Re­for­ma Pro­ce­sal La­bo­ral

¿Có­mo se adap­ta­rá la hos­te­le­ría a es­ta nue­va reali­dad?

Apetito - - Portada - Por Fer­nan­da Cha­va­rría

La Re­for­ma Pro­ce­sal La­bo­ral es el cam­bio de ma­yor tras­cen­den­cia en la his­to­ria del Có­di­go de Tra­ba­jo cos­ta­rri­cen­se, desde su pro­mul­ga­ción en 1943. Por en­de, es fun­da­men­tal, en­ten­der cuá­les son las im­pli­ca­cio­nes que ge­ne­ran la Re­for­ma, co­no­cer sus al­can­ces, re­vi­sar los pro­ce­sos y pro­ce­di­mien­tos in­ter­nos, y rea­li­zar los ajus­tes ne­ce­sa­rios pa­ra po­der dar cum­pli­mien­to efec­ti­vo con la ley.

Si es em­pre­sa­rio y de­ci­de su­bir­se al bar­co de los cam­bios en ma­te­ria la­bo­ral de la nue­va ley es im­por­tan­te re­ca­pi­tu­lar los da­tos ge­ne­ra­les so­bre la Re­for­ma:

• De­ro­ga 15 ar­tícu­los del Có­di­go de Tra­ba­jo vi­gen­te.

• Re­for­ma 348 ar­tícu­los.

• De­ja al Có­di­go de Tra­ba­jo con un to­tal de 713 ar­tícu­los, es de­cir, 89 ar­tícu­los más de los que po­see ac­tual­men­te.

La Re­for­ma pue­de di­vi­dir­se en tres ejes: in­di­vi­dual, pro­ce­sal y co­lec­ti­vo. Pa­ra ca­da uno de es­tos ejes se in­clu­yen cam­bios muy im­por­tan­tes, en­tre ellos los si­guien­tes:

• Nue­vas dis­po­si­cio­nes so­bre la car­ta de des­pi­do sin res­pon­sa­bi­li­dad pa­tro­nal.

• Da­ños y per­jui­cios en el ca­so de mu­jer em­ba­ra­za­da.

• Nue­vas re­glas so­bre prohi­bi­ción de dis­cri­mi­na­ción.

• De­fen­sa gra­tui­ta.

• Mo­di­fi­ca­cio­nes al pro­ce­so ju­di­cial.

• Fue­ros de pro­tec­ción.

• Nue­vas dis­po­si­cio­nes so­bre la huelga.

Co­mo en cual­quier sec­tor, la in­dus­tria ho­te­le­ra tie­ne mu­chas va­ria­bles in­con­tro­la­bles que afec­tan a los que di­ri­gen o son pro­pie­ta­rios de ho­te­les, res­tau­ran­tes y otros es­ta­ble­ci­mien­tos afi­nes. Por lo que co­no­cer los as­pec­tos bá­si­cos de la re­for­ma, les pro­por­cio­na una opor­tu­ni­dad de pla­near con­tin­gen­cias.

¿Es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes tie­nen im­pli­ca­cio­nes ne­ga­ti­vas pa­ra la ho­te­le­ría y la res­tau­ra­ción?

Una de las tan­tas in­quie­tu­des pa­ra mu­chos em­pre­sa­rios de la in­dus­tria, es que, en la re­for­ma no se to­mó en cuen­ta las pe­cu­lia­ri­da­des del sec­tor que se ri­ge por tem­po­ra­da al­ta y ba­ja. De­ján­do­los en un cli­ma de in­cer­ti­dum­bre so­bre có­mo van a evo­lu­cio­nar esos con­tra­tos tem­po­ra­les.

An­te es­ta co­yun­tu­ra, Ma­ría Bo­la­ños, Di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va Interina de la Cá­ma­ra Cos­ta­rri­cen­se de Res­tau­ran­tes (CACORE), in­di­có que “cam­biar el pa­no­ra­ma no es sen­ci­llo, aho­ra es tiem­po de to­mar ac­cio­nes. Lo prin­ci­pal es ela­bo­rar con­tra­tos es­pe­cí­fi­cos y bas­tan­te cla­ros, que no de­jen es­pa­cio pa­ra in­ter­pre­ta­cio­nes que pue­dan ser con­si­de­ra­das co­mo dis­cri­mi­na­to­rias”. Ade­más “es ne­ce­sa­rio co­no­cer la re­for­ma y ca­pa­ci­tar­se de la ma­ne­ra más ade­cua­da pa­ra evi­tar pro­ble­mas le­ga­les”.

Se­gún Shir­ley Sa­bo­río, Vi­ce­pre­si­den­te Eje­cu­ti­va del Con­se­jo de Pro­mo­ción de la Com­pe­ti­ti­vi­dad (CPC), “Es un desafío pa­ra el sec­tor em­pre­sa­rial pe­ro cier­ta­men­te fue un Pro­yec­to que se dis­cu­tió por mu­chos años. Aho­ra lo que que­da es in­for­mar­se y mo­di­fi­car los as­pec­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ga­ran­ti­zar el cum­pli­mien­to. Pe­ro cier­ta­men­te la “ri­gi­dez” del Mer­ca­do no ayu­da a la pro­mo­ción de nue­vas o más con­tra­ta­cio­nes”.

El re­cien­te es­tu­dio del Ín­di­ce de Con­fian­za del Sec­tor Co­mer­cial (ICSC), rea­li­za­do por la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Cos­ta Ri­ca (CCCR) mues­tra que exis­te una cier­ta in­cer­ti­dum­bre en­tre los em­pre­sa­rios, que po­dría cau­sar una con­trac­ción tran­si­to­ria en las con­tra­ta­cio­nes, mien­tras las em­pre­sas apren­den las nue­vas re­glas la­bo­ra­les. Así lo mues­tran los da­tos del ICSC, se­gún el cual el 69 % de los co­mer­cios en­cues­ta­dos no rea­li­za­rá cam­bios en sus pla­ni­llas en los pró­xi­mos me­ses, fren­te al 18 % que es­pe­ran re­du­cir­la y el 14 %, que ase­gu­ran que con­tra­ta­rán.

Pa­ra Gus­ta­vo Ara­ya, Ex­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Ho­te­les “ha exis­ti­do un te­mor ge­ne­ra­li­za­do de que es­ta re­for­ma es tan ma­la pa­ra el em­plea­dor que lo me­jor es no con­tra­tar a na­die. Eso hay que de­jar­lo cla­ro, NO ES ASÍ. Las em­pre­sas que vie­nen ha­cien­do la co­sas bien no de­ben te­ner te­mor, sim­ple­men­te, al igual que an­tes, ser or­de­na­do, jus­ti­fi­car bien las co­sas y ser jus­to en la to­ma de de­ci­sio­nes”, con­clu­yó.

Pun­to de vis­ta que com­par­te Ma­nuel Ar­dón, Vi­ce­pre­si­den­te Se­nior y di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes de Pe­nín­su­la Pa­pa­ga­yo -hol­ding del cual Four Sea­sons for­ma par­te- “Co­mo em­pre­sa res­pon­sa­ble y res­pe­tuo­sa de la le­gis­la­ción cos­ta­rri­cen­se ac­tual, Four Sea­sons Re­sort Cos­ta Ri­ca ana­li­zó el con­tex­to co­rres­pon­dien­te con nues­tros ase­so­res le­ga­les y el equi­po de re­cur­sos hu­ma­nos pa­ra ga­ran­ti­zar los in­tere­ses de nues­tro per­so­nal”, ase­ve­ran­do ade­más que “aún es pre­ma­tu­ro ase­gu­rar si su apli­ca­ción con­lle­va al­gún efec­to par­ti­cu­lar en el sec­tor”.

Las re­glas del jue­go

Re­sul­ta im­pres­cin­di­ble que los em­pre­sa­rios ac­tua­li­cen sus nor­mas, po­lí­ti­cas y pro­ce­di­mien­tos de la mano de un abo­ga­do ex­per­to en el te­ma, pa­ra cum­plir con las exi­gen­cias de la Re­for­ma Pro­ce­sal la­bo­ral y no crear ries­gos in­ne­ce­sa­rios pa­ra la com­pa­ñía.

Al­fon­so Ca­rro, Ase­sor La­bo­ral Cor­po­ra­ti­vo de Cen­tral Law, se­ña­la que "las prin­ci­pa­les re­for­mas se cen­tran en dis­cri­mi­na­ción, po­lí­ti­cas ex­plí­ci­tas y el ré­gi­men pro­ba­to­rio. La re­co­men­da­ción es que to­dos los pro­ce­sos de per­so­nal sean cla­ros, por es­cri­to, de co­no­ci­mien­to de to­das las par­tes, y que res­pon­dan a cri­te­rios ob­je­ti­vos, ra­cio­na­les y pro­por­cio­na­les”, ex­po­ne el es­pe­cia­lis­ta.

Pa­ra Ca­rro es pre­ci­so con­si­de­rar es­tos con­se­jos prác­ti­cos pa­ra en­fren­tar con éxi­to los cam­bios de la RPL:

Desa­rro­llar per­fi­les pa­ra ca­da uno de los pues­tos de tra­ba­jo, en don­de que­de cla­ro y sin lu­gar a du­das, las cua­li­da­des que de­be te­ner la per­so­na que se va a con­tra­tar, y las fun­cio­nes que va a eje­cu­tar;

Eli­mi­nar de to­da so­li­ci­tud de per­so­nal da­tos de ín­do­le pri­va­da co­mo edad, es­ta­do ci­vil, se­xo, pa­de­ci­mien­tos fí­si­cos, a me­nos que sean es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rios por el ti­po de pues­to;

Po­ner en vi­gen­cia un ma­nual de po­lí­ti­cas la­bo­ra­les o un re­gla­men­to in­terno de tra­ba­jo, en don­de que­den cla­ros los de­re­chos y los de­be­res del pa­trón y de los tra­ba­ja­do­res;

En to­do des­pi­do en­tre­gar una car­ta in­clu­yen­do to­dos los he­chos que jus­ti­fi­can la ter­mi­na­ción, con fun­da­men­to en lo que di­ce el ex­pe­dien­te de per­so­nal del tra­ba­ja­dor (amo­nes­ta­cio­nes es­cri­tas y ver­ba­les, sus­pen­sio­nes, lla­ma­das de atención, etc).

Po­ner en prác­ti­ca las au­di­to­rías la­bo­ra­les pa­ra de­ter­mi­nar el gra­do de cum­pli­mien­to o in­cum­pli­mien­to de las prin­ci­pa­les obli­ga­cio­nes de sus co­la­bo­ra­do­res, con el pro­pó­si­to de in­for­mar so­bre ellas, rea­li­zan­do las ob­ser­va­cio­nes y re­co­men­da­cio­nes per­ti­nen­tes pa­ra me­jo­rar su efi­ca­cia y efi­cien­cia. La au­di­to­ría la­bo­ral va más allá de una ins­pec­ción y va­lo­ra fac­to­res que per­mi­ten blin­dar a la em­pre­sa an­te una ac­ción le­gal.

Con res­pec­to a es­to, Fran­co Ar­tu­ro Pa­che­co, Pre­si­den­te de La Unión Cos­ta­rri­cen­se de Cá­ma­ras y Aso­cia­cio­nes del Sec­tor Em­pre­sa­rial Pri­va­do (UCCAEP), opi­na que “Es cla­ro que la re­for­ma re­quie­re, en to­dos los sec­to­res en ge­ne­ral, de que el pa­trono lle­ve pro­ce­sos más or­de­na­dos y me­jor do­cu­men­ta­dos. Tan­to UCCAEP co­mo las cá­ma­ras afi­lia­das han brin­da­do ca­pa­ci­ta­ción so­bre la nue­va re­for­ma, lo an­te­rior pa­ra que los pa­tro­nos pue­dan pro­fun­di­zar en las nor­mas y te­ner cla­ri­dad, ha­cer con­cien­cia y es­ta­ble­cer me­jo­res pro­ce­di­mien­tos pa­ra ha­cer fren­te de las nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des que les ata­ñen”, pun­tua­li­zó.

Sin du­da, la ad­mi­nis­tra­ción de re­cur­sos hu­ma­nos, brin­da a una or­ga­ni­za­ción la asis­ten­cia ca­li­fi­ca­da y con­fia­ble pa­ra lle­var la re­la­ción la­bo­ral en­tre el em­plea­do-pa­trono, lo que per­mi­te al sec­tor em­pre­sa­rial man­te­ner­se a flo­te en un mar de re­gu­la­cio­nes la­bo­ra­les y fis­ca­les.

La Re­for­ma pro­ce­sal la­bo­ral re­pre­sen­ta un hi­to en el De­re­cho del Tra­ba­jo cos­ta­rri­cen­se, y es el re­sul­ta­do de mu­chos años de es­tu­dio y ne­go­cia­ción de di­ver­sos sec­to­res del país. A pe­sar de es­to, to­da­vía que­da mu­cho ca­mino que re­co­rrer en ma­te­ria de re­gu­la­ción, don­de es ur­gen­te pa­ra la in­dus­tria de ho­te­le­ría y res­tau­ra­ción, abor­dar te­mas que no se in­clu­ye­ron en la RPL a pe­sar de su tras­cen­den­cia, co­mo el im­pac­to de la tec­no­lo­gía en el tra­ba­jo (re­des so­cia­les, te­le­tra­ba­jo), el out­sour­cing, las jor­na­das de tra­ba­jo, y nue­vas for­mas de com­pen­sa­ción sa­la­rial y no sa­la­rial que se co­no­cen en nues­tro mer­ca­do la­bo­ral ac­tual.

Asi­mis­mo es ne­ce­sa­rio pro­pi­ciar las con­ver­sa­cio­nes de ma­ne­ra tri­par­ti­ta, que el Go­bierno, los pa­tro­nos y los tra­ba­ja­do­res se con­cien­ti­cen de que, pa­ra ser un país más com­pe­ti­ti­vo, pro­mo­ver la in­ver­sión lo­cal y ex­tran­je­ra, dis­mi­nuir la ta­sa de des­em­pleo y ata­car el em­pleo in­for­mal, es ne­ce­sa­ria una me­jor y más ac­tua­li­za­da le­gis­la­ción la­bo­ral, y –más im­por­tan­te aún– for­ta­le­cer el diá­lo­go so­cial en­tre to­dos los sec­to­res in­vo­lu­cra­dos.

Shir­ley Sa­bo­río, Vi­ce­pre­si­den­te Eje­cu­ti­va del

Con­se­jo de Pro­mo­ción de la Com­pe­ti­ti­vi­dad

(CPC),

Gus­ta­vo Ara­ya, Ex­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Ho­te­les

Fran­co Ar­tu­ro Pa­che­co, Pre­si­den­te de La Unión Cos­ta­rri­cen­se de Cá­ma­ras y Aso­cia­cio­nes del Sec­tor Em­pre­sa­rial Pri­va­do (UCCAEP).

Al­fon­so Ca­rro, Ase­sor La­bo­ral Cor­po­ra­ti­vo de Cen­tral Law

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.