Mi­che­lle Roui­llard

La ac­triz y ex se­ño­ri­ta Co­lom­bia vuel­ve a Soho en su me­jor ver­sión.

SoHo (Colombia) - - Contents -

MMi­che­lle es­tá can­sa­da de car­gar con el ró­tu­lo de ‘la rei­na re­bel­de’ que le pu­sie­ron des­pués de ser se­ño­ri­ta Co­lom­bia en­tre 2008 y 2009. Ade­más de que pa­re­ce el tí­tu­lo de un mal cu­le­brón me­xi­cano, le ha cos­ta­do años des­ha­cer­se de él. Por eso acá no va­mos a ha­blar de eso, sino de la mu­jer que ve en es­tas pá­gi­nas y que hoy ya es­tá muy le­jos de esa ima­gen de chi­ca re­bel­de con la que mu­chos se que­da­ron.

Al co­mien­zo no es­ta­ba muy con­ven­ci­da de vol­ver a Soho, pues su apa­ri­ción en por­ta­da, ha­ce sie­te años, fue vis­ta por al­gu­nos co­mo un ac­to de pro­vo­ca­ción in­ne­ce­sa­rio. So­lo al­gu­nos, muy po­cos, en­ten­die­ron que se tra­ta­ba de la de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes de una mu­jer com­ple­ta­men­te in­de­pen­dien­te.

A sus 31 años re­apa­re­ce con la in­ten­ción de mos­trar­se due­ña de su cuer­po, sí, pe­ro, so­bre to­do, de su vi­da. “Es­tas fo­tos ha­blan más del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino que de una mu­jer co­mo ob­je­to se­xual”, ase­gu­ra.

Y al­go sa­be de em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino la hi­ja de Pa­trick y Ma­ría del Mar, que des­pués de ha­ber­se criado en Po­pa­yán, en me­dio del campo, de los jue­gos en el ba­rro, de las tra­ve­su­ras in­fan­ti­les, de­ci­dió ir­se a Ca­na­dá sien­do ape­nas una ado­les­cen­te.

Te­nía 16 años y una cri­sis exis­ten­cial (co­mo esas que tie­ne to­do el mundo a esa edad) cuan­do se fue a vi­vir so­la en un país to­tal­men­te ex­tra­ño. Allí, sin nin­gún pri­vi­le­gio, pa­só cin­co años abrién­do­se ca­mino co­mo pu­do. Y co­mo pu­do sig­ni­fi­có tra­ba­jar en ofi­cios mu­cho me­nos gla­mu­ro­sos que ser se­ño­ri­ta Co­lom­bia. Fue, en­tre otras co­sas, asis­ten­te de con­ta­bi­li­dad, ayu­dan­te de me­se­ra, me­se­ra, agen­te in­mo­bi­lia­ria y al­go así co­mo ‘in­gre­sa­do­ra’ de pro­duc­tos en una em­pre­sa de ali­men­tos. Por­que, co­mo di­ce, no le da pe­na ni le tie­ne mie­do a na­da. “Si hay que ven­der are­pas, pues ven­do are­pas”.

Seis años des­pués, cuan­do to­das las cir­cuns­tan­cias con­ju­ra­ron pa­ra que se de­vol­vie­ra a Co­lom­bia, re­gre­só pa­ra cum­plir­le a su pa­pá el ex­tra­ño sue­ño que él ha­bía te­ni­do des­de que ella te­nía 12 años: par­ti­ci­par en un rei­na­do na­cio­nal. Jus­ta­men­te a él, que ve­nía de Francia, ese país don­de los rei­na­dos no sa­len en las pri­me­ras pá­gi­nas de los dia­rios, se le ocu­rrió que su ni­ña po­día ser la an­ge­li­cal re­pre­sen­tan­te de Po­pa­yán. Y ella, que no es­ta­ba muy con­ven­ci­da del asun­to, vol­vió no pa­ra par­ti­ci­par, sino pa­ra ga­nár­se­lo y ver­le la ca­ra de fe­li­ci­dad a Pa­trick.

Pe­ro, ¿quién es hoy es­ta mu­jer de 31 años? Des­pués del rei­na­do he­mos vis­to su flo­re­cien­te ca­rre­ra ac­to­ral. Ha par­ti­ci­pa­do en pro­gra­mas co­mo Tu voz es­té­reo, La tea­cher de in­glés y, más re­cien­te­men­te, la no­ve­la de RCN No ol­vi­da­rás mi nom­bre. Ade­más, apa­re­ce­rá en una nue­va pro­duc­ción de la que no qui­so ha­blar por te­mas de con­fi­den­cia­li­dad, pe­ro que pron­to es­ta­rá al ai­re.

Ella sa­be que va por buen ca­mino, pe­ro que fal­ta mu­cho por re­co­rrer y por eso pre­fie­re de­fi­nir­se co­mo “ac­triz en for­ma­ción”. Es, ade­más, una con­sul­to­ra in­mo­bi­lia­ria y en es­te mo­men­to le da vuel­tas a su pro­pio ne­go­cio, del que tam­po­co qui­so ade­lan­tar­nos mu­cho (la úni­ca pis­ta que te­ne­mos es que no se­rá un pues­to de are­pas).

Hoy es una mu­jer mu­cho más tran­qui­la que –se­gún di­ce an­tes de es­ta­llar en una ri­so­ta­da– ha apren­di­do a com­por­tar­se. Y com­ple­men­ta, a ma­ne­ra de lo­gro, que ya se arre­gla (co­mo si hi­cie­ra fal­ta) y pien­sa más las co­sas an­tes de ha­blar. No se arre­pien­te de na­da, pe­ro re­co­no­ce que en cier­tos mo­men­tos hu­bie­ra po­di­do ser más di­plo­má­ti­ca. Sus tres dé­ca­das pue­den no pa­re­cer mu­cho, pe­ro ha vi­vi­do tres vidas en una an­tes de lle­gar a ser la mu­jer fuer­te y de­ci­di­da que pro­vo­ca las ca­ras de idiotas que po­nen to­dos al verla en es­tas pá­gi­nas.

“Es­tas fo­tos ha­blan más del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino que de una mu­jer co­mo ob­je­to se­xual. De he­cho, por eso acep­té vol­ver a Soho”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.