LA BOL­SA RO­TA DE IN­TER­BOL­SA

Ne­go­cios tur­bios. Di­ne­ro. Arro­gan­cia. Va­ni­dad. La­zos fa­mi­lia­res. Es­ta es la cró­ni­ca de có­mo la co­di­cia de unos po­cos hun­dió a In­ter­bol­sa, una de las em­pre­sas bur­sá­ti­les más gran­des del país, y aca­bó con el ca­pi­tal de mi­les de per­so­nas y com­pa­ñías que de­po

SoHo (Colombia) - - CRÓNICA - * Es­cri­tor, pe­rio­dis­ta y crí­ti­co de ci­ne. Pu­bli­có en 2016 el li­bro de re­la­tos Tra­ta­do de si­mio­lo­gía (Seix Ba­rral).

U n co­rre­dor que tra­ba­jó en In­ter­Bol­sa re­cuer­da su pri­mer día en la co­mi­sio­nis­ta co­mo un lar­go ba­ño de su­dor: tan pron­to co­mo lle­gó a su es­cri­to­rio, su je­fe le asig­nó una cuen­ta de 10 mi­llo­nes de dó­la­res. Aun­que la ex­pe­rien­cia pu­do en­ve­je­cer­lo pre­ma­tu­ra­men­te, su­po re­ti­rar­se a tiem­po.

Bor­dea los 30 años, vis­te un tra­je que evi­ta con su sen­ci­llez el ex­hi­bi­cio­nis­mo de una ele­gan­cia so­bre­ac­tua­da y es de es­ta­tu­ra me­dia­na. Mien­tras al­mor­za­mos, es­cu­cho su voz tran­qui­la y pau­sa­da evo­can­do el vér­ti­go que de­ci­día el rit­mo de la co­mi­sio­nis­ta, sin re­ve­lar los es­tra­gos de al­guien que es­tu­vo so­me­ti­do a las pre­sio­nes del me­dio bur­sá­til. Pe­ro apren­dió con ra­pi­dez el ri­tual del whisky, pa­ra tran­qui­li­zar el áni­mo, jun­to a otros co­rre­do­res en al­gún bar cer­cano al edi­fi­cio de In­ter­bol­sa, en el nor­te de Bo­go­tá; se des­lum­bró con el des­plie­gue de las fies­tas or­ga­ni­za­das por sus com­pa­ñe­ros; acep­tó la re­gla que prohi­bía el uso de te­lé­fo­nos per­so­na­les den­tro de la com­pa­ñía, y en­ten­dió que de­bía ac­tuar con cau­te­la an­te las cá­ma­ras que vi­gi­la­ban a los em­plea­dos. En­ton­ces com­pren­dió la re­la­ción tiem­po/ren­ta­bi­li­dad y la pre­ca­rie­dad de su tra­ba­jo si no cum­plía con el ob­je­ti­vo de ama­sar una ci­fra con­si­de­ra­ble de di­ne­ro más tem­prano que tar­de. Si la suer­te no ayu­da­ba, los em­plea­dos po­dían en­con­trar en su es­cri­to­rio un so­bre con la car­ta de des­pi­do, sin que me­dia­ra nin­gu­na ex­pli­ca­ción, o, en el ca­so de una ines­pe­ra­da y des­con­cer­tan­te cor­te­sía, po­dían ser in­vi­ta­dos a desa­yu­nar en un res­tau­ran­te, don­de les en­tre­ga­ban una ca­ja con sus ob­je­tos per­so­na­les pa­ra que no re­gre­sa­ran a la ofi­ci­na.

“Vi­vía­mos con un ape­ti­to des­me­su­ra­do por el ries­go”, me ase­gu­ró el co­rre­dor, de­fi­nien­do el es­ti­lo de In­ter­bol­sa, a la que re­nun­ció so­ñan­do con dis­fru­tar de una vi­da me­nos an­sio­sa y vo­raz.

Amas de ca­sa, fa­mi­lia­res de los di­rec­ti­vos, viu­das que de­po­si­ta­ron su pa­tri­mo­nio en ma­nos de pa­rien­tes des­lea­les, uni­ver­si­da­des, co­le­gios em­ble­má­ti­cos del po­der en Bo­go­tá, co­mo el Gim­na­sio Mo­derno, ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos, fun­da­cio­nes fi­lan­tró­pi­cas y cul­tu­ra­les, co­mu­ni­da­des re­li­gio­sas que so­ña­ron con el mi­la­gro de in­cre­men­tar sus aho­rros –las Hi­jas de Je­sús, las Car­me­li­tas Des­cal­zas, las her­ma­nas de la Pre­sen­ta­ción de la San­tí­si­ma Vir­gen, las Her­ma­nas Ter­cia­rias Ca­pu­chi­nas, las Hi­jas de la Ca­ri­dad de San Vi­cen­te de Paúl, el Con­se­jo Epis­co­pal La­ti­noa­me­ri­cano y una le­gión de ar­zo­bis­pos, mon­jas y sa­cer­do­tes–, son al­gu­nos de los 40.000 acree­do­res que ad­vir­tie­ron có­mo, tras el es­ta­lli­do de la cri­sis, su con­fian­za ha­bía si­do trai­cio­na­da por el fun­da­dor de la co­mi­sio­nis­ta, Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo, y por su hi­jo To­más; por Juan Car­los Or­tiz, con­si­de­ra­do has­ta en­ton­ces “el zar de la bol­sa”; por Víc­tor Mal­do­na­do, in­ver­sio­nis­ta de em­pre­sas tan exi­to­sas en Co­lom­bia co­mo Fo­to Ja­pón, Crem He­la­do, la ca­de­na de res­tau­ran­tes Ar­chie’s o el Ho­tel San­ta Cla­ra de Cartagena, y por sus aso­cia­dos.

El te­mi­do “no hay con qué pa­gar”, lan­za­do co­mo una bom­ba no del to­do ines­pe­ra­da por el li­qui­da­dor de In­ter­bol­sa, Pablo Mu­ñoz Gó­mez, que se re­fe­ría a la fal­ta de li­qui­dez del fon­do que te­nía la co­mi­sio­nis­ta en Lu­xem­bur­go, re­su­mió la in­cer­ti­dum­bre de las víc­ti­mas. En una asam­blea ex­tra­or­di­na­ria que se lle­vó a ca­bo en Bo­go­tá el 15 de no­viem­bre de 2012, a tra­vés de una vi­deo­con­fe­ren­cia con los in­ver­sio­nis­tas de Ca­li y Me­de­llín, los fun­cio­na­rios de la co­mi­sio­nis­ta, qui­zá te­mien­do al­gún mo­tín, pi­die­ron au­xi­lio a la po­li­cía pa­ra cus­to­diar el lu­gar del en­cuen­tro. Apar­te de un lar­go in­ter­cam­bio de opi­nio­nes so­bre los pun­tos más crí­ti­cos pro­pues­tos en la asam­blea, la reunión trans­cu­rrió en una at­mós­fe­ra en la que los ar­gu­men­tos pre­va­le­cie­ron so­bre la con­fu­sión y la ira. El de­seo por en­con­trar una so­lu­ción de­mos­tró que na­die que­ría lin­char a na­die y cuan­do los in­ver­sio­nis­tas fue­ron ci­ta­dos pos­te­rior­men­te a una asam­blea de­ci­so­ria en las ins­ta­la­cio­nes de Cor­fe­rias, se­gún de­cla­ró una asis­ten­te, “la lo­gís­ti­ca pa­ra re­ci­bir­nos fue más ágil que la hon­ra­dez pa­ra in­ver­tir nues­tro di­ne­ro”.

Un co­rreo elec­tró­ni­co en­via­do el 4 de di­ciem­bre de 2012 por Gus­ta­vo Ma­drid Ma­lo, con­se­je­ro fi­nan­cie­ro y di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la com­pa­ñía IRT (In­te­gra­ted Risk Tools), a los acree­do­res que bus­ca­ron su ase­so­ría an­te la cri­sis, re­su­me en una de sus lí­neas la es­pe­ran­za an­te el nau­fra­gio: “Hay que ges­tio­nar el ries­go que se de­ri­va de es­te ti­po de in­ver­sio­nes y, con cal­ma, sa­bi­du­ría y tra­ba­jo, se lo­gra­rán re­sul­ta­dos que los lle­va­rán a es­tar más tran­qui­los”.

La pri­me­ra no­ti­cia que tu­ve de la cri­sis de In­ter­Bol­sa fue por el azar de una pre­gun­ta. A prin­ci­pios de no­viem­bre de 2012, me ci­té con el abo­ga­do Jai­me Gra­na­dos en su ofi­ci­na pa­ra en­tre­vis­tar­lo y es­cri­bir un tex­to en el que qui­se con­tras­tar a Gra­na­dos con su ri­val en los es­tra­dos ju­di­cia­les, el abo­ga­do Jai­me Lom­ba­na. Me des­con­cer­tó el vér­ti­go que se res­pi­ra­ba esa ma­ña­na en la ofi­ci­na de Gra­na­dos. Mien­tras lo es­pe­ra­ba en la re­cep­ción, se acer­có uno de sus abo­ga­dos y me pre­gun­tó, con la cer­te­za de es­tar vien­do a un des­pis­ta­do, si ha­bía ido “por el te­ma de In­ter­bol­sa”. Has­ta en­ton­ces sa­bía muy po­co de la co­mi­sio­nis­ta y

mu­cho me­nos de la cri­sis que sor­pren­dió y desató el pá­ni­co en­tre los in­ver­sio­nis­tas.

En el trans­cur­so del día, cuan­do la Su­pe­rin­ten­den­cia Fi­nan­cie­ra de Co­lom­bia in­ter­vino a la co­mi­sio­nis­ta por su in­cum­pli­mien­to en el pa­go de un cré­di­to ban­ca­rio de 20.000 mi­llo­nes de pe­sos, las no­ti­cias con­fir­ma­ron la di­men­sión del es­cán­da­lo. El dra­ma em­peo­ró cua­tro días des­pués, cuan­do el 6 de no­viem­bre la Su­pe­rin­ten­den­cia Fi­nan­cie­ra or­de­nó sus­pen­der las ope­ra­cio­nes de In­ter­bol­sa y, an­tes de que ter­mi­na­ra el año, la co­mi­sio­nis­ta fue li­qui­da­da, se or­ga­ni­zó una es­tra­te­gia con la que se pu­die­ra res­pon­der a los in­ver­sio­nis­tas, la Fis­ca­lía Ge­ne­ral ini­ció una in­ves­ti­ga­ción, la Di­rec­ción de Im­pues­tos y Adua­nas Na­cio­na­les se­ña­ló la po­si­ble eva­sión tri­bu­ta­ria de In­ter­bol­sa, se des­cu­brie­ron mo­vi­mien­tos mi­llo­na­rios de ca­rác­ter in­cier­to, el des­ca­la­bro fue ana­li­za­do en el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca y el país asis­tió, una vez más, al es­pec­tácu­lo de la ava­ri­cia y la arro­gan­cia del po­der.

El tiem­po en­ca­ja­ría con ra­pi­dez las pie­zas del rom­pe­ca­be­zas fi­nan­cie­ro con el es­ce­na­rio ju­rí­di­co cuan­do Jai­me Gra­na­dos acep­tó re­pre­sen­tar a los clien­tes del Fon­do Pre­mium de In­ter­bol­sa y Jai­me Lom­ba­na con­ti­nuó co­mo an­ta­go­nis­ta de Gra­na­dos, de­fen­dien­do a los di­rec­ti­vos de la co­mi­sio­nis­ta Ro­dri­go y To­más Ja­ra­mi­llo.

En­ton­ces le pro­pu­se a una re­vis­ta es­cri­bir una se­rie de cró­ni­cas que ilus­tra­ran los sie­te pe­ca­dos ca­pi­ta­les que pue­den de­fi­nir los ries­gos de la con­vi­ven­cia en Co­lom­bia: co­rrup­ción, in­to­le­ran­cia, ra­cis­mo, mal­dad, vio­len­cia, cla­sis­mo y co­di­cia. De­sa­for­tu­na­da­men­te, la idea fue que­dan­do re­le­ga­da por los edi­to­res has­ta que se eva­po­ró en la som­bra de los pro­yec­tos iné­di­tos. Pe­ro la his­to­ria de In­ter­bol­sa me­re­cía es­cri­bir­se, in­clu­so al mar­gen de que fue­ra pu­bli­ca­da. En­tre­vis­té a va­rios co­rre­do­res que in­va­ria­ble­men­te me pi­die­ron no ser ci­ta­dos con sus nom­bres; a in­ver­sio­nis­tas cau­te­lo­sos y di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­dos con las di­rec­ti­vas de la co­mi­sio­nis­ta; a clien­tes de In­ter­bol­sa que vie­ron pe­li­grar los aho­rros de sus vi­das. Me acer­qué a un mun­do de es­tra­te­gas mo­ne­ta­rios con la ca­pa­ci­dad de ex­pli­car el uni­ver­so en el que tra­ba­jan con un len­gua­je ci­fra­do pa­ra el ciu­da­dano pro­me­dio, al que re­pre­sen­té cuan­do me en­con­tra­ba en sus ofi­ci­nas o en los res­tau­ran­tes don­de nos ci­tá­ba­mos pa­ra to­mar un ca­fé, que se pro­lon­ga­ba has­ta el ho­ra­rio de la ce­na. En al­gu­nas de es­tas en­tre­vis­tas fue re­ve­la­do el ma­te­rial del “ma­to­neo me­diá­ti­co”, co­mo de­fi­nió Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo el tra­ba­jo de los pe­rio­dis­tas que hi­cie­ron pú­bli­co el es­cán­da­lo.

La his­to­ria de los frau­des fi­nan­cie­ros en Co­lom­bia cuen­ta con per­so­na­jes tan au­da­ces co­mo Ju­das Ta­deo Lan­dí­nez, quien a me­dia­dos del si­glo XIX es­pe­cu­ló con los aho­rros que de­po­si­ta­ron sus víc­ti­mas en su Com­pa­ñía de Gi­ro y Des­cuen­to, y los de­frau­dó has­ta que­brar­se y con­de­nar­los a la mi­se­ria; el le­gen­da­rio Car­los Al­ber­to Sán­chez Ro­jas, me­jor co­no­ci­do co­mo “el Co­ne­jo Mi­llo­na­rio”, que hon­ra­ría des­de fi­na­les de los años ochen­ta y has­ta prin­ci­pios de los no­ven­ta del si­glo XX el co­lo­quia­lis­mo que des­cri­be co­mo un “co­ne­jo” al que ro­ba en un lu­gar y es­ca­pa de sus víc­ti­mas con ra­pi­dez in­vi­si­ble; el Gru­po Gran­co­lom­biano, al fren­te del que se en­con­tra­ba el ban­que­ro Jai­me Mi­chel­sen Uri­be, acu­sa­do de rea­li­zar au­to­prés­ta­mos y ma­ni­pu­lar ac­cio­nes en la bol­sa con ope­ra­cio­nes fic­ti­cias.

A fi­na­les de los años ochen­ta, el de­li­to eco­nó­mi­co tu­vo un ai­re de san­ti­dad en­ra­re­ci­da cuan­do la Ca­ja Vo­ca­cio­nal, fun­da­da en Tun­ja en oc­tu­bre de 1957 con el pro­pó­si­to de fi­nan­ciar y cul­ti­var las vo­ca­cio­nes sa­cer­do­ta­les, fue in­ves­ti­ga­da por vio­la­ción de las nor­mas so­bre cap­ta­ción ile­gal de aho­rros. Uno de sus di­rec­ti­vos, mon­se­ñor Abraham Gai­tán Mahe­cha –a quien re­cuer­do en su ofi­ci­na de la Ca­ja Vo­ca­cio­nal, en el cen­tro de Bo­go­tá, don­de de­po­si­té mis aho­rros ju­ve­ni­les, sen­ta­do en su es­cri­to­rio co­mo si fue­ra un tro­zo de már­mol–, re­cha­zó a la co­mi­ti­va de la Su­pe­rin­ten­den­cia Ban­ca­ria, es­cu­dán­do­se en el fue­ro ecle­siás­ti­co

Al­gu­nos de los de­li­tos de In­ter­bol­sa fue­ron abu­so de con­fian­za, in­for­ma­cio­nes en­ga­ño­sas, la­va­do de ac­ti­vos, eva­sión tri­bu­ta­ria, es­ta­fa, con­cier­to pa­ra de­lin­quir y des­fal­co, en­tre mu­chos otros.

y ale­gan­do que so­lo con una or­den del pa­pa po­dría ser in­ves­ti­ga­do.

Al­gu­nos de los pro­ta­go­nis­tas más re­cien­tes de la cro­no­lo­gía eco­nó­mi­ca en cla­ve de­lic­ti­va en Co­lom­bia son Da­vid Mur­cia Guz­mán, Wi­lliam Suárez y su fir­ma DMG, con un ca­pi­tal es­ti­ma­do en 250 mi­llo­nes de dó­la­res, con­de­na­dos en di­ciem­bre de 2009 por la­va­do de ac­ti­vos y cap­ta­ción ma­si­va de di­ne­ro en el im­pe­rio que cons­tru­ye­ron con cer­ca de cien em­pre­sas re­par­ti­das en­tre Co­lom­bia y otros paí­ses. Tam­bién los di­rec­ti­vos de In­ter­bol­sa, que tres años des­pués de la aven­tu­ra DMG re­cor­da­ron al pio­ne­ro de las acro­ba­cias eco­nó­mi­cas en el país, Ju­das Ta­deo Lan­dí­nez.

A prin­ci­pios de 2013, la Pro­cu­ra­du­ría pu­bli­có un do­cu­men­to en el que se ex­pli­ca­ban los de­li­tos más no­ta­bles co­me­ti­dos por los di­rec­ti­vos de In­ter­bol­sa. Su sen­ci­llez per­mi­tió com­pren­der el pá­ni­co que asal­tó a los in­ver­sio­nis­tas: abu­so de con­fian­za, ope­ra­cio­nes ries­go­sas a es­pal­das de los ac­cio­nis­tas, au­to­prés­ta­mos no re­por­ta­dos, in­for­ma­cio­nes en­ga­ño­sas, la­va­do de ac­ti­vos, fal­si­fi­ca­ción de fir­mas, eva­sión tri­bu­ta­ria, ma­ni­pu­la­ción frau­du­len­ta en la co­ti­za­ción de las ac­cio­nes, es­ta­fa, des­leal­tad, con­cier­to pa­ra de­lin­quir, des­fal­co, in­cum­pli­mien­to en el pa­go a los em­plea­dos de In­ter­bol­sa por un mon­to de 15.000 mi­llo­nes de pe­sos, des­vío de di­ne­ros ha­cia las in­ver­sio­nes per­so­na­les de los di­rec­ti­vos en obras de ar­te, au­to­mó­vi­les, ha­cien­das o cré­di­tos des­me­su­ra­dos pa­ra se­guir in­vir­tien­do.

El ser­vi­cio de Rentas In­ter­nas de Es­ta­dos Uni­dos le agre­gó un tin­te po­li­cía­co a la his­to­ria cuan­do in­clu­yó a In­ter­bol­sa en el ex­pe­dien­te de una ope­ra­ción en­cu­bier­ta de­no­mi­na­da Stock Block, tras el ras­tro de co­mi­sio­nis­tas de bol­sa co­lom­bia­nos que su­pues­ta­men­te han la­va­do di­ne­ro de la ma­fia. No en vano, In­ter­bol­sa, an­tes que una co­mi­sio­nis­ta, fue de­fi­ni­da por la Fis­ca­lía co­mo una em­pre­sa cri­mi­nal.

Las ofi­ci­nas del in­ge­nie­ro y em­pre­sa­rio hui­len­se Al­fon­so Man­ri­que Van Dam­me, en la lo­ca­li­dad de Teu­sa­qui­llo, en Bo­go­tá, re­pre­sen­tan la ar­qui­tec­tu­ra de am­pli­tud mo­nu­men­tal que ca­rac­te­ri­za al ba­rrio y la for­tu­na que ha si­do con Man­ri­que tan ge­ne­ro­sa co­mo des­con­cer­tan­te. Cuan­do es­toy a pun­to de to­car el tim­bre de la ca­sa, la se­re­ni­dad apa­ren­te del lu­gar se es­tre­me­ce con la apa­ri­ción ins­tan­tá­nea de los guar­daes­pal­das que me cer­can y ave­ri­guan a quién bus­co. El des­plie­gue de se­gu­ri­dad no es gra­tui­to. El 20 de no­viem­bre de 2000, va­rios gue­rri­lle­ros del Fren­te 42 de las Farc lle­ga­ron a las ofi­ci­nas de Man­ri­que pa­ra se­cues­trar­lo. Año y me­dio des­pués, cuan­do Man­ri­que re­cu­pe­ró la li­ber­tad, se tra­jo un azu­le­jo que do­mes­ti­có en la sel­va y al que tie­ne di­se­ca­do en un anaquel de­trás de su es­cri­to­rio. —Se lla­ma Blue —me di­ce. En­ton­ces le pre­gun­to por qué per­ma­ne­ce en Co­lom­bia. Me res­pon­de que tie­ne dos her­ma­nas que vi­ven en Bél­gi­ca y quie­ren sa­ber lo mis­mo des­de ha­ce va­rios años, y agre­ga que pre­fie­re mo­rir en su país, de un ba­la­zo en la ca­be­za, que de alz­héi­mer en Bru­se­las.

Man­ri­que Van Dam­me, de 73 años, es un hom­bre al­to y vi­go­ro­so, que ex­pre­sa sus opi­nio­nes de una ma­ne­ra ta­jan­te. Me ase­gu­ra que tie­ne las prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra en­fren­tar ju­di­cial­men­te a Ro­dri­go y To­más Ja­ra­mi­llo. Los 68.000 mi­llo­nes de pe­sos ex­tra­via­dos de sus cuen­tas en la co­mi­sio­nis­ta son otro ar­gu­men­to pa­ra com­pren­der por qué su his­to­ria en In­ter­bol­sa ilus­tra de for­ma ex­tre­ma los mo­ti­vos del es­cán­da­lo.

Man­ri­que es cons­cien­te des­de su ju­ven­tud de los cam­bios y los re­tos de la suer­te. En los años se­sen­ta, cuan­do abrió las ofi­ci­nas de su pri­me­ra com­pa­ñía en Bo­go­tá, los la­dro­nes las sa­quea­ron y de­ja­ron al in­ge­nie­ro con la pers­pec­ti­va de un fu­tu­ro in­cier­to. La si­tua­ción lo hi­zo bus­car un ho­ri­zon­te más be­né­vo­lo con un tío que lo re­ci­bió en Es­ta­dos Uni­dos. Tres días des­pués de lle­gar, em­pe­zó a tra­ba­jar en el di­se­ño de un tra­mo del me­tro de Was­hing­ton. A prin­ci­pios de los años se­ten­ta, Man­ri­que Van Dam­me re­gre­só al país y fun­dó una em­pre­sa de in­ge­nie­ros, Con­sul­to­ría Co­lom­bia­na S. A., con la que di­se­ñó dis­tin­tas obras, y en 1983 em­pe­zó la his­to­ria de Cro­mas S. A., otra em­pre­sa de­di­ca­da a “pro­yec­tos de cons­truc­ción, reha­bi­li­ta­ción y man­te­ni­mien­to de ca­rre­te­ras”, afec­ta­da años des­pués por la cri­sis de In­ter­bol­sa.

En 2006, un fun­cio­na­rio de la co­mi­sio­nis­ta GES Va­lo­res, a tra­vés de la que Man­ri­que com­pra­ba ac­cio­nes, le pre­sen­tó a Ales­san­dro Co­rri­do­ri, un tos­cano de am­bi­ción ili­mi­ta­da que tra­ba­jó en una com­pa­ñía de se­gu­ros en Ita­lia hun­di­da por la quie­bra. Co­rri­do­ri ha­bía lle­ga­do a Co­lom­bia ese mis­mo año y su des­tino se­ría des­cu­brir en po­co tiem­po el es­plen­dor y los re­ve­ses de las for­tu­nas tru­cu­len­tas.

In­ter­bol­sa le pa­re­ció a Man­ri­que una op­ción ren­ta­ble pa­ra sus ne­go­cios y Co­rri­do­ri lo en­tu­sias­mó pa­ra que en di­ciem­bre de 2007 abrie­ra una cuen­ta en la co­mi­sio­nis­ta. La em­pre­sa era con­fia­ble y se agre­gó un ma­tiz sen­ti­men­tal: el pa­dre de Co­rri­do­ri, du­ran­te un via­je que hi­zo a Co­lom­bia, le agra­de­ció a Man­ri­que la amis­tad de un hom­bre ya ma­du­ro con su úni­co hi­jo.

—El que no con­fía no vi­ve —me di­ce—. An­tes que con­fiar en Co­rri­do­ri, yo con­fia­ba en In­ter­bol­sa. Ade­más por­que en su jun­ta di­rec­ti­va te­nía cua­tro ami­gos: Andrés Pe­ña­te, ex­vi­ce­mi­nis­tro de De­fen­sa; Da­niel Fe­ged, com­pa­ñe­ro en la jun­ta di­rec­ti­va de Odin­sa; Fi­del Du­que, miem­bro de las jun­tas di­rec­ti­vas de Odin­sa y del pe­rió­di­co El Co­lom­biano de Me­de­llín y pre­si­den­te de la Fun­da­ción San­ta Fe de Bo­go­tá, y Luis Fer­nan­do Ja­ra­mi­llo, her­mano de Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo.

Gra­cias a Co­rri­do­ri, Man­ri­que co­no­ció a Juan Car­los Or­tiz y a Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo, fun­da­dor de In­ter­bol­sa ha­cia los años no­ven­ta. La re­la­ción lle­gó al ex­tre­mo de fu­sio­nar, con un do­cu­men­to de­bi­da­men­te fir­ma­do, los por­ta­fo­lios que te­nían Man­ri­que y Co­rri­do­ri en In­ter­bol­sa. El cre­ci­mien­to del por­ta­fo­lio de Man­ri­que evo­lu­cio­nó de tal for­ma que las di­rec­ti­vas lo fe­li­ci­ta­ron por sus ope­ra­cio­nes en la co­mi­sio­nis­ta.

El 8 de no­viem­bre de 2012, una fe­cha que re­cuer­da con la me­mo­ria im­pla­ca­ble que sue­len te­ner las ma­las no­ti- cias, du­ran­te el aniver­sa­rio que se rea­li­za­ba por los 20 años de Odin­sa (Or­ga­ni­za­ción de In­ge­nie­ría In­ter­na­cio­nal), se en­te­ró de que sus ac­cio­nes de la com­pa­ñía es­ta­ban en pe­li­gro. El pre­si­den­te, Víc­tor Cruz, le ex­pli­có la ra­zón: so­bre las ac­cio­nes ha­bía unos re­pos –ven­ta de va­lo­res con un pac­to de re­com­pra; prés­ta­mos he­chos con la ga­ran­tía de unas ac­cio­nes– por va­lor de 34.000 mi­llo­nes de pe­sos. Man­ri­que lla­mó en­ton­ces a Co­rri­do­ri y lo es­cu­chó ner­vio­so y des­com­pues­to en el te­lé­fono.

Se­gún el tes­ti­mo­nio de Man­ri­que, el di­ne­ro de las dos cuen­tas que te­nía en In­ter­bol­sa con un mon­to se­me­jan­te, ca­da una por 34.000 mi­llo­nes de pe­sos, des­apa­re­ció de los por­ta­fo­lios que te­nía a nom­bre de Cro­mas y de su com­pa­ñía, Man­ri­que y Man­ri­que.

El 10 de no­viem­bre de 2012, Man­ri­que y Co­rri­do­ri se ci­ta­ron en un res­tau­ran­te en el nor­te de Bo­go­tá, des­pués de que Man­ri­que res­pon­die­ra a los men­sa­jes vir­tua­les en­via­dos por Co­rri­do­ri de una ma­ne­ra in­sis­ten­te –la si­tua­ción lle­gó al ex­tre­mo cuan­do Co­rri­do­ri le di­jo a Man­ri­que que de no ha­ber­le res­pon­di­do, se ha­bría sui­ci­da­do–. Co­rri­do­ri le ase­gu­ró que eran los so­cios de In­ter­bol­sa quie­nes lo pre­sio­na­ban,

se­gún Man­ri­que, “co­mo un si­ca­rio: ha­cien­do el tra­ba­jo su­cio de los di­rec­ti­vos de la co­mi­sio­nis­ta”.

La conversación que sos­tu­vie­ron fue gra­ba­da en se­cre­to por la so­bri­na de Man­ri­que, Li­na Ma­ría Bar­guil, y agre­ga­da a un ex­pe­dien­te jun­to con otras sor­pre­sas,. Por ejem­plo, unas de­cla­ra­cio­nes en las que Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo ase­gu­ra­ba que Man­ri­que ha­bía lle­va­do a Co­rri­do­ri a In­ter­bol­sa y que la tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal del em­pre­sa­rio ha­bía si­do una ga­ran­tía pa­ra re­ci­bir­lo –has­ta el pun­to de que Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo, di­ce Man­ri­que, lo acu­só de ma­ni­pu­lar las ac­cio­nes de Fa­bri­ca­to y de pre­ci­pi­tar el caos de In­ter­bol­sa–.

Man­ri­que no du­da en que la justicia y los ar­gu­men­tos siem­pre es­tu­vie­ron de su par­te pa­ra con­de­nar a los Ja­ra­mi­llo

—Ade­más –agre­ga–, lue­go de vi­vir una ex­pe­rien­cia tan sór­di­da co­mo el se­cues­tro es po­si­ble so­por­tar el epi­so­dio de In­ter­bol­sa.

Los di­rec­ti­vos de la co­mi­sio­nis­ta tu­vie­ron que en­fren­tar­se de ma­ne­ra ac­ci­den­tal con sus acree­do­res. A Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo le gri­ta­ron du­ran­te una reunión en Me­de­llín: “¡Pa­ra­co de cue­llo blan­co!”. Lo in­sul­ta­ron cuan­do abor­da­ba un avión y los pa­sa­je­ros le ma­ni­fes­ta­ron su odio de tal ma­ne­ra que los fun­cio­na­rios de la com­pa­ñía pen­sa­ron en ba­jar­lo de la na­ve pa­ra cal­mar los áni­mos enar­de­ci­dos. “Pues un an­tio­que­ño al que le ro­ban pla­ta se con­vier­te en un per­so­na­je muy pe­li­gro­so”, me di­jo una in­ver­sio­nis­ta afec­ta­da por la cri­sis al re­cor­dar el epi­so­dio. Sus ca­ram­bo­las en las me­sas de bi­llar del Gun Club que­da­ron sus­pen­di­das des­pués de que le prohi­bie­ron la en­tra­da. Su hi­jo To­más pre­fi­rió des­va­ne­cer­se con cau­te­la y apa­re­cer lo me­nos po­si­ble en pú­bli­co. Ce­le­bra­ba las fies­tas fa­mi­lia­res en la in­ti­mi­dad de su apar­ta­men­to pa­ra evi­tar ex­po­ner­se a los ac­ci­den­tes even­tua­les de la agre­sión o del in­sul­to. Cuan­do que­ría via­jar a San­ta Mar­ta pa­ra en­con­trar­se con los fa­mi­lia­res de su mu­jer, Ma­ri­luz Ruano, ha­cía lar­gos via­jes por tie­rra y apro­ve­cha­ba el ano­ni­ma­to de la ca­rre­te­ra. Sus abo­ga­dos y fa­mi­lia­res les acon­se­ja­ron a Ro­dri­go y a su hi­jo To­más que no aban­do­na­ran el país: se­ría una evi­den­cia con la que po­drían acu­sar­los co­mo fu­gi­ti­vos an­te la justicia y an­te los acree­do­res. Aún así, To­más via­jó a Es­pa­ña a fi­na­les de 2013 y le or­ga­ni­zó otra vi­da a su fa­mi­lia, le­jos de la ver­güen­za en el pai­sa­je de Co­lom­bia.

Mien­tras que las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res se de­te­rio­ra­ron en­tre los Ja­ra­mi­llo Bo­te­ro, el víncu­lo en­tre los her­ma­nos y fa­mi­lia­res de Juan Car­los Or­tiz se hi­zo más fuer­te. Las trai­cio­nes de Ro­dri­go y To­más Ja­ra­mi­llo a sus pa­rien­tes más cer­ca­nos, apro­ve­chan­do su di­ne­ro en In­ter­bol­sa, no se re­pi­tie­ron en el ám­bi­to fa­mi­liar de Or­tiz. La di­fe­ren­cia de­fi­ne la bio­gra­fía y el tem­pe­ra­men­to de dos in­ver­sio­nis­tas que pro­ve­nían de es­tra­tos so­cia­les di­fe­ren­tes y tu­vie­ron en co­mún un mis­mo y des­me­su­ra­do “ape­ti­to por el ries­go”.

To­más Ja­ra­mi­llo, quien na­ció en Me­de­llín a prin­ci­pios de los años se­ten­ta, fue el jo­ven he­re­de­ro de una for­tu­na fa­mi­liar, an­sio­so del pres­ti­gio y la no­to­rie­dad que po­ten­ció con su ido­la­tría por el di­ne­ro. Es­tu­dian­te del Co­lum­bus School de Me­de­llín, el se­cues­tro de un ami­go del co­le­gio fue un avi­so del te­rror im­pues­to por Pablo Es­co­bar en la ciudad du­ran­te los años ochen­ta y del mie­do ame­na­zan­te que per­si­guió tan­to a Ja­ra­mi­llo co­mo a sus com­pa­ñe­ros, que em­pe­za­ron a vi­vir cus­to­dia­dos por guar­daes­pal­das, a via­jar fue­ra del país y a en­con­trar­se en otras geo­gra­fías don­de pu­die­ran es­ca­par a las ex­tor­sio­nes de la ma­fia. Los pa­dres de To­más hi­cie­ron que via­ja­ra a Bo­go­tá, don­de vi­vió con una tía y lo ma­tri­cu­la­ron en el co­le­gio Nue­va Gra­na­da, cuan­do te­nía 15 años. Des­pués de la mul­ti­pli­ca­ción de las no­vias y de las tra­ve­su­ras pro­pi­cia­das por la ri­que­za, su tío, el can­ci­ller Luis Fer­nan­do Ja­ra­mi­llo, le con­si­guió un cu­po en la Ame­ri­can Uni­ver­sity de Was­hing­ton. Sin ser un es­tu­dian­te bri­llan­te, alér­gi­co de ma­ne­ra ca­si vis­ce­ral a la lec­tu­ra, pa­só por la uni­ver­si­dad y re­gre­só a Co­lom­bia. Em­pe­zó a tra­ba­jar en la em­pre­sa de su pa­dre si­guien­do la tra­di­ción la­bo­ral de las fa­mi­lias que no sa­ben dón­de ubi­car a sus hi­jos. Des­cu­brió que Me­de­llín era pa­ra él una ciudad pro­vin­cia­na y le in­sis­tió a su pa­dre pa­ra que In­ter­bol­sa tu­vie­ra una se­de en Bo­go­tá. La per­so­na­li­dad de To­más Ja­ra­mi­llo, se­gún me la des­cri­bió uno de sus fa­mi­lia­res, es la del tí­pi­co mu­cha­cho con­sen­ti­do, que nun­ca fue cas­ti­ga­do y nun­ca re­ci­bió un con­se­jo de su pa­dre. “Por cul­pa de Ro­dri­go –agre­ga–, To­más nun­ca tra­ba­jó en una em­pre­sa gran­de y no tu­vo una vi­da pro­fe­sio­nal se­ria. Hi­pe­rac­ti­vo co­mo era, pien­so que le ha­bría ser­vi­do un tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co”.

El di­ne­ro co­mo si­nó­ni­mo del triun­fo mar­có su vi­da. Le gus­ta­ba co­lec­cio­nar gua­cas y obras de ar­te, siem­pre y cuan­do el ar­te le ga­ran­ti­za­ra la ren­ta­bi­li­dad de su in­ver­sión.

Sin ser un es­tu­dian­te bri­llan­te, alér­gi­co a la lec­tu­ra, To­más Ja­ra­mi­llo pa­só por la uni­ver­si­dad en Was­hing­ton y re­gre­só a Co­lom­bia a tra­ba­jar en em­pre­sas de su fa­mi­lia.

–Los an­tio­que­ños son muy ra­ros –ase­gu­ra un fa­mi­liar de Ja­ra­mi­llo–. Les gus­ta mu­cho te­ner edi­fi­cios, em­pre­sas y pla­ta. ¿Pe­ro que un an­tio­que­ño com­pre ar­te? ¡Pre­fie­ren te­ner fin­cas! Y To­más, aun­que no es cul­to, sí es muy sim­pá­ti­co.

El en­cuen­tro de To­más Ja­ra­mi­llo y Juan Car­los Or­tiz lo de­fi­nió una de las her­ma­nas de Or­tiz, Án­ge­la Ma­ría Or­tiz, con la cer­te­za de las pre­dic­cio­nes: “Los ami­gos de la in­fan­cia son los ami­gos ver­da­de­ros. Los ami­gos de ne­go­cios, no. Y To­más fue un ami­go de ne­go­cios”.

Pe­ro an­tes de que la cri­sis de In­ter­bol­sa que­bran­ta­ra la re­la­ción en­tre To­más Ja­ra­mi­llo y Juan Car­los Or­tiz, am­bos cre­ye­ron en la ilu­sión de la amis­tad.

Juan Car­los Or­tiz, na­ci­do en Bo­go­tá a fi­na­les de los años se­sen­ta, es hi­jo de un abo­ga­do ci­vil y de un ama de ca­sa, con la que su pa­dre se ca­só a los 27 años, cuan­do la mu­cha­cha es­ta­ba en cuar­to de pri­ma­ria y te­nía so­lo 16. Cria­do en el seno de una fa­mi­lia de cla­se me­dia al­ta bo­go­ta­na, los ne­go­cios se con­vir­tie­ron en su for­ma de vi­da des­de que es­tu­dia­ra y se for­ma­ra ba­jo la di­rec­ción del Opus Dei en el Gim­na­sio de Los Ce­rros de Usa­quén –don­de su apos­to­la­do cor­po­ra­ti­vo tra­ta de mol­dear a los es­tu­dian­tes con “una pro­fun­da to­ma de con­cien­cia de la lla­ma­da uni­ver­sal a la san­ti­dad y del va­lor san­ti­fi­ca­dor del tra­ba­jo or­di­na­rio”–.

El mun­do de Or­tiz se en­cuen­tra al otro la­do de la lu­na de don­de se for­mó To­más Ja­ra­mi­llo. Obli­ga­do a or­ga­ni­zar la vi­da do­més­ti­ca en com­pa­ñía de sus dos her­ma­nas de­bi­do a los via­jes que ha­cían fre­cuen­te­men­te sus pa­dres a los Lla­nos Orien­ta­les, don­de el pa­dre de Or­tiz tra­ba­ja­ba en su­ce­sio­nes de ha­cien­das, las exi­gen­cias eran pre­ci­sas pa­ra co­mer, ha­cer las ta­reas, acos­tar­se, ir a mi­sa y ob­ser­var los pre­cep­tos ra­di­ca­les del Opus Dei –Án­ge­la Ma­ría Or­tiz re­cuer­da que en el Gim­na­sio Ira­gua, don­de la ma­tri­cu­la­ron sus pa­dres, “con­fian­do en el en­torno ca­tó­li­co de los co­le­gios del Opus Dei”, te­nía que ir a mi­sa con ve­lo ne­gro, sa­co y guan­tes. No en vano, en el Gim­na­sio su­po­nen que “la for­ma­ción cris­tia­na ali­men­ta la in­te­li­gen­cia con la doc­tri­na de la fe, ayu­da al alumno a ad­qui­rir há­bi­tos de con­duc­ta y de pie­dad per­so­nal, y a vi­vir, co­mo hi­jo de Dios, con­for­me a la Vo­lun­tad de su Pa­dre”–.

Des­de su ado­les­cen­cia, Or­tiz hi­zo to­da cla­se de ne­go­cios: ven­dió las ga­lle­tas y los dul­ces que le traían sus pa­dres de re­ga­lo cuan­do vi­si­ta­ban Ve­ne­zue­la; la ro­pa que com­pra­ba en Es­ta­dos Uni­dos; los 35 sánd­wi­ches que pre­pa­ra­ba to­dos los días, a las 5:00 de la ma­ña­na, y ofre­cía a sus com­pa­ñe­ros en la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na. Desa­rro­lló una agu­da in­tui­ción que le per­mi­tió es­ca­lar en los ne­go­cios y le ayu­dó a cru­zar sin ma­yo­res lo­gros el co­le­gio y la uni­ver­si­dad, don­de su ta­len­to pa­ra el te­nis, que prac­ti­ca­ba ri­gu­ro­sa­men­te ca­da fin de se- ma­na, era in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a su dis­ci­pli­na aca­dé­mi­ca.

Des­pués de cur­sar cua­tro se­mes­tres de In­ge­nie­ría In­dus­trial, Juan Car­los Or­tiz es­tu­dió Eco­no­mía y em­pe­zó a de­fi­nir su fu­tu­ro en los ne­go­cios. Ven­dió pó­li­zas de se­gu­ros, tra­ba­jó en una agen­cia de tu­ris­mo, in­gre­só a la co­mi­sio­nis­ta J. G. Gar­cés y fue san­cio­na­do en la Bol­sa de Bo­go­tá a fi­na­les de los años no­ven­ta por prác­ti­cas que afec­ta­ban, co­mo dic­ta­mi­nó la Cá­ma­ra Dis­ci­pli­na­ria de la ins­ti­tu­ción, “la trans­pa­ren­cia y la con­fia­bi­li­dad del mer­ca­do bur­sá­til”. Su prag­ma­tis­mo le per­mi­tió rein­ven­tar­se en Me­de­llín cuan­do ne­go­ció In­ter­bol­sa con Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo.

Un ami­go de Or­tiz re­cuer­da que la com­pra de In­ter­bol­sa fue una evi­den­cia de su sen­ti­do del ries­go y la opor­tu­ni­dad: “Juan Car­los ne­go­ció di­rec­ta­men­te con Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo la com­pra del 50% de In­ter­bol­sa. No te­nía un pe­so pa­ra ha­cer el ne­go­cio, pe­ro le pro­pu­so a Ja­ra­mi­llo que le pa­ga­ría con el tra­ba­jo de su equi­po y, efec­ti­va­men­te, a los seis me­ses ya le ha­bía can­ce­la­do a Ja­ra­mi­llo una par­te con­si­de­ra­ble de la deu­da”.

A la suer­te del ne­go­cio se su­mó la geo­gra­fía: Juan Car­los Or­tiz no se fue a vi­vir a Me­de­llín y To­más Ja­ra­mi­llo lo­gró que In­ter­bol­sa tu­vie­ra una se­de en Bo­go­tá. La amis­tad de Or­tiz con Ja­ra­mi­llo, que te­mie­ron tan­to las her­ma­nas co­mo el pa­dre de Or­tiz, la se­gu­ri­dad con la que un fa­mi­liar de Ja­ra­mi­llo re­cuer­da có­mo “la so­cie­dad con Or­tiz hi­zo aún más co­di­cio­so a To­más”, la rue­da de la for­tu­na en la que ju­ga­ron Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo, Víc­tor Mal­do­na­do y sus so­cios de In­ter­bol­sa, de­ci­die­ron el en­cuen­tro de dos jó­ve­nes pro­me­te­do­res que, des­pués de 15 años de ha­cer ne­go­cios jun­tos, se des­qui­cia­ron por la am­bi­ción y se dis­tan­cia­ron por la cri­sis.

In­ter­bol­sa em­pe­zó a cre­cer de for­ma con­si­de­ra­ble. La co­mi­sio­nis­ta, crea­da en Me­de­llín a me­dia­dos de 1990, pa­só de un pri­mer ca­pi­tal, cer­cano a los 17 mi­llo­nes de pe­sos, a ma­ne­jar el 34 % del mer­ca­do bur­sá­til del país. Cuan­do a fi­na­les de los años no­ven­ta Juan Car­los Or­tiz y Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo em­pe­za­ron a tra­ba­jar en la com­pa­ñía, In­ter­bol­sa tu­vo un cre­ci­mien­to tan des­me­su­ra­do co­mo la cri­sis que oca­sio­nó su caí­da a fi­na­les de 2012.

En sus tiem­pos de es­plen­dor, Or­tiz y Ja­ra­mi­llo hi­cie­ron de la opu­len­cia una for­ma de vi­da. To­más Ja­ra­mi­llo se con­vir­tió en una es­tre­lla de la cró­ni­ca so­cial, ilus­tra­da por los fo­tó­gra­fos de la va­ni­dad. El ma­tri­mo­nio de Or­tiz con una di­va de la te­le­vi­sión na­cio­nal, Vie­na Ruiz, a fi­na­les de 2010, trans­for­mó a un per­so­na­je de­fi­ni­do por sus fa­mi­lia­res y ami­gos co­mo al­guien in­tro­ver­ti­do, que no ex­pre­sa sus emo­cio­nes aun­que se es­té de­rrum­ban­do in­te­rior­men­te, en la fi­gu­ra re­cu­rren­te de

Los di­rec­ti­vos de In­ter­bol­sa se en­fren­ta­ron de ma­ne­ra ac­ci­den­tal con sus acree­do­res. A Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo, por ejem­plo, le gri­ta­ron “¡Pa­ra­co de cue­llo blan­co!”..

las no­ti­cias de la fri­vo­li­dad –fies­tas pom­po­sas, even­tos pú­bli­cos, via­jes re­gis­tra­dos por los pa­pa­raz­zis del jet set do­més­ti­co–. Tan­to Ja­ra­mi­llo co­mo Or­tiz hi­cie­ron de la ri­que­za una for­ma de la va­ni­dad pa­ra ex­hi­bir­la –una com­pa­ñe­ra que es­tu­dió con Ja­ra­mi­llo en el Co­lum­bus School re­cuer­da su cos­tum­bre de ha­cer ca­da año una ce­na de Ac­ción de Gra­cias, mu­cho des­pués de que se hu­bie­ran gra­dua­do, con to­da la uti­le­ría pa­ra la ce­na traí­da de Mia­mi–. De­mos­tra­ron que un mi­llo­na­rio ne­ce­si­ta el re­co­no­ci­mien­to de otros miem­bros de su cas­ta y que la so­le­dad, en tér­mi­nos so­cia­les, es una pa­ra­do­ja y des­vir­túa sus ca­rac­te­rís­ti­cas gre­ga­rias. Ne­ce­si­tan de los re­por­te­ros grá­fi­cos pa­ra re­gis­trar su pre­sen­cia en los coc­te­les y pu­bli­ci­tar a los miem­bros de un club se­lec­to en el que se pue­de com­pro­bar quién es quién se­gún don­de lo in­vi­ten.

A mi pa­pá le da­ban pá­ni— co las fies­tas de Juan Car­los –afir­ma Án­ge­la Ma­ría Or­tiz–. No lo cul­pa­ba a él sino a la gen­te de la que se ro­dea­ba. Pen­sa­ba que lo ha­cía por dar­les gus­to. Y des­de que co­no­ció a los Ja­ra­mi­llo, a fi­na­les de los años no­ven­ta, le acon­se­jó que no hi­cie­ra ne­go­cios con ellos. De he­cho, na­die en la fa­mi­lia sim­pa­ti­zó con los Ja­ra­mi­llo. Mu­cho me­nos cuan­do a mi pa­pá le mo­les­tó que los Ja­ra­mi­llo tra­ba­ja­ran con pa­rien­tes que no apor­ta­ban na­da y a los que les pa­ga­ban una for­tu­na en In­ter­bol­sa. De­cía que se in­ven­ta­ban ase­so­res to­tal­men­te in­ne­ce­sa­rios.

An­tes de mo­rir, en 2011, el pa­dre de Juan Car­los Or­tiz te­mió que In­ter­bol­sa su­cum­bie­ra al caos. No pu­do ates­ti­guar lo que ha­bía ima­gi­na­do. El des­ca­la­bro de una so­cie­dad por la que Or­tiz y To­más Ja­ra­mi­llo com­pra­ron jun­tos una vas­ta co­lec­ción de ar­te, un avión pri­va­do, una fin­ca en Ten­jo, y dis­fru­ta­ron de al­go se­me­jan­te a la amis­tad, se re­su­me en una fra­se que ex­pre­sa la de­cep­ción de los Or­tiz: “De­sa­for­tu­na­da­men­te, Juan Car­los nun­ca nos cre­yó”, di­ce su her­ma­na. Tam­bién se re­fle­ja en la frus­tra­ción de los Ja­ra­mi­llo, cuan­do una de sus fa­mi­lia­res ase­gu­ra: “To­más pue­de ser una fie­ra, pe­ro ca­yó en ma­nos de otra fie­ra peor: Juan Car­los Or­tiz”.

Con la cri­sis, las ten­sio­nes sur­gie­ron de una ma­ne­ra ra­di­cal en­tre los Ja­ra­mi­llo y Or­tiz. Los ami­gos de otro tiem­po se con­vir­tie­ron en ri­va­les. To­más Ja­ra­mi­llo le pi­dió su ofi­ci­na a Or­tiz y le ne­gó la en­tra­da a In­ter­bol­sa. Se­gún la her­ma­na de Or­tiz, aun­que el dis­tan­cia­mien­to con Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo fue evi­den­te –más aún cuan­do Or­tiz que­ría un pre­si­den­te en In­ter­bol­sa que no fue­ra Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo–, es­to no im­pi­dió que Or­tiz des­cu­brie­ra en To­más a una per­so­na di­fe­ren­te de Ro­dri­go, “tan­to así que Juan Car­los no pu­do creer lo que le es­ta­ba su­ce­dien­do con To­más”.

Des­pués de que lo des­pi­die­ron, Or­tiz tu­vo el con­ven­ci­mien­to de que Ro­dri­go y To­más no se­rían ca­pa­ces de re­sol­ver los pro­ble­mas que en­fren­ta­ban. El sen­ti­do fa­mi­liar tra­zó de nue­vo un um­bral en­tre los tres.

Lo que más me abu­rre de los an­tio­que­ños –di­ce una pa— rien­te de los Ja­ra­mi­llo– es que no creen sino en la pla­ta. Y la ver­güen­za so­cial de Ro­dri­go es que na­die creía que en esa fa­mi­lia hu­bie­ra la­dro­nes. Por eso les que­dó muy di­fí­cil la vi­da en to­das par­tes.

La re­la­ción de Ro­dri­go y To­más Ja­ra­mi­llo se amar­gó con la cri­sis. Una si­tua­ción in­sos­te­ni­ble si Or­tiz se hu­bie­ra en­fren­ta­do con su pa­dre. Los Ja­ra­mi­llo com­par­ten la ver­güen­za so­cial y fa­mi­liar. Al­go con­tra­rio a Or­tiz. Un ami­go de la uni­ver­si­dad es en­fá­ti­co al de­cla­rar que Or­tiz no po­dría ene­mis­tar­se con sus pa­rien­tes más cer­ca­nos, pues se­ría emo­cio­nal­men­te in­go­ber­na­ble, sub­ra­yan­do que “Juan Car­los no es na­die sin la fa­mi­lia”. Lo de­mues­tran va­rios he­chos: la com­pra de un lo­te en el que le pi­dió a su cu­ña­do que cons­tru­ye­ra un edi­fi­cio don­de vi­vie­ra to­da la fa­mi­lia; la cau­te­la do­més­ti­ca pa­ra com­par­tir con Vie­na Ruiz, en apar­ta­men­tos di­fe­ren­tes, la vi­da con los tres hi­jos de su pri­mer ma­tri­mo­nio y con los tres hi­jos del pri­mer ma­tri­mo­nio de Ruiz; el ca­ri­ño de mag­ni­tu­des edí­pi­cas que sien­te Or­tiz por su ma­dre: se­gún un ami­go, Or­tiz res­pon­de a las lla­ma­das que le ha­ce cuan­do es­tá so­la, “dur­mien­do en­ton­ces en la ca­sa de la ma­má, arrun­cha­do con la ma­má, en la ca­ma de su ma­má”.

Cuan­do es­tu­dia­ba en la uni­ver­si­dad, Juan Car­los Or­tiz le di­jo a su pa­dre que es­ta­ba an­sio­so por com­prar­se un Ro­lex. El pa­dre le res­pon­dió que si no com­pra­ba el re­loj se­ría una per­so­na mi­se­ra­ble y ta­ca­ña, que tra­ba­ja­ría mu­cho sin dis­fru­tar de na­da, per­dien­do el equi­li­brio. El con­se­jo no fue en vano. Du­ran­te un via­je que hi­zo por Eu­ro­pa, cuan­do Or­tiz pro­me­dia­ba sus tem­pra­nos 20 años de edad, vio una ar­go­lla de dia­man­tes que es­ta­ba muy ba­ra­ta. Aun­que to­da­vía no pen­sa­ba en ca­sar­se, la com­pró apro­ve­chan­do el pre­cio. Tar­da­ría cer­ca de diez años en dis­fru­tar la gan­ga el día de su pri­mer ma­tri­mo­nio. No en vano, un ami­go no de­ja de sor­pren­der­se por la cos­tum­bre de Or­tiz, que lo lla­ma tan pron­to co­mo se le ocu­rre un ne­go­cio, sos­pe­chan­do que ape­nas le al­can­za el tiem­po pa­ra des­can­sar de su ob­se­sión.

To­más Ja­ra­mi­llo, unos me­ses an­tes de que ex­plo­ta­ra la cri­sis, com­pró una ca­mio­ne­ta Pors­che. El au­to com­par­tió el

Los ami­gos de Juan Car­los Or­tiz lo des­cri­ben co­mo un hom­bre tan fa­mi­liar que cuan­do su ma­má es­tá so­la, él va a su ca­sa y duer­me arrun­cha­do con ella.

ga­ra­je de In­ter­bol­sa con una flo­ta de au­tos BMW. Qui­zá fue­ran más ren­ta­bles que su co­lec­ción de ar­te: cuan­do le acon­se­ja­ron que la ven­die­ra, pen­só que unos cua­dros no le ser­vi­rían pa­ra pa­gar sus deu­das.

Los Ja­ra­mi­llo evi­ta­ron el te­ma de la co­mi­sio­nis­ta du­ran­te los en­cuen­tros fa­mi­lia­res pa­ra tra­tar de ate­nuar las ten­sio­nes en el tea­tro do­més­ti­co, don­de se re­par­tie­ron los pa­pe­les de vi­lla­nos y de víc­ti­mas. En Me­de­llín es un lu­gar co­mún re­fe­rir­se a la ma­ne­ra co­mo In­ter­bol­sa com­pro­me­tió la his­to­ria de Fa­bri­ca­to al ma­ni­pu­lar sus ac­cio­nes. Los ami­gos y pa­rien­tes se pre­gun­ta­ron so­bre el te­ma en tér­mi­nos de ver­güen­za ju­di­cial. Por qué des­vir­tua­ron lo que un co­rre­dor que tra­ba­jó con Or­tiz en In­ter­bol­sa de­fi­nió co­mo la for­ma más sen­sa­ta de ha­cer ne­go­cios: ope­rar úni­ca­men­te con aque­llo que se pue­de ga­ran­ti­zar. Di­cho de otra ma­ne­ra por el in­ver­sio­nis­ta nor­te­ame­ri­cano Wa­rren Buf­fet: “Pon tu bo­ca don­de es­tu­vo tu di­ne­ro”. Ha­blar con la cer­te­za de una ga­ran­tía que res­pal­de a las pa­la­bras.

La ad­mi­ra­ción por la sa­ga­ci­dad de Or­tiz –“aun­que no ma­ne­ja­ra un compu­tador”, re­cuer­da un co­rre­dor que tra­ba­jó en la co­mi­sio­nis­ta– y su arro­jo pa­ra los ne­go­cios co­mo un ma­tiz re­cor­da­do con asom­bro y de ma­ne­ra re­cu­rren­te por sus co­le­gas, evi­den­ció tras la cri­sis un ren­cor que se ha ex­pre­sa­do de dis­tin­tas ma­ne­ras.

El or­gu­llo de club pri­va­do que ca­rac­te­ri­za a los co­rre­do­res de bol­sa hi­zo que al­gu­nos de ellos re­cal­ca­ran con des­pre­cio el ori­gen de Or­tiz, su for­ma de so­bre­vi­vir ven­dien­do lo que pu­die­ra en la uni­ver­si­dad, su an­sie­dad por ser acep­ta­do so­cial­men­te en el gre­mio. “Le hi­zo fal­ta cu­na”, afir­mó, sin dis­fra­zar su ren­cor, un ri­val de Or­tiz. Otro co­rre­dor lo con­si­de­ra al con­tra­rio: “Aun­que To­más Ja­ra­mi­llo hu­bie­ra na­ci­do con el pri­vi­le­gio del di­ne­ro, el tra­ba­jo de Or­tiz en In­ter­bol­sa fue evi­tar que To­más hi­cie­ra lo­cu­ras con la em­pre­sa”. Un in­ver­sio­nis­ta tu­vo un pun­to de vis­ta más equi­li­bra­do acer­ca de Or­tiz y ase­gu­ró que cam­bió la ac­ti­tud so­cial del me­dio cuan­do un ape­lli­do no es tan im­por­tan­te co­mo el ta­len­to de una men­te ágil y bri­llan­te. Pe­ro la “lo­cu­ra” de To­más Ja­ra­mi­llo, su­pues­ta­men­te con­tro­la­da por Or­tiz, tam­bién los des­bor­dó. Mo­ti­vó el caos de la em­pre­sa al que con­tri­bu­ye­ron sus so­cios en la co­mi­sio­nis­ta. “Sin Or­tiz –de­cla­ró otro co­rre­dor–, In­ter­bol­sa no ha­bría te­ni­do la di­men­sión que con­si­guió en el mer­ca­do”.

Una fo­to­gra­fía, pu­bli­ca­da el 24 de di­ciem­bre de 2015 en la pren­sa na­cio­nal, en­se­ña el re­vés de la for­tu­na a la que es­tu­vie­ron acos­tum­bra­dos los fun­cio­na­rios de In­ter­bol­sa. Víc­tor Mal­do­na­do apa­re­ce cus­to­dia­do por va­rios agen­tes del Cuer­po Téc­ni­co de In­ves­ti­ga­ción de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción mien­tras es con­du­ci­do a la cár­cel La Pi­co­ta. En la ima­gen de to­nos os­cu­ros y fríos, Mal­do­na­do vis­te una cha­que­ta de co­lor gris me­tá­li­co y ma­te­rial sin­té­ti­co, una bu­fan­da y una go­rra de béis­bol se­me­jan­te a la que uti­li­zan los agen­tes pa­ra iden­ti­fi­car­se. Se dis­tin­guen por las si­glas de la ins­ti­tu­ción, CTI, im­pre­sas so­bre la vi­se­ra, mien­tras la go­rra de Mal­do­na­do en­se­ña el lo­go­ti­po de Ni­ke –una adap­ta­ción co­mer­cial de Ni­ké, la dio­sa de la mi­to­lo­gía grie­ga que en­car­na la justicia y la vic­to­ria–.

El ros­tro de Mal­do­na­do evi­den­cia los es­tra­gos del can­san­cio. Se des­cu­bre en­fer­mo y de­ma­cra­do. Sus ojos en­se­ñan la mi­ra­da de la frus­tra­ción. Re­pre­sen­ta el fi­nal de una his­to­ria al­re­de­dor de la co­di­cia y sus de­li­rios. Acu­sa­do por va­rios de­li­tos –cap­ta­ción ma­si­va de di­ne­ro, es­ta­fa agra­va­da, con­cier­to pa­ra de­lin­quir, con una par­ti­ci­pa­ción en el frau­de que afec­tó a los in­ver­sio­nis­tas de In­ter­bol­sa en una can­ti­dad cer­ca­na a los 130 mi­llo­nes de eu­ros–, el re­gre­so de Mal­do­na­do al país, fu­gi­ti­vo en Es­pa­ña des­de fe­bre­ro de 2015, don­de fue de­te­ni­do y ex­tra­di­ta­do a Co­lom­bia en no­viem­bre del mis­mo año, con­clu­yó con otro gi­ro ines­pe­ra­do de la suer­te: fue ubi­ca­do en el mis­mo pa­be­llón en el que se en­con­tra­ban Juan Car­los Or­tiz y To­más Ja­ra­mi­llo. El fun­da­dor de In­ter­bol­sa, Ro­dri­go Ja­ra­mi­llo, lo­gró sal­var­se de vi­vir en una cel­da: con­de­na­do en agos­to de 2015 a sie­te años de pri­sión do­mi­ci­lia­ria en Me­de­llín, Ja­ra­mi­llo es­tá in­ha­bi­li­ta­do pa­ra ejer­cer car­gos pú­bli­cos du­ran­te sie­te años y de­be­rá pa­gar una mul­ta de 12.000 sa­la­rios mí­ni­mos –con el sa­la­rio mí­ni­mo es­ta­ble­ci­do en Co­lom­bia du­ran­te el 2015, 644.350pe­sos–.

La em­pre­sa fa­mi­liar de los Ja­ra­mi­llo, aso­cia­da con Or­tiz, pa­só de ser una co­mi­sio­nis­ta mo­des­ta a una em­pre­sa de­fi­ni­da por su es­lo­gan: “To­dos los mer­ca­dos, una so­la com­pa­ñía”. En el lu­gar don­de abrie­ron sus ofi­ci­nas, cuan­do se tras­la­da­ron de Me­de­llín a Bo­go­tá y con­so­li­da­ron su ima­gen, los avi­sos de In­ter­bol­sa fue­ron el sím­bo­lo de un es­plen­dor que se cons­tru­yó con ra­pi­dez ver­ti­gi­no­sa y su­cum­bió a su am­bi­ción. Un sím­bo­lo de­te­rio­ra­do que sir­ve co­mo me­tá­fo­ra pa­ra com­pren­der la an­sie­dad de ri­que­za de To­más Ja­ra­mi­llo y Juan Car­los Or­tiz, de­mos­tran­do que una amis­tad siem­pre es du­do­sa cuan­do ba­sa su con­fian­za en el di­ne­ro.

El or­gu­llo de club pri­va­do que ca­rac­te­ri­za a los co­rre­do­res de bol­sa hi­zo que al­gu­nos re­cal­ca­ran con des­pre­cio el ori­gen de Or­tiz. “Le hi­zo fal­ta cu­na”, di­ce uno.

Dos de los di­rec­ti­vos de In­ter­bol­sa, To­más Ja­ra­mi­llo (iz­quier­da) y Juan Car­los Or­tiz (quien ca­mi­na de es­pal­das pa­ra eva­dir las cá­ma­ras) sa­len de los juz­ga­dos de Pa­lo­que­mao, en enero de es­te año, des­pués de una au­dien­cia por el pro­ce­so de In­ter­bol­sa. Am­bos es­tán pa­gan­do una con­de­na de cin­co años y nue­ve me­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.