El mé­ri­to de ven­der una ex­pe­rien­cia

Black Sta­llion Eko Camp

Apetito - - Portada - Por: Lady Ann Uma­ña

En Lin­de­ros, en una mon­ta­ña a 15 mi­nu­tos de Ta­ma­rin­do, San­ta Cruz, Gua­na­cas­te, es­tá Black Sta­llion Eko Camp. Me sen­té a con­ver­sar con el due­ño de es­te pro­yec­to, pa­ra co­no­cer su his­to­ria y qué hi­zo pa­ra ga­nar una ex­ce­len­te po­si­ción en Tri­pad­vi­sor. Alex Ur­ba­niak na­ció en Su­dá­fri­ca, de pa­dre po­la­co y ma­dre in­gle­sa. “Vi­ne a com­pe­tir a Cos­ta Ri­ca. Es­te de­be ser el úni­co país don­de uno se puede sen­tar con el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en un la­do y en el otro un sa­ba­ne­ro, en un am­bien­te pu­ra vi­da. Gua­na­cas­te es co­mo una bur­bu­ja. Uno puede dor­mir bien en la no­che, ver la lu­na, ir a la pla­ya en paz”.

Es­te in­quie­to do­ma­dor de olas y di­se­ña­dor de ro­pa de­por­ti­va ven­dió su ca­sa en la mon­ta­ña y se com­pró una fin­ca, el pro­yec­to de su vi­da es­ta­ba por co­men­zar. El nom­bre: Black Sta­llion Eko Camp. Se­ría un lu­gar ab­so­lu­ta­men­te rús­ti­co, en la mon­ta­ña, don­de los vi­si­tan­tes es­tu­vie­ran en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za sin mo­di­fi­car.

¿Qué se ha ro­ba­do el co­ra­zón de sus clien­tes pa­ra que lo pre­mien con un pri­mer lu­gar en los co­men­ta­rios de Tri­pAd­vi­sor? Yo mis­ma lo des­cu­brí: Lo que ven­de Black Sta­llion Eko Camp no es un pa­seo, es una ex­pe­rien­cia. Hay es­ta­tuas de ca­ba­llos ne­gros por do­quier, un res­tau­ran­te pe­que­ño, un ran­cho en desa­rro­llo. Cua­tro ex­tran­je­ros ba­jan de la mon­ta­ña a ca­ba­llo, des­pués del zi­pli­ne, de estar en con­tac­to con los mo­nos, las aves, las igua­nas en su há­bi­tat na­tu­ral. Los es­tá es­pe­ran­do una mu­la, que co­me de su mano. Son in­vi­ta­dos a sen­tar­se al­re­de­dor de una me­sa rús­ti­ca. El due­ño de la fin­ca se acer­ca con una fru­ta po­co co­no­ci­da, la pi­taha­ya y les ofre­ce un pe­da­zo a ca­da clien­te, mien­tras les ex­pli­ca de qué se tra­ta. El al­muer­zo es­tá lis­to: pas­ta, en­sa­la­da, una ban­de­ja de car­nes con sal­sa BBQ y una cer­ve­za ti­ca. “Los ve­ge­ta­les que co­me­rán son or­gá­ni­cos, ha­ce­mos nues­tro pro­pio que­so de ca­bra” ex­pli­ca el pro­pie­ta­rio. “Que dis­fru­ten el me­nú. La pis­ci­na los es­pe­ra”. Los clien­tes es­tán fe­li­ces. Lo lo­gró, una vez más.

“Es­te de­be ser el úni­co país don­de uno se puede sen­tar con el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en un la­do y en el otro un sa­ba­ne­ro, en un am­bien­te pu­ra vi­da”. Alex Ur­ba­niak, Pro­pie­ta­rio Black Sta­llion Eko Camp

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.