Dia­tri­ba Un pai­sa es­cri­be con­tra los pai­sas, por Héctor Rin­cón

Di­cen que los pai­sas son “echaos pa’ de­lan­te”, “be­rra­cos” y “pu­jan­tes”. Sin em­bar­go, uno de los pe­rio­dis­tas más im­por­tan­tes del país —an­tio­que­ño de pu­ra ce­pa, por cier­to— cues­tio­na las su­pues­tas bon­da­des de su te­rru­ño y se declara, sin nin­gún pu­dor, an­ti-

SoHo (Colombia) - - Sumario - Por HÉCTOR RIN­CÓN Ca­ri­ca­tu­ra MI­CO

Es­tos tiem­pos di­fí­ci­les, aun­que to­dos lo ha­yan si­do, co­mo di­ce Bor­ges, nos han co­gi­do con los pan­ta­lo­nes aba­jo, co­mo di­ría cual­quier ta­xis­ta; nos han co­gi­do sin con­fe­sar­nos, co­mo di­ría cual­quier ca­man­du­le­ro de los que que­dan; nos han co­gi­do co­mo un ven­da­val sin rum­bo, co­mo di­ce el bo­le­ro, y he aquí a An­tio­quia la re­cia, la om­ni­po­ten­te, la la­bo­rio­sa, pre­sen­cian­do el ver­gon­zo­so eclip­se que te­mía ese poe­ma tan pe­tu­lan­te y tan de­cla­ma­do de la muer­te de los abue­los.

Si­quie­ra se mu­rie­ron. Pa­sa­ron al otro la­do con­ven­ci­dos de la rec­ti­tud co­mo nor­ma y de la ge­ne­ro­si­dad co­mo re­qui­si­to. Par­tie­ron cuan­do la cre­di­bi­li­dad de la re­gión era só­li­da co­mo una cor­di­lle­ra y por eso des­de el cen­tro del po­der se pre­gun­ta­ban con ilusión qué pen­sa­ba An­tio­quia pa­ra tra­tar de ha­llar luces pa­ra un des­tino co­mún, y no co­mo en es­tos tiem­pos que se ave­ri­gua con mor­bo qué pa­sa en An­tio­quia pa­ra co­no­cer la pe­núl­ti­ma des­me­su­ra de la so­cie­dad o el úl­ti­mo des­va­río de sus po­lí­ti­cos ena­nos.

Tiem­pos aque­llos. La aus­te­ri­dad que pre­do­mi­na­ba le po­nía lí­mi­tes a la co­di­cia y por ello el re­frán aquel ape­nas era leí­do —y se­gui­do—, so­lo has­ta el “con­si­ga pla­ta, mi­jo, hon­ra­da­men­te, mi­jo”; pe­ro no ha­bía he­cho mu­ta­ción ha­cia el afo­ris­mo bru­tal del “con­si­ga pla­ta, mi­jo, hon­ra­da­men­te, si pue­de; si no, con­si­ga pla­ta, mi­jo”; man­da­mien­to que se vol­vió ge­né­ti­co y que ha im­pues­to un pa­trón men­tal en el que “to­do va­le na­da, si el res­to va­le me­nos”, pa­ra ci­tar a León de Greiff, uno de los fa­ros que ilu­mi­na­ron es­tas bre­ñas.

Di­je León de Greiff. ¿A quién de los que aho­ra man­dan le im­por­ta León de Greiff? ¿Quién de ellos sa­be quién es León de Greiff? Des­de lue­go que ni pa­ra go­ber­nar, ni pa­ra pen­sar, se ne­ce­si­ta re­ci­tar el “País del vien­to” ni sa­ber que es­cri­bió la “Can­ción de Ser­gio Ste­pansky”. Na­da de ello es re­qui­si­to pa­ra po­se­sio­nar­se. Pe­ro quizá si su­pie­ran al­go de esas ma­te­rias que enal­te­cie­ron el te­rru­ño y en otros tiem­pos con­quis­ta­ron ad­mi­ra­ción, el aho­ra go­ber­na­dor, a nom­bre de An­tio­quia, no se hu­bie­ra con­ver­ti­do en el haz­me­rreír del país cuan­do le re­ga­ló ca­te­go­ría de poe­ta ur­bano a alias Ma­lu­ma, a quien mu­chos juz­gan co­mo por­nó­gra­fo ba­ra­to con suer­te en la ávi­da in­dus­tria fo­no­grá­fi­ca.

Es que vis­tos los ac­tos, oí­das las pa­la­bras, sa­bi­das las in­ten­cio­nes y leí­dos los ala­ri­dos tui­te­ros de es­tos que aho­ra man­dan y re­pre­sen­tan a An­tio­quia, pa­re­ce que los hu­bie­ran va­cu­na­do con­tra to­do pa­sa­do y la An­tio­quia que es­tán pro­yec­tan­do es una An­tio­quia atorrante, pendenciera, ba­nal, sin­ver­güen­za, ca­na­lla y, en to­do ca­so, en con­tra­vía de los al­tos in­tere­ses de la pa­tria. Una An­tio­quia que, por los ma­los ejem­plos pre­sen­tes, sus­ci­ta un sen­ti­mien­to, el An­ti-oquia, al que aho­ra per­te­nez­co.

Co­mo en es­tos tiem­pos de bu­lla —qué al­ga­ra­bía, qué gri­te­río, qué con­fu­sión to­dos opi­nan­do de to­do, to­dos ha­blan­do sin al­zar la mano, to­dos ha­blan­do con los de­dos, to­dos di­cien­do o re­pro­du­cien­do mentiras —, co­mo en es­tos tiem­pos de al­bo­ro­to los dis­cos de la me­mo­ria es­tán lle­nos de ba­su­ras, quizá es útil re­cor­dar a al­gu­nos de quie­nes ha­bi­ta­ron e hi­cie­ron An­tio­quia. Tal vez pa­ra na­da. Tal vez con la ilusión de ha­llar im­pro­ba­bles lec­to­res. Tal vez pa­ra re­cor­dár­se­los a quie­nes go­bier­nan y man­dan sen­ta­dos en su pre­po­ten­cia de re­ye­zue­los a los que De Greiff re­tra­tó pre­mo­ni­to­ria­men­te en 1924 con al­gui­to más de fon­do y de for­ma que a los que aho­ra glo­ri­fi­can con me­da­llas y per­ga­mi­nos:

“Gen­te ne­cia,/lo­cal y cha­ta y roma./gran trá­fi­co en el mar­co de la pla­za./chis­mes./ Ca­to­li­cis­mo./y una to­tal inopia en los ce­re­bros./cual si to­do se fin­ca­ra en la ri­que­za,/en men­jur­jes bur­sá­ti­les/y en un ma­yor vo­lu­men de la pan­za”.

Ci­ta­ré, pues, al­gu­nos poe­tas y es­cri­to­res pa­ra que se re­cuer­de so­bre qué ta­len­tos se cons­tru­yó An­tio­quia y co­mo ayu­da gra­tis pa­ra que no se co­me­tan nue­vos desa­ti­nos que ha­gan pros­pe­rar el An­ti-oquia. Aun­que ya hu­bo otro tra­po su­cio, ori­gi­na­do en la mis­ma go­ber­na­ción

LA AN­TIO­QUIA QUE ES­TÁN PRO­YEC­TAN­DO ES ATORRANTE, PENDENCIERA, BA­NAL, SIN­VER­GÜEN­ZA Y VA EN CON­TRA­VÍA DE LOS AL­TOS IN­TERE­SES DE LA PA­TRIA.

del da­di­vo­so Luis Pérez, que co­rrió con la suer­te de ser la­va­do en ca­sa: hi­cie­ron una an­to­lo­gía de poe­tas mu­je­res (me­jor así que poe­ti­sas) y ¡pum! que les pa­re­ció que He­lí Ramírez, un hom­bra­zo, ca­ma­ja­nu­do y tal, era mu­jer. Y ahí que­dó.

Pie­dad Bon­nett, ha­blan­do de mu­je­res. Bar­ba Ja­cob, Cas­tro Saa­ve­dra, Gon­za­lo Arango, Víctor Ga­vi­ria, Me­jía-va­lle­jo, Da­río Ja­ra­mi­llo, Ma­ría Cris­ti­na Res­tre­po, Juan Ma­nuel Ro­ca, Fer­nan­do Gon­zá­lez, Efe Gómez, To­más Ca­rras­qui­lla, Ro­ge­lio Echa­va­rría, Jaime Ja­ra­mi­llo Es­co­bar, Juan Jo­sé Ho­yos, Héctor Abad Fa­cio­lin­ce, Epi­fa­nio Me­jía, Jorge Fran­co, Ma­rio Es­co­bar, Gre­go­rio Gutiérrez Gon­zá­lez, Eduar­do Es­co­bar, Jo­sé Ma­nuel Arango, Bal­do­me­ro Sa­nín, To­más Gon­zá­lez, Fer­nan­do Va­lle­jo, Luis Te­ja­da, Ma­nuel Uri­be Án­gel, Mar­co Fi­del Suá­rez y más no di­go por­que me can­so y los can­so. Ahh, y Fi­del Cano, cómo no.

Y agre­go un bre­ve lis­ta­do de pin­to­res, por si lle­ga el mo­men­to de otras con­de­co­ra­cio­nes se ten­ga en cuen­ta de qué se es­tá ha­blan­do an­tes de col­gar­le la me­da­lla a un gra­fi­te­ro. An­tio­quia ha si­do pin­ta­da por Ho­ra­cio Lon­gas, por Francisco Antonio Cano, por Dé­bo­ra Arango, por Eladio Vé­lez, por Fer­nan­do Bo­te­ro, por Jo­sé Antonio Suá­rez, por Luis Fer­nan­do Peláez, por Pe­dro Nel Gómez.

Hu­bo un tiem­po, el lar­go tiem­po de An­tio­quia, en el que sa­lían vo­ces tan pro­fun­das que quizá ne­ce­si­ta­ban de con­tras­tes ca­ri­ca­tu­res­cos pa­ra que no se cre­ye­ra que las mon­ta­ñas so­lo pa­rían me­lan­co­lías. Lo di­go por­que has­ta el mis­mo Ri­car­do Ren­dón, el mí­ti­co ca­ri­ca­tu­ris­ta de me­dia­dos del siglo XX, la­ce­ra­ba sin com­pa­sión y sin re­cu­rrir al chis­te pre­vi­si­ble o al jue­go de pa­la­bras es­co­lar. Y Me­li­tón Rodríguez y Ben­ja­mín de la Ca­lle, a fi­na­les del siglo XIX y co­mien­zos del XX, ha­cían de la fo­to­gra­fía un ar­te no re­crea­ti­vo sino un ins­tru­men­to pa­ra que se co­no­cie­ra el al­ma de la gen­te y de las co­sas.

(Un pa­rén­te­sis de ayu­da pa­ra los re­cién lle­ga­dos y, so­bre to­do, pa­ra los go­ber­nan­tes ac­tua­les de An­tio­quia y Me­de­llín: Ri­car­do Ren­dón, Me­li­tón Rodríguez y Ben­ja­mín de la Ca­lle son pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de An­tio­quia pa­ra Co­lom­bia. Del di­bu­jo y de la ca­ri­ca­tu­ra. Mé­tan­se a Wi­ki­pe­dia, aun­que sea…).

Es­ta­ba di­cien­do que hu­bo un tiem­po de vo­ces pro­fun­das. Hu­bo. No son es­tos de aho­ra, no, por­que cuan­do se oye ha­blar a es­tos per­so­na­ji­llos o cuan­do se leen sus tuits, pa­re­cen la re­en­car­na­ción de Mon­te­cris­to, con to­do res­pe­to por Mon­te­cris­to y es­pe­cial­men­te por Mon­te­cris­te­so, el per­so­na­je que se le an­ti­ci­pó a la épo­ca sin que hu­bie­ra em­plea­do el re­pul­si­vo “par­ce”. Que es, por lo de­más, el úni­co vo­ca­blo que le fal­ta por usar al al­cal­de de Me­de­llín, Fe­de­ri­co Gutiérrez, pa­ra se­guir do­mi­nan­do en las en­cues­tas, que es su pro­gra­ma de go­bierno.

La po­pu­la­ri­dad, de la que se des­pren­de el populismo y ahí al la­di­to la de­ma­go­gia, es la me­ta. La de Gutiérrez, con su exa­ge­ra­do acen­to de pai­sa ba­rrio­ba­je­ro, pa­pá; con sus va­llas os­ten­si­bles e in­fan­ti­les por to­do Me­de­llín ha­blan­do al oí­do pa­ra des­per­tar un cho­vi­nis­mo tras­no­cha­do; con el ma­ne­jo del pre­su­pues­to de la cul­tu­ra con­di­cio­na­do a la pro­pa­gan­da que se le ha­ga a su go­bierno; con sus ban­da­zos pa­ra es­con­der la as­fi­xia por la con­ta­mi­na­ción, y con esa du­do­sa, siem­pre du­do­sa, po­si­ción po­lí­ti­ca fren­te al pro­ce­so de paz en el que le ha pren­di­do ve­li­tas al en­ten­di­mien­to y so­la­pa­dos ci­rios con in­cien­so a la po­si­ción de Uri­be, su je­fe ver­gon­zan­te.

Y de Pérez, el go­ber­na­dor, no se crea que es so­lo su pa­sión por el re­gue­to­ne­ro que le ma­ta lo que lo ha he­cho cé­le­bre. Pue­de que eso sea lo más no­to­rio por­que la fa­rán­du­la es una de­bi­li­dad nacional, pe­ro se ha dis­tin­gui­do por apli­car una po­lí­ti­ca de tie­rra arra­sa­da a lo que ha­bía: to­da una es­truc­tu­ra, una idea, un fu­tu­ro de tra­ba­jar por una An­tio­quia bien edu­ca­da, la ha echa­do pa­ra atrás por in­qui­nas con su an­te­ce­sor, lo que mues­tra uno de los in­gre­dien­tes mez­qui­nos de los que es­tá he­cha es­ta An­tio­quia de hoy. Y uno más: una opo­si­ción tai­ma­da al acuer­do de paz al re­cla­mar so­be­ra­nías fe­de­ra­les con cla­ras zan­ca­di­llas a un in­te­rés nacional pa­ra mor­der de la cau­da del “no” que fa­bri­có Uri­be con su me­ga­lo­ma­nía y sus des­tre­zas de cu­le­bre­ro.

A es­ta An­tio­quia, la que ha pro­du­ci­do la An­ti-oquia, ha con­tri­bui­do es­pe­cial­men­te el ex­pre­si­den­te con las do­tes que ya di­je. Y con al­go de pa­re­ci­do a Co­sia­ca, ese mito de fi­na­les del siglo XIX, tan que­ri­do y po­pu­lar en­ton­ces y tan re­cor­da­do siem­pre, quien se dis­tin­guió por la exa­ge­ra­ción y el em­bus­te. Co­mo es­ta­mos en una Co­lom­bia vo­ci­fe­ran­te, en­tre­ga­da a las re­yer­tas, de los an­tio­que­ños que han ocu­pa­do el más al­to car­go nacional el que so­bre­sa­le es el ener­gú­meno y no el sa­bio. Va­le en­ton­ces de­cir que hay otro ex­pre­si­den­te, ejem­plar, por­ta­dor de los va­lo­res de la pon­de­ra­ción y de la no­ble­za. Sa­lud, Be­li­sa­rio Be­tan­cur.

Y más que con la­men­to, con do­lor, di­go que a la ac­tual ima­gen de An­tio­quia también ha con­tri­bui­do la au­sen­cia de dos con­tra­pe­sos pe­sa­dos que se fue­ron ha­ce po­co y cu­yo va­cío se no­ta to­dos los días. Esas vo­ces lú­ci­das y opor­tu­nas. Fue­ron vi­das aus­te­ras y ser­vi­cia­les. Fue­ron pro­fun­dos y rec­tos y cul­tos. Qué or­fan­dad la de es­ta An­tio­quia de aho­ra sin Car­los Ga­vi­ria y Ni­ca­nor Res­tre­po.

Soho CO­LEC­CIÓN SA­VIA re­co­mien­da Héctor Rin­cón Sa­via Bo­tá­ni­ca y Gru­po Ar­gos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.