Los ‘Willys’ y los har­lis­tas ‘ru­gie­ron’ en la ca­rre­ra 27

La Fa­mi­lia Willys de Co­lom­bia y los har­lis­tas de Bu­ca­ra­man­ga se lu­cie­ron ayer con su tra­di­cio­nal des­fi­le.

Vanguardia Liberal - - Bucaramanga - EUCLIDES KILÔ AR­DI­LA

De nue­vo los Jeeps Willys hi­cie­ron un emo­ti­vo re­co­rri­do por Bu­ca­ra­man­ga, es­ta vez por la ca­rre­ra 27.

A su pa­so re­cor­da­ron que es­tos es­ca­la­do­res de mon­ta­ñas, lí­de­res de las tro­chas y ca­mi­nos tra­za­dos ha­ce va­rios si­glos por los arrie­ros y sus mu­las, si­guen ru­gien­do a pe­sar del pa­so del tiem­po.

Pa­ra de­mos­trar que su ho­ra cre­pus­cu­lar es la más lar­ga y ‘re­no­va­da’ de to­das, en la tar­de de ayer 150 de es­tos ‘te­so­ros ro­dan­tes’ se mos­tra­ron be­llos, nos­tál­gi­cos y ele­gan­tes en la de­no­mi­na­da ‘Ca­ra­va­na de los Gran­des’.

El mo­tor y el co­ra­zón de ace­ro de ca­da uno de ellos se me­tie­ron en el al­ma de la gen­te, que se aglo­me­ró en va­rios tra­mos de la ci­ta­da ave­ni­da.

Cla­ro es­tá que hu­bo un ca­rro es­pe­cial que ‘se ro­bó el show’. Ha­go re­fe­ren­cia a un Jeep Willys, mo­de­lo 1940, que lle­gó pro­ce­den­te de Ar­me­nia, ba­jo la con­duc­ción de Ra­fael Pérez Mu­ñoz, ac­tual mo­nar­ca de las acro­ba­cias en es­ta cla­se de au­to­mo­to­res.

Por­que más allá de las pre­sen­ta­cio­nes y de los mo­de­los de es­tos mí­ti­cos ca­rros, ayer fui­mos tes­ti­gos de la pe­ri­cia de es­te ex­tra­or­di­na­rio con­duc­tor, quien con des­tre­za eje­cu­tó ma­nio­bras sor­pren­den­tes so­bre la vía.

El que pa­ra mí es con­si­de­ra­do el más bo­ni­to Jeep del Eje Ca­fe­te­ro, se lle­vó in­fi­ni­dad de ova­cio­nes por las ági­les ‘pi­rue­tas’ que hi­zo so­bre sus rue­das.

La ver­dad fue que su ágil con­duc­tor no pa­ró de ha­cer acro­ba­cias en el ple­na vía.

Ha­bía que ver có­mo bai­la­ba so­bre el pa­vi­men­to. Fir­me so­bre sus llan­tas tra­se­ras, el vehícu­lo avan­zó en me­dio de los aplau­sos. Y de pron­to, co­mo pre­so de un ata­que de lo­cu­ra, el ca­rro em­pe­za­ba a gi­rar so­bre su pro­pio eje con un pro­gre­si­vo au­men­to de la ve­lo­ci­dad has­ta ni­ve­les que des­per­ta­ron un sen­ti­mien­to com­bi­na­do de zo­zo­bra y ad­mi­ra­ción.

Y aun­que Pérez Mu­ñoz no se can­só de de­cir que el ar­te del ‘buen con­du­cir se res­pe­ta’, por­que las nor­mas del Có­di­go de Trán­si­to se de­ben aca­tar, él tu­vo ayer li­cen­cia pa­ra ha­cer cuan­ta pi­rue­ta qui­so rea­li­zar con su au­to­mó­vil.

Los pro­pios al­fé­re­ces se en­car­ga­ron de es­col­tar­lo, de tal for­ma que el vehícu­lo cir­cu­la­ra en or­den y con to­tal se­gu­ri­dad.

Cle­men­te Gal­vis Acu­ña, pre­si­den­te de la Fa­mi­lia Willys de Co­lom­bia y pro­mo­tor de es­te tra­di­cio­nal cer­ta­men, re­cor­dó que “el dinero que se re­co­lec­tó se do­na­rá en pró­xi­mos días a la Fun­da­ción Ho­gar Je­sús de Na­za­reth de Bu­ca­ra­man­ga, que atien­de a per­so­nas víc­ti­mas de las mi­nas an­ti­per­so­na­les”.

Y es que los pro­pie­ta­rios de los Jeeps hi­cie­ron ca­da uno su do­na­ción eco­nó­mi­ca al ci­ta­do cen­tro asis­ten­cial.

Con los har­lis­tas

Jun­to a los Willys, ayer tam­bién apre­cia­mos más de 200 amantes de las fa­mo­sas mo­to­ci­cle­tas Har­ley Da­vid­son. En­tre el ru­gi­do de sus mo­to­res, ata­via­dos con sus oscuras chom­pas, guan­tes de cue­ro ne­gro y pa­ñue­los en la ca­be­za, los au­tén­ti­cos har­lis­tas se unie­ron a la emo­ti­va ca­ra­va­na.

Pa­ra es­tos con­duc­to­res es­ta his­tó­ri­ca mar­ca de mo­tos, más que un me­dio de trans­por­te re­pre­sen­ta un hobby y un es­ti­lo de vi­da.

Es­tos mo­to­ci­clis­tas com­par­ten el gus­to por la li­ber­tad y la aven­tu­ra que es­te vehícu­lo les pro­por­cio­na.

Sa­lir a ma­ne­jar por las ca­lles o las ca­rre­te­ras y sen­tir el vien­to en el ros­tro es la me­jor te­ra­pia an­ti­es­trés, a la cual ellos de­no­mi­nan: ‘vien­to­te­ra­pia’.

Y lo me­jor ese que ellos tam­bién son so­li­da­rios, pues ha­rán sus apor­tes a los ni­ños en­fer­mos de cán­cer, tal y co­mo lo pro­me­tió el gran lí­der del Club Los Fa­ri­seos, Or­lan­do Prie­to, más co­no­ci­do co­mo ‘Pa­ta­bra­va’.

20 edi­cio­nes del Des­fi­le de los Jeeps Willys se cum­plie­ron, con el de ayer, en la ca­pi­tal san­tan­de­rea­na.

Fo­to: El­ver Rodríguez / VAN­GUAR­DIA LI­BE­RAL

Con una mues­tra de ori­gi­na­li­dad, acro­ba­cias y mu­cha crea­ti­vi­dad, Ra­fael Pérez Mu­ñoz lle­gó a Bu­ca­ra­man­ga con su Jeep Willys, mo­de­lo 1940.

Fo­to: El­ver Rodríguez / VAN­GUAR­DIA LI­BE­RAL

En com­ple­to or­den y ha­cien­do ga­la de ci­vis­mo, los miem­bros del Club de Har­lis­tas Los Fa­ri­seos se mo­vi­li­za­ron por la ca­rre­ra 27.

Fo­to: Nel­son Bo­lí­var / VAN­GUAR­DIA LI­BE­RAL

La ca­rre­ra 27 de Bu­ca­ra­man­ga que­dó ‘in­va­di­da’ ayer por los mí­ti­cos Jeeps Willys.

Con es­te her­mo­so Che­vro­let, mo­de­lo 1950, y vis­tien­do las sin­gu­la­res pren­das de la épo­ca, Víc­tor Julio Ta­mí Jai­mes y Víc­tor Ma­nuel Ta­mí Ló­pez, pa­dre e hi­jo, se unie­ron a la ca­ra­va­na del re­cuer­do.

Cle­men­te Gal­vis Acu­ña, pre­si­den­te de la Fa­mi­lia Willys de Co­lom­bia, vol­vió a bri­llar con su her­mo­so des­fi­le de los tra­di­cio­na­les Jeeps.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.