RA­DIO­GRA­FÍA DE UN ASA­DO CO­LOM­BIANO

Un asa­do co­lom­biano se pue­de re­co­no­cer a 4600 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, por­que des­de cual­quier pa­rri­lla en Ar­gen­ti­na se pue­de adi­vi­nar que aquí lo que hay es una olla lle­na de pa­pas sa­la­das y otra con 5 li­bras de car­ne, y los dos ali­men­tos em­pu­jan la ta­pa

SoHo (Colombia) - - Guíasoho - Ilus­tra­ción CA­MI­LO SASTRE

EL PA­RRI­LLE­RO

Acu­mu­la mi­llas por pa­rri­llas, cree que mien­tras más asa­dos ha­ga le van a dar más rá­pi­do la na­cio­na­li­dad ar­gen­ti­na. Lle­ga pri­me­ro pa­ra que na­die le qui­te el pues­to en su al­tar: el asa­dor. Cree que pue­de di­se­ñar téc­ni­cas pa­ra man­te­ner las ma­zor­cas al den­te y la car­ne ca­lien­te. Les echa el ojo a las co­men­sa­les y sal en los ojos a quie­nes in­ten­ten dar­le in­di­ca­cio­nes so­bre cómo ha­cer bien su tra­ba­jo. A to­dos los hom­bres les ofre­ce cho­ri­zo “no me ol­vi­des” pa­ra ver si él so­li­to les pue­de en­cen­der a ellas la lla­ma del amor y an­to­jar­las de “po­lli­to asa­do”.

EL SU­PER­VI­SOR

Es un ma­cho al­fa de re­loj Ome­ga. Sa­be que la car­ne no se de­be sa­zo­nar y de pu­ro chi­ca­ne­ro lle­ga a ex­pli­car­les a los de­más que el sa­bor de­pen­de del cor­te y que “bi­fe de cho­ri­zo” no es un em­bu­ti­do so­bre un mue­ble. Sin em­bar­go, no ha­ce un carajo. Pa­sa re­vis­ta al pa­rri­lle­ro, al ni­vel de pi­can­te del gua­ca­mo­le y a la ca­li­dad de mú­si­ca que se de­be­ría oír. Por­que, co­mo lle­ga con la car­ne, los de­ja a to­dos em­bu­ti­dos a la ho­ra de co­la­bo­rar con la cau­sa.

LA SAL­SE­RA

Ade­más de los ade­re­zos, es la en­car­ga­da del gua­ca­mo­le. Les po­ne sal­sa a la car­ne, a las pa­pas, a la vi­da. Tie­ne voz na­sal pe­ro to­dos se la per­do­nan por­que se echa unos apuntes bue­ní­si­mos. Se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra ser coach o ins­truc­to­ra de zum­ba y, por eso, es fe­liz bai­lán­do­se has­ta las cu­ñas. Los hom­bres di­si­mu­lan sus ga­nas de echar­le mue­la por te­mor a que to­do ter­mi­ne en una fae­na amo­ro­sa don­de que­den co­mo unos zum­bam­bi­cos.

LA QUE LO RE­PAR­TE (EL ASA­DO)

Tie­ne sín­dro­me de me­se­ra: ofre­ce car­ne así uno se es­té des­pi­dien­do. Ha­ce gru­pos de What­sapp de los que a uno le da pe­na sa­lir­se. Es la bue­no­na a la que to­dos qui­sie­ran pa­sar a man­te­les, lo que ha­ce que cual­quie­ra se de­rri­ta por ella co­mo plá­tano con que­so y bo­ca­di­llo. To­do es de­li­cio­so en ella, me­nos su ri­sa, que su­pera el de­ci­bel de una por­ción de pe­ga sien­do se­pa­ra­da de la olla.

EL DJ

Es mú­si­co frus­tra­do. Po­see gran ha­bi­li­dad pa­ra unir ex­ten­sio­nes y pa­sar­las cer­ca de la pa­rri­lla sin que se de­rri­ta el ca­ble. Nun­ca tie­ne la can­ción que le pi­den sino la que le da la ga­na de po­ner. Cri­ti­ca el re­gue­tón, pe­ro si al­gu­na de las in­vi­ta­das cla­si­fi­ca pa­ra ser su me­dia cos­ti­lla, di­ce que hay unos ché­ve­res, so­lo pa­ra de­jar­la co­mo pa­pa en te­ne­dor.

LA BAR­TEN­DER VE­GE­TA­RIA­NA Es la que lle­ga a un asa­do con be­ren­je­nas y pi­men­to­nes.

Ama la le­che des­lac­to­sa­da y el ca­fé des­ca­fei­na­do, y es­tá es­pe­ran­do a que lan­cen al mer­ca­do el agua des­hi­dra­ta­da. Ha­ce coc­te­les que no le que­dan muy bien. Ha­bla tan­to de bue­na ener­gía que mu­chos pien­san que el pa­pá tra­ba­ja en Co­den­sa. To­dos se apro­ve­chan pa­ra ver si de pronto re­par­te al­go más que abra­zos de fe­li­ci­dad.

EL SAMURÁI Es más ex­per­to en cu­chi­llos que un ba­rra-bra­va.

Nin­gún ají lo pi­ca. Po­see un hu­mor ne­gro, co­mo la ma­zor­ca que siem­pre que­da aban­do­na­da en la pa­rri­lla. Cuan­do es­tá cor­tan­do la car­ne, na­die se atre­ve a pre­gun­tar. No se sa­be por qué le va tan bien con las mu­je­res. Sus ami­gos se atre­ven a es­pe­cu­lar que ellas le ven otra co­sa en su cu­chi­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.