El san­to grial de los re­lo­jes

Tras ser una es­tre­lla de Holly­wood, Paul New­man se con­vir­tió en un buen pi­lo­to de ca­rre­ras. Su es­po­sa, preo­cu­pa­da por su sa­lud, le re­ga­ló un Ro­lex que se vol­vió pro­ta­go­nis­ta de una fas­ci­nan­te his­to­ria de co­lec­cio­nis­mo y di­ne­ro.

SoHo (Colombia) - - SUMARIO - POR SAN­TIA­GO PARGA LINARES

Si us­ted no tie­ne idea de re­lo­jes, el Ro­lex Cos­mo­graph Day­to­na del ac­tor Paul New­man le pa­re­ce­rá co­mo cual­quier otro re­loj ca­ro: sí, bo­ni­to, pe­ro ¿por qué va­le tan­to? Aho­ra, si pien­sa que el Day­to­na no es más que un re­loj cual­quie­ra es por­que no co­no­ce es­ta his­to­ria. Y es una his­to­ria con un prin­ci­pio y un fin, el cual se acer­ca pron­to: el 26 de oc­tu­bre de 2017.

En 1972, cuan­do ya ha­bía pro­ta­go­ni­za­do The Hustler (1961) y Butch Cas­sidy and the Sun­dan­ce Kid (1969), a Paul New­man le dio por con­ver­tir­se en pi­lo­to de ca­rre­ras. Es el ti­po de co­sas que so­lo se le pue­den ocu­rrir a una es­tre­lla co­mo New­man: le gus­tan los carros, in­ter­pre­tó a un pi­lo­to en una pe­lí­cu­la ( Win­ning, del 69) y aho­ra quie­re ser pi­lo­to en la vi­da real. Y lo me­jor, re­sul­tó ser muy bueno: ga­nó in­nu­me­ra­bles ca­rre­ras, que­dó de se­gun­do en las 24 Ho­ras de Le Mans (una de las ca­rre­ras más di­fí­ci­les y pres­ti­gio­sas del mun­do) y co­rrió pro­fe­sio­nal­men­te has­ta que cum­plió 70 años.

El cuen­to del re­loj co­men­zó en 1972, cuan­do Joan­ne Wood­ward, ac­triz y es­po­sa de New­man, preo­cu­pa­da por el nue­vo hobby de su ma­ri­do, le re­ga­ló “el re­loj más mí­ti­co y le­gen­da­rio que exis­te”, se­gún la re­vis­ta For­bes, con la ins­crip­ción “DRI­VE CAREFULLY ME” (al­go así co­mo “Ma­ne­ja[me] con cui­da­do”). El Ro­lex, pro­du­ci­do en 1968, es el re­ga­lo per­fec­to pa­ra un pi­lo­to con mu­cho es­ti­lo que tam­bién es un sex sym­bol in­ter­na­cio­nal. Ade­más de cro­nó­me­tro y nú­me­ros y ma­ne­ci­llas del es­ti­lo art dé­co, tie­ne un ta­quí­me­tro que per­mi­te me­dir la ve­lo­ci­dad.

Ro­lex pro­du­jo Day­to­nas en­tre 1963 y 1970 y fa­bri­có re­la­ti­va­men­te po­cas uni­da­des. Co­mo New­man no se qui­ta­ba el su­yo y le dio la vuel­ta al mun­do com­pi­tien­do en ca­rre­ras y ga­nan­do Ós­ca­res con él pues­to, el mo­de­lo em­pe­zó a ser co­no­ci­do co­mo el “Paul New­man Day­to­na”. En los años ochen­ta, el re­loj se vol­vió fa­mo­so y los Paul New­man Day­to­na se con­vir­tie­ron en pie­zas de co­lec­cio­nis­ta. Uno “nor­mal” cues­ta en­tre 80.000 y 100.000 dó­la­res, pe­ro Ch­ris­tie’s ven­dió uno en 1,1 mi­llo­nes de dó­la­res y otra ca­sa de subas­tas, Phi­llips, ven­dió es­te año otro, de oro, en 3,7 mi­llo­nes.

Y aho­ra, en oc­tu­bre, van a subas­tar el de New­man. Sí, ese mis­mo. Pa­ra co­lec­cio­nis­tas se­rios es co­mo si al­guien pu­sie­ra a la ven­ta el San­to Grial guar­da­do den­tro del Ar­ca de la Alian­za. Los es­ti­ma­dos más con­ser­va­do­res le apun­tan a un pre­cio fi­nal de un mi­llón de dó­la­res, mien­tras otros pre­di­cen un nú­me­ro más cer­cano a los diez.

Pe­ro ¿có­mo es que, de un día pa­ra otro, apa­re­ce a la ven­ta el re­loj más va­lio­so de la his­to­ria? Es gra­cias al mis­mí­si­mo New­man –y su es­ti­lo de vi­da fa­mo­sa­men­te des­com­pli­ca­do–, a su hi­ja Nell y a un no­vio de ella en los años ochen­ta, un tal Ja­mes Cox. Se­gún cuen­ta Cox, una no­che de 1984, en una fin­ca, ayu­da­ba al ac­tor a arre­glar una ca­sa en un ár­bol, cuan­do es­te le pre­gun­tó qué ho­ra era y él di­jo que no te­nía re­loj. En­ton­ces New­man, sin más, le en­tre­gó el que te­nía pues­to. “Si no se te ol­vi­da dar­le cuer­da –le di­jo–, es bueno pa­ra mar­car la ho­ra”.

Cox lo em­pe­zó a usar a dia­rio, pe­ro nun­ca fue cons­cien­te del ta­ma­ño de jo­ya que te­nía en su mu­ñe­ca, has­ta que una no­che de 1993, un ja­po­nés que ape­nas ha­bla­ba in­glés se le acer­có y le di­jo: “¡El re­loj de Paul New­man!”. Cox no lo po­día creer: ¿có­mo po­día sa­ber ese hom­bre que ese re­loj, pre­ci­sa­men­te ese, ha­bía per­te­ne­ci­do a New­man? Muy fá­cil: el re­loj se ha­bía he­cho fa­mo­so cuan­do su ex­sue­gro em­pe­zó a sa­lir con él en pro­duc­cio­nes de re­vis­tas, y lue­go, con el boom de in­ter­net, se con­vir­tió en un ar­tícu­lo muy com­par­ti­do en­tre usua­rios de re­des co­mo Pin­te­rest. Dio tan­to de qué ha­blar, que el por­tal so­bre re­lo­jes Ho­din­kee lo in­clu­yó en la lis­ta de los do­ce “re­lo­jes per­di­dos” más im­por­tan­tes del mun­do, jun­to al Jae­ger-le­co­ul­tre de Pablo Pi­cas­so y a otro Ro­lex, el de Fi­del Cas­tro.

Cox fue no­vio de Nell has­ta 1993 y aho­ra tra­ba­ja en el Nell New­man Foun­da­tion, que ella creó en 2010, don­de se en­car­ga de asun­tos am­bien­ta­les. Y di­ce que do­na­rá una par­te del di­ne­ro de la subas­ta a la fun­da­ción. El New­man de New­man se­rá ven­di­do es­te 26 de oc­tu­bre, pe­ro an­tes, Phi­llips lo lle­va­rá en un tour mun­dial, co­mo si fue­ra la An­tor­cha Olím­pi­ca: To­kio, Tai­péi, Lon­dres, Mia­mi y Green­wich, Con­nec­ti­cut.

Así que ya sa­be: si tie­ne un mi­llón de dó­la­res, o diez, y es­tá bus­can­do re­loj, us­ted pue­de ser due­ño del mi­nu­te­ro más ca­ro del mun­do. Pe­ro re­cuer­de, el re­loj de Paul New­man es el re­loj de Paul New­man por­que lo lle­va el es­ti­lo, así cues­te 10 mi­llo­nes de dó­la­res, no se com­pra.

El pri­mer Ro­lex Day­to­na Dial Exó­ti­co que le re­ga­ló Joan­ne Wood­ward, es­po­sa de Paul New­man, cuan­do es­te de­ci­dió com­pe­tir pro­fe­sio­nal­men­te en 1972, con la ins­crip­ción “DRI­VE CAREFULLY ME”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.