¿Có­mo re­du­cir los tiem­pos de es­pe­ra.

Apetito - - Del Director -

Una co­mi­da de­li­cio­sa pue­de que­dar opa­ca­da si un clien­te tie­ne que es­pe­rar mu­cho a que al­guien lo atien­da o le lle­ve su pla­to, si tie­ne que pe­dir re­pe­ti­da­men­te la cuen­ta o si la es­pe­ra pa­ra que le de­vuel­van su tar­je­ta de cré­di­to se vuel­ve un do­lor de ca­be­za o un atra­so en su aje­trea­da agen­da.

Ha­cer que un clien­te es­pe­re de más, pue­de sin du­da, lle­var­lo a co­mer en el lu­gar de al la­do, en el de la es­qui­na o en el más le­jano po­si­ble de su res­tau­ran­te pa­ra ol­vi­dar la ma­la ex­pe­rien­cia. Sa­ber ha­cer fren­te a la si­tua­ción y acep­tar el error con la disculpa de tra­tar de no re­pe­tir­lo pue­de ser vi­tal.

Ha­cer­se de la vis­ta gorda, pe­se a sa­ber que el clien­te es­pe­ró de más, no es bueno y re­ga­lar al­gu­na be­bi­da, un pos­tre al fi­nal o cual­quier otro de­ta­lle que tra­te de en­men­dar lo su­ce­di­do, pue­de ha­cer que el clien­te ol­vi­de el mal ra­to y re­gre­se, por­que pe­se a to­do se sin­tió bien aten­di­do.

Aún así, la con­sig­na no es en­con­trar la me­jor ma­ne­ra de dis­cul­par­se, si no sim­ple­men­te lo­grar que es­ta fal­ta no su­ce­da, es por ello que ac­cio­nes co­mo sa­lu­dar y aten­der al clien­te in­me­dia­ta­men­te en­tra al res­tau­ran­te, o sea ha­cer­le sen­tir bien­ve­ni­do, dar­le el me­nú y de­mos­trar aten­ción por sus ne­ce­si­da­des y de­seos es el pri­mer pa­so.

Se­gún Al­fre­do Eche­ve­rría, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Gru­po HRS Con­sul­to­res Ho­te­le­ros y Gas­tro­nó­mi­cos, la can­ti­dad de co­la­bo­ra­do­res es un as­pec­to de­ci­si­vo, pues se es­ti­ma que de­be ha­ber un me­se­ro por ca­da vein­te per­so­nas, es­to siem­pre y cuan­do ten­ga ayu­da de otra per­so­na que re­ti­re los pla­tos y be­bi­das. Lo an­te­rior, pues ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia el me­se­ro de­be de­jar des­aten­di­da la sa­la.

“De 15-20 mi­nu­tos pa­ra un pla­to de en­tra­da y 20-25 mi­nu­tos pa­ra un pla­to fuer­te, esos son los tiem­pos uni­ver­sa­les de es­pe­ra. En­tién­da­se que ha­bría que ha­cer ajus­tes de acuer­do al con­cep­to, in­clu­si­ve en los de ser­vi­cio a la car­ta. En la in­dus­tria de co­mi­da rá­pi­da 3 mi­nu­tos má­xi­mo en fi­la es un pa­rá­me­tro”, afir­mó Eche­ve­rría.

Ca­da res­tau­ran­te de­be de­fi­nir sus tiem­pos en fun­ción del ti­po de clien­te y gas­tro­no­mía que se ofre­ce, por más so­fis­ti­ca­do que sea el pla­to los tiem­pos no de­ben ex­ten­der­se de­ma­sia­do, así co­mo tam­po­co acor­tar­se mu­cho, si eso re­pre­sen­ta ba­jar la ca­li­dad de lo que se po­ne en la me­sa de los clien­tes.

En­tre­gar la or­den en el me­nor tiem­po po­si­ble es un ob­je­ti­vo que se tra­zan mu­chos em­pre­sa­rios del sec­tor ¿Qué es­tán ha­cien­do pa­ra ser los más rá­pi­dos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.