Con­sul­to­rio se­xual Se­xo des­pués de te­ner hi­jos y cómo ha­cer sex­ting

PA­RA HOM­BRES Y MU­JE­RES

SoHo (Colombia) - - Sumario -

Mi es­po­sa y yo siem­pre iem­pre he­mos te­ni­do bue­na ac­ti­vi­dad se­xual pe­ro des­de que na­ció mi hi­jo, ha­ce un año, nos cues­ta te­ner las mis­mas ga­nas y ca­si siem­pre es­ta­mos can­sa­dos. ¿Qué po­de­mos ha­cer ? Es muy nor­mal y hay de­ce­nas de ives­ti­ga­cio­nes que lo com­prue­ban. La más com­ple­ta fue he­cha en 2015 por la Universidad de Cam­brid­ge y es­tu­dió el com­por­ta­mien­to se­xual de más de 5000 pa­re­jas con ni­ños de has­ta 5 años. La con­clu­sión: hay tiem­po pa­ra to­do me­nos pa­ra el se­xo. La lle­ga­da de un nue­vo miem­bro a la fa­mi­lia cam­bia los ho­ra­rios y los tiem­pos li­bres de los pa­dres. Eso in­flu­ye di­rec­ta­men­te en la li­bi­do. El psi­có­lo­go y te­ra­peu­ta se­xual bri­tá­ni­co Che­lon E. Lea­vitt lo re­afir­ma: “Cual­quier tiem­po li­bre que los pa­dres pri­mí­pa­ros tie­nen pre­fie­ren usar­lo pa­ra dor­mir que pa­ra el se­xo”. En­ton­ces, ¿qué ha­cer? Se­rá di­fí­cil, sí, pe­ro es im­por­tan­te que en­cuen­tre mo­men­tos opor­tu­nos y les ha­ga es­pa­cio a otras ac­ti­vi­da­des que lo di­vier­tan, lo sa­quen de la ru­ti­na y le re­cuer­den co­sas que quizá per­dió con la lle­ga­da de su hi­jo. Lea­vitt re­co­mien­da tra­tar de sa­lir de los lu­ga­res co­mu­nes y pro­po­ner­le a su es­po­sa si­tua­cio­nes en las que am­bos sal­gan fa­vo­re­ci­dos pa­ra vol­ver a te­ner se­xo: una es­ca­pa­da de fin de se­ma­na, por ejem­plo. Es cier­to que us­ted y su es­po­sa pue­den te­ner mie­do de de­jar so­lo por pri­me­ra vez a su hi­jo, pe­ro créa­nos: no pa­sa na­da si su be­bé es­tá dos días con los abue­los. Lo cla­ve es que su es­po­sa es­té de acuer­do y pue­da re­la­jar­se pa­ra que am­bos dis­fru­ten sin amar­gar­se. In­tén­te­lo y ve­rá. Via­jo mu­cho por tra­ba­jo y es com­pli­ca­do te­ner se­xo con mi no­vio. Por eso, se me ocu­rrió que pue­do en­trar en la on­da del sex­ting, pe­ro no sé bien cómo ha­cer­lo y me da pe­na. ¿Al­gún con­se­jo? Es en­ten­di­ble que ten­ga ner­vios y des­con­fian­za de in­ter­cam­biar­se men­sa­jes y fo­tos eró­ti­cas con su pa­re­ja, pe­ro, aun­que le pue­de pa­re­cer al­go nue­vo, el sex­ting es más co­mún de lo que pien­sa. Un es­tu­dio de la Universidad de Drex­ler, en Fi­la­del­fia, Es­ta­dos Uni­dos, recopiló in­for­ma­ción al respecto de 3500 hom­bres y mu­je­res en­tre los 18 y 55 años y las con­clu­sio­nes ha­blan por sí so­las: el 88 % ha prac­ti­ca­do sex­ting y el 75 % lo ha he­cho con su pa­re­ja es­ta­ble. Es de­cir que 3 de ca­da 4 pa­re­jas lo ha­cen. Ade­más, el 55 % de los en­cues­ta­dos ase­gu­ró que al ha­cer­lo sin­tió más se­gu­ri­dad con su pa­re­ja. Pe­ro eso no quie­re de­cir que de­ba de­jar de te­ner cui­da­do cuan­do lo prac­ti­que y que arran­que a man­dar selfies ya mis­mo. Mu­cho ojo, por­que cual­quier fo­to o vi­deo se pue­de vol­ver vi­ral y lo úl­ti­mo que us­ted quie­re es al­go pri­va­do en ma­nos de otros. Por eso, a pe­sar de te­ner to­da la con­fian­za del mun­do, no so­bra que le de­je cla­ro a su no­vio que cual­quier con­te­ni­do es so­lo de los dos. Aho­ra, ¿cómo em­pie­za el sex­ting? No lo ha­ga for­za­do, de­je que la con­ver­sa­ción flu­ya y pro­cu­re ha­cer­lo cuan­do am­bos ten­gan el tiem­po y es­tén sin­to­ni­za­dos. Lue­go, tra­te de es­me­rar­se en las fo­tos y, ló­gi­co, pí­da­le una re­tri­bu­ción pa­ra que la co­sa sea equi­ta­ti­va. Ah, y no so­bra de­cir­le que es ideal ha­cer­lo en apli­ca­cio­nes co­mo Snap­chat, que lue­go eli­mi­nan el con­te­ni­do... y me­jor si las fo­tos que man­da son del cue­llo pa­ra aba­jo, uno nun­ca sa­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.