Fút­bol Real Madrid, tum­ba de fi­gu­ras, por Ni­co­lás Sam­per

Es el me­jor equi­po del mun­do, el que más ve­ces ha ga­na­do la Cham­pions y el sue­ño de cual­quier ju­ga­dor. Y, sin em­bar­go, son más los que­ma­dos que quie­nes lo­gran triun­far allá. ¿Por qué Ja­mes Rodríguez y otros cracks no han te­ni­do lu­gar en el equi­po me­ren­gue

SoHo (Colombia) - - Sumario - Por NI­CO­LÁS SAM­PER C. Ilus­tra­ción CRIS­TIAN ES­CO­BAR

Al­fre­do Di Sté­fano se en­se­ñó a mez­clar en un mis­mo coc­tel la fron­ta­li­dad y las ma­las pul­gas. Ese bre­ba­je pa­re­cía be­ber­lo a dia­rio. Ya eran tiem­pos en los que es­ta­ba muy le­jos de ha­cer ma­nio­bras y pi­rue­tas en la can­cha. Por cues­tio­nes de re­bo­te, le to­có ser DT del Real Madrid y ahí fue cuan­do un re­pre­sen­tan­te de fut­bo­lis­tas lo abor­dó, pen­san­do en re­for­zar su plan­ti­lla. Le ofre­ció un ju­ga­dor. Di Sté­fano le pre­gun­tó por sus ca­pa­ci­da­des. El agen­te pa­só sa­li­va, se ras­có la ca­be­za por­que sa­bía que el ar­gen­tino es­ta­ba ac­ti­van­do el coc­tel. Le res­pon­dió en me­dio de ti­tu­beos que no era un gran ju­ga­dor, pe­ro que te­nía al­go muy va­lio­so: era jo­ven.

Di Sté­fano, gru­ñen­do co­mo so­lo él lo sa­bía ha­cer, es­pe­tó una de las fra­ses que pin­ta­ron du­ran­te mu­cho tiem­po la po­lí­ti­ca de con­tra­ta­cio­nes en el equi­po blan­co: “Me de­cís que el fut­bo­lis­ta que pre­ten­de po­ner­se la ca­mi­se­ta de un club cin­co ve­ces cam­peón de Eu­ro­pa no es ta­len­to­so y lo de­fien­des di­cien­do que es jo­ven. ¡Si ade­más de po­co ta­len­to­so fue­ra vie­jo, es co­mo si me in­vi­ta­ras a sa­lir con una mi­na que ade­más de fea es an­ti­pá­ti­ca!”. La si­guien­te es­ce­na mues­tra al re­pre­sen­tan­te hu­yen­do des­pa­vo­ri­do y a la “Sae­ta Ru­bia” ce­rran­do el pu­ño y le­van­tán­do­lo al ai­re, de­jan­do es­ca­par un par de pu­tea­das di­ri­gi­das al in­de­li­ca­do mer­ca­chi­fle que que­ría ha­cer­le un gol.

Eso su­po ser el Real Madrid: un jo­ven que no sa­lía con feas y tam­po­co con an­ti­pá­ti­cas… pe­ro el mer­ca­do, las ci­fras ex­ce­si­vas de es­tos tiem­pos y las vuel­tas que da la vi­da han he­cho que al­gu­nas be­llas pre­ten­dien­tes ter­mi­nen trans­for­mán­do­se en bru­jas cuan­do se vis­ten de blan­co. Y cla­ro, también el Real ha com­par­ti­do ve­la­das frus­tran­tes con feas y an­ti­pá­ti­cas.

Des­de el ig­no­to El­vir Bal­ji, fi­gu­ra en la li­ga de Turquía con el Fe­ner­bahçe, que cuan­do se vis­tió con la ca­sa­ca me­ren­gue ter­mi­nó he­cho me­ren­gón. Y has­ta el mis­mí­si­mo Zi­ne­di­ne Zi­da­ne: el co­mien­zo del crack fran­cés en el cés­ped del es­ta­dio Santiago Ber­na­béu dis­ta mu­cho de aque­lla no­che con­sa­gra­to­ria en Glas­gow, con su in­mor­tal vo­lea an­te el ar­que­ro Hans-jörg Butt, del Ba­yer Le­ver­ku­sen, en la fi­nal de la Cham­pions Lea­gue de 2002. En su arran­que fue sil­ba­do, le pi­fia­ba a la pe­lo­ta. Pe­ro por eso Ba­lic es Ba­lic y Zi­da­ne al­can­zó a tre­par­se al es­ca­lón más al­to —en la can­cha y también en el ban­co— de una ins­ti­tu­ción que his­tó­ri­ca­men­te tie­ne co­mo con­sig­na ga­nar, a ve­ces al pre­cio que sea. Pue­de ser rom­pien­do el mer­ca­do. O tra­yen­do fi­gu­ras inal­can­za­bles, rocks­tars ti­po Beatles que lle­van a mi­les y mi­les de fa­ná­ti­cos ha­cia la ve­re­da blan­ca. En oca­sio­nes, pue­de ser for­zan­do la in­clu­sión de es­tas es­tre­llas en una for­ma­ción, co­mo cuan­do se pre­sio­na con fuer­za una fi­cha que no co­rres­pon­de al dia­gra­ma de un rom­pe­ca­be­zas. O también de­ján­do­las en la ban­ca, no por­que es­tén en ba­jo ni­vel ni mu­cho me­nos; to­do lo con­tra­rio: es pu­ra fal­ta de es­pa­cio. Es que la ca­ja de ins­truc­cio­nes del fút­bol so­la­men­te ad­mi­te rom­pe­ca­be­zas de on­ce pie­zas. Co­mo le ocu­rrió a Ja­mes Rodríguez.

DE DIDÍ A LOS ‘GA­LÁC­TI­COS’

Te­nía la me­jor pe­ga­da de ti­ro li­bre en esa épo­ca. Fue aquel que se in­ven­tó la fol­ha se­ca, una téc­ni­ca en la que el ba­lón es gol­pea­do fuer­te con la pun­ta del pie y par­te del em­pei­ne y que ge­ne­ra un ex­tra­ño efec­to en la bo­la: cuan­do pa­re­ce que se ele­va has­ta los cie­los, de pronto, sin en­ten­der cómo, ba­ja brus­ca­men­te pa­ra en­ga­ñar a los ar­que­ros. Era Didí, gran fi­gu­ra de Bra­sil en el Mun­dial de 1958, fi­cha­do por el Real Madrid en 1959 pa­ra que se unie­ra a una sin­fo­nía mon­ta­da por Di Sté­fano, Gen­to y Pus­kas. Nun­ca se en­ten­dió cómo se­me­jan­te crack no cua­jó en la “Ca­sa Blan­ca”; se ha­bló de ra­cis­mo en su con­tra —fue el pri­mer ne­gro que se pu­so la ca­mi­se­ta del Real—, se di­jo que su tem­pe­ra­men­to fuer­te se de­bi­li­tó en España de­bi­do a la le­ja­nía de su en­torno… es con­si­de­ra­do el pri­mer gran fias­co en cuan­to a con­tra­ta­cio­nes del club.

Eze­quiel Fer­nán­dez Moores es pe­rio­dis­ta. Ha es­cri­to pa­ra es­ta re­vis­ta y tan­tos me­dios más. Hi­zo to­da una ins­pec­ción so­bre el mí­ti­co bo­xea­dor ar­gen­tino Ringo Bo­na­ve­na y la plas­mó en su li­bro Dí­ga­me Ringo. Des­de Bue­nos Ai­res, me di­ce que no pue­de en­con­trar una so­la teoría que res­pal­de el fias­co que re­sul­tó Didí en su tiem­po: “Di Sté­fano cuen­ta en su bio­gra­fía que has­ta su es­po­sa le bus­có ca­sa a Didí cuan­do llegó a Real Madrid. Al­gu­nos atri­bu­ye­ron el fra­ca­so del gran bra­si­le­ño a cues­tio­nes de ra­cis­mo e im­pli­ca­ban al pro­pio Di Sté­fano. Pa­ra com­ple­tar —con­ti­núa Fer­nán­dez Moores—, la mu­jer de Didí tra­ba­ja­ba pa­ra una agencia de pren­sa y ella em­pe­zó a co­rrer el ru­mor de que cier­tos com­pa­ñe­ros de su ma­ri­do su­pues­ta­men­te pa­ga­ban no­tas a la pren­sa pa­ra que ha­bla­ra bien de ellos. En su li­bro, Al­fre­do, que era una ma­qui­ni­ta que lle­ga­ba de un área a otra, con­tó el problema de Didí en tér­mi­nos muy fut­bo­le­ros:

EL MER­CA­DO Y LAS CI­FRAS EX­CE­SI­VAS HAN HE­CHO QUE BE­LLAS PRE­TEN­DIEN­TES SE TRANS­FOR­MEN EN BRU­JAS AL VES­TIR­SE DE BLAN­CO.

‘Lo que pa­só fue que el ne­gro no co­rría’ (ne­gro en Ar­gen­ti­na sue­le usar­se de mo­do ca­ri­ño­so, no ra­cis­ta)”.

Pa­só Didí, pe­ro ca­si nun­ca fa­lla­ba el Real en sus con­tra­ta­cio­nes. Lue­go, la bre­cha de na­cio­na­li­da­des que se rom­pió con la Ley Bos­man —que, en­tre otras co­sas, per­mi­tía a los clu­bes con­tra­tar a cuan­to ju­ga­dor ex­tran­je­ro qui­sie­ra— ayu­dó a que la mi­ra te­les­có­pi­ca pa­ra cap­tar ta­len­tos se em­pa­ña­ra en oca­sio­nes. Cla­ro, en­tre Didí y la ley hu­bo mu­chos que, aun­que triun­fa­ron, se ter­mi­na­ron yen­do mal, y no por su ren­di­mien­to.

En una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en 1990 por la re­vis­ta El Grá­fi­co, a Ós­car Rug­ge­ri, cam­peón con Ar­gen­ti­na en el Mun­dial de 1986, le pre­gun­ta­ron por qué se fue sor­pre­si­va­men­te del club más desea­do por cual­quier ju­ga­dor pro­fe­sio­nal pa­ra po­ner­se la ca­mi­se­ta del Vé­lez Sars­field de su país. ¿Por qué ese re­gre­so abrup­to tras ha­ber lo­gra­do el tí­tu­lo de li­ga, tras ha­ber ju­ga­do 31 de los 38 par­ti­dos que lo lle­va­ron a él y sus com­pa­ñe­ros a ven­cer con hol­gu­ra en España, tras ha­ber mar­ca­do dos go­les en su pe­ri­plo ma­dri­dis­ta? Rug­ge­ri, ti­po fron­tal co­mo po­cos, co­men­tó que su suel­do era 50 ve­ces me­nor al del peor suel­do de la plan­ti­lla y que el en­tre­na­dor de en­ton­ces, John Ben­ja­min Tos­hack, no lo qui­so más. Tiem­po des­pués, en otras en­tre­vis­tas, el za­gue­ro cen­tral, que ju­gó al la­do de Mi­chel, Bu­tra­gue­ño, Ma­nuel Sanchís, Mar­tín Vás­quez y Par­de­za (la de­no­mi­na­da “Quin­ta del Bui­tre”, que fue co­mo ha­blar en épo­cas más cer­ca­nas de “la Ma­sía” de Xa­vi, Pu­yol, Bus­quets e Inies­ta en el Bar­ce­lo­na), co­men­ta­ba que aun­que te­nía cua­tro años de con­tra­to más, le di­je­ron que no ha­bía es­pa­cio pa­ra él. En­ton­ces, to­das las ma­ña­nas, Rug­ge­ri —quien no pen­sa­ba re­nun­ciar al di­ne­ro ya fir­ma­do— iba a los en­tre­na­mien­tos a to­mar el sol: lle­va­ba ga­fas ne­gras e in­sul­ta­ba a Tos­hack des­de el cos­ta­do del campo, mien­tras do­ra­ba su piel. La di­ri­gen­cia ce­dió a la pre­sión y de­ci­dió arre­glar con él.

A Clau­de Ma­ké­lé­lé, el vo­lan­te de mar­ca que tra­ba­ja­ba co­mo Pac-man mien­tras las fi­gu­ras se lu­cían, le pa­só al­go pa­re­ci­do: no sin­tió que el tra­ba­jo su­cio que rea­li­za­ba pa­ra que los de­más bri­lla­ran se pa­ga­ra bien. En­ton­ces dio el por­ta­zo y se fue a un lu­gar en el que lo apre­cia­ran más.

Fue­ron los tiem­pos del “equi­po ga­lác­ti­co”, aquel ape­la­ti­vo que le dio el pre­si­den­te del club, Flo­ren­tino Pérez, quien te­nía cla­ro que con po­der eco­nó­mi­co y aper­tu­ra de fron­te­ras el Real Madrid iba a ser el más gran­de del mun­do. Lo fue, cla­ro, pe­ro esa po­si­bi­li­dad de ser­vir­se de cual­quier ju­ga­dor co­mo ali­men­to del buf­fet también ayu­dó a fi­char mu­cho, y mal.

Beck­ham, fi­gu­ra me­diá­ti­ca y sin es­pa­cio en la ban­da de­re­cha me­ren­gue, por­que esa hec­tá­rea es­ta­ba des­ti­na­da pa­ra Luís Fi­go, de­bió des­pei­nar­se al la­do de Gu­ti pa­ra tra­tar de su­plir a Ma­ké­lé­lé en una po­si­ción aje­na pa­ra él. A pe­sar de los tra­ba­jos que pa­só en un lu­gar de la can­cha ajeno al su­yo, el in­glés de­bía ser siem­pre ini­cia­lis­ta por asun­to de mer­chan­di­sing.

Y vuel­ve Fer­nán­dez Moores a dar su opi­nión: “Sa­be­mos que des­de el arri­bo de Flo­ren­tino Pérez se pri­vi­le­gió a los ‘ga­lác­ti­cos’, es de­cir, ju­ga­do­res que, ade­más de ju­gar bien, te­nían que te­ner un ca­ris­ma es­pe­cial, ne­ce­sa­rio pa­ra ven­der ca­mi­se­tas has­ta en la Chi­na. ¿O aca­so no cuen­tan que Flo­ren­tino echó a Vi­cen­te del Bos­que por­que el DT era de­ma­sia­do se­rio, era ce­ro ven­de­dor de hu­mo? Aho­ra mis­mo di­cen que Ca­se­mi­ro es un triun­fo de Zi­da­ne, por­que Flo­ren­tino no lo que­ría ni ver. Ahí es­tá también el re­la­to de An­ce­lot­ti en su li­bro di­cien­do que sus pro­ble­mas co­men­za­ron cuan­do se ne­gó a po­ner a Ba­le de 9, co­mo se lo pi­dió el re­pre­sen­tan­te, ¡de­lan­te del pro­pio Flo­ren­tino! Y ahí es­tá también el des­pi­do que su­frió el pro­pio Val­dano cuan­do era di­rec­tor de­por­ti­vo. ‘El fút­bol es al­go de­ma­sia­do im­por­tan­te co­mo pa­ra de­jar­lo en ma­nos de ju­ga­do­res’, di­jo un eje­cu­ti­vo de Flo­ren­tino. Eso sí, con Mes­si ya por los 30, el fu­tu­ro de Real Madrid pin­ta mu­cho me­jor que el de Bar­ce­lo­na. Los res­pec­ti­vos ban­cos el otro día lo de­mos­tra­ban. En uno Is­co, Asen­sio y Ja­mes. En otro... An­dré Go­mes, sím­bo­lo del fias­co de la po­lí­ti­ca de fi­cha­jes de Bar­ce­lo­na. Ni can­te­ra, ni car­te­ra. El Madrid, siem­pre car­te­ra, tie­ne más fút­bol des­de la lle­ga­da de Zi­da­ne. Pe­ro, sa­be­mos, hay que ren­dir de en­tra­da y ven­der ca­mi­se­tas en Chi­na”.

MA­NUAL PA­RA TRIUN­FAR EN EL REAL MADRID

Es cues­tión de sen­tar­se con un par de ami­gos va­gos y ha­cer la lis­ta de nom­bres que pa­sa­ron por Real Madrid y no de­ja­ron la hue­lla que de ellos se es­pe­ra­ba: Van Der Vaart, Sneij­der, Rob­ben, Mu­ni­tis, Ca­na­les, Emerson, Ci­cin­ho, Dio­go, Sa­muel, Met­zel­der, Ro­bin­ho, Rin­cón, Ha­gi, Gra­ve­sen, Anel­ka, Cas­sano… ¿Es aca­so el Real Madrid una olla de pre­sión que no to­dos aguan­tan? ¿Es el club del mun­do con ma­yor exi­gen­cia por to­do lo que es­tá a su al­re­de­dor?

Qui­que Wolff apa­re­ció en el Real Madrid tras bue­nas tem­po­ra­das en un equi­po mo­des­to de las is­las Canarias: Las Pal­mas. El ar­gen­tino, que ju­ga­ba de la­te­ral, se pu­so la ca­mi­se­ta blan­ca en 68 oca­sio­nes y ga­nó dos li­gas, ade­más de apor­tar cua­tro go­les en su es­tan­cia. Des­de la ex­pe­rien­cia de ha­ber en­ten­di­do bien esa opor­tu­ni­dad del des­tino, su­po sa­car­le ju­go a un es­ce­na­rio que pa­ra cual­quie­ra es di­fí­cil: lle­gar y man­te­ner­se en el Real. Se­gún Wolff, quien hoy es uno de los pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos más repu­tados de His­pa­noa­mé­ri­ca por sus co­men­ta­rios en el ca­nal ESPN, el se­cre­to re­sul­tó más sen­ci­llo de lo que se pien­sa: “To­dos los equi­pos gran­des de to­das las li­gas tie­nen un pe­so ex­tra, pe­ro si esos equi­pos con­tra­tan a al­guien es por­que con­si­de­ran que no va a de­frau­dar. Es ver­dad que la ca­mi­se­ta del Real Madrid tie­ne un pe­so ex­tra por su his­to­ria, pe­ro hay que sen­tir­se or­gu­llo­so de po­nér­se­la y de­fen­der­la co­mo es de­bi­do. Al­gu­nos ju­ga­do­res creen que al lle­gar al Real Madrid hay que ha­cer más co­sas de las que acos­tum­bran por­que hay que de­mos­trar la en­tre­ga, y eso sue­le ser con­tra­pro­du­cen­te, ya que si te con­tra­ta­ron es pa­ra que ha­gas lo que sa­bes ha­cer, pe­ro bien. Si me com­pra­ron, pen­sa­ba yo, es por­que les gus­ta co­mo jue­go, y de eso me ocu­pé, tra­tan­do de su­pe­rar­me ca­da día. Pe­ro no tra­té de ha­cer al­go di­fe­ren­te. Y mal no me fue, ya que fui el úni­co ju­ga­dor que no fal­tó a nin­gún par­ti­do de li­ga en las dos tem­po­ra­das. Es muy fuer­te de­fen­der esa ca­mi­se­ta”.

Co­mo lo plan­tea Wolff, bas­ta con no so­bre­ac­tuar­se —con ex­cep­ción de Cris­tiano Ro­nal­do—. Y lu­char en si­len­cio sin ren­dir­se. Exac­ta­men­te eso le su­ce­dió al de­lan­te­ro chi­leno Iván Za­mo­rano, quien en la tem­po­ra­da 94/95, a pun­ta de tra­ba­jo mu­do, pa­só de ser con­si­de­ra­do el quin­to de­lan­te­ro en im­por­tan­cia pa­ra el téc­ni­co Jorge Val­dano a con­ver­tir­se en ini­cia­lis­ta in­dis­cu­ti­do. Ade­más, mar­có el gol con el que el equi­po de la ca­pi­tal es­pa­ño­la ga­nó el tí­tu­lo de li­ga de esa tem­po­ra­da an­te el De­por­ti­vo La Co­ru­ña.

¿Y cómo ser in­mor­tal en una ins­ti­tu­ción pla­ga­da de fi­gu­ras? ¿Cómo ser un mito que tras­pa­sa los si­glos y de­ja un legado en el Real Madrid? Qui­que Wolff apor­ta su teoría: “Ser le­yen­da es pa­ra ele­gi­dos, que son po­cos y reunen mu­chas con­di­cio­nes ex­tra; son aque­llos que for­man par­te de un club ex­clu­si­vo, y aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, la lis­ta es lar­ga. Pe­ro siem­pre re­cuer­do al­go que me di­jo Bu­tra­gue­ño y en lo que coin­ci­do: ‘Es­te club es gran­de por dos per­so­nas: una fue­ra de la can­cha, don Santiago Ber­na­béu, y otra den­tro de la can­cha, Al­fre­do Di Sté­fano’. Ellos dos nun­ca se en­tre­ga­ron y se ocu­pa­ron de ha­cer lo que más sa­bían y que­rían. Las otras le­yen­das se­gu­ro que si­guie­ron ese ca­mino”.

CON MES­SI YA POR LOS 30, EL FU­TU­RO DEL MADRID PIN­TA MU­CHO ME­JOR QUE EL DE BAR­CE­LO­NA. LOS RES­PEC­TI­VOS BAN­COS DE CA­DA EQUI­PO LO DE­MUES­TRAN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.