Zo­na cró­ni­ca En las en­tra­ñas de la dark web, por Ch­ris­top­her Tib­ble

EN LAS EN­TRA­ÑAS DE LA

SoHo (Colombia) - - Sumario - Por CRIS­TOP­HER TIB­BLE Ilus­tra­ción AL­BER­TO MO­RA­LES

El mer­ca­do vir­tual me pe­día usua­rio y con­tra­se­ña. En al­gu­nos fo­ros de in­ter­net ya ha­bía leí­do al respecto: no de­bía, ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, pro­veer pa­la­bras que me pu­die­ran iden­ti­fi­car. Na­da de nom­bres de fa­mi­lia­res, na­da de mas­co­tas de in­fan­cia, na­da de hob­bies, a me­nos que qui­sie­ra co­rrer el ries­go de que, en unos días, la po­li­cía tum­ba­ra la puer­ta de mi ca­sa. Así que mi­ré al­re­de­dor: una pi­la de li­bros arru­ma­dos en mi bi­blio­te­ca. Es­co­gí el pri­me­ro que me sal­tó a la vis­ta, una no­ve­la que ha­bía leí­do de ado­les­cen­te. In­tro­du­je su nom­bre y au­tor en las ca­si­llas co­rres­pon­dien­tes. Usua­rio: Jo­seph­he­ller22. Con­tra­se­ña: Catch22. A con­ti­nua­ción leí el men­sa­je de bienvenida de Alp­ha­bay Mar­ket, uno de los prin­ci­pa­les mer­ca­dos ne­gros de la dark web: “Wel­co­me, Jo­seph­he­ller22”.

De in­me­dia­to me sor­pren­dió su pro­fe­sio­na­li­dad. El por­tal no so­lo ofre­ce pá­gi­nas de so­por­te, fo­ros, men­sa­jes e in­for­ma­ción so­bre tasas de cam­bio, sino que, al me­jor es­ti­lo de Ama­zon, or­de­na sus pro­duc­tos por ca­te­go­rías: Frau­de, Jo­yas y oro, Dro­gas y quí­mi­cos, Ar­mas, en­tre mu­chos otros. Tie­ne, a su vez, pro­mo­cio­nes dia­rias. En esa pri­me­ra vi­si­ta los ítems es­tre­lla eran una on­za de ce­ra de can­na­bis, 14 gra­mos de co­caí­na pe­rua­na, dos on­zas de ma­rihua­na Pi­neap­ple Kush, pas­ti­llas de Xa­nax y la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir 100 dó­la­res en 6500 por me­dio de du­do­sas ope­ra­cio­nes bur­sá­ti­les. Des­pués de na­ve­gar un tiem­po en­tre los más de 300.000 pro­duc­tos a la ven­ta —des­de tar­je­tas de

En un rin­cón anó­ni­mo de in­ter­net ope­ran mer­ca­dos de dro­gas, hac­kers, si­ca­rios y pe­dó­fi­los. Un pe­rio­dis­ta se le mi­dió a na­ve­gar­lo a fon­do, en ex­clu­si­va pa­ra y des­cu­brió to­do lo que hay en las ca­pas me­nos vi­si­bles de la red.

cré­di­to ro­ba­das has­ta es­co­pe­tas Re­ming­ton, pa­san­do por la po­si­bi­li­dad de con­se­guir 100 se­gui­do­res en Ins­ta­gram por un dó­lar y cin­cuen­ta cen­ta­vos—, de­ci­dí bus­car a los ven­de­do­res co­lom­bia­nos. Pa­ra mi sor­pre­sa, so­lo en­con­tré uno.

Ac­ti­vo en Alp­ha­bay Mar­ket des­de mar­zo de 2015, Co­lom­bian Con­nec­tion tie­ne co­mo fo­to de per­fil un guan­te azul que sos­tie­ne un gra­mo de co­ca y una ban­de­ra co­lom­bia­na. Si bien hoy se de­di­ca más a ven­der sus­crip­cio­nes a pá­gi­nas de porno, co­mo Braz­zers, y pro­gra­mas pa­ra me­jo­rar el ano­ni­ma­to de per­so­nas en la dark web, en su pá­gi­na de usua­rio se des­cri­be a sí mis­mo co­mo “el úni­co ven­de­dor… que pue­de ofre­cer co­caí­na de al­ta ca­li­dad di­rec­ta­men­te des­de Co­lom­bia”. Ga­ran­ti­za, ade­más, que la pu­re­za de su co­ca os­ci­la en­tre “el 90 y el 95 %” y que ven­de a to­dos los paí­ses del mun­do, ex­cep­to a Es­ta­dos Uni­dos y a España, a tra­vés de un “sis­te­ma de em­pa­que dis­cre­to y si­gi­lo­so”. Co­lom­bian Con­nec­tion go­za de bue­na repu­tación en­tre sus usua­rios: en el úl­ti­mo año ha re­ci­bi­do 302 co­men­ta­rios po­si­ti­vos y ape­nas ocho ne­ga­ti­vos. Leí­das las opi­nio­nes y ana­li­za­dos los pro­duc­tos, hi­ce clic en el bo­tón “En­viar men­sa­je”. Me car­gó una pá­gi­na sen­ci­lla, si­mi­lar a un chat no­ven­te­ro. Sin mu­chas es­pe­ran­zas, ti­tu­lé el men­sa­je “Pe­rio­dis­ta co­lom­biano” y es­cri­bí:

—Ho­la. Soy un pe­rio­dis­ta que es­cri­be un ar­tícu­lo so­bre la dark web pa­ra la re­vis­ta Soho. Qui­sie­ra ha­cer­le unas pre­gun­tas. Cuén­te­me, por fa­vor, si po­de­mos ha­blar. Sa­lu­dos.

A los dos días, pa­ra mi sor­pre­sa, en­con­tré el si­guien­te men­sa­je en mi ban­de­ja de en­tra­da: —Ho­la, ami­go. Si quie­res en­vía­me un cues­tio­na­rio por es­ta vía y te res­pon­do lo que no me com­pro­me­ta.

Co­lom­bia­con­nec­tion.

*** Aun­que pa­ra los no ini­cia­dos la dark web sue­ne co­mo una tie­rra le­ja­na, ase­qui­ble ape­nas pa­ra los do­ta­dos en in­for­má­ti­ca, una es­pe­cie de sub­mun­do re­gi­do por hac­kers y con­tra­ban­dis­tas, en reali­dad es­tá a un par de clics. Lo úni­co que ne­ce­si­té pa­ra en­trar fue un brow­ser de li­bre cir­cu­la­ción y des­car­ga lla­ma­do The Onion Rou­ter (TOR), si­mi­lar a Goo­gle Ch­ro­me o Sa­fa­ri, pe­ro que se di­fe­ren­cia en un as­pec­to fun­da­men­tal: ba­jo la pre­mi­sa de me­jo­rar la pri­va­ci­dad y la se­gu­ri­dad de los usua­rios, TOR se co­nec­ta a las pá­gi­nas web por me­dio de una se­rie de tú­ne­les vir­tua­les en vez de usar una co­ne­xión di­rec­ta. En otras pa­la­bras: por me­dio

del brow­ser uno pue­de na­ve­gar in­ter­net de ma­ne­ra anó­ni­ma, sin re­ve­lar la hue­lla di­gi­tal del compu­tador.

La clan­des­ti­ni­dad de TOR per­mi­te, por ejem­plo, que usua­rios en­tren a pá­gi­nas nor­ma­les sin co­rrer el ries­go de ser per­fi­la­dos con fi­nes pu­bli­ci­ta­rios. También, que ac­ti­vis­tas es­qui­ven la cen­su­ra de go­bier­nos to­ta­li­ta­rios, que po­li­cías tra­ba­jen de ma­ne­ra ocul­ta en mi­sio­nes en­cu­bier­tas y, cla­ro, que cual­quie­ra pue­da en­trar a las pá­gi­nas de la dark web, que en el ca­so de TOR no ter­mi­nan con un “.com” sino con un “.onion”. Es­tas úl­ti­mas, va­le acla­rar, re­pre­sen­tan una por­ción mi­nús­cu­la de la deep web, tér­mino que reúne a to­dos los por­ta­les que no es­tán in­de­xa­dos en mo­to­res de bús­que­da co­mo Goo­gle o Yahoo! y que com­po­nen más del 90 % de in­ter­net. Cuan­do al­guien en­tra a tra­vés de su compu­tador a su cuen­ta ban­ca­ria o se “lo­guea” en Ama­zon pa­ra com­prar un pro­duc­to ca­se­ro, ha­ce uso de la deep web, pues esas pá­gi­nas no apa­re­cen en nin­gún bus­ca­dor por mo­ti­vos de pri­va­ci­dad. De ma­ne­ra si­mi­lar, las pá­gi­nas de la dark web bur­lan las “ex­ca­va­do­ras de URL” de Goo­gle y otros mo­to­res, pe­ro por un mo­ti­vo dis­tin­to: por­que ellas mis­mas no quie­ren ser en­con­tra­das.

Re­sul­ta iró­ni­co que, a pe­sar de alo­jar ser­vi­cios ocul­tos don­de pu­lu­lan ac­ti­vi­da­des ile­ga­les, TOR na­cie­ra co­mo un pro­yec­to de la Ar­ma­da de Es­ta­dos Uni­dos. En un es­fuer­zo por ga­ran­ti­zar la pri­va­ci­dad en lí­nea de sus fun­cio­na­rios y ayu­dar a sus agen­tes en­cu­bier­tos a ca­zar pi­llos ci­ber­né­ti­cos, la Ar­ma­da grin­ga desa­rro­lló el pro­gra­ma a me­dia­dos de los años no­ven­ta. Una dé­ca­da des­pués, sin em­bar­go, el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se lo abrió al pú­bli­co y se des­vin­cu­ló de él, por ra­zo­nes ob­vias: los agen­tes so­lo po­dían ac­tuar co­mo anó­ni­mos y lo­grar re­sul­ta­dos si el brow­ser era uti­li­za­do por mu­chas per­so­nas —mu­chos de­lin­cuen­tes— y no so­lo por fun­cio­na­rios del go­bierno grin­go. De to­das for­mas, des­de en­ton­ces el Es­ta­do no lo ha de­ja­do de fi­nan­ciar: apro­xi­ma­da­men­te el 60 % de las do­na­cio­nes del brow­ser han pro­ve­ni­do de los mi­nis­te­rios de De­fen­sa y de Es­ta­do, se­gún el pe­rió­di­co bri­tá­ni­co The Guar­dian. In­clu­so lo si­guió apo­yan­do des­pués de que TOR y la dark web en­tra­ran a ha­cer par­te de la jer­ga po­pu­lar, co­mo re­sul­ta­do del arres­to en 2013 de Ross Ul­bricht, el pre­sun­to crea­dor de su pri­mer gran mer­ca­do ne­gro: The Silk Road. Hoy, al­re­de­dor de dos mi­llo­nes de per­so­nas usan el brow­ser a dia­rio, se­gún ci­fras de The Tor Pro­ject, su pá­gi­na ofi­cial. En­tre es­tos se en­cuen­tran unos 6000 co­lom­bia­nos, nú­me­ro que pa­li­de­ce en com­pa­ra­ción con los usua­rios de Es­ta­dos Uni­dos (371.303), Rusia (206.411) o Ale­ma­nia (176.394).

Si bien lo úni­co ne­ce­sa­rio pa­ra in­gre­sar a las pá­gi­nas de la dark web es ba­jar­se TOR, el usua­rio pre­ca­vi­do pue­de to­mar me­di­das adi­cio­na­les. Pa­ra ma­xi­mi­zar su ano­ni­ma­to, tie­ne la op­ción de des­car­gar una “red pri­va­da vir­tual” (VPN, por su si­gla en in­glés), tec­no­lo­gía que per­mi­te cam­biar el IP del compu­tador —yo no lo hi­ce—. El si­guien­te pa­so es abrir el prin­ci­pal mo­tor de bús­que­da del brow­ser, lla­ma­do Duck­duck­go, y bus­car “The Hid­den Wi­ki”, una es­pe­cie de ho­ja de ru­ta pa­ra los si­tios web “.onion”. Una vez allí, el ba­zar abre sus puer­tas: con una ex­ten­sa ta­bla de con­te­ni­dos y un sin­fín de hi­per­víncu­los, uno en­cuen­tra mer­ca­dos de dro­gas, ser­vi­cios de hac­kers, in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da de los mer­ca­dos bur­sá­ti­les, bi­blio­te­cas con mi­lla­res de li­bros pa­ra des­car­gar de ma­ne­ra gra­tui­ta y por­ta­les de te­má­ti­cas tan dis­pa­res co­mo los tú­ne­les sub­te­rrá­neos que re­co­rren la universidad de Vir­gi­nia Tech o la poe­sía ama­teur.

En una de mis pri­me­ras vi­si­tas, ade­más de ba­jar­me unos li­bros de Gar­cía Már­quez, ter­mi­né en una pá­gi­na de si­ca­rios. Aun­que sus ser­vi­cios tie­nen fa­ma de ser es­ta­fas —por cul­pa del ano­ni­ma­to, en la dark web abun­dan las es­ta­fas—, me sor­pren­dió leer al­gu­nos de los per­fi­les. Uno de­cía: “Soy un exi­to­so psi­có­pa­ta que vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos. Ma­to per­so­nas por di­ver­sión y pla­cer. Si quie­re que ma­te a al­guien sién­ta­se li­bre de de­jar­me su in­for­ma­ción de con­tac­to. Ha­ré bá­si­ca­men­te cual­quier co­sa por una bue­na can­ti­dad de di­ne­ro”. Se su­po­ne que con­tra­tar a un si­ca­rio por la dark web cues­ta en­tre 7000 y 25.000 dó­la­res.

También me to­pé con fo­ros de víc­ti­mas de abu­sos se­xua­les y con otro en el que se dis­cu­tían mé­to­dos de sui­ci­dio. Y, cla­ro, en­tre los plie­gues me­nos vi­si­bles de “The Hid­den Wi­ki” también se en­cuen­tra el úni­co te­ma ta­bú en la dark web: la por­no­gra­fía in­fan­til. Aun­que abun­dan pá­gi­nas con es­te ti­po de ma­te­rial, hay va­rios por­ta­les que se de­di­can a ca­zar pe­dó­fi­los. En un fo­ro lla­ma­do “Res­pues­tas ocul­tas”, en­con­tré men­sa­jes tan per­tur­ba­do­res co­mo “[Bus­co] links pa­ra ver ‘cal­do de po­llo’ porno”. “Cal­do de po­llo”, co­mo me en­te­ra­ría des­pués en una reunión con la Po­li­cía, es la ex­pre­sión que se usa en es­pa­ñol pa­ra bus­car por­no­gra­fía in­fan­til en TOR y fue crea­da a par­tir de un jue­go de pa­la­bras ba­sa­do en las ini­cia­les del tér­mino en in­glés, child por­no­graphy.

*** Al po­co tiem­po de co­men­zar mis an­dan­zas por TOR, me di­ri­gí por la ave­ni­da 26 al Cen­tro Ci­ber­né­ti­co Po­li­cial, el en­te es­ta­tal que li­de­ra la lu­cha con­tra el ci­ber­cri­men en el país. En su ofi­ci­na cen­tral, don­de tra­ba­jan 84 de sus 240 fun­cio­na­rios, me en­tre­vis­té con su vo­ce­ro ofi­cial, quien no qui­so que su nom­bre fue­ra pu­bli­ca­do.

HOY, AL­RE­DE­DOR DE DOS MI­LLO­NES DE PER­SO­NAS USAN EL BROW­SER A DIA­RIO, SE­GÚN SU PÁ­GI­NA OFI­CIAL. EN­TRE ELLOS, UNOS 6000 CO­LOM­BIA­NOS.

En­tre­na­do por agen­tes eu­ro­peos en La Ha­ya, Paí­ses Ba­jos, me re­ci­bió en una pe­que­ña sa­la de es­pe­ra, no le­jos de los cuar­tos don­de va­rios ofi­cia­les ha­cían sus ron­das por in­ter­net, y me ex­pli­có que el cen­tro fue crea­do en 2012 co­mo una me­di­da pa­ra im­ple­men­tar la Ley de De­li­tos In­for­má­ti­cos, ex­pe­di­da en 2009. El or­ga­nis­mo es el pri­mer es­fuer­zo de su ti­po en Ibe­roa­mé­ri­ca y, en te­mas co­mo la dark web, tra­ba­ja de la mano de va­rias agen­cias ex­tran­je­ras, co­mo la Eu­ro­pol y el FBI.

“En no­viem­bre de 2014 par­ti­ci­pa­mos en nues­tra pri­me­ra ope­ra­ción internacional con­tra por­ta­les web que se de­di­can a la co­mer­cia­li­za­ción de dro­gas y pro­duc­tos ilí­ci­tos en in­ter­net —me di­jo el vo­ce­ro—. Se tra­tó de un es­fuer­zo li­de­ra­do por el FBI en el que ca­ye­ron mer­ca­dos ne­gros co­mo Silk Road 2.0. No­so­tros apor­ta­mos in­for­ma­ción de URL que en fo­ros eran iden­ti­fi­ca­dos co­mo co­lom­bia­nos”.

Aun­que el ano­ni­ma­to de TOR ha­ce que sea ca­si im­po­si­ble sa­ber quié­nes son realmente los usua­rios que na­ve­gan en sus pá­gi­nas, el cen­tro ya ha en­con­tra­do unos 280 por­ta­les que ofre­cen dro­gas a tu­ris­tas en Co­lom­bia. Aun­que ca­da día has­ta 19 po­li­cías en­tran a los mer­ca­dos ne­gros y a los fo­ros de la dark web, has­ta el mo­men­to no han po­di­do co­ger a na­die in fra­gan­ti. “Lo que sí he­mos he­cho es blo­quear si­tios. Si no se pue­de cap­tu­rar, se pue­den tum­bar las ollas. So­lo sa­be­mos si un co­lom­biano es­tu­vo ahí me­ti­do des­pués de ana­li­zar su compu­tador”. Eso, sin em­bar­go, no quie­re de­cir que no ha­yan rea­li­za­do tra­ba­jos en­cu­bier­tos en co­la­bo­ra­ción con agen­cias de otros paí­ses pa­ra acer­car­se a quie­nes co­me­ten de­li­tos.

En abril de es­te año, por ejem­plo, co­mo par­te de “otro es­fuer­zo internacional”, es­cua­dro­nes de la Po­li­cía arres­ta­ron en ho­ras de la ma­dru­ga­da a seis pre­sun­tos pe­dó­fi­los en Bo­go­tá, Ar­me­nia, Pas­to, Bu­ca­ra­man­ga, Gua­mal y So­ga­mo­so. Las re­da­das hi­cie­ron par­te de la ope­ra­ción Tan­ta­lio, res­pon­sa­ble de lle­var a la jus­ti­cia a 39 hom­bres de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca La­ti­na. El pro­yec­to ini­ció en la dark web, cuan­do las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las se in­fil­tra­ron en unos fo­ros de TOR en los que cir­cu­la­ban in­vi­ta­cio­nes pa­ra en­trar a gru­pos de pe­dofi­lia de What­sapp a cam­bio de di­ne­ro. “Des­pués de rea­li­zar el tra­ba­jo de in­fil­tra­ción, nos lla­ma­ron pa­ra de­cir­nos que seis nú­me­ros co­lom­bia­nos par­ti­ci­pa­ban en al­gu­nos de los 96 gru­pos de What­sapp don­de se subía y se des­car­ga­ba es­te ti­po de ma­te­rial”, ase­gu­ró el vo­ce­ro. Se cal­cu­la que en esa red cri­mi­nal se com­par­tie­ron más de 360.000 fo­to­gra­fías y vi­deos.

*** Mi pró­xi­ma pa­ra­da fue en la ca­sa de Ca­mi­lo So­to —el nom­bre fue cam­bia­do, por ob­vias ra­zo­nes—, quien me con­tó so­bre su ex­pe­rien­cia com­pran­do dro­gas a tra­vés de TOR. Con­su­mi­dor de áci­dos des­de los 19, du­ran­te años se acos­tum­bró a con­se­guir trips de los dea­lers que co­no­cía por me­dio de ami­gos. Pe­ro des­de 2014, sin em­bar­go, em­pe­zó a sen­tir que el LSD lo­cal te­nía unos efec­tos ra­ros: so­lo du­ra­ba un par de ho­ras y ha­cía vo­mi­tar a la gen­te. En­ton­ces se pu­so a in­ves­ti­gar en lí­nea y se en­te­ró de que ha­bía un nue­vo ti­po de áci­do lla­ma­do 25I-NBOME, pe­ro ni si­quie­ra era áci­do y, se­gún des­cu­brió, ha­bía inun­da­do el mer­ca­do co­lom­biano. Así que se con­si­guió vía Ama­zon un kit que ana­li­za la com­po­si­ción de las dro­gas y, tras com­prar­les LSD a unos diez dea­lers co­lom­bia­nos, se pu­so en la ta­rea de com­pro­bar su ca­li­dad. Re­sul­tó que, efec­ti­va­men­te, nin­guno era LSD.

Su suer­te cam­bió cuan­do un 31 de di­ciem­bre, en una fin­ca, un ami­go le co­men­tó que so­lo com­pra­ba áci­dos ale­ma­nes a tra­vés de la dark web. “Cuan­do lle­gué a mi ca­sa des­pués de esas va­ca­cio­nes, me pu­se a in­ves­ti­gar so­bre el te­ma. Co­mo me gus­ta to­do lo re­la­cio­na­do con la tec­no­lo­gía, no me cos­tó mu­cho tra­ba­jo. Al po­co tiem­po me ba­jé un VPN, des­car­gué TOR y me me­tí en los mer­ca­dos pa­ra em­pe­zar a mi­rar las ca­li­fi­ca­cio­nes de los ven­de­do­res. Des­pués de leer un mon­tón, en­con­tré uno con un feed­back muy po­si­ti­vo, un ho­lan­dés que lle­va­ba ven­dien­do unos seis o sie­te me­ses en un mer­ca­do lla­ma­do Ago­ra. Les con­té a va­rios ami­gos y en­tre to­dos de­ci­di­mos com­prar­le unos 300 trips usan­do Bit­coins (la mo­ne­da vir­tual no re­gu­la­da por nin­gún Es­ta­do o en­ti­dad fi­nan­cie­ra ofi­cial)”.

Pe­ro esa pri­me­ra ex­pe­rien­cia fue un fias­co. Al mo­men­to de ha­cer la transac­ción, So­to de­ci­dió no usar el es­crow que ofre­cía el mer­ca­do ne­gro (un sis­te­ma que le re­tie­ne el di­ne­ro al ven­de­dor has­ta que el com­pra­dor con­fir­me que re­ci­bió el pe­di­do). Op­tó, en cam­bio, por ha­cer el ne­go­cio di­rec­ta­men­te con el ven­de­dor, y se tro­pe­zó con un exit scam: una es­ta­fa co­mún en la dark web, en la que el dea­ler ven­de sus pro­duc­tos du­ran­te va­rios me­ses a pre­cios muy ba­jos pa­ra con­se­guir bue­nas ca­li­fi­ca­cio­nes has­ta que, ya con­so­li­da­da su repu­tación, de­ja de en­viar su mer­can­cía y se que­da con el di­ne­ro de los pe­di­dos que tie­ne en ese mo­men­to.

So­to to­mó la ex­pe­rien­cia co­mo un apren­di­za­je. Re­suel­to a con­se­guir sus áci­dos, de­ci­dió cam­biar de es­tra­te­gia:

AUN­QUE EL ANO­NI­MA­TO DE TOR HA­CE CA­SI IM­PO­SI­BLE SA­BER QUIÉ­NES NA­VE­GAN, LA PO­LI­CÍA YA HA EN­CON­TRA­DO 280 POR­TA­LES DE DRO­GA EN COL OMBIA.

“La se­gun­da vez la ju­ga­mos di­fe­ren­te. Co­mo te­nía una ami­ga en Ale­ma­nia, le es­cri­bí di­cién­do­le ‘voy a pe­dir dro­gas a tu ca­sa’. Aun­que al prin­ci­pio a ella no le gus­tó la idea, acep­tó cuan­do le con­té cómo fun­cio­na­ba la vuel­ta. En­ton­ces le pe­dí sus da­tos y, con los de­dos cru­za­dos, vol­ví a com­prar la mis­ma can­ti­dad de la pri­me­ra vez”. Dos días des­pués, llegó a la di­rec­ción de su ami­ga un so­bre blan­co, co­mún y co­rrien­te. Cuan­do ella lo abrió, se en­con­tró con un pa­pel grue­so, de car­tón, que de­cía al­go así co­mo “Gra­cias por su in­te­rés en los cur­sos de la Universidad de Ham­bur­go...”. Al acer­car el pa­pel a un fo­co de luz, pu­do des­cu­brir que, en­tre dos lá­mi­nas, se­lla­dos al va­cío, se en­con­tra­ban los 300 trips. Al día si­guien­te, en­vió la car­ta por co­rreo a Co­lom­bia. “Los agen­tes de la adua­na quizá re­vi­san pa­que­tes, pe­ro nun­ca car­tas, yo ya ha­bía ave­ri­gua­do en fo­ros”, di­ce So­to. El mes si­guien­te, le lle­ga­ron a su ca­sa, co­mo si na­da, la car­ta y el LSD.

*** Ya ha­cia el fi­nal de mi pe­ri­plo por la dark web, tras su­mer­gir­me en los fo­ros y mer­ca­dos de TOR, des­pués de con­ver­sar tan­to con la Po­li­cía Ci­ber­né­ti­ca co­mo con un ávi­do con­su­mi­dor de áci­dos, vol­ví a en­trar a Alp­ha­bay Mar­ket. En el bu­zón de en­tra­da te­nía un men­sa­je sin leer. Co­lom­bian Con­nec­tion ha­bía res­pon­di­do mis pre­gun­tas. Pri­me­ro, me con­fe­só que era un vie­jo usua­rio de la dark web, de los tiem­pos de Silk Road, cuan­do se me­tía en ese mer­ca­do pa­ra ven­der cuen­tas pi­ra­tea­das de di­ver­sos si­tios. Aun­que no qui­so en­trar en de­ta­lles so­bre su ope­ra­ción, no tu­vo pro­ble­mas en des­cri­bir a TOR co­mo “el Dis­ney­land de las dro­gas”: “Ha­go muy buen di­ne­ro en el mes, sin co­rrer nin­gún ries­go. Ten­go clien­tes que me com­pran ca­da se­ma­na y ca­da mes. Es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a ven­der en la ca­lle, mu­cho más se­gu­ro. La ver­dad es que so­lo he tra­ba­ja­do por aquí. A tra­vés de es­te me­dio, las transac­cio­nes son ab­so­lu­ta­men­te anó­ni­mas, nun­ca co­noz­co a mis clien­tes ni ellos a mí, no me ex­pon­go de nin­gu­na for­ma”. Co­lom­bian Con­nec­tion también me ase­gu­ró que él era uno de los ven­de­do­res me­jor va­lo­ra­dos en los mer­ca­dos ne­gros, ade­más del úni­co co­lom­biano: “Nun­ca he vis­to a otros que ope­ran por acá. Mu­chos se ha­cen pa­sar por co­lom­bia­nos pe­ro la ver­dad no tie­nen ni idea del país. Mu­chos aún uti­li­zan a Pa­blo Es­co­bar y a Me­de­llín co­mo re­fe­ren­cia pa­ra sus ne­go­cios. Pe­ro los co­lom­bia­nos sa­be­mos que eso ya es his­to­ria”. Y la his­to­ria, al pa­re­cer, hoy se em­pie­za a es­cri­bir en otro te­rri­to­rio: el de la dark web.

El mer­ca­do de dro­gas es am­plio en la dark web: se pue­de con­se­guir MDMA (arri­ba) y co­caí­na co­lom­bia­na (aba­jo). En el cen­tro, una pá­gi­na pa­ra fil­trar do­cu­men­tos a Wi­ki­leaks.

En las pá­gi­nas de la dark web se pue­den con­se­guir des­de fal­sos se­gui­do­res en Ins­ta­gram (arri­ba) has­ta vi­deos de zoo­fi­lia (cen­tro) y ven­ta de ma­rihua­na (aba­jo).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.