Su­ges­tio­nes: Ven­de­pa­trias y men­ti­ro­sos

Vanguardia Liberal - - Política - Ma­ca­bre­ra99@hot­mail.com

No po­dían ocul­tar su ca­ra de sa­tis­fac­ción. En las en­tre­vis­tas ra­dia­les la voz se les no­ta­ba emo­cio­na­da, pues ha­bían lo­gra­do su ob­je­ti­vo de des­pres­ti­giar al país pa­ra des­acre­di­tar al go­bierno San­tos y ga­nar pun­tos pa­ra sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les.

Me re­fie­ro a la reac­ción de los dos ex­pre­si­den­tes, el de los fal­sos po­si­ti­vos y el del Ca­guán, fren­te a las irres­pe­tuo­sas ame­na­zas de Trump de “des­cer­ti­fi­car” a Co­lom­bia, diz­que por ha­ber fra­ca­sa­do en la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co. Ha­bían lo­gra­do lo que bus­ca­ban con sus car­tas y sus con­tac­tos con el Con­gre­so y al Go­bierno nor­te­ame­ri­cano, sin im­por­tar­les las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra el país.

Lo que han he­cho es­tos dos per­so­na­jes es po­ner sus in­tere­ses elec­to­re­ros y sus odios per­so­na­les por en­ci­ma de la suer­te del país. Los par­ti­dos por en­ci­ma de la patria es la con­sig­na re­tor­ci­da de los ven­de­pa­trias. Lo peor de to­do es que jus­ti­fi­can sus in­fa­mias con men­ti­ras.

Vea­mos por ejem­plo las pa­tra­ñas que di­jo en la en­tre­vis­ta que le hi­cie­ron en La W el ex­pre­si­den­te del Ca­guán. Di­jo que se ha­bía sus­pen­di­do la fu­mi­ga­ción con gli­fo­sa­to co­mo una con­ce­sión a las Farc y que esa era la cau­sa del au­men­to de cul­ti­vos ilí­ci­tos. Do­ble men­ti­ra. La de­ci­sión se to­mó por ra­zo­nes cien­tí­fi­cas y ju­rí­di­cas y el au­men­to de los cul­ti­vos tie­ne otras ex­pli­ca­cio­nes que ya he ana­li­za­do.

Di­jo que Sam­per le ha­bía en­tre­ga­do el país con 180.000 has. de co­ca y que él las ha­bía re­du­ci­do a 90.000. Men­ti­ra. Se­gún da­tos del SIMCI de las Na­cio­nes Uni­das, en di­ciem­bre de 1997 ha­bía 79.000 has. de co­ca. Fue en su go­bierno cuan­do au­men­ta­ron, a 102.000. en 1998 y al má­xi­mo que ha te­ni­do el país -163.000- en el 2000 co­mo re­sul­ta­do del so­me­ti­mien­to a las Farc en el Ca­guán. Al fi­nal de su go­bierno so­lo las re­du­jo a 120.000.

Pa­ra de­fen­der a su nue­vo me­jor ami­go, di­jo que en el 2010 se ha­bía re­du­ci­do el área de co­ca a 40.000 has. Men­ti­ra. Al fi­nal del go­bierno de la se­gu­ri­dad de­mo­crá­ti­ca to­da­vía ha­bían 85.000 sem­bra­das. En su in­qui­na con­tra el pre­si­den­te y el vi­ce­pre­si­den­te no men­cio­nó que la mayor re­duc­ción de cul­ti­vos ilí­ci­tos se lo­gró en el pri­mer pe­río­do de San­tos, al fi­nal de los 5 años de Ós­car Naranjo co­mo di­rec­tor de la Po­li­cía, pues en el 2012 se lle­gó al mí­ni­mo his­tó­ri­co de 49.000 has.

Pa­ra echar­le más agua su­cia al país di­jo que el fra­ca­so en la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co era res­pon­sa­bi­li­dad de Co­lom­bia pues Es­ta­dos Uni­dos sí es­ta­ba re­du­cien­do el con­su­mo. Men­ti­ra, por­que allá si­gue au­men­tan­do la de­man­da de co­caí­na, y por­que el éxi­to con­tra el nar­co­trá­fi­co no se mi­de so­lo por el área sem­bra­da sino por la co­caí­na in­cau­ta­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.