El Pa­ler­mo que ya no es, por Ju­lián Go­ro­dis­cher

Una no­che de ex­ce­sos en la he­te­ro­gé­nea pro­pues­ta noc­tur­na del dis­tri­to más rum­be­ro de Bue­nos Ai­res, don­de la cum­bia y el re­gue­tón con­vi­ven con el rock y los rit­mos gó­ti­cos. Bien­ve­ni­do a la nue­va ca­ra del vie­jo ba­rrio co­ol de la ca­pi­tal ar­gen­ti­na, aho­ra co

SoHo (Colombia) - - SUMARIO - POR JU­LIÁN GO­RO­DIS­CHER Fo­tos Ma­nue­la Uri­be

Ay, sí, mi amor”, di­ce ella, la Te­qui­le­ra, y él –el ca­ra­que­ño Óscar, hoy re­si­den­te en Bue­nos Ai­res– hun­de la na­ri­zo­ta en­tre los pe­chos de Me­li­na, la Te­qui­le­ra, que se di­ce “ca­lieeeen­te”. Dis­cur­sea la Te­qui­le­ra so­bre su pa­sa­do co­mo ac­triz porno del sub­gé­ne­ro gang bang a las ór­de­nes de los po­pes de la ma­gra in­dus­tria lo­cal. Hoy de­ve­ni­da en pro­mo­to­ra, la Te­qui­le­ra se aprie­ta otro te­qui­li­ta en­tre las te­tas re­don­das, mien­tras que Isaac –que has­ta la se­ma­na pa­sa­da es­qui­va­ba per­di­go­nes en las ma­ni­fes­ta­cio­nes an­ti Ni­co­lás Ma­du­ro y que es­tá bus­can­do tra­ba­jo pa­ra ins­ta­lar­se “por un tiem­po más que lar­go”– ja­dea y di­ce: “Es­to es lo que yo lla­mo ‘la ma­gia’ por­te­ña”.

*** Eso di­jo Isaac, pe­ro fo­go­nea­do –eso sí– por los cua­tro ba­res pre­vios a los que lo lle­va­ron de vi­si­ta en es­ta pro­pues­ta de bar hop­ping tour, que in­clu­ye la de­gus­ta­ción de al­coho­les y ex­pe­rien­cias “ex­ci­tan­tes”. Es­tos con­tin­gen­tes ma­si­vos –guia­dos por em­pren­de­do­res lo­ca­les– le es­tán cam­bian­do la fi­so­no­mía al dis­tri­to más “rum­be­ro” de la ca­pi­tal ar­gen­ta, mi Bue­nos Ai­res que­ri­da. Ya es la som­bra de lo que era, ¡Pa­ler­mo!, hoy que la gen­tri­fi­ca­ción (ese avan­ce del de­sa­rro­llo ur­bano y el con­su­mo ha­cia zo­nas pe­ri­fé­ri­cas, lue­go re­le­va­das por otras más le­ja­nas) eli­gió des­pla­zar­se ha­cia el no­roes­te, ha­cia los ba­rrios de Vi­lla Ur­qui­za y Co­le­gia­les, de­jan­do a Pa­ler­mo a la bue­na de Dios.

Hoy ri­gen los ecos for ex­port en lo que ayer fue van­guar­dia cu­li­na­ria y coc­te­le­ra, en ba­res co­mo Ol­sen o Kim & No­vak. Cla­ro que es­to, a su vez, es muy in­tere­san­te, por los ma­ti­ces que pre­sen­ta su nue­va es­ce­na di­ver­sa. En sus an­tros do­mi­na­dos por ve­ne­zo­la­nos y bra­si­le­ños –que se afe­rran a “nues­tra cri­sis cró­ni­ca” co­mo re­man­so an­te sus es­ta­dos de emer­gen­cia na­cio­na­les–, ya no se oye el pop ni el tran­ce. Es­to es pu­ro pretty-dirty boy au­tén­ti­co aren­gan­do: “¡Va­mo’ a ser fe­liz, fe­li­ces los cua­tro!”. Y en­ton­ces, de pron­to, me des­cu­bro jun­to a tres o cua­tro se­ño­ri­tas, en la aún de­sier­ta pis­ta del Pa­ler­mo Club, don­de se exi­ge sen­tir –si no, fin­gir– un es­ta­do de áni­mo bien arri­ba; ocu­pa­mos el cen­tro de la pis­ta (a las 0:00 ho­ras), tris­te y so­li­ta­ria pis­ta, aun­que pa­ra no­so­tros es co­mo si es­tu­vie­ra en su clí­max. Bo­co­ta de co­lor de cac­tus y pan­za lle­na de cer­ve­za ne­gra, es Pa­me­la quien pre­gun­ta: —¿Te gus­ta al­guien de las aquí pre­sen­tes? Sin reac­ción, re­ci­bo en mi mano la pal­ma de la más ra­quí­ti­ca, la ma­ni­to de De­bo­rah –que es­tá co­mo ida

des­pués de tres coc­te­les Ne­gro­ni–, y es el per­mi­so que en­con­tra­mos am­bos pa­ra aban­do­nar la conversación gru­pal te­dio­sa y en­tre­gar­nos a la me­lo­día en­dor­fí­ni­ca de Sin con­tra­to, de Ma­lu­ma. Lue­go se su­man a la ron­da las ami­gas de De­bo­rah, y en­ton­ces es de­jar­nos lle­var y, tan exa­ge­ra­dos, tan so­bre­ac­tua­dos so­mos, que in­du­ci­mos un po­go (bai­le a em­pu­jo­nes) e in­vo­lu­cra­mos a ter­ce­ros que be­bían en la ba­rra, sin in­ten­ción de par­ti­ci­par, mo­men­to en el que una mo­rru­da se­ño­ri­ta que ha­ce mi­nu­tos nos re­qui­só, sus­pi­caz, los bol­sos car­ga­dos de pa­pe­les y li­bros pi­de –sua­ve, tran­qui­la­men­te– que por fa­vor nos re­ca­te­mos un po­co.

No hay ca­so, de ahí en más el re­cuer­do de la mi­ra­da es­cru­ta­do­ra de la guar­dia­na nos des­co­lo­ca y nos re­tro­trae a una es­ce­na dis­ci­pli­na­ria que no se lle­va bien con nues­tro ideal de “no­che”; las chi­cas que­dan abu­rri­das, arro­ja­das con­tra unas va­llas; y con la fo­tó­gra­fa nos fu­ga­mos por la tan­gen­te.

*** Bien­ve­ni­dos a Pa­ler­mo Soho: en la es­qui­na de las con­cu­rri­das ca­lles Ma­la­bia y Go­rri­ti, un pi­be por­ta un gran car­tel con un co­ra­zón ro­jo fu­rio­so y nos ofre­ce ben­de­cir­nos des­de su “mi­nis­te­rio del amor”, si fir­ma­mos la pla­ni­lla con nues­tros nom­bres com­ple­tos y el nú­me­ro del do­cu­men­to na­cio­nal de iden­ti­dad, que re­co­lec­ta en bus­ca de una tro­pa de be­ne­fac­to­res de­sin­te­re­sa­dos. No es­pe­ci­fi­ca ni a quién res­pon­de­re­mos ni a quié­nes va­mos a ayu­dar, e igual­men­te fir­ma­mos, por­que que­re­mos de­mos­trar la in­ten­si­dad en un ac­to eu­fó­ri­co –es­ta­mos con re­sa­ca– por­que el ba­rrio de la fies­ta per­ma­nen­te nos con­ta­gió su tono cris­pa­do. Po­co des­pués –jus­to en la puer­ta de la Ca­sa Po­la­ca– unos dar­kies re­sul­tan tan sim­pá­ti­cos y en­tra­do­res que con­tra­di­cen el ideal so­cial re­la­cio­na­do a su tri­bu: el en­si­mis­ma­mien­to y la apa­tía. Nos re­cla­man que ba­je­mos el rit­mo de nues­tra ca­mi­na­ta y mar­che­mos jun­to a ellos, y uno –un pe­ti­so– de­vie­ne cla­ra­men­te en el cen­tro; dis­cur­si­va­men­te es muy ex­plí­ci­to y des­ver­gon­za­do cuan­do re­la­ta al gru­po la no­che de su des­vir­ga­mien­to anal, ocu­rri­do ha­ce so­lo unos años, en el Par­que Tay­ro­na, re­gión Ca­ri­be. “Un sa­lu­do al pue­blo co­lom­biano”, de­di­ca cuan­do se le re­ve­la el des­tino de es­te ar­tícu­lo y des­pués, es­ti­mu­la­do por su pro­pio tono pro­caz, se po­ne a ha­cer una mí­mi­ca de se­xo oral, arro­di­llán­do­se a los pies de un com­pa­ñe­ro que se de­ja man­so. En­ton­ces, atri­bu­la­dos por esa ima­gen ex­plí­ci­ta, al­gu­nos apu­ra­mos el rum­bo y de­ja­mos a los dar­kies cu­brién­do­nos las es­pal­das a unos 50 me­tros.

*** La ac­tual ges­tión mu­ni­ci­pal de Bue­nos Ai­res quie­re po­ner­le a to­do un em­pa­que yan­kió­fi­lo y bri­llan­te, pa­sa­do por el mar­ke­ting pu­bli­ci­ta­rio, y en­ton­ces el an­ti­guo Zoo­ló­gi­co es hoy el po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to Eco­par­que –de ani­ma­les des­mal­tra­ta­dos–, y a las fon­das y bo­de­go­nes del an­ciano Pa­ler­mo los re­em­pla­zan los res­tós y los beers bars. Pe­ro na­die ha po­di­do ven­cer la en­can­ta­do­ra y nau­sea­bun­da at­mós­fe­ra del Sa­lón Puey­rre­dón, so­bre la ave­ni­da San­ta Fe, a me­tros de la tra­di­cio­nal y lum­pe­ni­za­da Pla­za Ita­lia. Brit­ney, una gor­da des­par­pa­ja­da que ad­mi­ra al ícono pop al pun­to de ha­ber adop­ta­do su nom­bre, nos gri­ta des­de el cen­tro del sa­lón: “Des­pe­jen, con­chas”. Dis­fru­tan, in­dó­mi­tas, Brit­ney y su pa­re­ja oca­sio­nal de bai­le, Bet­ti­na, cuan­do a fuer­za de re­mo­li­nos y trom­bas dan­cís­ti­cas se que­dan com­ple­ta­men­te so­las,

amas y se­ño­ras de la pis­ta vo­mi­ta­da, y ni se apu­ran a le­van­tar­se cuan­do res­ba­lan ca­si en­ci­ma de los res­tos de al­go que fue vis­co­so. He­te­ro­gé­neo y plu­ral, el Sa­lón ce­le­bra la di­ver­si­dad en sus des­ma­dres y des­po­jos, y alien­ta la con­vi­ven­cia del tan­gue­ro se­ñor Ru­bén, de 70, con los se­gui­do­res teen de la ban­da No So­mos Na­da, gran revelación de la lo­ca­li­dad de Re­me­dios de Es­ca­la­da, al sur del co­n­ur­bano bo­nae­ren­se. Ya per­di­mos a los dar­kies, arre­bu­ja­dos en la zo­na de los ba­ños, y es­ca­pa­mos del ai­re pe­sa­do que se da ahí a las 3:00 de la ma­dru­ga­da, cuan­do en otros si­tios no tan le­ja­nos Bue­nos Ai­res re­cién se des­pe­re­za e in­gre­sa en el clí­max noc­turno, he­cho de bo­cas y len­guas ba­bean­tes so­bre las po­cas op­cio­nes de tra­gos al in­fi­ni­to en ba­res co­mo Beoir, Río, So­ria, Ca­ra­cas, el Po­des­tá –los hits del dis­tri­to–: la cai­pi­ri­ña de ma­ra­cu­yá, el dai­ki­ri ro­jo, la mar­ga­ri­ta con jen­gi­bre y men­ta, con tan­to azú­car y ron o vod­ka ba­ra­tos, pro­du­cen ma­reos en for­ma ins­tan­tá­nea.

*** Has­ta acá: el pe­rreo des­afo­ra­do so­bre una bo­te­lla, to­das de­te­nién­do­se al ras del vi­drio; la fuer­za rít­mi­ca de un re­gue­tón ma­ti­za­do por es­tos pan­ta­nos: me­nos sexy que obs­ceno, me­nos ro­za­do que ma­no­sea­do, me­nos ca­de­rea­do que co­pu­la­do. Las ho­ras que pa­sa­ron fue­ron un fre­ne­sí de con­tin­gen­tes de tour in­sul­tán­do­se en los cru­ces ac­ci­den­ta­les en ple­na ca­lle; y fue­ron “chi­cas vol­ca­das” en la puer­ta del Mi­lo­ka Bar, don­de ca­da no­che de sá­ba­do hay más de tres tri­ful­cas. Pe­ro es su­fi­cien­te con atra- ve­sar una ca­lle an­cha, la ci­ca­triz que di­vi­de a Pa­ler­mo Soho de Pa­ler­mo Holly­wood –su ver­sión co­que­ta y VIP–, la ave­ni­da Juan B. Jus­to, pa­ra re­pli­car lo que se sien­te en Mé­xi­co DF cuan­do se de­ja atrás la Zo­na Rosa pa­ra in­gre­sar, de gol­pe, en la Con­de­sa: pu­ros ro­sas fluo­res­cen­tes y neo­nes pal­pi­tan­tes, ru­bias te­ñi­das y for­ta­cho­nes re­cién sa­li­dos de las cla­ses de Cross­fit –la gim­na­sia de mo­da– que pa­gan for­tu­nas a los tra­pi­tos (cui­da­co­ches) pa­ra es­ta­cio­nar en la ca­lle. Vi­vien­do a pu­ra com­pul­sión el de­rro­che.

He­mos cru­za­do una fron­te­ra im­por­tan­te, y acá es­ta­mos go­zan­do de las mie­les de una fies­ta mo­der­na, don­de la con­sig­na te­má­ti­ca es re­go­ci­jar­se al compás de los hits de los años ochen­ta, de­vuel­tos a un mun­do pe­que­ño y bur­gués que, unos po­cos años atrás, no le te­nía tan­to as­co al Soho, ni se ha­bía co­rri­do tan al no­roes­te por­te­ño. Jes­si, la an­fi­trio­na, cum­ple sus 40 a to­do lu­jo, y los in­vi­ta­dos pi­den ser in­mor­ta­li­za­dos an­te la len­te de la fo­tó­gra­fa de Soho, dán­do­se in­ge­nuos pi­qui­tos sin can­dor ni fue­go. En­ton­ces, sue­na en el par­lan­te el te­ma Chi­pi chi­pi, de nues­tro má­xi­mo ído­lo roc­ke­ro, Charly García: “Yo nun­ca fui a New York, no sé lo que es Pa­rís; vi­vo ba­jo la tie­rra, vi­vo den­tro de mí”.

Ama­ne­ce un cie­lo lim­pio de nu­bes, pa­ra una ex­tra­ña y se­ca Bue­nos Ai­res de un in­vierno tem­pla­do. Es tan ní­ti­do a es­ta ho­ra –tan abrup­to– el con­tras­te en­tre los em­pas­ti­lla­dos que vuel­ven a las ca­lles en bus­ca de los af­ter pa­ra se­guir de fies­ta y los ejér­ci­tos del al­ba, que se re­cu­pe­ran de la no­che os­cu­ra; es­tos úl­ti­mos son los “sin te­cho” que, des­de ha­ce al­gún tiem­po, se re­pli­can en to­da Bue­nos Ai­res –por su­pues­to, tam­bién, en los Pa­ler­mos– y son sín­to­ma del en­san­cha­mien­to de la bre­cha so­cial. Van a la olla po­pu­lar que los con­sue­la, to­dos los do­min­gos, an­tes del me­dio­día –van con tiem­po pa­ra ha­cer la fi­la–, en los pór­ti­cos de las igle­sias, don­de los gui­sos de len­te­jas humean con lo bá­si­co –que es mu­cho–, mien­tras la “gen­te bien”, aden­tro, se con­fie­sa y se re­di­me an­te los cu­ras.

Ju­lián Go­ro­dis­cher (siem­pre a la ex­tre­ma de­re­cha) re­co­rrió al­gu­nos de los pun­tos más con­cu­rri­dos en las no­ches del ba­rrio Pa­ler­mo Soho, co­mo el Sa­lón Puey­rre­dón y la ca­lle Ma­la­bia. Acá, po­san­do con un gru­po de tu­ris­tas y otro de be­be­do­res ca­lle­je­ros.

“LA TE­QUI­LE­RA” (iz­quier­da), exac­triz porno y aho­ra im­pul­sa­do­ra de mar­cas en ba­res, jun­to a una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo en el Pa­ler­mo Club.

Tres pos­ta­les de la no­che de fies­ta en el ba­rrio bo­nae­ren­se de Pa­ler­mo Soho: un Dj que pren­de la fies­ta a pun­ta de re­gue­tón, dos mu­je­res que bai­lan en la ca­lle de ma­dru­ga­da y un gru­po de “dar­kies” que acom­pa­ña­ron al au­tor de la cró­ni­ca en el ca­mino de un bar a otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.