Los 50 años de Be­lle de jour

SoHo (Colombia) - - Contents - POR ANA GU­TIÉ­RREZ Fo­tos GETTY

El mundo ci­ne­ma­to­grá­fi­co ce­le­bra me­dio si­glo de es­te clá­si­co de Luis Bu­ñuel. En 1967 el es­pa­ñol di­ri­gió a la di­va fran­ce­sa Cat­he­ri­ne De­neu­ve en una pe­lí­cu­la que rein­ven­tó el ero­tis­mo en el ci­ne. Aun­que en un co­mien­zo el di­rec­tor se ne­ga­ba a ro­dar­la, fue tal el éxi­to que su im­pac­to si­gue pre­sen­te me­dio si­glo des­pués.

So­lo po­día ser Cat­he­ri­ne De­neu­ve. Pá­li­da y ru­bia, su be­lle­za gla­cial la con­ver­tía en una fi­gu­ra dis­tan­te: al­ta­ne­ra y a la vez vul­ne­ra­ble. Era per­fec­ta pa­ra in­ter­pre­tar a Sé­ve­ri­ne Se­rizy, una jo­ven bur­gue­sa re­cién ca­sa­da, apa­ren­te­men­te frí­gi­da, que por den­tro ar­de con fan­ta­sías sór­di­das y vio­len­tas. Sus de­seos la lle­van a tra­ba­jar co­mo pros­ti­tu­ta, pe­ro so­lo du­ran­te el día, mien­tras su es­po­so tra­ba­ja. Por eso es be­lle de jour (bella de día) en lu­gar de be­lle de nuit (bella de no­che), ese eu­fe­mis­mo fran­cés pa­ra re­fe­rir­se a las pros­ti­tu­tas. En ma­nos me­nos ca­pa­ces, la his­to­ria, lle­na de sa­do­ma­so­quis­mo, fan­ta­sías hu­mi­llan­tes, to­ques lés­bi­cos y has­ta alu­sio­nes a la pe­dofi­lia y la ne­cro­fi­lia, se­ría so­lo una más en­tre mi­les de pe­lí­cu­las ba­ra­tas, vul­ga­res y ex­plo­ta­do­ras. Pe­ro ba­jo la di­rec­ción de Luis Bu­ñuel, su­ma­da al frío sex-ap­peal de De­neu­ve, Be­lle de jour (1967) se con­vir­tió en un éxi­to co­mer­cial acla­ma­do por la crí­ti­ca que cam­bió el rum­bo del se­xo en el ci­ne e ins­pi­ró una va­rie­dad de imi­ta­cio­nes soft-co­re so­bre amas de casa abu­rri­das. Cin­cuen­ta años des­pués de su es­treno aún si­gue sien­do un re­fe­ren­te ne­ce­sa­rio del ci­ne eró­ti­co.

Al prin­ci­pio, Bu­ñuel se mos­tró rea­cio a adap­tar la no­ve­la de Jo­seph Kes­sel de 1928 a la gran pan­ta­lla.

Pe­ro cuan­do le pro­me­tie­ron libertad crea­ti­va com­ple­ta, el di­rec­tor es­pa­ñol em­pren­dió el via­je de Mé­xi­co a Francia, país en el que ha­bía gra­ba­do sus pri­me­ras pe­lí­cu­las. Lo pri­me­ro que hi­zo fue adap­tar la his­to­ria a la reali­dad de fi­na­les de los se­sen­ta. Lo se­gun­do, y más im­por­tan­te, fue que des­di­bu­jó la fron­te­ra en­tre la reali­dad y la fan­ta­sía. El lar­go­me­tra­je se des­li­za cons­tan­te­men­te en­tre las dos co­sas y crea un mundo am­bi­guo en el que no im­por­ta si un even­to ocu­rrió o no. Lo que im­por­ta es lo que re­ve­la so­bre Sé­ve­ri­ne y có­mo avan­za su tra­ve­sía eró­ti­ca. Bu­ñuel lo de­ja cla­ro des­de la pri­me­ra es­ce­na, tan fa­mo­sa co­mo no­to­ria.

La pe­lí­cu­la empieza con De­neu­ve, ves­ti­da con un ele­gan­te abri­go ro­jo, to­man­do un ro­mán­ti­co pa­seo en ca­rro­za con su gua­po es­po­so. Él in­ten­ta se­du­cir­la, pe­ro ella lo re­cha­za. En­fu­re­ci­do, él les or­de­na a los co­che­ros que se de­ten­gan, que ba­jen a su es­po­sa y la cas­ti­guen. Los hom­bres la arras­tran has­ta un cla­ro, la ama­rran, la azo­tan y, si bien no se mues­tra ex­plí­ci­ta­men­te, la vio­lan mien­tras ella pa­re­ce dis­fru­tar­lo. De un mo­men­to a otro se ve al es­po­so de Sé­ve­ri­ne po­nién­do­se la pi­ya­ma mien­tras ella lo es­pe­ra, lán­gui­da­men­te, so­bre la ca­ma pa­ra ir­se a dor­mir. “¿En qué pien­sas?”, le pre­gun­ta y ella res­pon­de: “En ti, Pie­rre. En no­so­tros”. La au­dien­cia en­tra en el mundo de Sé­ve­ri­ne de la úni­ca ma­ne­ra que tie­ne sen­ti­do: a tra­vés de su fan­ta­sía.

Con una mano su­til y un tra­vie­so sen­ti­do del hu­mor, ade­más de la ele­gan­cia que apor­tan tan­to De­neu­ve co­mo los dis­fra­ces di­se­ña­dos por Yves Saint Lau­rent, Bu­ñuel lle­va a la au­dien­cia a se­guir a Sé­ve­ri­ne mien­tras ex­plo­ra los mis­te­rios de sus pro­pios an­he­los por me­dio de los de­seos de sus clien­tes. En me­dio de un bur­del, de­co­ra­do con ex­ce­len­te gus­to, va re­ve­lan­do las fa­ce­tas de su per­so­na­je prin­ci­pal. La vis­te con tra­jes que re­cuer­dan uni­for­mes mi­li­ta­res, atuen­dos pa­ra co­le­gia­las y has­ta un ves­ti­do ne­gro con un gran cue­llo blan­co que re­cuer­da la ro­pa de una mu­ca­ma o el há­bi­to de una mon­ja. Re­tra­ta a una va­rie­dad de clien­tes: uno la em­ba­dur­na de es­tiér­col de va­ca, otro le pi­de que se acues­te en un ataúd mien­tras se mas­tur­ba y otro lle­ga con una ca­ja mis­te­rio­sa cu­yo con­te­ni­do, que nun­ca se re­ve­la a la au­dien­cia, ha­ce que to­das las pros­ti­tu­tas se ho­rro­ri­cen. Ex­cep­to, cla­ro, Sé­ve­ri­ne.

Bu­ñuel pa­re­ce re­go­dear­se en las opor­tu­ni­da­des ci­ne­ma­to­grá­fi­cas que traen con­si­go las fan­ta­sías de los clien­tes

y de Sé­ve­ri­ne. Al ex­plo­rar sus de­seos de fren­te, le abrió al sép­ti­mo ar­te la po­si­bi­li­dad de usar el se­xo pa­ra na­rrar his­to­rias. El soft-co­re pa­só de ser un gé­ne­ro me­nor, que no te­nía na­da que de­cir, ex­cep­to ge­ne­rar ex­cu­sas pa­ra mos­trar re­pe­ti­das es­ce­nas se­xua­les, a un vehícu­lo que po­día ser­vir­les a di­rec­to­res y ac­tri­ces que lo uti­li­za­ran pa­ra con­tar una his­to­ria más com­ple­ta. Bu­ñuel no tu­vo mie­do de se­ña­lar, has­ta dis­fru­tar, de las con­tra­dic­cio­nes de la si­tua­ción de Sé­ve­ri­ne: la sór­di­da pro­fe­sión que ejer­ce jun­to a su res­pe­ta­ble vi­da bur­gue­sa, las es­tra­fa­la­rias fan­ta­sías de sus clien­tes com­pa­ra­das con el ero­tis­mo re­sul­tan­te de su rea­li­za­ción, la ama­bi­li­dad del es­po­so con­tras­ta­da con la fal­ta de de­seo ha­cia él y con la cruel­dad de Mar­cel, un clien­te ma­fio­so con el cual dis­fru­ta acos­tar­se. Ade­más, le pre­gun­ta Bu­ñuel a su au­dien­cia, ¿por qué tan­to es­cán­da­lo al­re­de­dor de una mu­jer de bien que se pros­ti­tu­ye, en se­cre­to, en las tar­des? ¿Aca­so los hom­bres de bien no vi­si­tan, cons­tan­te­men­te, en se­cre­to, a pros­ti­tu­tas en las tar­des?

El con­te­ni­do se­xual de la obra es bas­tan­te in­sul­so, has­ta pin­to­res­co, fren­te a los es­tán­da­res de hoy. Ca­si no hay des­nu­dos y los re­to­zos de Sé­ve­ri­ne con sus clien­tes di­fí­cil- men­te cla­si­fi­ca­rían co­mo es­ce­nas de se­xo en el ci­ne de hoy. Pe­ro el ero­tis­mo es siem­pre pal­pa­ble. La ca­ra es­toi­ca de De­neu­ve se des­com­po­ne en éx­ta­sis y hu­mi­lla­ción, ras­tros vi­si­bles de su li­be­ra­ción se­xual. En una obra que en­tien­de lo que es desem­pe­ñar un pa­pel en la ca­ma, lo que es do­mi­nar o, tam­bién, so­me­ter­se. Creó el mol­de que si­guen obras co­mo Sha­me, de Ste­ve McQueen; Lo­ve, de Gas­par Noé, y Nin­fo­ma­nía, de Lars von Trier, his­to­rias de­di­ca­das a los ex­tre­mos a los que pue­den lle­gar las per­so­nas por sa­tis­fa­cer su li­bi­do. Son lar­go­me­tra­jes ex­plí­ci­tos, lle­nos de flui­dos y gri­tos, que so­lo po­ten­cian la obra de Bu­ñuel. Él pu­do de­cir lo mis­mo, o más, sin qui­tar­le a na­die la ro­pa in­te­rior.

No es la úni­ca ma­ne­ra en la que so­bre­sa­le. A pe­sar de que Be­lle de jour ejer­ce una in­fluen­cia di­rec­ta so­bre to­da la ofer­ta ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de­di­ca­da a quie­nes es­tán in­quie­tos e in­sa­tis­fe­chos con su vi­da se­xual, son po­cas las que lo­gran ha­blar tan abier­ta­men­te del de­seo fe­me­nino, con to­das sus con­tra­dic­cio­nes. Sé­ve­ri­ne no es una pro­ta­go­nis­ta pa­si­va de su vi­da se­xual, se ha de­di­ca­do a en­ten­der tan­to sus an­he­los co­mo sus orí­ge­nes. Sus fan­ta­sías son os­cu­ras y vio­len­tas, una fran­ca re­pre­sen­ta­ción que no se de­ja acom­ple­jar por las no­cio­nes tra­di­cio­na­les de lo que las mu­je­res quie­ren. Su se­xua­li­dad es una par­te in­trín­se­ca de ella y su evo­lu­ción car­nal fo­men­ta su desa­rro­llo per­so­nal. Es esa no­ción la que cam­bió el rum­bo del se­xo en el ci­ne. En vez de pu­ra ex­ci­ta­ción, las es­ce­nas en la ca­ma eran las que desa­rro­lla­ban la tra­ma. Es más, eran la tra­ma.

Be­lle de jour se con­vir­tió en su mo­men­to en la obra más exi­to­sa de Bu­ñuel. Por su no­to­rie­dad, y el apo­yo que re­ci­bió de fi­gu­ras co­mo Eli­za­beth Tay­lor, Ri­chard Bur­ton, Ro­ger Va­dim y Ja­ne Fon­da, arra­só en la ta­qui­lla. Gra­cias a la pros­ti­tu­ción, la in­fi­de­li­dad y el sa­do­ma­so­quis­mo, Bu­ñuel tie­ne el ho­nor de ser el úni­co di­rec­tor es­pa­ñol de ci­ne –y uno de tres la­ti­noa­me­ri­ca­nos, por su ciu­da­da­nía me­xi­ca­na– con un León de Oro. An­te el tre­men­do triun­fo de su obra, Bu­ñuel so­lo co­men­tó: “Más que a mi tra­ba­jo, lo atri­bu­yo a las pu­tas de la pe­lí­cu­la”.

Bu­ñuel le pre­gun­ta a su au­dien­cia, ¿por qué tan­to es­cán­da­lo al­re­de­dor de una mu­jer de bien que se pros­ti­tu­ye en se­cre­to?

Aun­que las es­ce­nas de ca­ma no lle­gan a des­nu­dos com­ple­tos, la pe­lí­cu­la fue to­da una re­vo­lu­ción por la ma­ne­ra en que tra­tó la se­xua­li­dad fe­me­ni­na.

Cat­he­ri­ne De­neu­ve y Luis Bu­ñuel tu­vie­ron una re­la­ción di­fí­cil du­ran­te el ro­da­je. Pa­ra el di­rec­tor era de­ma­sia­do tí­mi­da, mien­tras ella lue­go di­ría que hu­bo mo­men­tos en los que se sin­tió to­tal­men­te usa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.