La otra ca­ra de la mo­ne­da

Las opi­nio­nes per­mi­ten co­no­cer dis­tin­tas ma­ne­ras de in­da­gar una si­tua­ción. El es­tu­dio en el sec­tor hos­pi­ta­la­rio nos abrió pa­so pa­ra que due­ños de res­tau­ran­tes o per­so­nas que se de­di­can a la gas­tro­no­mía, co­men­ta­ran al res­pec­to. Aquí al­gu­nas de sus res­puest

Apetito - - Estudio de Salarios -

“Un co­ci­ne­ro bueno no de­pen­de de cuán­to ga­ne... Co­noz­co agran­da­dos de es­cue­las in­ter­na­cio­na­les que no la­van un pla­to y ahí es­tán sin tra­ba­jo. Co­mo tam­bién co­noz­co per­so­nas que son me­jo­res co­la­bo­ra­do­res sin si­quie­ra te­ner un tí­tu­lo. To­do es cues­tión de ac­ti­tud. La ta­bla del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo es una guía (ofi­cial) y nin­gún ne­go­cio es­tá obli­ga­do a pa­gar más so­lo por ca­pri­chos. Tan­ta ofer­ta la­bo­ral y tan­tos co­ci­ne­ros (o chefs se­gún al­gu­nos) bus­can­do tra­ba­jo, pe­ro no se po­nen de acuer­do. Hu­mil­dad an­te to­do", ex­pre­sa in­có­mo­do un res­tau­ran­te­ro.

Y es que, a di­fe­ren­cia de otros pun­tos de vis­ta, exis­ten quie­nes ven en la co­ci­na un am­bien­te pa­ra to­dos sin im­por­tar un tí­tu­lo o una es­pe­cia­li­dad.

"Es que al­gu­nos chefs se creen la ma­má de tar­zán. Creen que por­que tie­nen tí­tu­lo no les to­ca ha­cer mu­chas co­sas en la co­ci­na. Por ejem­plo, en mi res­tau­ran­te ten­go dos co­ci­ne­ras que tie­nen años de tra­ba­jar aquí. Ellas, si tie­nen que sa­lir al sa­lón a ser­vir sa­len, no arru­gan la ca­ra cuan­do hay tra­ba­jo, en cam­bio al chef hay que tra­tar­lo con guan­tes de se­da”, co­men­ta de se­gui­do el pro­pie­ta­rio de un res­tau­ran­te.

Lo cier­to es que el am­bien­te gas­tro­nó­mi­co es­tá cre­cien­do co­mo la es­pu­ma. A dia­rio los res­tau­ran­te­ros y sus co­ci­ne­ros, lu­chan por ser los fa­vo­ri­tos en­tre los co­men­sa­les, ca­da uno con su for­ma de pen­sar y su ma­ne­ra de ser­vir. Con tí­tu­los o sin ellos, de los clien­tes vi­ve un res­to­rán y sa­ben que es­tá en ma­nos de to­dos sus co­la­bo­ra­do­res ha­cer que es­tos se va­yan o se que­den; lo que sig­ni­fi­que un in­cen­ti­vo eco­nó­mi­co pa­ra unos o so­la­men­te cues­tión de vo­ca­ción pa­ra otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.