Hu­mor Si Caperucita Ro­ja hu­bie­ra te­ni­do ce­lu­lar, por Her­nán Cas­cia­ri

(Y OTRAS HIS­TO­RIAS CON MÓVIL IN­CLUI­DO) El crea­dor de la re­vis­ta Or­sai se aven­tu­ra a ima­gi­nar al­gu­nas de las tra­mas clá­si­cas de la li­te­ra­tu­ra, pe­ro aho­ra lle­nas de ‘wa­sap’ y men­sa­jes de tex­to.

SoHo (Colombia) - - Sumario - HER­NÁN CAS­CIA­RI Ca­ri­ca­tu­ra MA­TA­DOR Por

Ha­ce tiem­po le con­té a mi hi­ja un cuen­to in­fan­til muy fa­mo­so, el de Han­sel y Gre­tel de los her­ma­nos Grimm. En el mo­men­to más te­ne­bro­so de la aven­tu­ra los ni­ños des­cu­bren que unos pá­ja­ros se han co­mi­do las es­tra­té­gi­cas bo­li­tas de pan, un sis­te­ma muy sim­ple que los her­ma­ni­tos ha­bían idea­do pa­ra re­gre­sar a ca­sa. Han­sel y Gre­tel se des­cu­bren so­los en el bos­que, per­di­dos, y comienza a ano­che­cer. Mi hi­ja me di­ce, jus­to en ese pun­to de clí­max na­rra­ti­vo: “No im­por­ta. Que lla­men al pa­pá por el móvil”.

En­ton­ces pen­sé, por pri­me­ra vez, que mi hi­ja no tie­ne una no­ción de la vi­da aje­na a la te­le­fo­nía inalám­bri­ca. Y al mis­mo tiem­po des­cu­brí qué es­pan­to­sa re­sul­ta­ría la li­te­ra­tu­ra —to­da ella, en ge­ne­ral— si el te­lé­fono móvil hu­bie­ra exis­ti­do siem­pre, co­mo cree mi hi­ja de 4 años. Cuán­tos clá­si­cos ha­brían per­di­do su nu­do dra­má­ti­co,

cuán­tas tra­mas hu­bie­ran muer­to an­tes de na­cer y, so­bre to­do, qué fá­cil se ha­brían so­lu­cio­na­do los in­trín­gu­lis más cé­le­bres de las gran­des his­to­rias de fic­ción.

Pien­se el lec­tor, aho­ra mis­mo, en una his­to­ria clá­si­ca, en cual­quie­ra que se le ocu­rra. Des­de La Odi­sea has­ta Pi­no­cho, pa­san­do por El vie­jo y el mar, Mac­beth, El hom­bre de la es­qui­na ro­sa­da o La fa­mi­lia de Pas­cual Duar­te. No im­por­ta si el ar­gu­men­to es ele­va­do o po­pu­lar, no im­por­ta la épo­ca ni la geo­gra­fía.

Aho­ra pon­ga un te­lé­fono móvil en el bol­si­llo del pro­ta­go­nis­ta.

¿Qué pa­sa con la his­to­ria ele­gi­da? ¿Fun­cio­na la tra­ma co­mo una se­da, aho­ra que los per­so­na­jes pue­den lla­mar­se des­de cual­quier si­tio, aho­ra que tie­nen la op­ción de cha­tear, ge­ne­rar vi­deo­con­fe­ren­cias y en­viar­se men­sa­jes de tex­to? ¿Ver­dad que no fun­cio­na?

Con un te­lé­fono en las ma­nos, por ejem­plo, Pe­né­lo­pe ya no es­pe­ra con in­cer­ti­dum­bre a que el guerrero Uli­ses re­gre­se del com­ba­te. Caperucita aler­ta a la abue­la a tiem­po y la lle­ga­da del le­ña­dor no es ne­ce­sa­ria. El Co­ro­nel sí tie­ne quién le es­cri­ba al­gún men­sa­je, aun­que fue­se spam. Y Tom Saw­yer no se pier­de en el Mi­si­si­pi, gra­cias al ser­vi­cio de lo­ca­li­za­ción de per­so­nas de Te­le­fó­ni­ca. Y el chan­chi­to de la ca­sa de ma­de­ra le avi­sa a su her­mano que el lo­bo es­tá yen­do pa­ra allá. Y Ge­pet­to re­ci­be una aler­ta de la es­cue­la que le avi­sa que Pi­no­cho no llegó por la ma­ña­na.

Un enor­me por­cen­ta­je de las his­to­rias es­cri­tas —o can­ta­das, o re­pre­sen­ta­das— en los 20 si­glos que an­te­ce­den al ac­tual han te­ni­do co­mo prin­ci­pal fuen­te de con­flic­to la dis­tan­cia, el des­en­cuen­tro y la in­co­mu­ni­ca­ción. Han po­di­do exis­tir gra­cias a la au­sen­cia de te­le­fo­nía móvil.

Nin­gu­na his­to­ria de amor, por ejem­plo, ha­bría si­do trá­gi­ca o com­pli­ca­da si los aman­tes es­qui­vos hu­bie­ran te­ni­do un te­lé­fono en el bol­si­llo de la ca­mi­sa. La his­to­ria ro­mán­ti­ca por ex­ce­len­cia — Romeo y Ju­lie­ta, de Sha­kes­pea­re— ba­sa to­da su ten­sión dra­má­ti­ca fi­nal en una in­co­mu­ni­ca­ción for­tui­ta: la aman­te fin­ge un sui­ci­dio, el enamo­ra­do la cree muer­ta y se ma­ta, y en­ton­ces ella, al des­per­tar, se sui­ci­da de ver­dad.

Si Ju­lie­ta hu­bie­se te­ni­do te­lé­fono móvil, le ha­bría es­cri­to un ‘wa­sap’ a Romeo en el ca­pí­tu­lo seis:

“M HGO LA MUER­TA, PE­RO NO STOY MUER­TA. NO T PRCUPES NI HGAS IDIOTCES. BSO”.

Y to­do el gran­dí­si­mo pro­ble­món dra­má­ti­co de los ca­pí­tu­los si­guien­tes se ha­bría eva­po­ra­do. Las úl­ti­mas 40 pá­gi­nas de la obra no ten­drían go­lle­te, no se hu­bie­ran es­cri­to nun­ca, si en la Ve­ro­na del siglo XIV hu­bie­ra exis­ti­do la ban­da an­cha.

Mu­chas obras im­por­tan­tes, ade­más, ha­brían te­ni­do que cam­biar su nom­bre por otros más ade­cua­dos. La tec­no­lo­gía, por ejem­plo, ha­bría des­te­rra­do por com­ple­to la so­le­dad en Ara­ca­ta­ca y en­ton­ces la no­ve­la de Gar­cía Már­quez se lla­ma­ría Cien años sin co­ne­xión.

Sa­muel Bec­kett ha­bría te­ni­do que cam­biar el nom­bre de su fa­mo­sa tra­gi­co­me­dia en dos ac­tos por un tí­tu­lo más acor­de con los avan­ces téc­ni­cos. Por ejem­plo, “Go­dot tie­ne el te­lé­fono apa­ga­do o es­tá fue­ra del área de co­ber­tu­ra”, la his­to­ria de dos hom­bres que es­pe­ran, en un pá­ra­mo, la lle­ga­da de un ter­ce­ro que no apa­re­ce nun­ca o que se que­dó sin sal­do.

En la obra El JPG de Do­rian Grey, Os­car Wil­de hu­bie­ra con­ta­do la his­to­ria de un jo­ven que se man­tie­ne siem­pre lo­zano y sin arru­gas en vir­tud a un pac­to con Ado­be Pho­tos­hop, mien­tras que en la car­pe­ta Images de su te­lé­fono una fo­to de su ros­tro se pi­xe­la sin re­me­dio, pau­la­ti­na­men­te, has­ta per­der de­fi­ni­ción.

La bru­ja del clá­si­co Blan­ca­nie­ves no con­sul­ta­ría to­das las no­ches al es­pe­jo quién es la mu­jer más be­lla del mun­do, por­que el cos­te por lla­ma­da al orácu­lo se­ría de 1,90 eu­ros la co­ne­xión y 0,60 eu­ros el mi­nu­to; se con­ten­ta­ría con pre­gun­tar­lo una o dos ve­ces al mes. Y al fi­nal se can­sa­ría.

También no­so­tros nos can­sa­ría­mos, nos abu­rri­ría­mos, con es­tas his­to­rias de so­lu­ción au­to­má­ti­ca. To­das las in­tri­gas, los se­cre­tos y los des­tiem­pos de la li­te­ra­tu­ra —los gran­des obs­tácu­los que siem­pre ge­ne­ra­ron las gran­des tra­mas— fra­ca­sa­rían en la era de la te­le­fo­nía móvil y del wi­fi.

To­do ese ma­ra­vi­llo­so ci­ne ro­mán­ti­co en el que, al fi­nal, el mu­cha­cho co­rre co­mo lo­co por la ciu­dad, a con­tra re­loj, por­que su ama­da es­tá a pun­to de to­mar un avión, se so­lu­cio­na hoy con un ‘wa­sap’ de cua­tro lí­neas.

Ya no hay ese apu­ro cur­si, ese re­mor­di­mien­to, aque­lla ex­pli­ca­ción que nun­ca lle­ga; no hay que de­te­ner los avio­nes ni cru­zar los ma­res. No hay que de­jar bo­li­tas de pan en el bos­que pa­ra re­cor­dar el ca­mino de re­gre­so a ca­sa.

La te­le­fo­nía inalám­bri­ca nos va a en­tor­pe­cer las his­to­rias que con­te­mos de aho­ra en ade­lan­te. Las ha­rá más tris­tes, me­nos so­se­ga­das, mu­cho más pre­de­ci­bles.

Y me pre­gun­to: ¿no es­ta­rá aca­so ocu­rrien­do lo mis­mo con la vi­da real?, ¿no es­ta­re­mos pri­ván­do­nos de aven­tu­ras no­ve­les­cas por cul­pa de la co­ne­xión per­ma­nen­te? ¿Al­guno de no­so­tros, al­gu­na vez, co­rre­rá de­ses­pe­ra­do al ae­ro­puer­to pa­ra de­cir­le a la mu­jer que ama que no suba a ese avión, que la vi­da es aquí y aho­ra?

No. Le en­via­re­mos un ‘wa­sap’ las­ti­mo­so, un men­sa­je bre­ve des­de el sofá. Cua­tro lí­neas con ma­yús­cu­las. Quizá le ha­re­mos una lla­ma­da per­di­da y cru­za­re­mos los de­dos pa­ra que ella, la mu­jer ama­da, no ten­ga su te­le­fo­ni­to en mo­do vi­bra­dor. ¿Pa­ra qué ha­cer el es­fuer­zo de vi­vir al bor­de de la aven­tu­ra si al­go siem­pre nos va a in­te­rrum­pir la in­cer­ti­dum­bre? Una lla­ma­da a tiem­po, un men­sa­je binario, una alar­ma.

Nues­tro cie­lo ya es­tá in­fec­ta­do de se­ña­les y se­cre­tos: cui­da­do que el du­que es­tá yen­do allí pa­ra ma­tar­te; ojo que la man­za­na es­tá en­ve­ne­na­da; no vuel­vo es­ta no­che a ca­sa por­que he be­bi­do; si le das un be­so a la mu­cha­cha, se despierta y te ama; pa­pá, ven a bus­car­nos que unos pá­ja­ros se han co­mi­do las mi­gas de pan.

Nues­tras tra­mas es­tán per­dien­do el bri­llo —las es­cri­tas, las vi­vi­das, in­clu­so las ima­gi­na­das— por­que nos he­mos con­ver­ti­do en hé­roes pe­re­zo­sos.

NUES­TRO CIE­LO YA ES­TÁ IN­FEC­TA­DO DE SE­ÑA­LES Y SE­CRE­TOS: CUI­DA­DO QUE EL DU­QUE ES­TÁ YEN­DO A MA­TAR­TE; OJO QUE LA MAN­ZA­NA ES­TÁ EN­VE­NE­NA­DA...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.