Lo que es­con­de el neón de Ka­bu­ki­cho, por Javier Si­nay

Lo in­vi­ta­mos a es­te via­je por el ba­rrio cén­tri­co de To­kio que en­cie­rra lo más sór­di­do de la ge­ne­ral­men­te re­ca­ta­da vi­da ja­po­ne­sa: bur­de­les de to­dos los ca­li­bres, ma­sa­jes se­xua­les, sex shops, strip­pers (hu­ma­nos y ro­bots) y mi­les de ofi­ci­nis­tas que des­car­gan

SoHo (Colombia) - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TOS JAVIER SI­NAY

Dos ofi­ci­nis­tas ja­po­ne­ses, con una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja, se po­nen de pie. Vis­ten idén­ti­cas ca­mi­sas blan­cas de man­ga cor­ta y bol­si­llo en el pe­cho en el que lle­van, ca­da uno, un bo­lí­gra­fo. Son sa­lary­man: em­plea­dos de ran­go ba­jo o me­dio que tra­ba­jan du­ro seis días por se­ma­na y que hoy, que es mar­tes, pro­ba­ble­men­te se ha­yan des­per­ta­do a las 6:30 y es­tén un po­co can­sa­dos a es­ta ho­ra de la no­che, por­que la jor­na­da fue lar­ga, pe­ro aun así avan­zan con una ex­pre­sión de fe­li­ci­dad que en la ofi­ci­na ra­ra­men­te en­se­ñan. Ade­lan­te hay dos mu­je­res, y ellas los es­pe­ran con los bra­zos ex­ten­di­dos y sin bra­sier. Las lu­ces re­lam­pa­guean y la mú­si­ca del ani­mé At­tack on Ti­tan sue­na fuer­te.

Es­toy en Are­na, un strip club en Ka­bu­ki­cho, la zo­na ro­ja de To­kio. Con un or­gu­llo no co­mún en el aus­te­ro com­por­ta­mien­to diurno ja­po­nés, es­te dis­tri­to de fies­ta es pre­sen­ta­do en al­gu­nas guías tu­rís­ti­cas co­mo “el área de en­tre­te­ni­mien­to adul­to, pa­ra hom­bres y mu­je­res, más gran­de de Asia”. Ka­bu­ki­cho, que en unas diez man­za­nas con­cen­tra 300 sex shops, 160 host clubs o clu­bes de acom­pa­ñan­tes, 80 lo­ve ho­tels y cien­tos de dis­co­te­cas, ca­ba­rés, ka­rao­kes, ba­res y res­tau­ran­tes, no co­no­ce el día.

Aden­tro de Are­na, los dos sa­lary­man lle­gan al es­ce­na­rio, se sien­tan en el bor­de, se re­cues­tan y de­jan que sus pier­nas cuel­guen. Las dos mu­je­res avan­zan so­bre el pri­me­ro: una le po­ne en la bo­ca un pa­pel que pa­re­ce un bi­lle­te y le des­abro­cha el cin­tu­rón mien­tras de­ja que las te­tas cai­gan so­bre su ros­tro. Son co­nos pe­que­ños y sua­ves: te­tas de­li­ca­das de mu­jer orien­tal, que el ti­po la­me mien­tras la se­gun­da mu­jer ayu­da a la pri­me­ra con la bra­gue­ta. Al la­do, el otro hom­bre es­pe­ra su turno.

El sue­lo en el que hoy se al­za es­te dis­tri­to ro­jo fue un pan­tano, lue­go un san­tua­rio de pa­tos, más tar­de un ba­rrio es­co­lar y, des­pués de los bom­bar­deos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, un mon­tón de es­com­bros. En 1948, du­ran­te la re­cons­truc­ción de la ciudad, se pla­neó le­van­tar aquí un tea­tro Ka­bu­ki (el tra­di­cio­nal ar­te lo­cal), y de ahí vie­ne lo de “Ka­bu­ki-cho”, pe­ro ese es­ce­na­rio nun­ca fue eri­gi­do por­que el di­ne­ro no al­can­zó. Los chi­nos ra­di­ca­dos en la ciudad co­men­za­ron con el ne­go­cio de la no­che, y en la dé­ca­da del se­ten­ta, con un Ja­pón po­ten­te y lleno de sa­lary­man, es­to por fin ex­plo­tó.

Ka­bu­ki­cho que­da en Shin­ju­ku, un ba­rrio cén­tri­co. En la ter­mi­nal de me­tros y tre­nes de la zo­na (no es una so­la ter­mi­nal, sino un hub) cir­cu­lan 3,64 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros por día que ha­cen de es­ta la ma­cro­es­ta­ción más tran­si­ta­da del mun­do. El dis­tri­to ro­jo es­tá a cua­tro cua­dras de ahí y es to­do neón, gen­tío, mo­re­nos que te quie­ren lle­var –con de­ma­sia­da vehe­men­cia y en span­glish– a un “sex mas­sa­ge” (con una mu­jer) y car­te­le­ras en las que se ofre­cen los ros­tros an­ge­li­ca­les, mis­te­rio­sos y pho­tos­ho­pea­dos de chi­cos y chi­cas que más bien se pa­re­cen a per­so­na­jes de ani­mé. ¿Y so­lo me pa­re­ce a mí, o las más be­llas aquí, las que más hom­bres atraen, son las que tie­nen los ojos más gran­des?

Uno de los mo­re­nos del span­glish fue quien me tra­jo has­ta Are­na. Era un ti­po al­to, que me en­ca­ró en la ca­lle y me di­jo que ve­nía de Gha­na, mien­tras yo, que es­ta­ba con mi ami­go Ma­tías, ob­ser­va­ba un car­tel lu­mi­no­so que anun­cia­ba un club lla­ma­do Su­per An­gel, don­de –re­za­ba– las tra­ba­ja­do­ras po­dían ga­nar 40.000 ye­nes, unos 400 dó­la­res, aun­que no sé si por día o por ho­ra o qué.

El ti­po nos em­pe­zó a ha­blar de un bar, y co­mo ha­bía­mos da­do al­gu­nas vuel­tas y ya que­ría­mos me­ter­nos a to­mar al­go, de­ci­di­mos se­guir­lo. Nos con­du­jo aden­tro de un edi­fi­cio, y en el as­cen­sor apre­tó el nú­me­ro 4 (ah, sí: en Ka­bu­ki­cho hay night­clubs has­ta aden­tro de los edi­fi­cios). Lle­ga­mos y nos me­ti­mos en un bar de lu­ces ba­jas. Ha­bía una ba­rra, al­gu­nas me­sas. Apa­re­ció otro ti­po. Nos ex­pli­có que la ta­ri­fa era de 5000 ye­nes (50 dó­la­res) por 90 mi­nu­tos de com­pa­ñía con una mu­jer. De­trás de él apa­re­ció ella: era bo­ni­ta –las mu­je­res orien­ta­les son re­fi­na­das y sen­sua­les–, pe­ro el bar es­ta­ba va­cío, com­ple­ta­men­te va­cío, y nos fui­mos.

Los ja­po­ne­ses vi­ven su se­xua­li­dad de un mo­do ex­tra­ño: por lo que en­ten­dí, son san­tos en ca­sa y lo­cos afue­ra. De he­cho, en Ka­bu­ki­cho hay girls bars (en los que la ba­rra es­tá aten­di­da por una mu­jer gua­pa que te da char­la), kia­ba­ku­ras (don­de la mu­jer se sien­ta a tu la­do y te ha­bla, pe­ro no te de­ja to­car­la), op­pai pubs (con mu­je­res en te­tas que te in­vi­tan a to­mar al­go y a to­car al­go), health clubs (pros­tí­bu­los con ma­yor o me­nor crea­ti­vi­dad y per­mi­si­vi­dad en torno a la pe­ne­tra­ción, que es ile­gal si hay di­ne­ro de por me­dio), soap lands (bur­de­les en don­de te en­ja­bo­nas pa­ra que una mu­jer se te eche en­ci­ma) y has­ta un si­tio ca­rí­si­mo, pa­ra grin­gos, lla­ma­do Ro­bot Res­tau­rant, en el que hay shows de má­qui­nas au­tó­ma­tas con po­ca ro­pa. Aho­ra, uno de­be ima­gi­nar­se to­do eso con­vi­vien­do en una jun­gla fluo­res­cen­te en la que co­rren ríos de sa­ke y sho­chu, las be­bi­das al­cohó­li­cas lo­ca­les. Y es bueno sa­ber que a me­di­da que uno quie­ra ex­ten­der más sus ma­nos, el pre­cio su­birá: la en­tra­da al strip club nos cos­tó el equi­va­len­te a 60 dó­la­res a ca­da uno y el in­gre­so a un soap land sa­le a más de 300.

Y ha­blan­do de di­ne­ro, una de las strip­pers le aca­ba de me­ter la mano por de­ba­jo del pan­ta­lón al sa­lary­man aquí en Are­na. Pen­sé que el asun­to iba a pa­sar a ma­yo­res, pe­ro hay cier­ta de­cen­cia ja­po­ne­sa que no se quie­bra ja­más: es­to du­ra un ra­ti­to en el que la mano se mue­ve por de­ba­jo de la te­la, y ya. Aho­ra le to­ca al com­pa­ñe­ro, y en­ton­ces ocu­rre al­go ines­pe­ra­do, al­go que quie­bra las re­glas del ca­ba­ré y que pa­ra no­so­tros en La­ti­noa­mé­ri­ca se­ría un ta­bú, pe­ro que aquí pa­re­ce no ser­lo: el pri­me­ro de los sa­lary­man es­tá tan bo­rra­cho y di­ver­ti­do que él mis­mo es­ti­ra la mano y le aca­ri­cia la bra­gue­ta al otro –y se mue­re de ri­sa con las dos chi­cas des­nu­das–. Ja­pón: hay aún tan­to por en­ten­der. Ha­ce un ra­to, cuan­do la no­che re­cién co­men­za­ba, ha­blé con dos strip­pers me­xi­ca­nas que tra­ba­jan en To­kio. Me las en­con­tré en Tan­tra, un strip club gran­de, de ca­te­go­ría. Mien­tras to­má­ba­mos un gin-to­nic, me llo­ra­ron sus pe­nas: que los ja­po­ne­ses no quie­ren la­ti­nas cur­vo­sas co­mo ellas, por­que pre­fie­ren a las mu­je­res con cuer­po pe­que­ño; que a los ja­po­ne­ses les gus­ta más dar un be­so en la bo­ca que me­ter mano por de­ba­jo de la fal­da; que tra­ba­jan mu­cho y por eso no es­tá mal vis­to que se que­den dor­mi­dos al la­do de ellas, lue­go de em­bo­rra­char­se; que son hi­per­co­rrec­tos, pe­ro dis­tan­tes e in­ge­nuos; que son ma­chis­tas, y ellas en cam­bio vie­nen de al­go que lla­man “un ma­triar­ca­do” –¿Mé­xi­co?, ¿se­gu­ro? –; que si por fin se los pue­den co­ger, los ja­po­ne­ses ca­si ni las mi­ran a los ojos.

“¿No te has pre­gun­ta­do por qué en el porno ja­po­nés la mu­jer siem­pre su­fre?”, me in­te­rro­gó una de ellas (yo no lo ha­bía pen­sa­do, pe­ro qui­zá co­mien­ce a ha­cer­lo). Y la otra me di­jo: “Los ja­po­ne­ses es­tán co­mo ro­bo­ti­za­dos…” y bla­bla­blá. En re­su­men: la pri­me­ra lle­gó a To­kio ha­ce 15 días y la se­gun­da, ha­ce dos me­ses, y am­bas quie­ren ir­se cuan­to an­tes.

Les pre­gun­té so­bre Ka­bu­ki­cho y una de ellas, en­can­ta­do­ra y enér­gi­ca, me con­tó una his­to­ria: ape­nas lle­gó a la ciudad –ha­ce dos se­ma­nas–, se fue a bus­car tra­ba­jo allá, al ba­rrio ro­jo, por­que le ha­bían di­cho que ese era “el si­tio”. No te­nía nin­gún con­tac­to, así que ca­mi­nó, dio vuel­tas, se me­tió en los night­clubs y en los ca­lle­jo­nes, y fi­nal­men­te co­no­ció a un moreno que le di­jo que la iba a lle­var a un bar en el que le da­rían tra­ba­jo co­mo ta­ble dan­cer. Ella lo si­guió. El ti­po en­tró a un edi­fi­cio y ba­jó las es­ca­le­ras. Ella iba de­trás. Fi­nal­men­te, él se de­tu­vo an­te una puer­ti­ta y sa­có del bol­si­llo un ma­no­jo de lla­ves. Eli­gió una. La gi­ró, abrió y le di­jo a nues­tra chi­ca que pa­sa­ra. Pe­ro cuan­do dio un pa­so y vio lo que ha­bía ahí, se lo pen­só dos ve­ces: “¡Cin­co mu­je­res api­ña­das en un cuar­ti­to, wey!”, me di­ce, gin-to­nic en mano. “Ha­bía ru­sas y ne­gras, es­ta­ban to­das en si­len­cio, mi­ran­do pa­ra aba­jo”. Abre los ojos. “¡Ay, no, wey! Yo me di me­dia vuel­ta y le di­je que no me me­tía ahí… y sa­lí co­rrien­do… y el ti­po atrás mío... y co­rrí y co­rrí… y por suer­te lo per­dí”.

Si uno po­ne “Ka­bu­ki­cho” en Goo­gle, la pri­me­ra aso­cia­ción que apa­re­ce es “Ka­bu­ki­cho pe­li­gro­so”, pe­ro la ver­dad es que el am­bien­te es re­la­ja­do en com­pa­ra­ción con otros dis­tri­tos ro­jos en el mun­do. No hay de­ma­sia­do ries­go a la vis­ta. An­tes de 2004, más de 1000 ma­fio­sos de la ya­ku­za ca­mi­na­ban por aquí y ma­ne­ja­ban unas 120 em­pre­sas, pe­ro en ese año una ope­ra­ción ma­si­va de la Po­li­cía ‘lim­pió’ el dis­tri­to. ¿O se­rá que tan­to neón es­con­de la os­cu­ri­dad de los só­ta­nos?

En Are­na, las chi­cas me­lo­nean un po­co con el se­gun­do sa­lary­man… y lue­go ya es­tá: fin. Los dos re­gre­san a sus asien­tos, a su sa­ke. Ca­da uno aca­ba de pa­gar por es­to 2000 ye­nes, 20 dó­la­res, y to­do ha si­do un po­co breve. Lo bueno es que en el es­ce­na­rio apa­re­ce una chi­ca nue­va, una orien­tal que lle­va el pe­lo te­ñi­do de ru­bio y con cor­te ca­rré, y que se tre­pa al tu­bo y gi­ra ver­ti­gi­no­sa­men­te, co­mo un nin­ja.

Atrás, en otra me­sa, un gru­po gran­de fes­te­ja un cum­plea­ños. To­dos vis­ten con la mis­ma ca­mi­sa blan­ca de man­gas cor­tas y bol­si­llo en el pe­cho: sa­lary­man. Cuan­do le can­tan el fe­liz cum­plea­ños al aga­sa­ja­do, una de­ce­na de strip­pers se su­ma y aplau­de, y de re­pen­te apa­re­ce el re­ga­lo: una ca­ja enor­me que con­tie­ne una as­pi­ra­do­ra (de la ofi­ci­na al ca­ba­ré, la lim­pie­za man­da en Ja­pón). Ter­mino mi ter­ce­ra co­pa de sho­chu. Al­cohol: 25 gra­dos. Es­toy un po­co bo­rra­cho. De re­pen­te, no sé de dón­de sa­lió, apa­re­ce uno de los ca­ma­re­ros. Se­ña­la el es­ce­na­rio, se­ña­la a la strip­per, ha­ce un ges­to co­mo de ba­jar­se el pan­ta­lón y me di­ce: “Do you want to try?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.