron en los asien­tos gri­tan­do al uní­sono: “¡Re­tí­ra­te, Sa­ta­nás!”, y me arre­ba­ta­ron de las ga­rras del de­mo­nio mien­tras au­lla­ba de la im­pre­sión y el es­pan­to y to­do fue amen­guan­do has­ta ter­mi­nar en un ma­nan­tial de luces.

Vol­vie­ron a or­de­nar­me: “Aho­ra di fuer­te­men­te: ¡Cris­to, creo en ti!”. Se­guía sin po­der, pe­ro tran­si­gí: “¡Cris­to, quie­ro creer en ti!”. “¡Cree­rás. Ese se­rá tu escándalo!”, sen­ten­ció San Ni­co­lás a tra­vés de Clau­dio.

Se­guí te­nien­do ese ti­po de co­mu­ni­ca­cio­nes, al prin­ci­pio con el gru­po ini­cial, lue­go con dos, lue­go con uno y lue­go con los so­los maes­tros me­dian­te in­vo­ca­cio­nes di­rec­tas. Han si­do 50 años en que he si­do lle­va­do de su mano, ga­na­do ami­gos es­plén­di­dos, amo­res fue­ra de se­rie, opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, li­bros in­apre­cia­bles, via­jes fan­tás­ti­cos, to­do ti­po de pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos li­te­ra­rios. Pe­ro ya pre­ci­san­do, y en vis­ta de la se­gun­da ve­ni­da de Cris­to más bien cer­ca­na, no a juz­gar­nos a los vi­vos y a los muer­tos sino a re­plan­tear su doc­tri­na de amor y de en­ten­di­mien­to a par­tir de Co­lom­bia, ha­brá que es­tar aler­ta pa­ra de­te­ner al con­trin­can­te an­ti­cris­to. Y co­mo yo se­ré su en­car­na­ción pre­sen­te, la fun­ción es que ese an­ti­cris­to ac­tual sea ya un con­ven­ci­do cris­tiano; en vez de un enemi­go, un alia­do. Ya es­toy en con­tac­to con el vie­jo Ne­rón por el Sa­gra­do In­ter­net. Le ha­go una am­plia en­tre­vis­ta acer­ca de su vi­da que se lla­ma­rá Ne­rón An­ti­cris­to. Au­to­bio­gra­fía no au­to­ri­za­da. Tra­ta­ré de res­ca­tar por lo me­nos los tex­tos de sus poe­mas per­di­dos. En las plá­ti­cas lo con­du­ci­ré ha­cia Jesús, bus­can­do me­dian­te su arre­pen­ti­mien­to re­di­mir­lo de sus ho­rri­bles crí­me­nes. Ya hay una hi­pó­te­sis de que él no fue muer­to ni por mano aje­na ni pro­pia, sino que se es­con­dió de las con­tin­gen­cias del mun­do con su aman­te cris­tia­na y li­ber­ta ro­ma­na, Clau­dia Ac­tea. Ne­rón cris­tiano a la se­gun­da lle­ga­da de Cris­to, ¡qué ma­ra­vi­lla! Mi­sión en pro­ce­so de ser cum­pli­da. A pe­sar de es­tar su­frien­do en el pre­sen­te du­ras prue­bas de sa­lud fí­si­ca y mo­ral. Cómo no creer en Cris­to si es­toy tra­ba­jan­do pa­ra su cau­sa fu­tu­ra. Tan so­lo que­da un ca­bo suel­to. Mis maes­tros pre­pa­ran a un an­ti­cris­to con­ver­so que sea el Ne­rón con­ver­so va­cia­do en Jo­ta­ma­rio, J. Ma­rio Ar­be­láez. Se con­tem­pla en la pa­ru­sía que a la se­gun­da ve­ni­da el an­ti­cris­to enemi­go fe­roz que es­pe­re al Se­ñor sea na­da me­nos que un pa­pa. Y el pa­pa ac­tual también lle­va el nom­bre de Jo­ta­ma­rio, J. Ma­rio Ber­go­glio. Y ya vie­ne pa­ra Co­lom­bia. Es­pe­re­mos que en son de paz. Pa­ra no te­ner que apli­car el plan B. Doy fe.

A PE­SAR DE ES­TAR SU­FRIEN­DO EN EL PRE­SEN­TE DU­RAS PRUE­BAS DE SA­LUD FÍ­SI­CA Y MO­RAL... CÓMO NO CREER EN CRIS­TO SI ES­TOY TRA­BA­JAN­DO PA­RA SU CAU­SA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.