OPI­NIÓN

SoHo (Colombia) - - Contents -

Lo que se ju­gó el 11

Cuan­do us­ted lea es­ta co­lum­na, ya se sa­brá la nue­va com­po­si­ción del Con­gre­so y el re­sul­ta­do de las con­sul­tas que mar­ca­rán el pun­to de par­ti­da de la ca­rre­ra pre­si­den­cial. El 11 de mar­zo fue el pun­to de in­fle­xión pa­ra can­di­da­tos y lí­de­res po­lí­ti­cos que, por fin, ven el pri­mer re­sul­ta­do de sus apuestas elec­to­ra­les.

Ger­mán Var­gas Lle­ras: El ex vi­ce­pre­si­den­te es quien más hue­vos pu­so en la ca­nas­ta de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas. Cual­quier co­sa dis­tin­ta a una apa­bu­llan­te vic­to­ria de Cam­bio Ra­di­cal, que hoy tie­ne 9 cu­ru­les en el Se­na­do y 16 en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, se­rá vista co­mo un fra­ca­so. Por pri­me­ra vez se ve­rá la di­men­sión de la má­qui­na que du­ran­te más de un año se en­car­gó de re­for­zar en las re­gio­nes y con la que bus­ca mos­trar su ar­ti­lle­ría, dan­do un gol­pe de opi­nión que le ayu­de a to­mar un se­gun­do ai­re en las en­cues­tas. Var­gas tam­bién se ju­gó mu­cho en la con­sul­ta de la coa­li­ción Uri­be-pas­tra­na. Una par­ti­ci­pa­ción ma­si­va en ese pro­ce­so de­ja al ex vi­ce­pre­si­den­te mal pa­ra­do en el te­rreno de la de­re­cha, mien­tras que una po­bre vo­ta­ción en esa con­sul­ta lo con­vier­te in­me­dia­ta­men­te en el por­taes­tan­dar­te de ese im­por­tan­te sec­tor del elec­to­ra­do co­lom­biano.

La coa­li­ción Uri­be-pas­tra­na:

El ex­pre­si­den­te Uri­be se ju­gó una vez más sus cre­den­cia­les co­mo el ma­yor elec­tor del país. Una vic­to­ria de su can­di­da­to, Iván Du­que, lo vuel­ve a po­ner co­mo uno de los ac­to­res de­ter­mi­nan­tes en la de­fi­ni­ción de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, tal y co­mo lo ha si­do des­de el año 2002. Es­te he­cho co­bra es­pe­cial im­por­tan­cia por la di­fí­cil co­yun­tu­ra que vi­ve el ex­pre­si­den­te por cuen­ta de re­cien­tes de­ci­sio­nes ju­di­cia­les que lo po­nen en el ojo del hu­ra­cán y que él no ha du­da­do en ca­li­fi­car co­mo una es­tra­te­gia pa­ra gol­pear­lo po­lí­ti­ca­men­te.

Un triun­fo de Mar­ta Lu­cía Ra­mí­rez se­ría, sin du­da, un gol­pe pa­ra Uri­be y una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra que el tam­bién ex­pre­si­den­te An­drés Pas­tra­na vuel­va a ser un ac­tor de pri­me­ra lí­nea en la po­lí­ti­ca na­cio­nal y pue­da co­brar­le esa vic­to­ria a la di­ri­gen­cia del Par­ti­do Con­ser­va­dor, con la que tie­ne una pe­lea de vie­ja da­ta.

Igual de im­por­tan­te es el re­sul­ta­do del Cen­tro De­mo­crá­ti­co en las par­la­men­ta­rias. La arries­ga­da de­ci­sión de abrir las lis­tas del prin­ci­pal par­ti­do de opo­si­ción en el país se­rá me­di­da con el exi­gen­te ra­se­ro de sus crí­ti­cos, quie­nes al me­nos es­pe­ran man­te­ner la par­ti­ci­pa­ción del Par­ti­do en el Con­gre­so.

Pe­tro, Cai­ce­do y Fa­jar­do: La con­sul­ta en­tre los exal­cal­des Gus­ta­vo Pe­tro y Car­los Cai­ce­do, más que el me­ca­nis­mo pa­ra ele­gir a un can­di­da­to, fue una he­rra­mien­ta pa­ra me­dir las fuer­zas en la iz­quier­da y un con­tra­pe­so de la con­sul­ta Uri­be-pas­tra­na. Una al­ta par­ti­ci­pa­ción en ella con­so­li­da la fi­gu­ra de Pe­tro y de­ja dé­bil a Ser­gio Fa­jar­do fren­te a las ba­ses del Polo y la Alian­za Ver­de, que aún se pre­gun­tan quién es la per­so­na idó­nea pa­ra en­fren­tar a los “can­di­da­tos del es­ta­ble­ci­mien­to”. Por el con­tra­rio, el fra­ca­so de esa con­sul­ta y de la “Lis­ta de la de­cen­cia” le abre la puer­ta a Fa­jar­do pa­ra apro­piar­se de las ban­de­ras de la cen­tro iz­quier­da y de los sec­to­res al­ter­na­ti­vos, po­nién­do­le freno al fe­nó­meno Pe­tro.

De la Ca­lle y Ga­vi­ria:

Des­de que Cé­sar Ga­vi­ria asu­mió la di­rec­ción del Par­ti­do Li­be­ral en sep­tiem­bre y li­de­ró la con­for­ma­ción de las lis­tas al Con­gre­so y el pro­ce­so de elec­ción del can­di­da­to pre­si­den­cial, sus de­trac­to­res no han du­da­do en ca­li­fi­car­lo co­mo “el se­pul­tu­re­ro” de su par­ti­do. Ga­vi­ria de­ci­dió re­no­var la ca­ma­da de ba­ro­nes li­be­ra­les, lo que le va­lió más de un enemi­go en los sec­to­res tra­di­cio­na­les del li­be­ra­lis­mo, que no du­da­rán en co­brar un even­tual fra­ca­so en las elec­cio­nes del 11 de mar­zo.

Si por el con­tra­rio los li­be­ra­les au­men­tan su re­pre­sen­ta­ción de 17 se­na­do­res y 39 re­pre­sen­tan­tes, Ga­vi­ria re­afir­ma­rá su con­di­ción de lí­der na­tu­ral del Par­ti­do y le da­rá un muy ne­ce­sa­rio se­gun­do ai­re a la can­di­da­tu­ra de Hum­ber­to de la Ca­lle, quien pa­re­ce no des­pe­gar en las en­cues­tas.

El 11 de mar­zo fue el pun­to de in­fle­xión pa­ra can­di­da­tos y lí­de­res po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.