VI­SI­TA A LA HELADERÍA PA­BLO ESCOBAR, EN KUWAIT,

¿Sa­bía que exis­te una heladería al otro la­do del mun­do, en Kuwait, que lle­va el nom­bre del je­fe del Car­tel de Me­de­llín? ¿Ha­bía oí­do so­bre su pla­to más fa­mo­so, un ba­ti­do de fru­tas lla­ma­do Pla­ta o Plo­mo? Un co­lom­biano vi­si­tó el lo­cal, ha­bló con el due­ño y l

SoHo (Colombia) - - Sumario - por Den­nis Ste­ven Br­yon

Ah­med Al­dou­sa­ri no te­nía A ni idea de to­do el da­ño que ha­bía he­cho el fun­da­dor y má­xi­mo lí­der del Car­tel de Me­de­llín. Lo úni­co que sa­bía —y por lo que lo ad­mi­ra­ba enor­me­men­te— era que nun­ca se ol­vi­dó de su fa­mi­lia, que ayu­dó a los po­bres, que aun­que arran­có de ce­ros, fue muy há­bil en los ne­go­cios y lle­gó a te­ner­lo to­do. To­do. Al­dou­sa­ri so­lo se en­te­ró de que ha­bía si­do un nar­co­tra­fi­can­te muy pe­li­gro­so cuan­do el mi­nis­tro de Co­mer­cio de Kuwait lo ci­tó no una, sino tres ve­ces, por el “ver­gon­zan­te nom­bre” que le ha­bía pues­to a su ne­go­cio: Pa­blo Escobar.

La heladería de Al­dou­sa­ri en Kuwait fue no­ti­cia en me­dio mun­do: Asia, Eu­ro­pa y to­da Amé­ri­ca hi­cie­ron eco del cu­rio­so nom­bre. Pe­ro a di­fe­ren­cia de lo que cir­cu­ló en to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que ha­bla­ron so­bre el ne­go­cio, es­te no fue mon­ta­do por una fa­mi­lia his­pa­na, sino por Ah­med, un in­ge­nie­ro eléc­tri­co ku­wai­tí de 38 años. Tam­bién es fal­so que le pu­so el nom­bre a par­tir de la se­rie Nar­cos, de Net­flix; lo po­co que sa­bía es­te ne­go­cian­te so­bre el ca­po co­lom­biano lo ha­bía leí­do en in­ter­net.

¿Qué lo lle­vó en­ton­ces a po­ner­le Pa­blo Escobar a una heladería? La res­pues­ta es más sen­ci­lla de lo que mu­chos creen. Es­te ára­be ama Co­lom­bia y, cu­rio­sa­men­te, di­ce que lo que más le gus­ta es eso que los co­lom­bia­nos lla­ma­mos “be­rra­que­ra”: que so­mos gen­te tra­ba­ja­do­ra y em­pren­de­do­ra. Eso fue lo que vio en Pa­blo Escobar y, por eso, pen­só que su nom­bre re­sul­ta­ba muy atrac­ti­vo pa­ra su lo­cal de he­la­dos, ju­gos y en­sa­la­das de fru­tas.

Lle­gué al Es­ta­do de Kuwait ha­ce ape­nas un mes pa­ra tra­ba­jar en la Fuer­za Aé­rea ku­wai­tí y me en­te­ré so­bre la heladería Pa­blo Escobar por un gru­po de What­sapp en el que es­ta­mos los 47 co­lom­bia­nos que vi­vi­mos aquí. To­dos es­ta­ban in­dig­na­dos por el nom­bre, pe­ro, la ver­dad, a mí no me im­por­tó. Eso sí, nun­ca pen­sé en ir, pues

creía que que­da­ba en el cen­tro de la ca­pi­tal del país —tam­bién lla­ma­da Kuwait— y yo vi­vo en las afue­ras. Sin em­bar­go, un día me di cuen­ta, por pu­ra ca­sua­li­dad, de que la fa­mo­sa heladería que­da­ba en mi ba­rrio y me fui con otro co­lom­biano a ver qué tal era.

Cuan­do Ah­med su­po de dón­de éra­mos, nos tra­tó co­mo a unos prín­ci­pes, has­ta nos dio be­bi­das gra­tis. Yo me pe­dí un ba­ti­do de man­go que es­ta­ba de­li­cio­so. Mien­tras me lo to­ma­ba, nos pre­gun­tó por Co­lom­bia y nos con­fe­só que se mo­ría por co­no­cer Me­de­llín y ver ca­da rin­cón que pi­só Pa­blo Escobar. No­so­tros le ex­pli­ca­mos que el ma­fio­so no era quien él pen­sa­ba, que en Co­lom­bia nos pa­re­cía un ti­po san­gui­na­rio, un ase­sino, un nar­co­tra­fi­can­te que hi­zo mu­cho da­ño. Y él, sor­pren­di­do, nos res­pon­dió que su in­ten­ción nun­ca fue ofen­der a na­die, que se ha­bía que­da­do con lo bueno del ca­po, que so­lo que­ría que su ne­go­cio re­fle­ja­ra el em­pu­je de los co­lom­bia­nos. Acá, sin em­bar­go, esos co­lom­bia­nos que Ah­med ad­mi­ra han si­do muy ce­rra­dos con él: no le han da­do la opor­tu­ni­dad de ex­pli­car su ver­sión, no han que­ri­do en­ten­der su pun­to de vis­ta. Mi ami­go y yo fui­mos los pri­me­ros co­lom­bia­nos en pi­sar su heladería y, se­gún en­tien­do, se­gui­mos sien­do los úni­cos.

Kuwait es un país muy se­co, en su tie­rra no cre­ce na­da, y co­mo to­do es im­por­ta­do, es ca­rí­si­mo. Pe­ro en la heladería se con­si­gue fru­ta tan fres­ca co­mo en cual­quier pla­za de mer­ca­do en Co­lom­bia, y a buen pre­cio: un ba­ti­do pue­de cos­tar 1000 di­na­res ku­wai­tíes, que son co­mo 10.000 pesos co­lom­bia­nos —una gan­ga por es­tos la­dos—. Lo más co­lom­biano que tie­ne es una mez­cla de fru­tas que lla­ma Gua­ra­po y un ca­fé co­lom­biano he­la­do. Creo que el pla­to más fa­mo­so del lu­gar es un ba­ti­do de nom­bre muy po­lé­mi­co, se lla­ma Pla­ta o Plo­mo (fra­se tí­pi­ca de Escobar), que tie­ne he­la­do, mo­ras y cre­ma de ave­lla­nas. De he­cho, el es­lo­gan del lu­gar es “Ju­go o plo­mo”, así, en es­pa­ñol.

El si­tio es bien mo­vi­do. Cuan­do va­mos, siem­pre hay gen­te, so­bre to­do lo­ca­les, pe­ro tam­bién van mu­chos fran­ce­ses, fi­li­pi­nos y grin­gos; me­jor di­cho, per­so­nas de to­do el pla­ne­ta me­nos de Co­lom­bia. Y eso le preo­cu­pa mu­cho a Ah­med.

Yo me crie en Ca­li, pe­ro es­tu­ve en la Fuer­za Aé­rea de Es­ta­dos Uni­dos mu­chos años. He vi­vi­do en España, Ale­ma­nia, Co­rea del Sur, Irán, Af­ga­nis­tán… he es­ta­do un 90 % de mi vi­da fue­ra de Co­lom­bia, y de­bo de­cir que la gen­te, en ge­ne­ral, tie­ne una ima­gen ne­ga­ti­va de los co­lom­bia­nos. Ah­med, en cam­bio, to­do el tiem­po nos di­ce que so­mos gen­te hon­ra­da. Un día le lle­va­mos are­pas y abrió los ojos co­mo si tu­vie­ra al fren­te el me­jor pla­to del mun­do. Lue­go, nos pi­dió ayu­da pa­ra mon­tar un res­tau­ran­te de co­mi­da tí­pi­ca co­lom­bia­na, que ya es­tá en cons­truc­ción.

A pe­sar de las crí­ti­cas, la heladería Pa­blo Escobar es­tá más fir­me que nun­ca, y muy pron­to se va a ex­pan­dir a otras ciu­da­des de Kuwait. Ni las lla­ma­das del mi­nis­tro de Co­mer­cio ni el bom­bar­deo me­diá­ti­co ni el re­pu­dio de los po­cos co­lom­bia­nos que es­tán acá en Kuwait lo­gra­ron que le cam­bia­ra el nom­bre a su lo­cal, que pa­ra él es un ho­me­na­je a un país al otro la­do del mun­do que se mue­re por co­no­cer.

EL NE­GO­CIO QUE­DA A LAS AFUE­RAS DE KUWAIT CA­PI­TAL. DES­DE QUE APA­RE­CIÓ EN LA PREN­SA, LO VI­SI­TA GEN­TE DE TO­DO EL MUN­DO, ME­NOS LOS CO­LOM­BIA­NOS, QUE SE SIEN­TEN OFENDIDOS POR SU NOM­BRE.

Fo­tos Ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.