So­bre can­di­da­tos, par­ti­dos y fir­mas

Es tal el des­pres­ti­gio que co­bi­ja a prác­ti­ca­men­te to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos...que el so­lo ser re­la­cio­na­do en es­tos mo­men­tos con cual­quie­ra de esas co­lec­ti­vi­da­des su­po­ne un des­cré­di­to con el que na­die qui­sie­ra co­men­zar una ca­rre­ra elec­to­ral

Vanguardia Liberal - - Política - Dgi­ral­do@van­guar­dia.com

me­di­da que se acer­can las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2018, han co­men­za­do a co­no­cer­se no so­lo los nom­bres de quie­nes as­pi­ran a ocu­par el pri­mer car­go del país en el pró­xi­mo cua­trie­nio, sino la ma­ne­ra en que se pre­sen­ta­rán pa­ra ser te­ni­dos en cuen­ta por la ciu­da­da­nía.

Y es que du­ran­te dé­ca­das por no de­cir que prác­ti­ca­men­te des­de el ini­cio de la Re­pú­bli­ca, los can­di­da­tos con con­ta­das ex­cep­cio­nes siem­pre re­pre­sen­ta­ron y fue­ron ins­cri­tos por los par­ti­dos, en su mo­men­to los tra­di­cio­na­les Li­be­ral y Con­ser­va­dor, y en tiem­pos más re­cien­tes a nom­bre tam­bién de las nue­vas co­lec­ti­vi­da­des co­mo La U o el Po­lo De­mo­crá­ti­co.

Pe­ro eso es­tá cam­bian­do de ma­ne­ra drás­ti­ca an­te la gran can­ti­dad de as­pi­ran­tes que lo rea­li­za­rán a tra­vés de fir­mas. De he­cho, prác­ti­ca­men­te to­dos.

Y sí, es cier­to que si­mul­tá­nea­men­te los par­ti­dos y más por es­tos días, de­ba­ten en su in­te­rior quién de­be ser su can­di­da­to ofi­cial y se ha­bla una vez más de alian­zas in­tra­par­ti­dis­tas, pe­ro ese fe­nó­meno cre­cien­te de las as­pi­ra­cio­nes por fir­mas no pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­do.

Y no pue­de pa­sar des­aper­ci­bi­do, por­que res­pon­de a mu­chos fac­to­res, al­gu­nos de los cua­les se han ana­li­za­do, pe­ro otros no con la pro­fun­di­dad que se de­be­ría.

De he­cho, es cier­to que tal co­mo lo ex­pre­só Ale­jan­dra Ba­rrios, di­rec­to­ra de la Mi­sión de Ob­ser­va­ción Elec­to­ral, acu­dir a la ins­crip­ción por fir­mas pue­de ge­ne­rar­les be­ne­fi­cios pa­ra quie­nes lo ha­gan, ta­les co­mo po­der em­pe­zar una pre-cam­pa­ña des­de ya, mu­cho an­tes de lo que se les per­mi­ti­ría de ir por una co­lec­ti­vi­dad es­ta­ble­ci­da. Adi­cio­nal­men­te, en ma­te­ria de re­por­te de in­gre­sos, las re­glas son aún más la­xas que las que co­bi­jan a las co­lec­ti­vi­da­des ofi­cia­les.

Pe­ro la ver­da­de­ra ra­zón de ape­lar a las fir­mas ciu­da­da­nas, muy po­si­ble­men­te es otra.

Es que es tal el des­pres­ti­gio que co­bi­ja a prác­ti­ca­men­te to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos, con gran can­ti­dad de sus ele­gi­dos in­mer­sos no so­lo en es­cán­da­los de co­rrup­ción sino en la gran ma­yo­ría de los de­li­tos con­tem­pla­dos en el có­di­go pe­nal, que el so­lo ser re­la­cio­na­do en es­tos mo­men­tos con cual­quie­ra de esas co­lec­ti­vi­da­des su­po­ne un des­cré­di­to con el que na­die qui­sie­ra co­men­zar una ca­rre­ra elec­to­ral.

Esa es la ra­zón por la cual muy po­cos se arries­gan a ser co­nec­ta­dos con las co­lec­ti­vi­da­des que de ma­ne­ra la­men­ta­ble se han ne­ga­do, se nie­gan y po­si­ble­men­te se ne­ga­rán a re­no­var­se, por lo cual es­pe­rar un re­sur­gi­mien­to o al me­nos una reha­bi­li­ta­ción que los acer­que otra vez al elec­to­ra­do pue­de des­car­tar­se por el mo­men­to.

El ca­mino que mu­chos to­ma­rán, en­ton­ces, se­rán las fir­mas. Lo úni­co que que­da por es­pe­rar, es que quien lo­gre la pre­si­den­cia, si lo ha­ce ajeno a los par­ti­dos, man­ten­ga a sus ca­ci­ques ale­ja­dos una vez se po­se­sio­ne en el car­go.

No hay du­da: la vi­si­ta del pa­pa Fran­cis­co to­có los co­ra­zo­nes de mu­chos co­lom­bia­nos y su men­sa­je de amor y re­con­ci­lia­ción lle­gó in­clu­so a las al­mas más rea­cias. Y pa­sa­da una se­ma­na de la vi­si­ta del San­to Pa­dre, ¡ya em­pie­zan a ver­se sus ca­mi­nos mi­la­gro­sos! Co­mo en una ma­te­ria­li­za­ción de su men­sa­je de “dar el pri­mer pa­so”, el al­cal­de de Bu­ca­ra­man­ga, Ro­dol­fo Hernández, in­vi­tó a su mo­ra­da a los se­ño­res con­ce­ja­les pa­ra de­par­tir “un al­muer­zo de ca­ma­ra­de­ría”. Atrás que­da­ron los se­ña­la­mien­tos de uno y otro ban­do: ¡ya no más “san­gui­jue­las”, “fo­ra­ji­dos”, ni “ham­po­nes”, ni de­más ca­li­fi­ca­ti­vos de­gra­dan­tes pa­ra nues­tros con­ce­ja­les! Y por el otro la­do ¡ya nun­ca más se pon­drán en du­da las lú­ci­das fa­cul­ta­des men­ta­les de nues­tro Al­cal­de, co­mo en an­ta­ño lo hi­cie­ron los ho­no­ra­bles!

El amor de Fran­cis­co ca­ló tan hon­do que has­ta hi­zo que el con­ce­jal Wil­son Mo­ra le­van­ta­ra la co­pa pa­ra brin­dar por­que el Al­cal­de lo sa­có de la Ge­ren­cia del Ter­mi­nal, y tras es­te ac­to, co­mo cuan­do Dios le de­vol­vió la vis­ta al in­cré­du­lo Pa­blo, él pu­do con­cen­trar­se en su ver­da­de­ra vo­ca­ción de ser­vi­cio a tra­vés del Ca­bil­do. ¡Glo­ria a Dios en las al­tu­ras!

Al­gu­nos cri­ti­ca­ron es­te ac­to de acer­ca­mien­to en­tre Al­cal­de y con­ce­ja­les, co­mo el exal­cal­de Luis Fran­cis­co Bohór­quez, que se­me­jan­do a la ci­za­ña a la que hi­zo alu­sión el Pa­pa, des­ca­li­fi­có el en­cuen­tro y pi­dió al Al­cal­de que pri­me­ro se dis­cul­pa­ra pú­bli­ca­men­te con los con­ce­ja­les li­be­ra­les y re­co­no­cie­ra que el pro­gre­so de la ciu­dad se lo de­be­mos a su ad­mi­nis­tra­ción y a su par­ti­do. Otros ce­le­bra­ron el en­cuen­tro, co­mo el mis­mo con­ce­jal Uriel Or­tiz, quien afir­mó que ga­nó la ciu­dad y que sen­tar­se a la me­sa y ha­blar no sig­ni­fi­ca que ni el Al­cal­de ce­da en sus con­vic­cio­nes ni el Con­ce­jo en su con­trol po­lí­ti­co.

La ve­ni­da del Pa­pa es tan mi­la­gro­sa, que por pri­me­ra vez, aun­que ja­más pen­sé vi­vir pa­ra con­tar­lo, es­toy de acuer­do con el con­ce­jal Or­tiz. Creo que es­te en­cuen­tro abre la es­pe­ran­za de que por fin Bu­ca­ra­man­ga avan­ce en to­do ello que esa pug­na de po­der no ha­bía per­mi­ti­do. ¡Qué vi­va la re­con­ci­lia­ción! ¡Qué vi­va el Pa­pa! ¡Y sa­lud!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.