Bla­de Run­ner y las se­cue­las

No to­do tiempo pa­sa­do fue me­jor

SoHo (Colombia) - - Contents -

¿Qué se­ría del mundo del ci­ne sin la es­pec­ta­cu­lar dé­ca­da de los ochen­ta? ¿Có­mo ha­bría­mos vi­vi­do sin las aven­tu­ras de In­dia­na Jo­nes y los via­jes por el espacio de Star

Wars? ¿Có­mo ima­gi­na­ría­mos el fu­tu­ro sin Vol­ver al fu­tu­ro o Bla­de Run­ner? Pre­ci­sa­men­te en 1982 Rid­ley Scott apa­re­ció con una in­creí­ble adap­ta­ción del li­bro¿ Sue­ñan los an­droi­des con ove­jas eléc­tri­cas? ba­jo la man­ga. Era Bla­de Run­ner, la his­to­ria de un ca­za­dor de “re­pli­can­tes” que po­ne en du­da las ven­ta­jas de crear clo­nes con cons­cien­cia de sí mis­mos. Una pro­duc­ción que se atre­vió a pres­cin­dir del na­rra­dor y cam­biar­lo por unos silencios lar­gos e in­tri­gan­tes. Gra­cias a ello y otros ries­gos to­ma­dos por Scott, es­ta cin­ta es con­si­de­ra­da co­mo la pre­cur­so­ra del gé­ne­ro ci­ber­punk, en la que el avan­ce tec­no­ló­gi­co y la ba­ja ca­li­dad se mez­clan en mun­dos dis­tó­pi­cos.

Por eso, ha­cer la con­ti­nua­ción de Bla­de Run­ner no era me­nos que un sal­to al va­cío del guio­nis­ta y di­rec­tor De­nis Vi­lle­neu­ve. Sin em­bar­go, y pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, es­te ries­go va­lió la pe­na. No es que al­guien du­da­ra de las ca­pa­ci­da­des de Ve­lle­neu­ve, no­mi­na­do a los Ós­car por su di­rec­ción de The Arri­val, pe­ro cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas del fiel pú­bli­co ochen­te­ro no era ta­rea fá­cil.

Vi­lle­neu­ve lo­gró lle­var a los se­gui­do­res de Bla­de Run­ner al 2048, año en el que es­tá am­bien­ta­da la pe­lí­cu­la, cui­dan­do los de­ta­lles que Rid­ley Scott se ha­bía atre­vi­do a de­jar de la­do pa­ra 2019 –año en el que se desa­rro­lla la pri­me­ra pe­lí­cu­la–. Es no­ta­ble la ma­ne­ra en la que Ha­rri­son Ford re­to­ma el per­so­na­je de Rick Dec­kard 30 años des­pués de su pri­me­ra in­ter­pre­ta­ción, y la apa­ri­ción de Ra­chel, la her­mo­sa ré­pli­ca que enamo­ra al ca­za­dor, in­ter­pre­ta­da por Sean Young en 1982.

Eso sí, no es­pe­re un des­plie­gue de ac­ción sin pau­sa, ti­po Mad Max, pues es­ta es una pe­lí­cu­la de coc­ción len­ta. Los po­cos mo­men­tos de ac­ción es­tán se­pa­ra­dos por lar­gas es­ce­nas re­ple­tas de silencios, si­tua­cio­nes ro­mán­ti­cas y es­ce­na­rios que re­fle­jan el tris­te fu­tu­ro ima­gi­na­do por el di­rec­tor. Así que de­be ir pre­pa­ra­do men­tal­men­te pa­ra las dos ho­ras y 43 mi­nu­tos que du­ra la pe­lí­cu­la.

A pe­sar de eso, o qui­zá por eso mis­mo, el ries­go que to­mó el di­rec­tor, y ob­via­men­te el elen­co, es­tá a la al­tu­ra del Bla­de Run­ner de los ochen­ta. Es­ta pe­lí­cu­la es un ejem­plo de que es posible re­in­ter­pre­tar los clá­si­cos y adap­tar­los a la ac­tua­li­dad, res­pe­tan­do la his­to­ria que los hi­zo inol­vi­da­bles. Aun­que la pe­lí­cu­la re­tra­ta un fu­tu­ro te­ne­bro­so, Ve­lle­neu­ve de­mues­tra que no to­do tiempo pa­sa­do fue me­jor, pues es­ta ver­sión de Bla­de Run­ner es com­pa­ra­ble en ca­li­dad con su pre­de­ce­so­ra. Eso sí, si quie­re en­ten­der es­ta úl­ti­ma, es ne­ce­sa­rio que vea pri­me­ro la de Scott.

Una se­cue­la muy dig­na, no­ta­ble, que sin du­da va­le la pe­na ver y no de­jar pa­sar, co­mo ocu­rrió en 1982 con la ori­gi­nal. RE­CO­MEN­DA­DO SOHO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.