Un ar­coí­ris pa­ra sal­var la no­che, por Na­ta­lia Go­doy

Hay quie­nes di­cen que la no­che de Sídney es­tá muer­ta des­de que es­tá prohi­bi­do ama­ne­cer en ba­res y dis­co­te­cas. To­do em­pie­za y ter­mi­na tem­prano. No hay vér­ti­go en nin­gún rin­cón de la ciudad. Bueno, ex­cep­to en la ca­lle Oxford, don­de las ce­le­bri­da­des del lu­ga

SoHo (Colombia) - - SUMARIO - TEX­TO Y FO­TOS NA­TA­LIA GO­DOY

Al igual que el de mu­chos acá, mi fin de se­ma­na co­mien­za con la bi­rra que des­ta­po en la ofi­ci­na. Un vier­nes al me­dio­día, bo­te­lla en mano, pue­do be­ber­me to­das las cer­ve­zas que quie­ra des­de la co­mo­di­dad de mi es­cri­to­rio, mien­tras es­cri­bo la no­ti­cia del día pa­ra el me­dio en el que tra­ba­jo a tiem­po par­cial. En Sídney se pue­de be­ber al­cohol en ca­si to­das par­tes, por­que be­ber pa­ra los aus­tra­lia­nos es un de­por­te na­cio­nal, al igual que el rugby.

Pe­ro la vi­da noc­tur­na en la ciudad más po­bla­da de Aus­tra­lia es una con­tra­dic­ción. Lo pa­ra­dó­ji­co de es­ta his­to­ria, que has­ta aho­ra pro­me­te ser bue­na, es que si ese mis­mo vier­nes ten­go ga­nas de bai­lar has­ta que ama­nez­ca, no ten­go op­cio­nes. En­con­trar una dis­co­te­ca abier­ta a me­dia­no­che es ca­si im­po­si­ble, en­trar a un club des­pués de las 2:00 de la ma­ña­na es ile­gal, y a más tar­dar a las 3:00 de la ma­dru­ga­da, cuan­do el DJ de­ja de to­car la úl­ti­ma elec­tró­ni­ca, la luz de to­do el bo­li­che se pren­de y tres enor­mes guar­dias lo es­col­tan a uno has­ta la puer­ta, don­de lo es­pe­ra la Po­li­cía Fe­de­ral: “Sorry, dar­ling, but the party is over”.

Aquí, la bohe­mia noc­tur­na de to­dos los su­bur­bios ale­da­ños al dis­tri­to fi­nan­cie­ro de la ciudad en­fren­ta una tor­men­ta de re­gu­la­cio­nes que el es­ta­do de Nue­va Ga­les del Sur in­tro­du­jo en fe­bre­ro de 2014, des­pués de que dos jó­ve­nes mu­rie­ron en una pe­lea, tras sa­lir bo­rra­chos de un club en el ba­rrio de Kings Cross, el has­ta en­ton­ces cen­tro neu­rál­gi­co del bai­le, el se­xo pa­go y las dro­gas. Son tan du­ras las le­yes aho­ra, que las li­co­re­rías y los res­tau­ran­tes cie­rran a las 10:00 de la no­che.

Pe­ro no to­do es­tá per­di­do en Sídney: en Oxford Street, don­de hoy fla­mea más es­toi­ca que nun­ca la ban­de­ra ar­coí­ris –el 27 de sep­tiem­bre los aus­tra­lia­nos vo­ta­rán me­dian­te un ple­bis­ci­to pos­tal su apo­yo o re­cha­zo al ma­tri­mo­nio en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo–, la co­mu­ni­dad LGBT si­gue dan­do la ba­ta­lla. Es­ta ca­lle, que anual­men­te re­ci­be a mi­les de per­so­nas que des­fi­lan por la di­ver­si­dad se­xual y el or­gu­llo gay en la mar­cha de

Mar­di Gras, es­tá ro­dea­da de ba­res, clu­bes y dis­co­te­cas que to­da­vía con­gre­gan a la mu­che­dum­bre.

En al­gu­nos lo­ca­les, co­mo el Sto­ne­wall, que es­te año cum­ple 20 años, los clien­tes to­da­vía ha­cen lar­gas fi­las los fi­nes de se­ma­na pa­ra no per­der­se el clá­si­co es­pec­tácu­lo de los bai­la­ri­nes que, con po­ca ro­pa y arri­ba de la ba­rra, co­mien­zan a ca­len­tar los mo­to­res a las 10:00 de la no­che. Aquí, ade­más, las drag queens más cé­le­bres de Aus­tra­lia, co­mo Min­nie Coo­per y Ma­rilyn Moo­trub, tie­nen una es­tre­lla en el sue­lo, al más pu­ro es­ti­lo de Holly­wood.

Coo­per es una di­va de ca­te­go­ría mun­dial, que in­clu­so ha com­par­ti­do es­ce­na­rio con la es­tre­lla del pop Ky­lie Mi­no­gue, me cuen­ta Josh Wat­son, ex­bai­la­rín pro­fe­sio­nal a car­go del bar des­de ha­ce tres años, que se de­cla­ra su ad­mi­ra­dor, su “dis­cí­pu­lo in­con­di­cio­nal”. Moo­trub co­men­zó su ca­rre­ra en 2009, en el mis­mo Sto­ne­wall, y ha­ce un par de años sal­tó a la fa­ma in­ter­na­cio­nal cuan­do apa­re­ció en un epi­so­dio del reality Kee­ping up with the Kar­das­hians, tam­bién co­no­ci­do sim­ple­men­te co­mo Las Kar­das­hian. Hoy, aun­que es­tá de día li­bre, ha­ce su en­tra­da ma­gis­tral a es­te an­tro cual dio­sa en el Olim­po, y me sa­lu­da ra­dian­te con un ves­ti­do ne­gro, de­co­ra­do de trans­pa­ren­cias, bri­llos y len­te­jue­las.

Pa­ra in­gre­sar a Sto­ne­wall no hay ne­ce­si­dad de ser les­bia­na, gay, bi­se­xual o tran­se­xual; los úni­cos re­qui­si­tos son to­le­ran­cia y bue­na on­da. A pri­me­ra vis­ta, tampoco pa­re­ce ha­ber ba­rre­ras de edad: los clien­tes re­gu­la­res van des­de los 18 has­ta los 71 años. Y to­dos los cu­rio­sos son bien­ve­ni­dos, me ex­pli­ca Josh.

El re­cin­to, de tres am­bien­tes, es­tá lleno, co­mo siem­pre. Pue­de ser un sá­ba­do o un jue­ves, y siem­pre es­tá re­ple­to de gen­te. Des­pués de tres años vi­vien­do en Sídney, es­to no de­ja de sor­pren­der­me. Josh nos re- ga­la cer­ve­zas a mi no­vio y a mí y nos pre­sen­ta a prác­ti­ca­men­te to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia Sto­ne­wall.

Su es­ti­lo cer­cano y ami­ga­ble es co­mún en­tre quie­nes fre­cuen­tan los ba­res gais de por acá, me co­men­ta una chi­ca que no al­can­za a re­ve­lar­me su nom­bre. Lo que sí lo­gra de­cir­me es que ha­ce cin­co me­ses con­clu­yó su cam­bio de gé­ne­ro y aban­do­nó su abu­rri­do tra­ba­jo en ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas pa­ra vol­ver a na­cer, res­pi­rar y co­men­zar una ca­rre­ra co­mo drag queen.

Fal­tan diez mi­nu­tos pa­ra las 11:00 de la no­che y Josh nos in­te­rrum­pe. Mi­ran­do fi­ja­men­te el re­loj, nos in­vi­ta a cru­zar la ca­lle rá­pi­da­men­te. Uno de los shows más icó­ni­cos del trans­for­mis­mo en Sídney, que tie­ne un es­pa­cio en el mí­ti­co club ARQ, es­tá por co­men­zar.

Es­te night­club con dos am­bien­tes es la ca­sa de las drag queens más fa­mo­sas de Aus­tra­lia; em­pe­zan­do por su host, pues nos re­ci­be la fa­mo­sa Min­nie Coo­per, quien nos sa­lu­da con una tre­men­da son­ri­sa y, aun­que es una di­va in­dis­cu­ti­ble, acep­ta fe­liz mi in­vi­ta­ción a fo­to­gra­fiar­la an­tes de em­pe­zar su es­pec­tácu­lo.

De­fi­ni­ti­va­men­te, Josh no exa­ge­ra­ba: Coo­per es una ar­tis­ta de pies a ca­be­za. Su pre­sen­cia y su vo­za­rrón lle­nan por com­ple­to el es­ce­na­rio. Y lue­go ella mis­ma abre la com­pe­ten­cia que pre­mia con 350 dó­la­res aus­tra­lia­nos o 280 dó­la­res es­ta­dou­ni­den­ses –“cash in hand”–el per­for­man­ce de la “me­jor nue­va pro­me­sa” del trans­for­mis­mo lo­cal. Brit­ney Spears, Rihan­na, Cris­ti­na Agui­le­ra, Pink y Prin­ce lo dan to­do en una pre­sen­ta­ción que, en­tre to­das, du­ra apro­xi­ma­da­men­te una ho­ra.

Yo ha­bía vis­to shows de bur­les­que pro­ta­go­ni­za­dos por drag queens en Chi­le, y re­cien­te­men­te en el ba­rio de New­town, un su­bur­bio hip­pie y uni­ver­si­ta­rio en el oes­te de Sídney. Sin em­bar­go, la pa­sión que sen­tí es­ta no­che en el ARQ so­lo re­cuer­do ha­ber­la vis­to en pro­gra­mas bus­ca­ta­len­tos, co­mo Ame­ri­ca’s Got Ta­lent.

El ARQ se es­tá afe­rran­do a man­te­ner el bu­que a flo­te con los clien­tes fre­cuen­tes, que si­guen fie­les gra­cias a es­tos shows, a es­ta tre­men­da pues­ta en es­ce­na, de lu­nes a do­min­go. Su má­na­ger, de to­dos mo­dos, es­tá preo­cu­pa­do. Ase­gu­ra que las ven­tas han caí­do en un 40 % des­de que es­tán obli­ga­dos a ce­rrar a las 3:00 de la ma­ña­na. De he­cho, con­fie­sa que re­cien­te­men­te abrió una ca­fe­te­ría, en ca­so de que las co­sas se pon­gan peor.

La com­pe­ten­cia pre­mia la “me­jor nue­va pro­me­sa” del trans­for­mis­mo lo­cal. Brit­ney Spears, Rihan­na y Prin­ce lo dan to­do en el es­ce­na­rio.

A pe­sar de to­dos es­tos re­ve­ses, la fies­ta de Sídney si­gue vi­vien­do en la ca­lle Oxford. Al me­nos eso di­cen al­gu­nas de las drags que me cru­zo. Creen que la mo­vi­da noc­tur­na en es­ta me­tró­po­li aus­tra­lia­na no de­ja de ser úni­ca. “Es una ciudad con ca­rác­ter, ma­ra­vi­llo­sa, apa­sio­nan­te”, me di­ce Na­tas­ha Know­les, di­va con on­ce años de tra­yec­to­ria. De ca­si dos me­tros de al­tu­ra, due­ña de las pes­ta­ñas más lar­gas y pro­fun­das que he vis­to en la vi­da, se suel­ta en elo­gios so­bre la no­che en es­ta ciudad mien­tras se ma­qui­lla –hoy des­ti­nó dos ho­ras a es­te as­pec­to–.

Su opi­nión se con­tra­po­ne to­tal­men­te a la de Min­nie Coo­per, quien po­dría ju­rar que la ma­yo­ría de las per­so­nas lo­ca­les, los syd­ney­si­ders, se han adap­ta­do muy fá­cil a es­tos cam­bios dic­ta­to­ria­les. Y la ver­dad es que Min­nie tie­ne ra­zón. Más allá del ar­coí­ris, la reali­dad del res­to de los ba­rrios no es en co­lo­res des­pués de la me­dia­no­che.

Yo lo ha­bía com­pro­ba­do en Surry Hills, el su­bur­bio más trendy de la ciudad, que con­cen­tra la ma­yor can­ti­dad de res­tau­ran­tes y que co­mien­za en la in­ter­sec­ción de las ca­lles Oxford y Crown. Era día de rugby –se ju­ga­ba el clá­si­co de los Wa­lla­bies aus­tra­lia­nos con­tra los All Blacks neo­ze­lan­de­ses–, en­ton­ces ha­bía de­ci­di­do co­men­zar la jor­na­da en The Clock, un pub em­ble­ma del sec­tor. Con de­co­ra­ción re­tro­chic, tie­ne un enor­me bal­cón, un pa­tio in­te­rior, una co­ci­na es­pe­cia­li­za­da en piz­zas y un am­bien­te de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te al whisky, su atrac­ción prin­ci­pal. Ade­más, ofre­ce una car­ta de coc­te­les que cuen­ta con to­das las gi­ne­bras aus­tra­lia­nas, vi­nos de bou­ti­que y cer­ve­zas ar­te­sa­na­les. To­do pin­ta­ba bien, muy pro­me­te­dor, pe­ro no: aun­que el lu­gar tie­ne au­to­ri­za­do abrir has­ta la me­dia­no­che, aun­que me en­con­tré con un gru­po de ami­gos que me in­vi­tó a bai­lar, a eso de las 9:00 ya co­men­za­ba a va­ciar­se.

Des­pués de ba­jar­me dos cer­ve­zas, me mo­ví al sec­tor más “he­te­ro” de la ca­lle Oxford, has­ta lle­gar a The Good Bar, don­de los bo­rra­chos tra­ta­ban de­ses­pe­ra­dos de cap­tar la aten­ción de una exu­ber­na­te pe­li­rro­ja, quien so­lo te­nía ojos y odios pa­ra el DJ. Y no más… del res­to, me­jor ni ha­blar. A ex­cep­ción de al­gu­nos strip clubs, to­do ce­rra­do.

Con el ra­bo en­tre las pier­nas, de­ci­dí en­ton­ces dar­me una vuel­ta por el ba­rrio de Kings Cross y ver con mis pro­pios ojos có­mo es­tán las co­sas por allá. Y el pa­no­ra­ma tam­bién es de­sola­dor. Du­ran­te la tar­de, las ca­lles es­tán car­ga­das de va­ga­bun­dos y de pros­ti­tu­tas po­bres que ofre­cen sus ser­vi­cios y, al ser re­cha­za­das, pi­den mo­ne­das. En la no­che, The World Bar es el úni­co lu­gar abier­to pa­ra ir a bai­lar. En es­te pre­do­mi­nan los mo­chi­le­ros eu­ro­peos que duer­men en los hos­ta­les ale­da­ños, las ado­les­cen­tes de pier­nas lar­gas, ebrias has­ta la mé­du­la, con mi­ni­fal­das y ma­qui­lla­do de adul­tas.

Con­clu­sión: la fies­ta co­mo la co­no­ce­mos en his­tó­ri­cos ba­rrios del mun­do, co­mo La­pa en Río de Ja­nei­ro, es so­lo el re­cuer­do que ate­so­ran de Sídney los ma­yor­ci­tos. A me­nos que va­ya a la ca­lle Oxford, cla­ro; a me­nos que se en­fies­te con sus ama­bles drag queens; a me­nos que se pier­da en los es­pec­tácu­los co­lo­ri­dos, exa­ge­ra­dos y pro­fe­sio­na­les de ce­le­bri­da­des tan im­por­tan­tes co­mo Min­nie Coo­per y Ma­rilyn Moo­trub. Si no, lo me­jor que pue­de ha­cer uno acá es to­mar­se to­das las cer­ve­zas que le que­pan des­de la co­mo­di­dad de su ofi­ci­na: ¿ya les di­je que en Sídney be­ber es con­si­de­ra­do una es­pe­cie de de­por­te na­cio­nal?

Los bai­la­ri­nes del Sto­ne­wall, uno de los ba­res más con­cu­rri­dos de la ca­lle Oxford, ha­cen un sin ro­pa en­ci­ma de la ba­rra to­dos los días a las 10:00 p.m. show

EN LA CA­LLE OXFORD es­tá la mo­vi­da gay de Sídney. La co­mu­ni­dad LGBT sa­ca la ca­ra por la fies­ta de la ciudad, que ca­da vez cie­rra sus ba­res y dis­co­te­cas más tem­prano.

MIN­NIE COO­PER y Ma­rilyn Moo­trub, dos de las más fa­mo­sas de Sídney, se pre­sen­tan en los ba­res de la ca­lle Oxford, don­de tie­nen sus pro­pias es­tre­llas en el sue­lo, a lo Holly­wood. drag queens

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.