Ba­rrios de pla­cer, por Álvaro Ro­ble­do

Pa­ra uno de los más fa­mo­sos ar­tis­tas ja­po­ne­ses ha­bía cier­tas po­si­cio­nes so­cia­les que so­lo se al­can­za­ban me­dian­te la ex­plo­ta­ción de las do­tes se­xua­les. Aun­que co­no­ci­do por obras tan fa­mo­sas co­mo La gran ola, su fa­ce­ta co­mo pin­tor eró­ti­co es me­nos po­pu­lar.

SoHo (Colombia) - - SUMARIO - POR ÁLVARO RO­BLE­DO Fo­tos gett­yi­ma­ges

Son los años 1600 en Ja­pón. Tras la ba­ta­lla de Se­ki­gaha­ra se le­van­ta co­mo úni­co go­ber­nan­te de la is­la To­ku­ga­wa Ie­ya­su, quien tra­jo la paz des­pués de años de gue­rras in­tes­ti­nas. Se­rá nom­bra­do Sho­gun, gran se­ñor de la gue­rra, y ce­rra­rá las puer­tas de su país a cual­quier ex­tran­je­ro, con la ex­cep­ción de dos vi­si­tas anua­les de bar­cos pro­ve­nien­tes de Ho­lan­da y Chi­na. El em­pe­ra­dor se­gui­rá exis­tien­do, co­mo aún exis­te, pe­ro pa­sa­rá a re­cluir­se en su pa­la­cio-cár­cel, ca­ren­te de po­der. To­ku­ga­wa tras­la­da la cor­te de Kio­to a Edo (la ac­tual To­kio) y allí desa­rro­lla­rá un com­ple­jo sis­te­ma de con­trol po­lí­ti­co y so­cial que evi­ta­rá al­za­mien­tos por par­te de sus súb­di­tos y que du­ra­rá 250 años, en una épo­ca que se­rá co­no­ci­da co­mo Edo. En­tre los mu­chos ex­ce­sos de po­der que lle­va­rá a ca­bo, de­cre­ta una ley que di­ce que to­dos sus Daim­yo, los se­ño­res feu­da­les, de­be­rán per­ma­ne­cer en Edo du­ran­te un año con gran par­te de su ejér­ci­to. Al año si­guien­te po­drán re­gre­sar a sus tie­rras pe­ro de­be­rán de­jar fa­mi­lia­res cer­ca­nos en la ca­pi­tal. Es­ta for­ma de con­trol fue la úni­ca com­pro­ba­da efi­cien­te pa­ra con­su­mar la paz del ar­chi­pié­la­go. El re­qui­si­to de per­ma­ne­cer en Edo exi­gía que gas­ta­ran can­ti­da­des con­si­de­ra­bles de di­ne­ro (me­di­do en arroz), for­tu­nas que irían a las ar­cas del sho­gu­na­to. Fue du­ran­te es­ta épo­ca que las ar­tes flo­re­cie­ron en Ja­pón: el tea­tro Noh y Ka­bu­ki, poe­sías de dis­tin­tos ti­pos, la ce­rá­mi­ca, las ar­tes mar­cia­les y, por su­pues­to, la pin­tu­ra.

El sa­gaz Ie­ya­su sa­bía que guar­dar tan­tos hom­bres ocio­sos en una mis­ma ciudad re­pre­sen­ta­ba un ries­go con­si­de­ra­ble pa­ra la se­gu­ri­dad del es­ta­do. Por es­to de­ci­dió cons­truir va­rios ba­rrios de pla­cer cer­ca­nos al río Su­mi­da, que atra­vie­sa la ciudad, a los que lla­ma­ron Uki­yo: la tra­duc­ción de es­tos ideo­gra­mas pue­de de­cir tan­to “mun­do flo­tan­te”, co­mo “mun­do tris­te”. Pa­ra los ja­po­ne­ses de ese en­ton­ces (y mu­chos ac­tua­les) la tris­te­za pa­re­cía que­rer de­cir di­cha. El tér­mino Uki­yo pro­vie­ne del bu­dis­mo y en un prin­ci­pio de­fi­nía la con­di­ción de im­per­ma­nen­cia que se aso­cia­ba con la vi­da co­ti­dia­na y sus ape­gos. En el si­glo XVII pa­só a sig­ni­fi­car el va­lor de los pla­ce­res pa­sa­je­ros de las fies­tas, la mo­da, el mun­do del tea­tro, el amor mer­ce­na­rio, las pa­sio­nes clan­des­ti­nas y lo efí­me­ro, to­do aque­llo de lo que se nu­tría el mun­do flo­tan­te de los ba­rrios de pla­cer.

Es­tos ba­rrios eran los úni­cos lu­ga­res en los que las per­so­nas po­dían ser co­mo que­rían en un mun­do atra­ve­sa­do por las obli­ga­cio­nes y con­ven­cio­nes so­cia­les de un sis­te­ma neo­con­fu­ciano co­mo el ja­po­nés de ese en­ton­ces. El mun­do flo­tan­te era el lu­gar don­de por unas ho­ras que­da­ban sus­pen­di­das en el ai­re las es­tric­tas re­glas so­cia­les. Un lu­gar de es­ca­pe. Don­de los ri­cos mer­ca­de­res, des­pre­cia­dos en el mun­do ex­terno, po­dían ser in­dul­gen­tes y gas­tar a sus an­chas, brin­dar y em­bo­rra­char­se con el sa­mu­rái sin per­der la vi­da, a la vez que con el bon­zo y con la geis­ha. Allí con­fluían to­dos ellos, ade­más de ac­to­res, in­te­lec­tua­les, ar­tis­tas, edi­to­res y aris­tó­cra­tas de in­cóg­ni­to, can­sa­dos de las rí­gi­das for­ma­li­da­des de la vi­da dia­ria.

En Edo ha­bía el do­ble de hom­bres que de mu­je­res, ra­zón por la que Iha­ra Sai­ka­ku, quien ha­bía ce­di­do a la muer­te a su es­po­sa y a su hi­ja, uno de los me­jo­res es­cri­to­res de su épo­ca, de­ci­die­ra bau­ti­zar­la co­mo “La ciudad de los sol­te­ros”. Sa­mu­ráis se­xual­men­te frus­tra­dos, obli­ga­dos a per­ma­ne­cer con su se­ñor du­ran­te pe­río­dos ex­ten­sos en la ca­pi­tal, for­za­ron la crea­ción de es­tos dis­tri­tos de bur­de­les y en­tre­te­ni­mien­to, cons­trui­dos en aguas pan­ta­no­sas so­bre pa­la­fi­tos, a los que so­lo se po­día ac­ce­der en bo­te. Yos­hi­wa­ra fue el más im­por­tan­te ba­rrio de es­te mun­do flo­tan­te du­ran­te dé­ca­das, al me­nos en Edo. Pe­ro tam­bién exis­tía el de Gion, en Kio­to, o el de Shi­ma­ba­ra, en Osa­ka, lu­ga­res don­de la eti­que­ta de la se­duc­ción en­con­tró co­tas in­sos­pe­cha­das en el mun­do en­te­ro.

Uki­yo-e era el nom­bre que se les da­ba a las pin­tu­ras, es­tam­pas la­bra­das en ma­de­ra, de la vi­da den­tro de los ba­rrios de pla­cer en­tre los si­glos XVII y XIX. Es­tas es­tam­pas con­for­man mu­chas de las imá­ge­nes que te­ne­mos so­bre el Ja­pón de ese en­ton­ces. Pe­ro co­mo en una mu­ñe­ca ru­sa, den­tro de ese mun­do flo­tan­te exis­tían otros va­rios mun­dos flo­tan­tes. Uno de ellos fue el lla­ma­do Shun­ga, que tra­du­ce “imá­ge­nes de pri­ma­ve­ra”, un ar­te es­con­di­do pa­ra el mun­do du­ran­te ca­si to­da su his­to­ria (sal­vo por las obras que lle­ga­ron a las ha­bi­ta­cio­nes más ex­qui­si­tas y lu­ju­rio­sas de Ho­lan­da), es­tam­pas eró­ti­cas, des­in­hi­bi­das y re­vo­lu­cio­na­rias pa­ra el pa­ca­to pen­sa­mien­to ju­deo­cris­tiano, que ha­bla­ban de ese otro mun­do, el prohi­bi­do y no je­rár­qui­co den­tro de una cul­tu­ra que vi­vió una dic­ta­du­ra mi­li­tar du­ran­te más de sie­te si­glos.

To­da­vía hoy el Shun­ga si­gue sien­do ile­gal pa­ra la ley en Ja­pón, a pe­sar de su ob­vio va­lor his­tó­ri­co y ar­tís­ti­co. Es una prohi­bi­ción, ex­clu­si­va de los ja­po­ne­ses, que da­ta de 400 años atrás, por lo que en la ac­tua­li­dad (y a pe­sar de su in­du­da­ble pro­fu­sión), la por­no­gra­fía si­gue sien­do cen­su­ra­da en Ja­pón, uno de los paí­ses más por­no­grá­fi­cos y las­ci­vos de la Tie­rra. Aquí ve­mos otro de los po­de­res in­du­da­bles de la prohi­bi­ción, en par­ti­cu­lar en el te­rreno eco­nó­mi­co. To­do es­to no de­ja de ha­blar de nues­tra cu­rio­sa con­di­ción hu­ma­na.

El Shun­ga no se cons­tri­ñe, al­can­za has­ta don­de lle­ga la ima­gi­na­ción (que se vuel­ve reali­dad): en­con­tra­mos es­tam­pas Shun­ga con ho­mo­se­xua­les, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res, ani­ma­lis­mo, bon­zos con miem­bros ve­no­sos a pun­to de re­ven­tar en­cu­lan­do a no­vi­cios que no pa­re­cen re­pu­diar lo que es­tá pa­san­do. To­do es po­si­ble en el mun­do flo­tan­te don­de se anu­dan ser­pen­ti­nos nues­tros se­sos. Son imá­ge­nes se­xual­men­te ex­plí­ci­tas, imá­ge­nes de po­der. Imá­ge­nes de se­xo con ma­ti­ces ideo­ló­gi­cos y po­lí­ti­cos que tam­bién eran co­no­ci­das co­mo Ma­ku­ra-e: cua­dros de al­moha­da. Te­nían que ver con dos asun­tos muy hu­ma­nos: el se­xo y la li­ber­tad de ex­pre­sión. Ha­bla­ban de los cho­nin, li­te­ral­men­te “ha­bi­tan­tes de ciudad”, la cla­se me­dia. To­dos esos co­mer­cian­tes, ar­te­sa­nos, ex­cam­pe­si­nos y ex­sa­mu­ráis que que­rían ol­vi­dar­se de sí mis­mos.

Era un ar­ma de do­ble fi­lo: uno de sus la­dos, el evi­den­te y di­rec­to, ser­vía de bur­la a las cos­tum­bres y a la vi­da co­ti­dia­na. El otro, el ocul­to y sim­bó­li­co, te­nía un ca­rác­ter trans­gre­sor que iba en con­tra del go­bierno y ata­ca­ba los ima­gi­na­rios de po­der, en­tre ellos la igle­sia. Ese fue su va­lor anár­qui­co, un va­lor crea­do des­de la be­lle­za y la in­te­li­gen­cia: la po­pu­la­ri­za­ción y la co­mer­cia­li­za­ción ma­si­va de imá­ge­nes que ayu­da­ban a des­es­ta­bi­li­zar una so­cie­dad con­tro­la­da, que que­ría ver­se co­mo bue­na y co­rrec­ta.

Con el pa­so de las dé­ca­das el Shun­ga co­men­zó a tra­tar otros te­mas con­cer­nien­tes al mun­do de los sa­mu­ráis, de los co­mer­cian­tes pu­dien­tes y de las pros­ti­tu­tas fa­mo­sas. En­tre ellos tam­bién en­con­tra­mos es­tam­pas hu­mo­rís­ti­cas, co­mo las fa­mo­sas Com­pe­ten­cias de pe­nes o La ba­ta­lla de pe­dos, de To­sa Mit­suo­ki. En el Shun­ga las si­tua­cio­nes son por lo ge­ne­ral trans­gre­so­ras y no tie­nen na­da que ver con el amor ma­ri­tal: las es­ce­nas son de en­cuen­tros clan­des­ti­nos, fu­ga­ces mo­men­tos de in­ti­mi­dad atra­pa­dos al vue­lo du­ran­te una ex­cur­sión, el mo­men­to en el que el aman­te lo­gra es­ca­bu­llir­se mien­tras la pa­re­ja le­gí­ti­ma ya­ce dor­mi­da, al­guien que to­ma por asal­to a otro que des­can­sa des­pre­ve­ni­do.

*** Kat­sus­hi­ka Ho­ku­sai (1760-1849) na­ció en el año del dra­gón y mu­rió con 90 años. Fue uno de los úl­ti­mos gran­des pin­to­res del pe­rio­do Edo. Na­ció allí y des­de muy tem­prano fue ex­tre­ma­da­men­te pro­lí­fi­co: di­cen que em­pe­zó a pin­tar a los seis años y que has­ta los 80 no de­jó pa­sar un día sin to­car sus pin­ce­les y pro­bar­se con ellos. A pe­sar de ello, de­cía en su ve­jez que no po­día ha­cer que un ga­to le sa­lie­ra co­mo que­ría. Tra­ba­jó una gran va­rie­dad de es­ti­los y for­mas, cen­trán­do­se en los pai­sa­jes y la cul­tu­ra de Edo, en las fa­mo­sas vis­tas del mon­te Fu­ji y los clá­si­cos te­mas del Uki­yo-e, en­tre los que se en­cuen­tran ac­to­res y ac­tri­ces fa­mo­sas y es­ce­nas de gue­rras del pa­sa­do. Le de­di­có va­rias se­ries al mun­do de los Yo­kai, el uni­ver­so de los fan­tas­mas y los se­res so­bre­na­tu­ra­les de Ja­pón. Y tam­bién, por su­pues­to, desa­rro­lló una am­plia crea­ción de es­tam­pas Shun­ga.

Su vi­da es­tá nu­bla­da por el mis­te­rio pe­ro se han sal­va­do al­gu­nas his­to­rias gra­cias en par­te a su “tes­ta­men­to es­pi­ri­tual”, que sir­ve de co­lo­fón pa­ra sus fa­mo­sas Cien vis­tas del mon­te Fu­ji, que tu­vo un gran im­pac­to en la fi­lo­so­fía de los im­pre­sio­nis­tas y po­sim­pre­sio­nis­tas. Em­pe­zó su ca­rre­ra co­mo ar­tis­ta a los 18. Cuen­ta la le­yen­da que fue gol­pea­do por un rayo cuan­do te­nía más de 20 años y que des­de ese mo­men­to se vol­vió ar­tis­ta. Hay quien di­ce que aquel que es al­can­za­do por un rayo se trans­for­ma en cha­mán.

Nun­ca te­mió to­car nin­gún te­ma por di­fí­cil que fue­ra for­mal o con­cep­tual­men­te, por lo que se le con­si­de­ra uno de los pre­cur­so­res del ar­te mo­derno. Su ma­ne­jo del es­pa­cio es úni­co, al igual que el co­no­ci­mien­to que lle­vó a ci­mas in­sos­pe­cha­das de que to­do en el mun­do es una abs­trac­ción. Cuan­do ve­mos los cua­dros de Ho­ku­sai nos su­mer­gi­mos en su mun­do flo­tan­te.

Ho­ku­sai tra­du­ce la es­tre­lla del nor­te, la es­tre­lla Po­lar, cen­tro del cie­lo pa­ra los na­ve­gan­tes, al­re­de­dor de la que gi­ran el res­to de es­tre­llas. Adop­tó es­te nom­bre en gra­ti­tud a Myo­ken, uno de los bu­das a los que era adep­to, quien es re­pre­sen­ta­do por es­ta es­tre­lla. Ho­ku­sai te­nía al­go in­fan­til y ju­gue­tón en su for­ma de ser. Le gus­ta­ba cam­biar de for­ma­tos, iba de lo in­men­so a lo que po­día ser con­te­ni­do en un grano de arroz.

Vi­vía en la ori­lla orien­tal del río Su­mi­da, que era uno de los me­dios de in­ter­cam­bio co­mer­cial más im­por­tan­tes de Ja­pón, en­tre los que se en­con­tra­ba el in­ter­cam­bio de pla­cer. Era es­ta ya una so­cie­dad con una gran ham­bre de so­fis­ti­ca­ción. Tu­vo dos es­po­sas y le pa­ga­ba las deu­das en el jue­go a su nie­to. Per­dió su ca­sa y sus di­bu­jos al fue­go. Pin­tó más de 30.000 obras a lo lar­go de su vi­da. Ama­ba el azul de Pru­sia y te­nía un co­no­ci­mien­to de maes­tro de los di­fe­ren­tes pig­men­tos. Su re­li­gión era la Shin­to, ani­mis­ta, por lo que to­do lo que pin­ta­ba pa­re­cía te­ner al­ma, ya fue­ra una pie­dra, un puen­te, la llu­via, un pa­to o un ni­ño. Se mu­dó 93 ve­ces pe­ro siem­pre vi­vió cer­ca al Su­mi­da. Se ves­tía con so­brie­dad y lle­va­ba un bas­tón de por­ta­dor, san­da­lias de pa­ja: so­lo le in­tere­sa­ba di­bu­jar. Desa­rro­lló un es­ti­lo pro­pio tras es­tu­diar mu­chas téc­ni­cas y a pe­sar de su fa­ma, nun­ca se dio ai­res ni se de­jó ga­nar por la fa­ma ni las eva­nes­cen­tes som­bras de lo que la gen­te lla­ma éxi­to.

Co­mo di­bu­jan­te de Shun­ga tie­ne la fa­mo­sa es­ce­na de una vio­la­ción per­pe­tra­da por un ban­di­do ves­ti­do co­mo un nin­ja, quien man­tie­ne a ra­ya con su es­pa­da al es­po­so de la víc­ti­ma: el es­po­so es­tá ama­rra­do y gri­ta, pe­ro su ex­ci­ta­ción se­xual es evi­den­te. En otro de sus li­bros eró­ti­cos más re­pre­sen­ta­ti­vos, Los dio­ses del coi­to, del gé­ne­ro en­pon (cuen­tos eró­ti­cos a co­lor), Ho­ku­sai mues­tra gen­te or­di­na­ria te­nien­do en­cuen­tros se­xua­les de di­ver­sas ín­do­les, pe­ro que bri­lla con el men­sa­je an­ti­con­fu­ciano que di­ce que cier­tas po­si­cio­nes so­cia­les son so­lo al­can­za­das me­dian­te la ex­plo­ta­ción de las do­tes se­xua­les.

En una obra de 1814 en­con­tra­mos una de las más fa­mo­sas imá­ge­nes eró­ti­cas de Ho­ku­sai: La pes­ca­do­ra de per­las po­seí­da por los pul­pos, que fue así des­cri­ta por Ed­mond de Gon­court: “En­tre sus imá­ge­nes se en­cuen­tra la te­rri­ble plan­cha de la for­ma des­nu­da de una mu­jer ten­di­da so­bre una ca­ma de ro­cas cu­bier­tas por al­gas, ja­dean­do de pla­cer. Es­tá en tal es­ta­do de aban­dono – si­cut ca­da­ver– que no es fá­cil de­cir si es una aho­ga­da o si su cuer­po es­tá vi­vo. Un pul­po enor­me, con ate­rra­do­ras pu­pi­las co­mo cuar­tos cre­cien­tes, suc­cio­na sus par­tes pu­den­das, mien­tras otro pul­po más pe­que­ño de­vo­ra con avi­dez su bo­ca”.

Sa­be­mos po­co del le­ga­do de Ho­ku­sai que vi­ve en­tre no­so­tros: si es­cri­bi­mos la pa­la­bra “mar” en What­sapp, nos sa­le de in­me­dia­to el emo­ji con la ima­gen de la gran ola de Ka­na­ga­wa, qui­zá su obra más co­no­ci­da y ubi­cua en el mun­do de hoy. Así ve­mos có­mo las co­sas del pa­sa­do nos si­guen ha­bi­tan­do.

A los 70 años de­cía no ha­ber he­cho na­da va­lio­so ni me­re­ce­dor de ser vis­to. A los 90, días an­tes de mo­rir, di­jo: “Si me hu­bie­ran da­do diez años más de vi­da, si­quie­ra cin­co, me ha­bría con­ver­ti­do en un ver­da­de­ro maes­tro de mi ar­te”. To­do es­to lo re­su­me con be­lle­za en su “tes­ta­men­to es­pi­ri­tual”: “Des­de los 6 con­ser­vo la ma­nía de di­bu­jar las co­sas (la for­ma de las co­sas), a los 50 te­nía pu­bli­ca­dos in­fi­ni­tos di­bu­jos aun­que sé muy bien que an­tes de los 70 lo he­cho na­da va­le (una bur­bu­ja va­le). A los 73 apren­dí al­go so­bre la ver­da­de­ra es­truc­tu­ra de los se­res: cua­drúpe­dos o pe­ces, plan­tas, ár­bo­les, pá­ja­ros e in­sec­tos. En con­se­cuen­cia a los 80 au­men­ta­ré el pro­gre­so y a los 90 pe­ne­tra­ré el mis­te­rio de las co­sas; y cuan­do lle­gue (por­que lle­ga­ré) a los 110 años, to­do lo que ha­ga, ya sea un pun­to o una lí­nea, se­rá la vi­da. Pi­do a quien me so­bre­vi­va que com­prue­be si cum­plo mi pa­la­bra”.

HO­KU­SAI, “Her­ba Ado­ni­dis, Dew on lo­ve grass”, Italy Lin­gu­ria Ge­no­va Mu­seo d´ar­te Orien­ta­le Edoar­do Chios­so­ne.

ARAKI Una ima­gen del fo­tó­gra­fo ja­po­nés que mues­tra la evo­lu­ción con­tem­po­rá­nea del gé­ne­ro Shun­ga. Del li­bro: Araki by Araki: Pho­to­grap­her´s Per­so­nal Se­lec­tion, Ko­dans­ha Eu­ro­pe Ltd.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.