La pio­ne­ra del kitesurf

Es­ta es­pec­ta­cu­lar ve­ne­zo­la­na es la pri­me­ra mu­jer en or­ga­ni­zar even­tos de kitesurf en el país y la se­gun­da en prac­ti­car­lo so­bre los ma­res co­lom­bia­nos.

SoHo (Colombia) - - Sumario - ADRIA­NA ES­PI­NO­ZA

Lia úni­ca vez que Adria­na Es­pi­no­za du­dó en vol­ver a prac­ti­car kitesurf fue aque­lla en que nau­fra­gó, por cer­ca de dos ho­ras, en La Gua­ji­ra. Ese día sa­lió con su no­vio y sin lan­cha de com­pa­ñía. En me­dio de la na­da, el vien­to se de­tu­vo y las co­me­tas de am­bos cayeron al agua. Ha­bría po­di­do es­tar tran­qui­la de no ser por­que la zo­na es­ta­ba re­ple­ta de ti­bu­ro­nes. Así que se subió so­bre la co­me­ta pa­ra que no que­da­ra ex­pues­ta nin­gu­na par­te de su cuer­po e hi­zo lo úni­co que po­día: es­pe­ró. Una ho­ra y me­dia des­pués, co­mo si se tra­ta­ra de un es­pe­jis­mo, apa­re­cie­ron dos in­dí­ge­nas wa­yú en una pe­que­ña lan­cha. An­tes de ac­ce­der a de­jar­la su­bir y acom­pa­ñar­la a bus­car a su no­vio, que es­ta­ba aún más le­jos, le pi­die­ron di­ne­ro a cam­bio. Des­pués de ser res­ca­ta­dos lo­gra­ron ne­go­ciar pa­ra que los lle­va­ran al ca­bo de la Ve­la en me­dio de la no­che, fue­ron dos ho­ras de ex­te­nuan­te via­je.

Esa ex­pe­rien­cia, que ha­bría trau­ma­ti­za­do a cual­quie­ra, no fue su­fi­cien­te pa­ra ale­jar­la de su de­por­te. Vol­vió a su­bir­se a la ta­bla y ya lle­va 12 años sin ba­jar­se de ella.

Bá­si­ca­men­te el kitesurf con­sis­te en ir so­bre el mar en una ta­bla, ama­rra­do a cuer­das de 30 me­tros e im­pul­sa­do por una co­me­ta a 60 ki­ló­me­tros por ho­ra. Hay dos mo­da­li­da­des, ca­rre­ras de ve­lo­ci­dad y sal­tos, con es­tos

úl­ti­mos se pue­de lle­gar a los 25 me­tros de al­tu­ra. Esa, pre­ci­sa­men­te, fue una de las co­sas que más le lla­ma­ron la aten­ción a Adria­na cuan­do ape­nas pa­sa­ba los 20 años. Vio a un hom­bre vo­lan­do so­bre el mar, la cu­rio­si­dad le ga­nó, se es­pe­ró a que re­gre­sa­ra a la ori­lla y le pi­dió que le en­se­ña­ra. Ese se­ría su pri­mer acer­ca­mien­to al de­por­te que la lle­vó a co­no­cer La­ti­noa­mé­ri­ca de pun­ta a pun­ta y a ser la pri­me­ra mu­jer en Co­lom­bia en or­ga­ni­zar gran­des even­tos.

Adria­na lle­gó a Co­lom­bia a los 21 años, des­pués de que el en­ton­ces pre­si­den­te Hu­go Chá­vez ex­pro­pia­ra el ho­tel don­de tra­ba­ja­ba co­mo ge­ren­te de mer­ca­deo. Un ami­go su­yo la in­vi­tó a ha­cer par­te de un pro­yec­to tu­rís­ti­co que re­co­rría to­do el Ca­ri­be: Aru­ba, Cu­ra­zao, Bo­nai­re y Car­ta­ge­na, ciu­dad de la que que­dó enamo­ra­da.

Ya ra­di­ca­da en la He­roi­ca se co­no­ció con los du­ros del de­por­te y se dio cuen­ta de que so­lo ha­bía dos mu­je­res prac­ti­cán­do­lo: ella y Ni­co­lle, una de sus gran­des ami­gas. En­tre las dos se pro­pu­sie­ron pro­mo­ver el kitesurf pa­ra que ca­da vez más mu­je­res se atre­vie­ran a com­pe­tir. Aun­que aún son po­cas quie­nes lo prac­ti­can, ca­da día es más co­mún ver una mu­jer sal­tan­do con su ta­bla col­ga­da a una co­me­ta.

Es un de­por­te ex­tre­mo. En 2010 Adria­na or­ga­ni­zó un even­to pa­ra ba­tir el ré­cord mun­dial por la ma­yor dis­tan­cia re­co­rri­da en kitesurf. En to­tal eran 100 mi­llas náu­ti­cas (al­go más de 185 ki­ló­me­tros) des­de Pun­ta Ga­lli­nas –el pun­to más al nor­te de Su­ra­mé­ri­ca– has­ta Rioha­cha. En esa oca­sión dos per­so­nas se per­die­ron en el re­co­rri­do, se ha­bían des­via­do y apa­re­cie­ron ho­ras des­pués.

Es­ta ve­ne­zo­la­na ha ga­na­do las com­pe­ten­cias más im­por­tan­tes de la re­gión, en va­rias de ellas re­pre­sen­tan­do a Co­lom­bia. Aho­ra tra­ba­ja pa­ra con­ver­tir al país en uno de los prin­ci­pa­les des­ti­nos tu­rís­ti­cos pa­ra prac­ti­car kitesurf, al ni­vel de Bra­sil y Ve­ne­zue­la, paí­ses que lle­van la de­lan­te­ra y en los cua­les se vie­ne prac­ti­can­do es­te de­por­te des­de ha­ce más de 20 años. Cuan­do es­to sea así, el nom­bre Adria­na apa­re­ce­rá jun­to al de los de­más pio­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.