Fe­li­pe Már­quez: del ca­ba­llo a la mo­to

Fe­li­pe Már­quez, el me­jor po­lis­ta de Co­lom­bia, se le mi­dió a re­co­rrer to­da Su­ra­mé­ri­ca: des­de Bogotá has­ta la Patagonia en un ca­ba­llo de ace­ro.

SoHo (Colombia) - - Contents -

Po­cas ex­pe­rien­cias son más gra­ti­fi­can­tes que las de un via­je. Pe­ro si ade­más se tra­ta de un pa­seo con ami­gos y has­ta en mo­to, la co­sa es dig­na de con­tar. ¿Có­mo es re­co­rrer más de 10.000 kilómetros en un mes? Soho ha­bló con el po­lis­ta co­lom­biano Fe­li­pe Már­quez, quien ha­ce po­co vi­vió es­ta ex­pe­rien­cia.

Már­quez vi­ve la mi­tad del año en Bogotá y la otra mi­tad en Bue­nos Ai­res. Tie­ne 31 años, es ju­ga­dor de po­lo pro­fe­sio­nal y pue­de dar­se el lu­jo de ju­gar en la li­ga más com­pe­ti­ti­va que exis­te: la ar­gen­ti­na. Ahí ya lle­va cin­co años co­deán­do­se con los más gran­des de es­te de­por­te, al­go que lo ha lle­va­do a con­sa­grar­se co­mo el me­jor po­lis­ta de Co­lom­bia con un hán­di­cap ac­tual de ocho go­les (los me­jo­res del mundo tie­nen diez, el ma­yor nú­me­ro posible).

Su afi­ción por el po­lo ini­ció cuan­do era muy pe­que­ño y se pa­sa­ba ho­ras vien­do a su pa­pá ju­gar. Siem­pre le apa­sio­nó es­te de­por­te, así que, ade­más de ju­gar­lo, de­ci­dió mon­tar una es­cue­la que bus­ca en­se­ñar­les a to­dos los afi­cio­na­dos los se­cre­tos pa­ra com­pe­tir a un ni­vel pro­fe­sio­nal. Pe­ro Már­quez tam­bién tie­ne otra pa­sión: las mo­to­ci­cle­tas. Por eso, jun­to con dos ami­gos de to­da la vi­da –que tam­bién son mo­te­ros afi­cio­na­dos–, se le mi­die­ron a un pa­seo inolvidable: ir­se de Bogotá has­ta Bue­nos Ai­res en mo­to.

El ob­je­ti­vo era cla­ro: lle­gar, por tar­de, el pri­me­ro de oc­tu­bre. La tem­po­ra­da de po­lo ini­cia­ba des­pués de esa fe­cha, así que Már­quez, Luis Fer­nan­do Cué­llar y Martín Bleier de­ci­die­ron sa­lir con buen tiempo. La tra­ve­sía em­pe­zó jus­to un mes an­tes: el sá­ba­do 2 de sep­tiem­bre, una es­ta­ción de ga­so­li­na en el sur de la ca­pi­tal fue el pun­to de par­ti­da. Las mo­tos es­ta­ban acei­ta­das y re­vi­sa­das a la per­fec­ción y la po­ca ro­pa que lle­va­ron y los ele­men­tos ne­ce­sa­rios es­ta­ban guar­da­dos en las al­for­jas la­te­ra­les de las mo­tos… to­do lis­to.

Pri­me­ra pa­ra­da: Po­pa­yán, a unos 600 kilómetros de Bogotá. La de­ci­sión de lle­gar has­ta la ca­pi­tal del Cau­ca el pri­mer día fue pu­ra im­pro­vi­sa­ción: unos días an­tes es­tu­dia­ron to­do el ca­mino y, aun­que te­nían cla­ro unos lu­ga­res don­de sí o sí de­bían y que­rían pa­sar, no sa­bían bien dón­de los iba a co­ger la no­che ni por dón­de pa­sa­rían. Y

En to­tal fue­ron 30 no­ches, seis paí­ses, to­dos los pai­sa­jes que us­ted se pue­da ima­gi­nar y una ex­pe­rien­cia pa­ra to­da la vi­da.

eso, al fin y al ca­bo, ha­cía par­te de la emo­ción. A me­di­da que iban te­nien­do más cla­ri­dad de por dón­de pa­sa­rían, fue­ron re­ser­van­do un cuar­to de hos­tal pa­ra ase­gu­rar un lu­gar don­de dor­mir.

El se­gun­do día la lle­ga­da fue a Ipia­les, en Na­ri­ño, y al ter­cer día cru­za­ron la fron­te­ra con Ecua­dor pa­ra lle­gar a Qui­to, la ca­pi­tal. Lue­go bor­dea­ron la pla­ya ecua­to­ria­na pa­ra lle­gar a Mán­co­ra, una ciudad al nor­te de Pe­rú. Tam­bién bor­dea­ron la cos­ta peruana has­ta lle­gar cer­ca de Li­ma, don­de se que­da­ron unos días don­de unos ami­gos de ese país. Con­ti­nua­ron ba­jan­do por Pe­rú y cru­za­ron a Bo­li­via pa­ra lle­gar a La Paz. Lue­go de unos días en Bo­li­via, lle­ga­ron a San Pe­dro de Ata­ca­ma, en Chile, pa­ra des­pués cru­zar a Ju­juy, en Ar­gen­ti­na, y ahí pa­sa­ron por la pro­vin­cia de Cór­do­ba pa­ra fi­nal­men­te lle­gar a Bue­nos Ai­res. El do­min­go pri­me­ro de oc­tu­bre lle­ga­ron a la ca­pi­tal ar­gen­ti­na.

El pa­seo ade­más sir­vió co­mo la per­fec­ta ex­cu­sa pa­ra ir­se de tu­ris­mo, pa­sar por lu­ga­res im­pre­sio­nan­tes y un­tar­se de la cul­tu­ra que tie­ne es­te con­ti­nen­te. En­tre los si­tios más des­ta­ca­dos co­no­cie­ron el volcán de Co­to­pa­xi, cer­ca a Qui­to; Ma­chu Pic­chu, en Pe­rú, y el la­go Ti­tica­ca y el sa­lar de Uyu­ni, en Bo­li­via. Así, cuan­do no es­ta­ban mon­ta­dos en una mo­to, ca­mi­na­ban y co­no­cían un po­co so­bre ca­da des­tino.

Sal­vo una va­ra­da cer­ca de Li­ma, cau­sa­da por un da­ño en el al­ter­na­dor de una mo­to, y un par de pin­cha­zos en el ca­mino, las mo­tos res­pon­die­ron muy bien y aguan­ta­ron to­do el tra­jín dia­rio. En to­tal fue­ron 30 no­ches, seis paí­ses, to­dos los pai­sa­jes que us­ted se pue­da ima­gi­nar y una ex­pe­rien­cia pa­ra to­da la vi­da. Már­quez ya pien­sa en su pró­xi­mo desafío y, en di­ciem­bre, cuan­do re­gre­se a Bogotá, quie­re ha­cer­lo, en la mis­ma mo­to, es­ta vez por Bra­sil.

Con sus me­jo­res ami­gos, Martín Bleier y Luis Fer­nan­do Cué­llar, se le mi­die­ron a lu­ga­res exi­gen­tes co­mo el Sa­lar de Uyu­ni y el Co­to­pa­xi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.