Pun­to G

SoHo (Colombia) - - Contents -

Cuan­do de se­xo se tra­ta hay una pre­gun­ta que se lle­va el pri­mer lu­gar: “¿Dón­de que­da el pun­to G?”. La pre­gun­ta no so­lo es la más bus­ca­da, sino que la res­pues­ta es con­fu­sa y, lo que es aún peor, es que la ma­yo­ría de las mu­je­res tam­po­co sa­be dón­de que­da.

Se­gún Goo­gle, el pun­to G que­da en­tre 50 y 80 mi­lí­me­tros aden­tro de la va­gi­na, en la pa­red fron­tal. Tam­bién di­cen que pa­ra al­gu­nas mu­je­res es­ti­mu­lar es­te pun­to les da un or­gas­mo mu­cho más in­ten­so que es­ti­mu­lar­les el clí­to­ris.

Aun­que pa­ra la ma­yo­ría de las mu­je­res el pun­to G no exis­te, el gi­ne­có­lo­go fran­cés Syl­vain Mi­moun sos­tie­ne que el 60 % sí lo tie­ne y que so­lo hay que en­con­trar­lo. Lo que no ex­pli­ca es por qué el 40 % des­afor­tu­na­do ca­re­ce de esa zo­na de pla­cer.

El pun­to G no es un bo­tón má­gi­co pa­ra sa­tis­fa­cer de for­ma au­to­má­ti­ca a una mu­jer. Tie­ne su cien­cia. Pa­ra ser exac­tos, es una zo­na eró­ge­na gran­de que abar­ca va­rios ór­ga­nos di­fe­ren­tes, in­clu­yen­do la ure­tra, las glán­du­las pa­ra­ure­tra­les y las “raí­ces” in­ter­nas del clí­to­ris.

Aun­que en ca­da mu­jer va­ría, por lo ge­ne­ral las dos po­si­cio­nes pa­ra lle­gar a un or­gas­mo ahí son la mu­jer en­ci­ma o en cua­tro. Con las ma­nos tam­bién se lle­ga in­ser­tan­do uno o dos de­dos con la palma ha­cia arri­ba y re­pi­tien­do va­rias ve­ces y en for­ma ace­le­ra­da un mo­vi­mien­to ha­cia ade­lan­te y ha­cia atrás. Si na­da de es­to fun­cio­na, tam­bién hay unos vi­bra­do­res es­pe­cia­li­za­dos en es­ti­mu­lar el pun­to G.

SIN IN­TE­RÉS EN EL SE­XO

Un es­tu­dio de BMJ Open a 4000 mu­je­res con­clu­yó que el 34 % no te­nía in­te­rés en el se­xo. La ra­zón prin­ci­pal fue la ru­ti­na con la mis­ma pa­re­ja por más de un año. Aque­llas que lle­va­ban cin­co años o más en una re­la­ción te­nían 50 % más de pro­ba­bi­li­da­des de per­der el in­te­rés se­xual por la mis­ma ra­zón: la mo­no­to­nía. La com­bi­na­ción de can­san­cio del tra­ba­jo, el cui­da­do de los hi­jos y el pa­so de los años ha­cen más fre­cuen­tes los ‘arrun­chis’ que los or­gas­mos. Los au­to­res del es­tu­dio acla­ran que lo que mi­die­ron es la fal­ta de in­te­rés de las mu­je­res. Co­mo en los hom­bres la lla­ma es­tá por lo ge­ne­ral más vi­va, mu­chas mu­je­res pien­san que tie­nen que cum­plir con sus obli­ga­cio­nes con­yu­ga­les in­de­pen­dien­te de las ga­nas.

DE­TEC­TOR DE INFIELES

Co­mo aho­ra hay es­tu­dios pa­ra to­do, el cen­tro de in­ves­ti­ga­ción Psio­co­logy Evo­lu­tion aca­ba de pu­bli­car uno con la teo­ría de que la in­fi­de­li­dad se pue­de de­tec­tar por la voz. El ex­pe­ri­men­to con­sis­tió en pe­dir­les a hom­bres y mu­je­res que ha­bla­ran du­ran­te unos mi­nu­tos so­bre lo que sen­tían por su pa­re­ja. Lue­go, te­nien­do en cuen­ta al­gu­nos pa­tro­nes co­mo la se­gu­ri­dad al ar­ti­cu­lar, la ex­tro­ver­sión y el tono de la voz, los psi­có­lo­gos tra­ta­ban de es­ta­ble­cer si las per­so­nas eran pro­pen­sas a ser infieles. Los vo­lun­ta­rios del es­tu­dio se ha­bían com­pro­me­ti­do a de­cir la ver­dad; el nú­me­ro de acier­tos fue del 81 %. El pro­ble­ma es que la pe­ri­cia pa­ra de­tec­tar esos su­ti­les in­di­cios la tie­nen los psi­có­lo­gos, pe­ro no los cón­yu­ges.

SE ROM­PE UN TA­BÚ

Trans­pa­rent, la se­rie de Amazon, aca­ba de cru­zar una fron­te­ra en ma­te­ria de se­xua­li­dad en la pan­ta­lla chi­ca: es la pri­me­ra pro­duc­ción en el mundo en mos­trar un des­nu­do fron­tal de un per­so­na­je tran­se­xual que no ha pa­sa­do por el qui­ró­fano pa­ra cam­biar sus ge­ni­ta­les. En otras pa­la­bras, se tra­ta de al­guien que tie­ne se­nos y pe­ne. La pro­ta­go­nis­ta de la es­ce­na es Ale­xan­dra Bi­llings, una ac­triz trans­gé­ne­ro, que in­ter­pre­ta a Da­vi­na en la exi­to­sa se­rie. Ella ma­ni­fes­tó que fue su pro­pia idea ha­cer es­ta es­ce­na pa­ra rom­per el ta­bú que ro­dea a la fi­sio­no­mía de los tran­se­xua­les. Trans­pa­rent na­rra la vi­da de un hom­bre que re­ve­la a sus hi­jos que quie­re lla­mar­se Mau­ra. Al­go pa­re­ci­do a lo que les pa­só a las Kar­das­hian.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.