Lu­cas Pom­bo

El mi­llen­nial al que lla­man to­dos los po­lí­ti­cos en la ra­dio

SoHo (Colombia) - - Contents - POR JUAN PABLO CAL­VÁS Fo­to GUILLERMO TO­RRES

Su padre es Ro­ber­to Pom­bo y su ma­dre, Jua­ni­ta San­tos. Pe­ro no fue­ron esos ape­lli­dos los que le han per­mi­ti­do de­mos­trar, con ape­nas 25 años, que es una de las pro­me­sas del pe­rio­dis­mo co­lom­biano.

Si us­ted es de los que creen que una per­so­na tie­ne ma­yor cre­di­bi­li­dad por­que se vis­te de tra­je y cor­ba­ta, la­men­to in­for­mar­le que con Lu­cas su­fri­rá una gran de­cep­ción en ese ab­sur­do ra­zo­na­mien­to que pa­re­ce sa­ca­do de los tiem­pos de las ti­ran­tas de Ale­jan­dro Ordóñez.

Lu­cas no usa za­pa­tos Fe­rra­ga­mo, co­mo los de Armando Be­ne­det­ti o Gus­ta­vo Pe­tro; tam­po­co se vis­te con tra­jes Ar­tu­ro Ca­lle, co­mo los de Ger­mán Va­rón Co­trino. Es más, en los ca­si dos años que lle­vo vién­do­lo de lu­nes a vier­nes en la ca­bi­na de La W, creo que se ha pues­to cor­ba­ta má­xi­mo cin­co ve­ces. To­do un ré­cord Guin­ness pa­ra al­guien que se la pa­sa yen­do de arri­ba aba­jo por los pa­si­llos de már­mol del Ca­pi­to­lio Na­cio­nal, co­deán­do­se con unos se­ño­res que en su ma­yo­ría mi­den to­do se­gún la má­xi­ma que in­mor­ta­li­zó el com­po­si­tor Jorge Vi­lla­mil en aque­lla vie­ja can­ción: ami­go, cuán­to tie­nes, cuán­to va­les.

Ca­da ma­ña­na, fal­tan­do un cuar­to de ho­ra pa­ra las seis, el edi­tor po­lí­ti­co del no­ti­cie­ro más es­cu­cha­do e in­flu­yen­te de la ra­dio co­lom­bia­na lle­ga de jeans, te­nis y ca­mi­se­ta. Sa­lu­da con una son­ri­sa im­po­si­ble pa­ra los que te­ne­mos que en­trar a tra­ba­jar a ho­ras in­hu­ma­nas y lue­go, sen­ta­do en silencio, empieza a re­vi­sar sus apun­tes.

Las úl­ti­mas no­tas del himno na­cio­nal mar­can el ini­cio de las ho­ras más agi­ta­das pa­ra él. Son las seis de la ma­ña­na y Ju­lio Sán­chez Cris­to empieza su gran ron­da de no­ti­cias que re­co­rre Co­lom­bia y el mundo. En ese mo­men­to Lu­cas co­mien­za a des­gra­nar una a una las pri­mi­cias que, en­tre reunio­nes, ca­fés, lla­ma­das te­le­fó­ni­cas y chats, lo­gró co­se­char el día an­te­rior: que los li­be­ra­les es­tán di­vi­di­dos, que Ger­mán Vargas Lle­ras pre­pa­ra un acer­ca­mien­to con el Cen­tro De­mo­crá­ti­co, que Claudia Ló­pez gri­tó más ayer que an­tier… En fin, el desa­yuno co­lom­biano de siem­pre tie­ne co­mo gran chef a Lu­cas, quien de­fi­ne con maes­tría qué in­gre­dien­te tie­ne me­jor sa­bor y más pi­can­te pa­ra de­jar al país sa­tis­fe­cho –y pi­dien­do más– con esas his­to­rias que, a fin de cuen­tas, son de co­ci­na.

A ve­ces, es­tan­do en ple­na emi­sión, le tim­bra el ce­lu­lar y sa­le des­pa­vo­ri­do a re­fu­giar­se en un rin­cón de la ca­bi­na. Se en­cor­va un po­co, ba­ja la voz y un ha­lo de mis­te­rio lo ro­dea. A lo le­jos se es­cu­cha un “pre­si­den­te, ¿có­mo es­tá?” y ya ima­gi­na uno que es Ál­va­ro Uri­be lla­man­do pa­ra aco­tar­le al­go u ofre­cer­le una in­for­ma­ción ex­clu­si­va que en ins­tan­tes Lu­cas com­par­ti­rá con su au­dien­cia.

¿Pe­ro qué ha­ce Uri­be –sí, el pa­ra mu­chos om­ni­po­ten­te Uri­be– lla­man­do a un mu­cha­cho de 25 años a con­tar­le vai­nas?

Es sim­ple: Uri­be, así co­mo los de­más in­te­gran­tes de la fau­na po­lí­ti­ca na­cio­nal, sa­ben que en Lu­cas en­cuen­tran un in­ter­lo­cu­tor equi­li­bra­do, que no se de­ja ma­ni­pu­lar y po­see­dor del cri­te­rio su­fi­cien­te pa­ra dis­cer­nir en­tre lo que es no­ti­cia y la me­ra pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca.

Así se le va la ma­ña­na, en­tre en­tre­vis­tas e his­to­rias que nos ha­blan del pre­sen­te y el fu­tu­ro de Co­lom­bia, mien­tras va de­jan­do en evi­den­cia las tra­pi­son­das de unos y las

Es un ti­po sen­ci­llo, cul­tí­si­mo, de hu­mor fino y ri­sa es­truen­do­sa que en­can­ta a las mu­je­res.

lu­chas de otros. Les po­ne los pun­tos so­bre las íes a se­ño­res que lle­van dé­ca­das cons­tru­yen­do una ca­rre­ra en el sec­tor pú­bli­co y a mu­chos los de­ja sin pa­la­bras con la pre­gun­ta cer­te­ra que des­ar­ma un dis­cur­so pro­so­po­pé­yi­co bueno pa­ra las ba­rras, pe­ro que Lu­cas des­mo­ro­na con ape­nas un so­plo.

Eso sí, tie­ne sus des­ca­ches. Es inolvidable esa oca­sión en que ca­li­fi­có el me­ren­gue co­mo mú­si­ca de vie­jos. O esa vez en que, fue­ra del ai­re, in­sis­tía en que de­bía dár­se­le prio­ri­dad a Juan Fer­nan­do Cris­to co­mo in­vi­ta­do, pa­san­do por en­ci­ma de las vo­ces y los tes­ti­mo­nios de un te­rre­mo­to de 7 gra­dos en Ciudad de Mé­xi­co. Pe­ro más allá de esos tro­pie­zos ino­cuos, sus in­ter­lo­cu­to­res en la emi­so­ra, que pue­den te­ner dos o tres ve­ces su edad, sa­ben que con Lu­cas van a la fi­ja. Él sa­be de lo que ha­bla, no in­ven­ta, no es­pe­cu­la y ana­li­za la reali­dad co­mo si lle­va­ra dé­ca­das mi­ran­do con lu­pa a nues­tros po­lí­ti­cos.

Él mis­mo re­co­no­ce que des­de ni­ño sa­bía que que­ría ser pe­rio­dis­ta y que se iba a en­fo­car en la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca. Tal vez por eso, en vez de es­tu­diar pe­rio­dis­mo o co­mu­ni­ca­ción so­cial, se de­can­tó por las le­yes y el de­re­cho. Una de­ci­sión sa­bia, si se tie­ne en cuen­ta que el nues­tro es un país de le­yes, le­gu­le­yos y tin­te­ri­llos en don­de el in­ci­so del nu­me­ral del li­te­ral del ar­tícu­lo de la ley es la cla­ve de los go­les que nos me­ten a los ciu­da­da­nos.

Sin em­bar­go, el Lu­cas que más me gus­ta no es el que lo­gra des­en­tra­ñar los se­cre­tos de la po­lí­ti­ca na­cio­nal, que bien po­dría­mos lla­mar Lu­cas 1.0. El que de ver­dad sor­pren­de has­ta de­jar­lo a uno sin alien­to es el mo­de­lo 2.0, su ver­sión me­jo­ra­da, am­plia­da, pe­ro li­mi­ta­da úni­ca­men­te a los más cer­ca­nos. Esa ver­sión ex­clu­si­va apa­re­ce cuan­do los mi­cró­fo­nos es­tán apa­ga­dos. Ese Lu­cas 2.0 de­ja ver el ti­po sen­ci­llo, cul­tí­si­mo, de hu­mor fino y ri­sa es­truen­do­sa que en­can­ta a las mu­je­res y ejer­ce un im­pre­sio­nan­te po­der mag­né­ti­co en to­dos los que lo ro­dean.

Lu­cas sa­be de mú­si­ca, de ar­tes plás­ti­cas, de deportes y de ne­go­cios. Eso lo ha­ce un gran con­ver­sa­dor. Pe­ro tam­bién es un ex­per­to en el ar­te del buen dor­mir, al­go que pue­de so­nar co­mo una ex­tra­va­gan­cia, pe­ro no lo es. Su sim­pa­tía con el mundo oní­ri­co lle­ga por dos ver­tien­tes. La pri­me­ra es que le cues­ta tras­no­char. Nor­mal­men­te, ha­cia las nue­ve de la no­che ya es­tá lis­to pa­ra me­ter­se ba­jo las co­bi­jas. Pe­ro la se­gun­da es aún más par­ti­cu­lar: Lu-

¿Qué ha­ce Ál­va­ro Uri­be lla­man­do a Pom­bo, un mu­cha­cho de 25 años, a con­tar­le vai­nas?

cas es so­cio de un al­ma­cén que se de­di­ca a ven­der ro­pa de ca­ma. Por eso, si un día cual­quie­ra us­ted se lo en­cuen­tra en la ca­lle, sién­ta­se li­bre de pre­gun­tar­le cuál es la me­jor mar­ca de al­moha­das de plu­mas o cuán­tos hi­los de­be te­ner un buen jue­go de sá­ba­nas pa­ra ga­ran­ti­zar un sue­ño dul­ce, sua­ve y pla­cen­te­ro. Es un ex­per­to.

¿Pe­ro de dón­de sa­lió es­te mu­cha­cho que nos sor­pren­de en la ra­dio? ¿Cuál fue la ve­ta que per­mi­tió el na­ci­mien­to de es­ta ge­ma pe­rio­dís­ti­ca?

Po­dría ex­ten­der­me ha­blan­do de su pa­so por el co­le­gio Hel­ve­tia de Bogotá, del cual es ba­chi­ller. O en­tre­gar de­ta­lles so­bre sus es­tu­dios en la Universidad de los An­des, de don­de se gra­duó con ho­no­res. Igual­men­te po­dría con­tar sus his­to­rias de cuan­do hi­zo el con­sul­to­rio ju­rí­di­co –que vie­ne a ser co­mo el ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio de los abo­ga­dos– y aten­día ca­sos de ri­ñas fa­mi­lia­res y ac­ci­den­tes vehi­cu­la­res. Pe­ro no hay ne­ce­si­dad de en­trar en esas hon­du­ras. Bas­ta con una so­la his­to­ria ocu­rri­da cuan­do ape­nas lle­va­ba unas se­ma­nas en La W.

En aquel ini­cio de 2016, un cier­to senador afir­mó en uno de esos co­rri­llos que se ar­man en el sa­lón de pro­to­co­lo del Se­na­do, que Lu­cas ha­bía lle­ga­do a su car­go en la emi­so­ra por ser hi­jo de Ro­ber­to Pom­bo, di­rec­tor de El Tiempo, y Jua­ni­ta San­tos, pri­ma del pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. El co­men­ta­rio, amar­go y re­van­chis­ta, lle­gó a oí­dos de Lu­cas y lo hi­rió. Fal­ta­ba más: hay que ser ca­na­lla pa­ra em­pren­der­la así con­tra un mu­cha­cho que en aquel en­ton­ces te­nía 23 años y ape­nas da­ba sus pri­me­ros pa­sos en la re­por­te­ría. Lu­cas ca­lló. Mos­tró gran­de­za y se de­di­có, día y no­che, a con­ver­tir­se en uno de los fa­ros del pe­rio­dis­mo po­lí­ti­co de hoy. Sin ayu­das. Sin pa­lan­cas. Él so­li­to ha­cien­do lo mis­mo que ha­cen los de­más re­por­te­ros: aguan­tan­do in­ter­mi­na­bles de­ba­tes, le­yen­do so­po­rí­fe­ros pro­yec­tos de ley, ha­cién­do­les el qui­te a los la­gar­tos.

Hoy qui­sie­ra sa­ber qué pa­sa por la ca­be­za de ese senador cuan­do, al igual que Uri­be, lla­ma a Lu­cas a con­tar­le una his­to­ria o le pi­de ayu­da pa­ra sa­lir al ai­re en La W y Lu­cas, con la mis­ma gran­de­za que tu­vo ha­ce ca­si dos años, lo atien­de co­mo el caballero y buen pe­rio­dis­ta que es.

Sí, Lu­cas es Pom­bo San­tos, pe­ro con tra­ba­jo y so­lo con su tra­ba­jo ha de­mos­tra­do que por en­ci­ma de to­do es Lu­cas, el pe­rio­dis­ta.

A mu­chos les po­ne los pun­tos so­bre las íes. Los de­ja sin pa­la­bras con la pre­gun­ta cer­te­ra.

De iz­quier­da a de­re­cha: Si­món Es­ca­bi (her­mano), Jua­ni­ta San­tos (ma­má), Ro­ber­to Pom­bo (pa­pá) y Lu­cas Pom­bo.

Laura Vargas (hi­ja de Mau­ri­cio Vargas) Mé­xi­co con el no­bel y Lu­cas Pom­bo de Li­te­ra­tu­ra Ga­briel de vi­si­ta en García Már­quez.

Pom­bo y San­tos, Ro­ber­to (abue­lo), Jua­ni­ta Lu­cas Pom­bo. Her­nan­do San­tos de el día del bau­tis­mo Si­món Es­ca­bi

Lu­cas Pom­bo en la me­sa de tra­ba­jo de La W Ra­dio jun­to a sus com­pa­ñe­ros Pau­la Bo­lí­var, Laura Pa­lo­mino, Die­go Agui­lar y Fa­bián Romero. Lu­cas jun­to a su no­via, Ca­ta­li­na re­la­ción Quin­te­ro ha­ce seis ,con quien me­ses. tie­ne una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.