La in­dí­ge­na que re­tó a la éli­te de maratonistas

Lo­re­na Ra­mí­rez es la pri­me­ra mu­jer ta­rahu­ma­ra —una tri­bu me­xi­ca­na fa­mo­sa por sus ca­rre­ras de 200 ki­ló­me­tros y va­rios días— en co­rrer una ul­tra­ma­ra­tón en Eu­ro­pa con un par de san­da­lias. Aun­que fue la sen­sa­ción de la Blue­trail en Te­ne­ri­fe, Es­pa­ña, la pre­sió

SoHo (Colombia) - - Sumario - TEX­TO Y FO­TO­GRA­FÍAS MI­GUEL ÁN­GEL RO­DRÍ­GUEZ

En un pá­ra­mo vol­cá­ni­co y de­sola­do, a 3300 me­tros so­bre el ni­vel del mar, en la fal­da de una mo­le agres­te de Te­ne­ri­fe (Es­pa­ña) —un pai­sa­je ca­si vir­gen atra­ve­sa­do por sen­de­ros ta­lla­dos en pie­dra—, la le­yen­da del co­rre­dor in­can­sa­ble re­to­mó el ca­mino de lo hu­mano. El mi­to ta­rahu­ma­ra se hi­zo car­ne. Lo­re­na Ra­mí­rez, la ra­rá­mu­ri que ha­bía lle­ga­do por pri­me­ra vez a Eu­ro­pa a co­rrer, di­jo bas­ta.

La jo­ven, de ape­nas 22 años, con­ver­ti­da en un fe­nó­meno me­diá­ti­co glo­bal, no pu­do más. A sus in­do­ma­bles hua­ra­ches (las san­da­lias que usa su tri­bu pa­ra co­rrer) les fue im­po­si­ble re­co­rrer los úl­ti­mos me­tros de as­cen­sión de una ca­rre­ra que se mues­tra or­gu­llo­sa de to­car el cie­lo con la pun­ta de los de­dos. Así re­za par­te del es­lo­gan de la Te­ne­ri­fe Blue­trail, una de las ul­tra­ma­ra­to­nes de mon­ta­ña más du­ras y exi­gen­tes de Eu­ro­pa y la que tran­si­ta a más al­ti­tud de Es­pa­ña. To­dos, pú­bli­co y me­dios de co­mu­ni­ca­ción, con­fia­ban en que fue­ra pan co­mi­do pa­ra la pri­me­ra co­rre­do­ra ta­rahu­ma­ra que cru­za­ba el Atlán­ti­co y com­pe­tía en sue­lo eu­ro­peo. No fue así.

Des­de el pun­to de vis­ta lo­gís­ti­co, la zo­na en don­de la ro­di­lla de la me­xi­ca­na no pu­do más era la más com­pli­ca­da. Sin po­si­bi­li­dad de ac­ce­so por ca­rre­te­ra, la úni­ca op­ción pa­ra tras­la­dar­la te­nía que lle­gar por ai­re. La in­ter­ven­ción del he­li­cóp­te­ro del Gru­po de Emer­gen­cias y Sal­va­men­to del Go­bierno de Ca­na­rias, ha­bi­tua­do a es­te ti­po de res­ca­tes en al­tu­ra, ce­rró la par­ti­ci­pa­ción de Lo­re­na. El de­mo­nio guan­che ha­bía po­di­do con el mi­to ta­rahu­ma­ra y la Blue­trail con­fir­ma­ba su du­re­za con el aban­dono tam­bién de su her­mano, Ma­rio Ra­mí­rez.

Pe­ro, ¿quié­nes son los ta­rahu­ma­ras y por qué la im­por­tan­cia de Lo­re­na? Los ra­rá­mu­ris, co­mo ellos mis­mos se nom­bran, son un pue­blo in­dí­ge­na asen­ta­do en la sierra Ta­rahu­ma­ra, al su­r­oes­te del es­ta­do de Chihuahua (Mé­xi­co), que han con­ver­ti­do co­rrer —so­bre to­do enor­me dis­tan­cias— en to­do un es­ti­lo de vi­da. La tri­bu fue in­mor­ta­li­za­da en 2009 por el pe­rio­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se Ch­ris­top­her Mc­dou­gall, quien en su li­bro Na­ci­dos pa­ra co­rrer cuen­ta su asom­bro­sa his­to­ria.

La ren­di­ción de la jo­ven ra­rá­mu­ri ape­nas tu­vo tes­ti­gos y es­to, qui­zá, real­za la ima­gen más evo­ca­do­ra de una his­to­ria que co­men­za­ba con una sim­ple fo­to: Lo­re­na en lo más al­to del po­dio de la Ul­tra Trail Ce­rro Ro­jo, una ul­tra­ma­ra­tón de 50 ki­ló­me­tros que se rea­li­za en Tlatlau­qui­te­pec (Mé­xi­co) y que ha­bía ga­na­do, sin pro­ble­ma, ape­nas un par de me­ses atrás.

Esa fo­to­gra­fía, en la que con­vi­ven dos reali­da­des di­fe­ren­tes, trans­for­mó a la me­xi­ca­na en un ícono de las ca­rre­ras de ul­tra­fon­do y en el me­jor post de Fa­ce­book. En ese po­dio fi­nal el mi­to de los “pies li­ge­ros” se po­día pal­par. San­da­lias y fal­da fren­te a te­ji­dos téc­ni­cos, ma­llas y za­pa­ti­llas de­por­ti­vas. Otra fo­to po­nía fin a la lu­na de miel de la jo­ven con la prue­ba ti­ner­fe­ña: Lo­re­na ele­va­da al cie­lo de la Blue­trail, res­ca­ta­da por los ser­vi­cios de emer­gen­cia. San­da­lias y fal­da fren­te a la mo­der­ni­dad de las as­pas de un he­li­cóp­te­ro de sal­va­men­to. La soledad de su res­ca­te en las es­tri­ba­cio­nes del Tei­de po­nía el pun­to fi­nal a un re­la­to que co­men­zó a cons­truir­se en el po­dio de Ce­rro Ro­jo.

En­tre am­bas fo­tos —la del triun­fo y la del fra­ca­so—, la me­xi­ca­na fue el cen­tro de to­das las mi­ra­das; tu­vo que asu­mir el rol de pro­ta­go­nis­ta, un pa­pel que in­terio­ri­zó des­de la hu­mil­dad de sus orí­ge­nes y, so­bre to­do, des­de el si­len­cio. De ni­ña no fue a la es­cue­la y el es­pa­ñol que­dó co­mo ese idio­ma des­co­no­ci­do y cer­cano que ha­blan los de­más, ca­si in­ne­ce­sa­rio en­tre los in­dí­ge­nas de su co­mu­ni­dad. Esa au­ra mu­da, ex­tra­ña y mís­ti­ca, es­qui­va y ca­si di­vi­na, no li­mi­tó el po­der de atrac­ción de la ra­rá­mu­ri. Esa Lo­re­na in­to­ca­ble so­lo se que­bró al­re­de­dor del ki­ló­me­tro 55, cuan­do los miem­bros del Gru­po de Sal­va­men­to del Go­bierno de Ca­na­rias ase­gu­ra­ron su ar­nés y to­có a lo­mos de la ae­ro­na­ve, es­ta vez sí, el cie­lo de la Blue­trail con los de­dos.

Lo­re­na lle­gó a Ca­na­rias jun­to con su her­mano Ma­rio. Los dos par­ti­ci­pa­rían en la mo­da­li­dad más lar­ga de la ca­rre­ra: 97 ki­ló­me­tros. Sin ma­te­rial es­pe­cí­fi­co y sin co­no­cer el ni­vel de las com­pe­ti­cio­nes eu­ro­peas, los Ra­mí­rez se atre­vie­ron a acep­tar la in­vi­ta­ción de la ul­tra­ma­ra­tón es­pa­ño­la. Án­gel Yus­te, el di­rec­tor de la Te­ne­ri­fe Blue­trail, cree que les sor­pren­dió el ni­vel en que se com­pi­te en Eu­ro­pa.

Esa inex­pe­rien­cia se per­ci­bía en la sa­li­da: los co­rre­do­res agol­pa­dos en pri­me­ra lí­nea, jun­to a fron­ta­les, equi­pos de hi­dra­ta­ción y ma­te­rial va­lo­ra­do en cen­te­na­res de eu­ros, con­tras­ta­ban con la es­par­ta­na fi­gu­ra de Lo­re­na con sus hua­ra­ches en los pies y una fal­da blan­ca. Mien­tras los flas- hes le ilu­mi­na­ban el ros­tro, ella se pe­lea­ba in­ten­tan­do ha­cer fun­cio­nar un fron­tal que uti­li­za­ba por pri­me­ra vez. To­do era nue­vo. A esa ho­ra, 10 mi­nu­tos an­tes de la me­dia­no­che, los fo­tó­gra­fos se dispu­taban un si­tio en torno a la co­rre­do­ra. A pe­sar de su si­len­cio y su ges­to hie­rá­ti­co, el mi­to ta­rahu­ma­ra ce­ga­ba a gol­pe de flash cual­quier otro atis­bo de pro­ta­go­nis­mo; las cá­ma­ras de te­le­vi­sión le en­fo­ca­ban los pies y su her­mano con­tes­ta­ba las pre­gun­tas de los me­dios an­tes del pis­to­le­ta­zo de sa­li­da. El spea­ker ca­len­ta­ba el am­bien­te mien­tras por los al­ta­vo­ces so­na­da High­way to Hell, de AC/DC. Por de­lan­te, 11.500 me­tros de des­ni­vel y un de­mo­nio aga­za­pa­do que res­pi­ra­ba ador­mi­la­do en el in­te­rior del Tei­de. La can­ción so­na­ba a bro­ma ma­ca­bra, un avi­so a na­ve­gan­tes so­bre lo que les es­pe­ra­ba.

Los abo­rí­ge­nes guan­ches, los an­ti­guos ha­bi­tan­tes de Te­ne­ri­fe, de­no­mi­na­ban Echey­de a la mon­ta­ña más al­ta de la is­la; los cro­nis­tas cas­te­lla­nos tam­bién apun­ta­ron otro tér­mino, Gua­yo­ta. Esa de­no­mi­na­ción, se­gún la cos­mo­go­nía abo­rí­gen, co­rres­pon­día al de­mo­nio que ha­bi­ta­ba el vol­cán, el ma­ligno ser que ex­pul­sa­ba, en oca­sio­nes, lla­ma­ra­das de fue­go y alien­tos en­ve­ne­na­dos. Echey­de, con el pa­so de los si­glos, evo­lu­cio­nó al es­pa­ñol co­mo el Tei­de, y Gua­yo­ta que­dó in­mer­so en el fol­clor is­le­ño. Si uno ca­mi­na por al­gu­nos de los sen­de­ros del par­que na­cio­nal que al­ber­ga la mon­ta­ña más al­ta de Es­pa­ña, en­ten­de­rá que los guan­ches ha­yan vis­to en es­tos pa­ra­jes vol­cá­ni­cos la mo­ra­da del mal.

Es­te es­pa­cio ro­co­so, si­tua­do en el cen-

tro de la is­la, es el prin­ci­pal atrac­ti­vo de la Te­ne­ri­fe Blue­trail. Más allá del tu­ris­mo, el vol­cán de­fi­ne su re­lie­ve: de 0 a ca­si 4000 me­tros de al­tu­ra en un te­rri­to­rio de ape­nas 2000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. La Blue­trail no es­qui­va el re­to, se re­crea en él. La ul­tra­ma­ra­tón atra­vie­sa Te­ne­ri­fe de sur a nor­te, de cos­ta a cos­ta, to­man­do el pi­co co­mo re­fe­ren­cia. Ca­si a mi­tad de la mis­ma, a más de 3500 me­tros de al­tu­ra y con me­dio cen­te­nar de ki­ló­me­tros en las pier­nas, los co­rre­do­res sa­lu­dan al de­mo­nio Gua­yo­ta.

Tras de­jar atrás la are­na de la pla­ya de Las Vis­tas, en la cos­ta sur de Te­ne­ri­fe, los co­rre­do­res se en­fren­ta­ban a la pri­me­ra par­te de la ca­rre­ra: un lar­go as­cen­so has­ta la zo­na al­ta atra­ve­san­do sen­de­ros pe­dre­go­sos, mon­tes de pino ca­na­rio y el de­sier­to vol­cá­ni­co y afi­la­do del Par­que Na­cio­nal del Tei­de.

A esas al­tu­ras, Án­gel Yus­te, tras me­ses de tra­ba­jo pa­ra sa­car ade­lan­te la prue­ba, so­lo desea­ba que to­dos —Lo­re­na y Ma­rio— lle­ga­ran a Puer­to de la Cruz, me­ta de la ca­rre­ra. Ha­bía es­ta­do con los her­ma­nos Ra­mí­rez des­de que pi­sa­ron la is­la y co­mo di­rec­tor de la Blue­trail, a pe­sar de que te­nía que ve­lar por la se­gu­ri­dad de to­dos los co­rre­do­res y coor­di­nar al equi­po de vo­lun­ta­rios y miem­bros de la or­ga­ni­za­ción, que­ría que los ta­rahu­ma­ras no tu­vie­ran nin­gún pro­ble­ma de­ri­va­do del cho­que cul­tu­ral. Fue el pro­pio Yus­te quien tras­la­dó el pi­no­le en pol­vo (ha­ri­na de maíz con la que se ali­men­tan los ra­rá­mu­ris) has­ta el re­tén del ki­ló­me­tro 45.

Fue jus­to allí don­de la jo­ven de 22 años em­pe­zó a sen­tir el alien­to de Gua­yo­ta. Tras ocho ho­ras de ca­rre­ra, el ros­tro de Lo­re­na ya no es­ta­ba tan fres­co. Des­pués de una sa­li­da con­ser­va­do­ra ha­bía re­mon­ta­do des­de el pues­to 20 has­ta en­trar en­tre las 10 me­jo­res mu­je­res en ese pun­to de con­trol; el pú­bli­co que la es­pe­ra­ba, un lu­gar de fá­cil ac­ce­so en co­che si­tua­do en el Pa­ra­dor Na­cio­nal, aplau­dió al ver su fi­gu­ra. Al­gu­nos gri­ta­ron “allí vie­ne” mien­tras se­ña­la­ban la es­te­la de una fal­da blan­ca al vue­lo y un des­te­llo ro­sa que se acer­ca­ba en­tre las ro­cas. Ama­ne­cía en un pa­ra­je in­con­gruen­te y sin em­bar­go be­llo. Un más allá que, pa­ra­do­jas del des­tino, es­ta­ba de­vol­vien­do a Lo­re­na su con­di­ción hu­ma­na.

An­tes de que la jo­ven ta­rahu­ma­ra lle­ga­ra a las cer­ca­nías del pa­ra­dor, su her­mano res­pon­día con un la­có­ni­co “mu­cha subida” a los vo­lun­ta­rios que le ser­vían el pi­no­le. “Pues te que­da lo peor, ¿ves esa mon­ta­ña? Fal­ta el ce­rro gran­de, el Tei­de”, le de­cían. Ma­rio mi­ra­ba ha­cia arri­ba y so­lo po­día son­reír an­te el enor­me re­to que te­nía al fren­te: una subida ver­ti­gi­no­sa a tra­vés de un sen­de­ro ape­nas vi­si­ble en­tre co­la­das vol­cá­ni­cas, de muy di­fí­cil ac­ce­so. Los ojos de su her­ma­na no son­reían tan­to. La mi­ra­da que ha­bía fas­ci­na­do a pe­rio­dis­tas y afi­cio­na­dos se agrie­ta­ba en­tre du­das.

Tras cin­co mi­nu­tos de pau­sa, Lo­re­na se­guía sen­ta­da en el Pa­ra­dor Na­cio­nal, a 2100 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Ha­bía be­bi­do dos va­sos de pi­no­le con agua y es­ta­ba mas­ti­can­do len­ta­men­te los ma­ca­rro­nes de un pla­to de pas­ta. Los pi­dió sin sal­sa. Afuera de la car­pa, de­ce­nas de per­so­nas se cru­za­ban con los co­rre­do­res que iban lle­gan­do mien­tras in­ten­ta­ban sa­car una fo­to a la ra­rá­mu­ri. El mi­to so­bre­vi­vía en si­len­cio. La es­té­ti­ca de Lo­re­na se­guía ge­ne­ran­do co­men­ta­rios de asom­bro en­tre un pú­bli­co que se pre­gun­ta­ba có­mo po­día co­rrer con aque­llas san­da­lias por aquel te­rreno ro­to y des­car­na­do. En­tre los áni­mos y aplau­sos se es­cu­cha­ba al­gún “es im­po­si­ble”.

Quien hu­bie­ra se­gui­do su ca­rre­ra des­de la sa­li­da se ha­bría da­do cuen­ta de que a esas al­tu­ras de la Blue­trail la me­xi­ca­na no iba bien. En el pun­to de con­trol del ki­ló­me­tro 11, en la lo­ca­li­dad de Aro­na, se li­mi­tó a pe­dir agua a los vo­lun­ta­rios y con­ti­nuó ca­mino arri­ba. Al­can­zó el pun­to de pa­ra­da en Ifon­che en me­jo­res con­di­cio­nes; la hu­me­dad ha­bía re­mi­ti­do y tan­to ella co­mo su her­mano avan­za­ron va­rios pues­tos en la cla­si­fi­ca­ción. En Vi­la­flor, ki­ló­me­tro 28, Lo­re­na se­guía re­mon­tan­do, pe­ro la par­te más du­ra de la ca­rre­ra no ha­bía co­men­za­do to­da­vía. La no­che avan­za­ba ba­jo un cie­lo des­pe­ja­do. La lu­na lle­na res­tó un po­co de du­re­za al re­co­rri­do noc­turno y los ra­rá­mu­ris, que com­pe­tían por pri­me­ra vez de no­che, lo agra­de­cie­ron. A me­di­da que la ca­rre­ra ga­na­ba al­tu­ra la tem­pe­ra­tu­ra ba­ja­ba de los 5 gra­dos, ca­si 15 me­nos que en la sa­li­da. Lo­re­na echó mano de un cor­ta­vien­to co­lor ro­sa pa­ra abri­gar­se.

De las Ba­rran­cas del Co­bre, en la Sierra Ma­dre Oc­ci­den­tal me­xi­ca­na, has­ta Te­ne­ri­fe, en la cos­ta no­roc­ci­den­tal de Áfri­ca, hay más de 8000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia y 18 ho­ras de via­je. Pa­ra un co­rre­dor ra­rá­mu­ri es ca­si co­mo via­jar a otro pla­ne­ta. Ma­rio Ra­mí­rez lo ex­pli­ca­ba con es­tas pa­la­bras an­tes de dispu­tar la ca­rre­ra: “Nun­ca ha­bía­mos sa­li­do tan le­jos, he­mos via­ja­do 18 ho­ras y nos gus­ta es­to, co­no­cer la pla­ya, co­no­cer Eu­ro­pa y Te­ne­ri­fe... Es una fe­li­ci­dad pa­ra no­so­tros es­tar aquí”.

En los días pre­vios a la ca­rre­ra, cons­cien­tes de la re­per­cu­sión me­diá­ti­ca, fue­ron re­ci­bi­dos por las au­to­ri­da­des ti­ner­fe­ñas. Car­los Alon­so, pre­si­den­te del Ca­bil­do —má­xi­ma ins­ti­tu­ción de la is­la—, re­co­no­ció que la pre­sen­cia de Lo­re­na ha-

La es­té­ti­ca de Lo­re­na pro­du­cía co­men­ta­rios de asom­bro en­tre el pú­bli­co: ¿có­mo po­día co­rrer con san­da­lias por aquel te­rreno ro­to y des­car­na­do?

cía que la Blue­trail fue­ra más co­no­ci­da in­ter­na­cio­nal­men­te. Jun­to al pre­si­den­te, los me­xi­ca­nos se aven­tu­ra­ron a ha­blar de la prue­ba y de su pre­pa­ra­ción. “Aquí voy a ir co­no­cien­do el te­rreno a me­di­da que va­ya co­rrien­do —tra­du­jo Ma­rio—. En ca­sa sue­lo ca­mi­nar, trai­go le­ña, agua y nor­mal­men­te no en­treno”. En ese mo­men­to, los Ra­mí­rez se­guían ha­cien­do ho­nor al mi­to que afir­ma que el en­torno, la geo­gra­fía y el ais­la­mien­to han mol­dea­do du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes a la tri­bu de los “pies li­ge­ros”.

Al me­dio­día en Ti­gai­ga, uno de los úl­ti­mos pun­tos de la Blue­trail —des­de es­ta zo­na a me­ta so­lo hay 10 ki­ló­me­tros—, el spea­ker re­la­ta los tiem­pos de pa­so de los pri­me­ros en ca­da ca­te­go­ría y se de­tie­ne en Lo­re­na Ra­mí­rez: “La úl­ti­ma re­fe­ren­cia que te­ne­mos de la co­rre­do­ra me­xi­ca­na es la del Pa­ra­dor Na­cio­nal. En ese pun­to iba dé­ci­ma con un tiem­po de 8 ho­ras y 11 mi­nu­tos”. Des­de allí, la ra­rá­mu­ri sa­lió ca­mi­nan­do len­to; en ese pun­to se ha­bía sen­ta­do por pri­me­ra vez du­ran­te la ca­rre­ra y en su ros­tro se po­día en­tre­ver que al­go le pa­sa­ba. Una li­ge­ra co­je­ra aso­ma­ba en su zan­ca­da. El re­to que le que­da­ba por de­lan­te era ma­yúscu­lo y pue­de que la pre­sión de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, acu­mu­la­da tras en­tre­vis­tas y por­ta­das en pren­sa, la for­za­ron a to­mar una de­ci­sión erró­nea: con­ti­nuar en ca­rre­ra y su­pe­rar las fau­ces de Gua­yo­ta con el ob­je­ti­vo de lle­gar a me­ta. En­tre el caos or­ga­ni­za­do y los áni­mos del pú­bli­co, re­to­mó el sen­de­ro ba­li­za­do ca­mino del ce­rro gran­de.

El do­lor es una no­ve­dad que es­ca­pa al mi­to ta­rahu­ma­ra. Na­ci­dos pa­ra co­rrer, de Ch­ris­top­her Mc­dou­gall, vol­vió a reavi­var en 2009 la fas­ci­na­ción por los ra­rá­mu­ris de la mis­ma ma­ne­ra en que pro­vo­có un cam­bio en la con­cep­ción atlética de mi­llo­nes de co­rre­do­res. La idea que Mc­dou­gall trans­mi­te, con la ayu­da de su ex­pe­rien­cia en Mé­xi­co, es que gra­cias al mi­ni­ma­lis­mo ta­rahu­ma­ra, al cam­bio de dieta y a la bús­que­da de sen­sa­cio­nes más en­rai­za­das con el en­torno, las le­sio­nes pue­den evi­tar­se.

Lo­re­na bien pu­do pre­gun­tar­se, mien­tras as­cen­día por las fal­das del Tei­de, por qué le do­lía la ro­di­lla. ¿Qué ex­tra­ña sen­sa­ción era aque­lla? Arras­tra­ba mo­les­tias de una prue­ba an­te­rior y las pe­que­ñas pun­za­das que se ha­bían ma­ni­fes­ta­do 10 ki­ló­me­tros an­tes es­ta­ban pro­vo­ca­das por un do­lor en la pier­na de­re­cha. Po­co a po­co, fue avan­zan­do más len­ta­men­te; los pies le pe­sa­ban y la in­fla­ma­ción cre­cía.

A 3300 me­tros de al­tu­ra, con el sol en lo más al­to y sin agua, Lo­re­na di­jo “se aca­bó”. Sin pre­sión, ale­ja­da de los fo­cos y las cá­ma­ras, re­co­no­ció sus li­mi­ta­cio­nes. Aban­do­nó el mi­to que to­dos bus­ca­ban y fue una más, un co­rre­dor aba­ti­do y ex­haus­to. Ha­bía osa­do con re­tar a la mon­ta­ña y Gua­yo­ta se ven­gó allí, pre­ci­sa­men­te en­tre los crá­te­res sul­fu­ro­sos del vol­cán dor­mi­do.

Sen­ta­da, vio có­mo sus com­pe­ti­do­ras fue­ron ade­lan­tán­do­la; en la apli­ca­ción pa­ra ce­lu­la­res de la prue­ba, los nom­bres se iban su­ce­dien­do en el pun­to de con­trol de La Ram­ble­ta, el te­cho de la ca­rre­ra, y la ra­rá­mu­ri se­guía sin apa­re­cer en las pan­ta­llas. Dos­cien­tos me­tros más aba­jo, Lo­re­na con­ver­sa­ba con el de­mo­nio. A es­tas al­tu­ras, en Ti­gai­ga, el spea­ker ha­bía de­ja­do de dar in­for­ma­ción so­bre ella y los ru­mo­res cre­cían. Cuan­do el Twit­ter ofi­cial de la Blue­trail anun­ció el aban­dono del dor­sal 491, to­dos comprobaron que co­rres­pon­día a Ma­ría Lo­re­na Ra­mí­rez. Pa­ra mu­chos ad­mi­tir aque­llo era un im­po­si­ble, al­go irreal. Pa­ra otros, las san­da­lias, ho­ras an­tes san­ti­fi­ca­das por el pú­bli­co que se agol­pa­ba en los avi­tua­lla­mien­tos, se con­vir­tie­ron en la ex­cu­sa per­fec­ta de la de­rro­ta.

La úl­ti­ma re­fe­ren­cia que te­ne­mos de la co­rre­do­ra me­xi­ca­na es la del Pa­ra­dor Na­cio­nal. En ese pun­to iba dé­ci­ma con un tiem­po de 8 ho­ras y 11 mi­nu­tos.

Lo­re­na y su her­mano Ma­rio fue­ron las es­tre­llas de la Blue­trail de Te­ne­ri­fe. La lle­ga­da de los dos in­dí­ge­nas aca­pa­ró to­da la aten­ción de la pren­sa y el pú­bli­co.

La Blue Trail de Te­ne­ri­fe es tan exi­gen­te que son muy po­cos los co­rre­do­res que lo­gran ter­mi­nar­la. Mu­chos se que­dan a la mi­tad del ca­mino y, pa­ra res­ca­tar­los, las au­to­ri­da­des de­ben des­ple­gar una lo­gís­ti­ca que in­clu­ye es­cua­dro­nes de res­ca­te y he­li­cóp­te­ros, co­mo el que tu­vo que sa­car a Lo­re­na tras su re­ti­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.