El tris­te fi­nal de Hugh Hef­ner

Las co­ne­ji­tas se ha­bían con­ver­ti­do en en­fer­me­ras, la fa­mo­sa man­sión en un mu­la­dar, su jo­ven es­po­sa rum­bea­ba to­das las no­ches y el ex­ce­so de Via­gra lo ha­bía de­ja­do sor­do. Así fue­ron los úl­ti­mos me­ses del crea­dor de Play­boy.

SoHo (Colombia) - - Contents -

Diías de tor­tu­ra, así fue­ron los úl­ti­mos de uno de los hom­bres más en­vi­dia­dos del mundo. La vi­da del ícono mun­dial del he­do­nis­mo, el pla­cer, el lu­jo y el se­xo aca­bó en me­dio de una inima­gi­na­ble de­ca­den­cia. Fue un fi­nal so­li­ta­rio en cier­ta ma­ne­ra, más pro­pio de un men­di­go que de un sul­tán.

Hugh Hef­ner fa­lle­ció en la Man­sión Play­boy el 27 de sep­tiem­bre pa­sa­do, aun­que los me­ses an­te­rio­res a esa fe­cha es­tu­vie­ron pla­ga­dos de so­le­dad, her­me­tis­mo, mi­se­ria y de­pre­sión ab­so­lu­ta. Na­die ima­gi­nó que el play­boy de la ba­ta ro­ja de se­da, en cu­ya ca­ma dur­mie­ron al me­nos 3000 de las mu­je­res más her­mo­sas del mundo, ter­mi­na­ra de una for­ma tan me­lan­có­li­ca.

En­cor­va­do, es­que­lé­ti­co y re­du­ci­do a una piel que cu­bría sus es­ca­sos 45 ki­los, Hef­ner se ha­bía con­ver­ti­do en un re­clu­so. Sor­pren­de que has­ta úl­ti­mo mo­men­to se ob­se­sio­nó por es­con­der la reali­dad que vi­vía. De­ses­pe­ra­do por man­te­ner en se­cre­to su sa­lud en pi­ca­da, se man­tu­vo oculto an­te la opi­nión pú­bli­ca en los cin­co me­ses pre­vios a su muer­te y obli­ga­ba a los in­vi­ta­dos y a sus ser­vi­do­res a fir­mar un do­cu­men­to le­gal que les prohi­bía re­ve­lar el es­ta­do en que se en­con­tra­ba.

El le­gen­da­rio Hef, el mu­je­rie­go de to­da la vi­da, es­ta­ba he­cho tri­zas. Era so­la­men­te un in­vá­li­do. Per­so­nas que lo fue­ron a vi­si­tar, en­tra­ña­bles ami­gos que lo acom­pa­ña­ron en sus fa­mo­sas fies­tas, ase­gu­ra­ron que “su piel se es­ta­ba des­cas­ca­ran­do”, que su cuer­po era tan frá­gil y dé­bil que no po­día ca­mi­nar y de­bía ser tras­la­da­do de un lu­gar a otro en si­lla de rue­das.

Pe­ro no me­nos im­pre­sio­nan­te que su es­ta­do fí­si­co era el de la fa­mo­sa Man­sión Play­boy, que ha­bía en­tra­do en una de­ca­den­cia com­pa­ra­ble a la de su due­ño. Uno de los úl­ti­mos vi­si­tan­tes di­jo: “Has­ta los col­cho­nes de las 12 ha­bi­ta­cio­nes eran as­que­ro­sos, vie­jos, gas­ta­dos y man­cha­dos”. “Vi­vía en una es­co­ria in­mun­da y lle­na de ori­na. La ver­dad es que se con­vir­tió en el Ho­ward Hug­hes de hoy en día: so­lo, ne­gán­do­se a ver a los in­vi­ta­dos, con un alien­to con he­dor pú­tri­do, el ai­re a su al­re­de­dor so­fo­ca­do y hú­me­do”.

Sin em­bar­go, la pa­ra­noia y va­ni­dad del mag­na­te se man­tu­vo has­ta el fi­nal. Su prio­ri­dad era man­te­ner la le­yen­da que él mis­mo ha­bía crea­do so­bre sí mis­mo, la mis­ma que que­ría que pa­sa­ra a la his­to­ria: un hom­bre vi­tal, ves­ti­do de smo­king, son­rien­te y ro­dea­do siem­pre de mu­je­res be­llas.

Al fi­nal de­li­ra­ba y des­va­ria­ba evo­can­do la im­por­tan­cia que tu­vo en el pa­sa­do. De­cía co­sas co­mo: “Si The New York Ti­mes o la re­vis­ta Ti­me quie­ren en­tre­vis­tar­me ten­dría que can­ce­lar mis pla­nes de es­te fin de se­ma­na…”. La ma­yo­ría de sus ami­gos es­ta­ban con­ven­ci­dos de que no vi­vi­ría mu­cho más. De he­cho, las de­cla­ra­cio­nes de Car­la Ho­we, in­qui­li­na de la man­sión y por­ta­da de la re­vis­ta en va­rias opor­tu­ni­da­des, des­ta­pó lo que Hef­ner qui­so ocul­tar. La exu­be­ran­te mu­jer con­fe­só que no que­da­ba “ni la som­bra de esas fies­tas de her­mo­sas mu­je­res, or­gías y to­da cla­se de lo­cu­ras”. La play­ma­te cons­ta­tó que la reali­dad era otra, pues Hef­ner, que to­da la vi­da ha­bía es­ta­do ro­dea­do de un

Hef­ner afir­mó que se ha­bía acos­ta­do con 3000 mu­je­res a lo largo de su vi­da y re­cor­dó que en una so­la no­che hi­zo una or­gía con 12 de ellas.

drón de mo­de­los, aho­ra es­ta­ba acom­pa­ña­do de un es­cua­drón pe­ro de en­fer­me­ras: “Na­da de fies­tas o es­cán­da­los por­que el ve­jes­to­rio se­ñor Hef­ner tie­ne que dor­mir”.

An­tes de per­der sus fa­cul­ta­des y en­trar al mundo del silencio to­da­vía re­ci­bía a al­gu­nos ami­gos. Es­ta­ba ca­si sor­do co­mo re­sul­ta­do de con­su­mir Via­gra en ex­ce­so y co­mu­ni­car­se con él era di­fí­cil. Por lo tan­to, el plan era ju­gar aje­drez y ver pe­lí­cu­las vie­jas.

En de­fi­ni­ti­va, el fi­nal, más que tris­te, fue de­gra­dan­te. A pe­sar de que téc­ni­ca­men­te es­ta­ba ca­sa­do, su casa no era un ho­gar sino que pa­re­cía más bien un club so­cial que­bra­do. Su úl­ti­ma es­po­sa, Crys­tal, te­nía 60 años me­nos que él y no te­nía vo­ca­ción ni de ama de casa ni de en­fer­me­ra. Sa­lía con sus ami­gos to­do el tiempo y ni si­quie­ra es­tu­vo pre­sen­te en el mo­men­to en que fa­lle­ció. Esa fal­ta de in­te­rés obe­de­cía en par­te a que él la ha­bía obli­ga­do a fir­mar un acuer­do pre­nup­cial, se­gún el cual ella no he­re­da­ba ni un so­lo cen­ta­vo de su for­tu­na. El úni­co pri­vi­le­gio que tu­vo en esos cin­co años de ma­tri­mo­nio fue vi­vir gra­tis y los re­ga­los que re­ci­bió de él.

De por sí esa for­tu­na es­ta­ba bas­tan­te dis­mi­nui­da. Cuan­do se re­ve­ló su tes­ta­men­to, Hef­ner de­jó so­la­men­te 43 mi­llo­nes de dó­la­res. Su re­vis­ta, que ha­bía lle­ga­do a ven­der ocho mi­llo­nes de ejemplares en los años se­ten­ta y ochen­ta, te­nía una cir­cu­la­ción de ape­nas 400.000. Él te­nía el 35 % de las ac­cio­nes que en un mo­men­to lle­ga­ron a te­ner un va­lor de 500 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro la com­pe­ten­cia del porno en in­ter­net ha­bía de­ja­do el ero-

En sus días de glo­ria, Hef­ner vi­vía ro­dea­do de las mu­je­res más her­mo­sas, te­nía avión pri­va­do, ca­si­nos aten­di­dos por co­ne­ji­tas y era el ob­je­to de en­vi­dia de to­dos los hom­bres del pla­ne­ta.

tis­mo de Play­boy co­mo un pro­duc­to des­ubi­ca­do. La man­sión se ven­dió re­cien­te­men­te en 100 mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro per­te­ne­cía a la com­pa­ñía y no a él. En es­ta se le per­mi­tió vi­vir has­ta el fi­nal de sus días.

Dos años atrás la di­rec­ción de la com­pa­ñía la ha­bía asu­mi­do su hi­jo Coo­per, quien hoy tie­ne 26 años, y que, te­nien­do en cuen­ta que el ni­cho de pu­bli­ci­dad de los hom­bres es tan ape­te­ci­do co­mo el de las mu­je­res, pen­só que eli­mi­nan­do los des­nu­dos la pu­bli­ca­ción se po­dría sal­var. Pe­ro esa de­ci­sión fue ca­tas­tró­fi­ca por­que se per­dió la esen­cia mis­ma del im­pe­rio que ha­bía crea­do su padre. Las chi­cas sin ro­pa re­tor­na­ron a me­dia­dos de es­te año y la re­vis­ta se es­ta­bi­li­zó. La con­clu­sión es que el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano quie­re una pu­bli­ca­ción mas­cu­li­na con mu­je­res be­llas pe­ro sin vul­ga­ri­dad.

Así ha­bía si­do la re­vis­ta en sus días de glo­ria. Play­boy, más que pro­yec­tar cuer­pos sen­sua­les, pro­yec­ta­ba un es­ti­lo de vi­da idea­li­za­do pa­ra el hom­bre con­tem­po­rá­neo. Era un mundo de ro­pa fi­na, ca­rros de­por­ti­vos, mú­si­ca fan­tás­ti­ca y fies­tas in­ter­mi­na­bles. Hef­ner per­so­nal­men­te en­car­nó ese rol y las pá­gi­nas de la re­vis­ta se con­vir­tie­ron en el dia­rio de su vi­da.

En los años de la cús­pi­de, de­fi­ni­ti­va­men­te vi­vió su fan­ta­sía. Con avión pro­pio, ca­si­nos aten­di­dos por co­ne­ji­tas y los fa­mo­sos de Holly­wood, los mi­llo­na­rios y los po­lí­ti­cos que­rien­do ser sus ami­gos, era el rey del mundo. En sus fies­tas se so­lía ver a los in­vi­ta­dos zam­bu­llén­do­se des­nu­dos en una pis­ci­na dis­fra­za­da de gru­ta en la man­sión. Tam­bién tu­vo su pro­pio pro­gra­ma de te­le­vi­sión y más tar­de su reality show, The Girls of the Play­boy Man­sion, don­de com­par­tía con los te­le­vi­den­tes la ru­ti­na do­més­ti­ca que te­nía con tres mu­je­res de su ha­rem.

El hom­bre de­trás del mi­llón de fan­ta­sías mas­cu­li­nas tu­vo en su ca­ma a cien­tos de las mu­je­res más so­ña­das del pla­ne­ta en­te­ro. Al­gu­na vez en en­tre­vis­ta le pre­gun­ta­ron por cuán­tas chi­cas ha­bían pa­sa­do en su ca­ma y res­pon­dió que unas 3000. A la pre­gun­ta de su ré­cord en una so­la se­sión de se­xo, res­pon­dió que lo­gró es­tar con 12 mu­je­res. Otra de las re­ve­la­cio­nes sor­pren­den­tes y que po­cos sa­ben es que al­gu­na vez re­co­no­ció que en me­dio de al­gu­nos fre­ne­sís se­xua­les, or­gías y des­con­trol tu­vo ex­pe­rien­cias ho­mo-

Su jo­ven es­po­sa no te­nía vo­ca­ción ni de ama de casa ni de en­fer­me­ra. Rum­bea­ba to­das las no­ches y no es­tu­vo con él cuan­do mu­rió.

El mag­na­te jun­to a su es­po­sa Crys­tal, 60 años me­nor que él, quien no re­ci­bió un so­lo cen­ta­vo de su he­ren­cia por un acuer­do pre­nup­cial. Hef­ner y su hi­jo Coo­per, de 26 años, quien hoy es­tá a la ca­be­za de la re­vis­ta. Una de sus pri­me­ras de­ci­sio­nes fue el re­gre­so de los des­nu­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.