La so­ber­bia de las Farc

SoHo (Colombia) - - Sumario -

In­si­nuar si­quie­ra que ‘Ti­mo­chen­ko’ ha­ga par­te de la con­tien­da pre­si­den­cial del pró­xi­mo año es, ade­más de un pé­si­mo cálcu­lo po­lí­ti­co, un re­to a la so­cie­dad colombiana, que es­pe­ra al me­nos que las Farc se so­me­tan a la más que ge­ne­ro­sa jus­ti­cia tran­si­cio­nal, an­tes de ‘tra­gar­se el sa­po’ de ver las ca­ras de sus má­xi­mos lí­de­res en el pró­xi­mo de­ba­te pre­si­den­cial. Sí, el cen­tro del acuer­do es la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca; sí, las Farc pue­den te­ner can­di­da­to pro­pio; sí, van a es­tar en el Con­gre­so y ha­rán par­te de la vi­da po­lí­ti­ca ac­ti­va; sin em­bar­go, la sim­ple pre­sen­cia del lí­der de la des­mo­vi­li­za­da gue­rri­lla en el tar­je­tón, sin ha­ber pues­to un pie en la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz (JEP), trans­for­ma­rá la elec­ción en una suer­te de ‘to-con-farc’ (to­dos con­tra las Farc), que ra­di­ca­li­za­rá las po­si­cio­nes y mo­ve­rá dos ca­si­llas ha­cia la de­re­cha to­das las fi­chas del aje­drez po­lí­ti­co. Uno no sa­be pa­ra quién tra­ba­ja y, en es­te ca­so, un pa­so en fal­so de las Farc po­dría ter­mi­nar sien­do el tram­po­lín que ne­ce­si­tan los opo­si­to­res del pro­ce­so de paz pa­ra ga­nar las elec­cio­nes. Si de en­fren­tar­se a ‘Ti­mo­león’ se tra­ta, liberales, con­ser­va­do­res, ver­des e in­de­pen­dien­tes no ten­drán más re­me­dio que bus­car to­das las for­mas pa­ra des­mar­car­se de las si­glas Farc, in­clu­so en des­me­dro de los acuer­dos de La Ha­ba­na, lle­ván­do­los a un te­rreno que el Cen­tro De­mo­crá­ti­co lle­va años abo­nan­do y del que es se­ñor y due­ño. Ima­gi­nen ese pri­mer de­ba­te, un es­pec­tácu­lo pro­ta­go­ni­za­do por per­so­nas que vo­ci­fe­ran y se qui­tan la pa­la­bra pa­ra ver quién se pa­re­ce me­nos al can- di­da­to de las Farc. So­lo bas­ta con ese ejer­ci­cio men­tal pa­ra dar­se cuen­ta de que es­te ex­pe­ri­men­to no sal­drá bien, al me­nos pa­ra el nue­vo par­ti­do que bus­ca ha­cer sus pi­ni­tos en la po­lí­ti­ca elec­to­ral.

Sí, tam­bién es cier­to que se es­tán cam­bian­do las ba­las por vo­tos, pe­ro en nin­gu­na par­te es­tá es­cri­to que esos vo­tos ten­gan que ser pa­ra quie­nes por­ta­ron un fu­sil al hom­bro. ¿Por qué no em­pe­zar, al me­nos mien­tras se po­ne en fun­cio­na­mien­to la JEP, pre­sen­tan­do nom­bres que no es­tén sub ju­di­ce pa­ra car­gos de elec­ción po­pu­lar?

Ya lo hi­zo el M-19 con un buen re­sul­ta­do en la Cons­ti­tu­yen­te del 91; la car­ga de una lis­ta in­te­gra­da por ex­com­ba­tien­tes co­mo An­to­nio Na­va­rro o Ro­sem­berg Pa­bón se mi­ti­gó in­clu­yen­do a in­te­lec­tua­les, sin­di­ca­lis­tas e in­clu­so a po­lí­ti­cos de cor­te ins­ti­tu­cio­nal co­mo Ál­va­ro Ley­va, crean­do las con­di­cio­nes pa­ra un ate­rri­za­je tran­qui­lo en la vi­da po­lí­ti­ca na­cio­nal.

La so­ber­bia es la peor con­se­je­ra y hoy, más que nun­ca, se no­ta el ras­tro de ese pe­ca­do ca­pi­tal en ca­da una de las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas de las Farc, des­de la elec­ción del nom­bre de su nue­va or­ga­ni­za­ción y la con­for­ma­ción de sus cua­dros pa­ra las elec­cio­nes del pró­xi­mo año, has­ta la de­ci­sión de al­gu­nos de sus miem­bros de man­te­ner sus nom­bres de gue­rra, co­mo si la re­cor­da­ción fue­ra un fac­tor que ju­ga­ra a su fa­vor. Pa­re­cie­ra tra­tar­se de un vie­jo y pe­sa­do ca­rro so­vié­ti­co que, re­sis­tién­do­se a cam­biar la más pe­que­ña de sus par­tes, pre­ten­de lle­gar más rá­pi­do a la me­ta que el más mo­derno de los de­por­ti­vos ita­lia­nos.

Con el anun­cio de un tar­je­tón re­ple­to de vie­jos co­no­ci­dos de la in­sur­gen­cia, po­ca es­pe­ran­za que­da de lle­gar a un año elec­to­ral de pro­pues­tas, co­mo el que mu­chos es­pe­rá­ba­mos por la co­yun­tu­ra que se vi­ve en país. Los plan­tea­mien­tos so­bre lu­cha con­tra la co­rrup­ción, ca­li­dad en la sa­lud y reac­ti­va­ción de la eco­no­mía se­rán re­em­pla­za­dos, en bue­na me­di­da, por cons­tan­tes re­fe­ren­cias a las in­con­ta­bles he­ri­das que 60 años de gue­rra de­ja­ron en el país.

Aun­que con nue­vos ac­to­res y par­ti­dos, el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co pa­re­cie­ra ser el mis­mo de los úl­ti­mos 20 años, el mis­mo es­ce­na­rio mo­no­te­má­ti­co en el que el de­no­mi­na­dor co­mún se­rá el ‘pa­lo’ a las Farc.

La so­ber­bia es la peor con­se­je­ra y se no­ta en ca­da una de las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas de las Farc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.