Sa­tu­ra­dos de Pa­pa

Vanguardia Liberal - - Política - Se­rran­co1@yahoo.com

¿Pe­ro có­mo no es­cri­bir del Pa­pa? Vi la lle­ga­da des­de un abu­llo­na­do so­fá co­lor blan­co co­mo su ves­ti­men­ta. El te­le­vi­sor de mi an­fi­trión, un im­pre­sio­nan­te “cine en ca­sa”. A la es­pe­ra del He­re­siar­ca, pe­pi­ni­llos y acei­tu­nas ne­gras ade­re­za­das con oli­vas de pri­me­ra pren­sa, vino ro­jo, Pe­rú de la Croix. Las co­pas ca­si ja­rros, con­tras­tan con las be­llas en­cua­der­na­cio­nes y lá­mi­nas de li­bros de ar­te des­pa­rra­ma­dos so­bre las me­sas.

Al apa­re­cer el Su­ce­sor de San Pedro en la puer­ta del Air­bus ita­liano, la ma­sa de ca­tó­li­cos en el ae­ro­puer­to de Ca­tam se es­tre­me­ció. El Pre­si­den­te San­tos con su Se­ño­ra sa­len al en­cuen­tro. El Pa­pa abra­za a los ampu­tados de gue­rra y creo ver que a uno de ellos le bro­tan mi­la­gro­sa­men­te las ma­nos. Ve­ne­no­sos co­men­ta­rios so­bre la ves­ti­men­ta de la be­lla cha­ra­le­ña. Al­guien di­jo con as­pe­re­za… “pa­ra bai­lar una mi­lon­ga”.

Sin me­dir con­se­cuen­cias co­men­to que el tra­je del Pa­pa era tan an­ti­guo co­mo las pro­fe­cías y co­mo los bai­la­ri­nes ira­níes, que dan­zan gi­ran­do (Eras­mo de Rot­ter­dam cri­ti­ca la ves­ti­men­ta de los Pa­pas). A par­tir de ahí, la ami­ga­ble reunión a la es­pe­ra del Pa­pa fue co­mo la ba­ta­lla de Pa­lo­ne­gro. No su­pe quién me es­cu­pió una acei­tu­na en un ojo. Mi­ra­ba sin ver, de­jé de oír. Por cual­quier ton­te­ría el país se di­vi­de de ma­ne­ra fe­roz e irre­con­ci­lia­ble. Tras­por­ta­do en “pa­pa­mó­vil” a su la­do una mul­ti­tud ru­gien­te y fer­vo­ro­sa. La mul­ti­tud in­con­tro­la­ble ru­gía de fe. No eran mís­ti­cos in­mó­vi­les que van a La Me­ca, ni ido­lá­tri­cos, los mo­vía el com­bus­ti­ble de la fe y la es­pe­ran­za.

Re­cor­dé los Ma­nua­les de Teo­lo­gía de mi pro­fe­sor el “cu­ra de ma­rras: “Un día de­lan­te del Se­ñor es co­mo mil años, y mil años son co­mo un día” Moi­sés,... Soy el que Soy. Juan el teó­lo­go…” Yo soy el prin­ci­pio y el fin”. En las opor­tu­ni­da­des en que el Pa­pa Fran­cis­co se di­ri­gió al pue­blo que lo acla­ma­ba, ha­bló de per­dón co­mo úni­ca ma­ne­ra de en­con­trar la felicidad. Re­cor­de­mos al­go, la his­to­ria de oc­ci­den­te se re­su­me en la lu­cha en­tre el Es­ta­do y la Igle­sia. El Es­ta­do ha fa­lla­do, a la Igle­sia ha­brá que oír­la, ha­bla en sen­ti­do li­be­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.