Los es­tu­dian­tes del INA no son mano de obra ba­ra­ta

Esa fra­se con­tun­den­te co­lo­có a los es­tu­dian­tes del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Apren­di­za­je (INA) en una po­si­ción de res­pe­to, de acuer­do a las de­cla­ra­cio­nes de una de sus fun­cio­na­rias, la se­ño­ra Mar­jo­rie Ara­ya Mo­ra­les, en­car­ga­da de Pla­nea­mien­to y Eva­lua­ción. Fue

Apetito - - Estudio de Salarios - Por: Lady Ann Uma­ña

La pre­sen­ta­ción re­ve­ló la ca­li­dad de la edu­ca­ción que re­ci­ben los es­tu­dian­tes, la can­ti­dad de tiem­po y re­cur­sos que se in­vier­te en ellos, con bue­nos pro­fe­so­res y un pro­gra­ma bien di­se­ña­do. Se tra­ta de evi­tar que los em­pre­sa­rios vean a los egre­sa­dos del INA co­mo per­so­nas a las que se les puede pa­gar me­nos, em­plear­los sin los de­re­chos del tra­ba­ja­dor es­ta­ble­ci­dos por ley, o que se les tra­te con fal­ta de res­pe­to. Son egre­sa­dos de un pro­gra­ma de in­ten­si­vo, pe­ro, su ver­da­de­ro cre­ci­mien­to se da en el lu­gar de tra­ba­jo. Don Mario Cha­cón Cha­cón, Di­rec­tor Re­gio­nal de la ins­ti­tu­ción di­jo: “Des­ti­na­mos los pre­su­pues­tos a los pro­gra­mas de for­ma­ción, los cua­les son cur­sos de va­rios me­ses, di­vi­di­dos en mó­du­los. Es­te año, en el mes de ju­lio, se tra­mi­ta­ron 17.000 ma­trí­cu­las, aun­que una so­la per­so­na puede ha­cer­lo en va­rios mó­du­los a la vez. He­mos ca­pa­ci­ta­do unas 3000 per­so­nas, apro­xi­ma­da­men­te. Nues­tra re­gio­nal es­tá co­lo­ca­da en ter­cer lu­gar en cuan­to a egre­sa­dos se re­fie­re”. El INA cuen­ta con 80 do­cen­tes, de va­rias es­pe­cia­li­da­des, mu­chos de los cua­les via­jan des­de otras se­des. “Es­ta la­bor no es fá­cil, pe­ro es muy gra­ti­fi­can­te. Es­ta zo­na nos ne­ce­si­ta mu­cho”. El INA es­tá acer­cán­do­se a las Cá­ma­ras, a los ho­te­les y res­tau­ran­tes, pa­ra in­vo­lu­crar­los en la for­ma­ción de nue­vos co­la­bo­ra­do­res, a tra­vés de un co­mi­té de en­la­ce al cual las em­pre­sas plan­tean sus ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas. “Una de las ma­te­rias que re­for­za­mos es in­glés. La­men­ta­ble­men­te, por una cues­tión cul­tu­ral, de­ser­tan. Aun­que ne­ce­si­tan tra­ba­jar, un por­cen­ta­je con­si­de­ra­ble aban­do­na sus es­tu­dios. Re­for­za­mos con la­bo­res de orien­ta­ción, tra­ba­jo so­cial, si­co­lo­gía, pa­ra con­tra­rres­tar esa ten­den­cia” ase­gu­ró el di­rec­tor. El pro­gra­ma de be­cas, ayu­da a una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de es­tu­dian­tes de es­ca­sos re­cur­sos, que se tras­la­dan des­de pue­blos dis­tan­tes. To­dos cuen­tan con una pó­li­za de se­gu­ros.

Mo­da­li­da­des de es­tu­dio en el INA en Gua­na­cas­te

En Gua­na­cas­te, la gas­tro­no­mía se im­par­te de va­rias for­mas. Uno de ellos es el mé­to­do pre­sen­cial, en el cual los es­tu­dian­tes asis­ten de 8 a 10 me­ses, de lu­nes a vier­nes, 5 ho­ras dia­rias, en la se­de del INA. Son edu­ca­dos en cocinas com­ple­ta­men­te equi­pa­das, con las me­jo­res téc­ni­cas. Al tér­mino de ese tiem­po, ha­cen prác­ti­cas su­per­vi­sa­das.

Tam­bién se brin­dan asis­ten­cias téc­ni­cas, he­chas a la me­di­da, pa­ra quie­nes las so­li­ci­ten, por ejem­plo, pa­ra me­jo­rar el tra­to ha­cia el clien­te. El INA en­vía es­pe­cia­lis­tas a la em­pre­sa de acuer­do a esas ne­ce­si­da­des. “Tam­bién, brin­da­mos cer­ti­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal a per­so­nas que no es­tán ti­tu­la­das, que, pa­ra ilus­trar­lo, tie­nen 20 años de tra­ba­jar en co­ci­na” ex­pli­có don Die­go Al­fa­ro Muñoz, ase­sor de la Uni­dad Di­dác­ti­ca y Pe­da­gó­gi­ca y aña­dió: “Se le en­vía un ex­per­to a la em­pre­sa, hay en­tre­vis­ta, prue­bas y se com­prue­ba el co­no­ci­mien­to que ten­ga. Si cumple con los es­tán­da­res del INA, se cer ti­fi­ca”.

Las co­mu­ni­da­des tam­bién se han be­ne­fi­cia­do, a tra­vés de las lla­ma­das ac­cio­nes mó­vi­les. “Las brin­da­mos cuan­do un gru­po co­mu­ni­ta­rio so­li­ci­ta ser ca­pa­ci­ta­do, es­pe­cial­men­te en Ma­ni­pu­la­ción de Ali­men­tos. La co­mu­ni­dad fa­ci­li­ta el es­pa­cio fí­si­co, el INA les ofre­ce los do­cen­tes, los uni­for­mes, el ma­te­rial di­dác­ti­co, to­do gra­tis” in­for­mó el se­ñor Al­fa­ro.

Des­de 2013 se vie­ne desa­rro­llan­do la mo­da­li­dad Dual, que in­vo­lu­cra al INA y a la em­pre­sa pri­va­da. Los es­tu­dian­tes son edu­ca­dos 7 me­ses, di­rec­ta­men­te en la co­ci­na de ho­te­les y res­tau­ran­tes, ba­jo la su­per­vi­sión de tu­to­res y pro­fe­so­res del INA. “Los es­tu­dian­tes se for­man a la me­di­da del ne­go­cio” ex­pli­có la se­ño­ra Mar­jo­rie Ara­ya y agre­gó: “Es­te sis­te­ma ge­ne­ra un al­to gra­do de leal­tad del es­tu­dian­te ha­cia la em­pre­sa, fa­ci­li­ta el pro­ce­so de se­lec­ción y con­tra­ta­ción, dis­mi­nu­ye los cos­tos de re­clu­ta­mien­to. Los re­pre­sen­tan­tes de ho­te­les co­mo el Ma­rriott, Hil­ton Gar­den Inn, Man­gro­ve, Four Sea­sons y Ha­cien­da Gua­chi­pe­lín, Best Wes­tern El Si­tio, pre­sen­tes en la reunión, han par­ti­ci­pa­do en es­te ti­po de con­ve­nio con el INA e in­for­ma­ron que el re­sul­ta­do fue sa­tis­fac­to­rio y con­ti­nua­rán im­ple­men­tán­do­lo.

¿Qué hay de nue­vo en el INA?

Es­ta­mos in­cur­sio­nan­do en la gas­tro­no­mía sos­te­ni­ble y es­tre­na­mos mó­du­los de co­ci­na tra­di­cio­nal cos­ta­rri­cen­se. Hay una in­ves­ti­ga­ción cons­tan­te de pro­duc­tos no tra­di­cio­na­les pa­ra la ela­bo­ra­ción de coc­te­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.