El ya des­te­ñi­do oc­tu­bre

Vanguardia Liberal - - Deportes - SA­MUEL CHALELA O. sa­muel­cha­le­la@nie­to­cha­le­la.com

El si­glo que se cum­ple des­de la re­vo­lu­ción de oc­tu­bre de 1917 fue el del an­ti­co­mu­nis­mo. El apo­ca­líp­ti­co mons­truo co­mu­nis­ta de sie­te ca­be­zas vi­vo y aún des­pués de muer­to ha si­do el me­jor ins­tru­men­to de opre­sión y des­ar­ti­cu­la­ción de­mo­crá­ti­ca. Co­mo ame­na­za real de en­ton­ces y tam­bién co­mo fan­tas­ma (pa­ra re­vi­vir­lo o ter­mi­nar­lo de en­te­rrar) ha alen­ta­do ti­ra­nías de am­bos ex­tre­mos. La po­lí­ti­ca del ter­cer mun­do –o aun más allá- es­tá dis­traí­da to­da­vía o ses­ga­da por el an­ti­co­mu­nis­mo de izquierda y de de­re­cha, al me­nos en ca­si to­do Oc­ci­den­te.

Pe­ro val­dría la pe­na ver que la fo­bia al “ro­jo” bol­che­vi­que es­tu­vo im­pul­sa­da tam­bién por la Se­gun­da Gue­rra. No es irre­le­van­te el he­cho del pac­to ger­ma­no­so­vié­ti­co de 1939. Los ru­sos avi­zo­ra­ron que la es­tra­te­gia na­zi im­pli­ca­ba con­quis­tar pa­ra Ale­ma­nia “un nue­vo es­pa­cio vi­tal en el es­te”. Sta­lin, pa­ra de­fen­der­se, in­ten­tó alian­zas con Gran Bre­ta­ña y Fran­cia en con­ver­sa­cio­nes que fra­ca­sa­ron. An­te esa ma­lo­gra­da es­tra­te­gia, Sta­lin acep­tó un “com­pro­mi­so po­lí­ti­co” con Hitler que im­pli­ca­ba un pac­to de no agre­sión por diez años, en vir­tud del cual se re­par­ti­rían Po­lo­nia y se re­co­no­ce­ría la au­to­ri­dad so­vié­ti­ca so­bre los paí­ses bál­ti­cos. Hitler rom­pió el com­pro­mi­so con la agre­sión de 1941. Pe­ro la alian­za ger­mano-so­vié­ti­ca ya ha­bía in­cen­dia­do Eu­ro­pa de an­ti­co­mu­nis­mo re­pre­si­vo y pa­ra­noi­co. La pos­te­rior par­ti­ci­pa­ción del ejér­ci­to ro­jo en la de­rro­ta de los na­zis no re­ver­ti­ría el efec­to.

El Ma­car­tis­mo de la Gue­rra Fría en Es­ta­dos Uni­dos for­ta­le­ció po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra fre­nar el mons­truo bol­che­vi­que y ar­ti­cu­lar en el mun­do en­te­ro es­tra­te­gias de in­ter­ven­ción so­te­rra­da que en los 70 se ins­tru­men­ta­ron con re­gí­me­nes an­ti­de­mo­crá­ti­cos pe­ro asép­ti­cos, ti­rá­ni­cos y ase­si­nos pe­ro su­pues­ta­men­te efi­ca­ces pa­ra des­te­rrar la ame­na­za co­mu­nis­ta: Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Chi­le, Pa­ra­guay son so­lo al­gu­nos ejem­plos muy cer­ca­nos.

Y esa pa­ra­noia –fun­da­da en el des­cua­der­na­do or­den mun­dial de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX- afin­có una ta­ra trau­má­ti­ca en la po­lí­ti­ca con­tem­po­rá­nea que ni si­quie­ra per­mi­te ba­lan­cear los he­chos ni me­dir si la cu­ra ha si­do y con­ti­núa sien­do pro­por­cio­nal a la en­fer­me­dad, ni si aún és­ta re­pre­sen­ta si­quie­ra un ries­go real. La vis­ta ha­cia el por­ve­nir se ve in­te­rrum­pi­da por ma­ma­rra­chos de cas­tro­cha­vis­mo, po­pu­lis­mos ma­ni­pu­la­do­res que nos de­jan inú­til­men­te en la in­me­dia­tez. Es tan tras­no­cha­do co­mo si to­da­vía hoy la hi­gie­ne pú­bli­ca se en­fo­ca­ra en el ais­la­mien­to de los le­pro­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.