Ube­rEATS: pros y con­tras

Apetito - - Del Director -

Se vol­vió co­mún ver a los cho­fe­res de es­ta pla­ta­for­ma en­trar a los res­tau­ran­tes o cen­tros comerciales con sus enor­mes bol­sos her­mé­ti­cos co­lor ver­de a com­prar to­do ti­po de an­to­jo que quien lo con­tac­tó le pi­dió en­tre­gar en la puer­ta de su ca­sa, tra­ba­jo o lu­gar de reunión. En su eta­pa de ini­cio Ube­rEATS arran­có con cer­ca de 250 res­tau­ran­tes afi­lia­dos, en­tre ellos, Piz­za Hut, Spoon, Juan Valdez, Ros­ti­po­llos y Taj Mahal, por ci­tar al­gu­nos ejem­plos, aun­que hay tam­bién pe­que­ños lo­ca­les que no con­ta­ban con la al­ter­na­ti­va de ser­vi­cio ex­press y aho­ra gra­cias a la pla­ta­for­ma pue­den ofre­cer es­ta op­ción a sus clien­tes.

Pe­se a lo an­te­rior, no to­dos los res­tau­ran­te­ros han te­ni­do una bue­na ex­pe­rien­cia con es­te ser­vi­cio de en­tre­ga de co­mi­da, que cuen­ta ya con más de dos mil re­par­ti­do­res, pues al­gu­nos no es­tán de acuer­do del to­do con el uso de la app o han te­ni­do que­jas de sus clien­tes al res­pec­to. Un ejem­plo de es­to es el ca­so de los pro­pie­ta­rios de Sus­hi Ho­me, Kar­la y Ar­man­do Iba­rra, quie­nes tras mo­ni­to­rear la en­tre­ga de un pe­di­do de­ci­die­ron con­sul­tar al clien­te so­bre su ex­pe­rien­cia y así te­ner una vi­sión más in­te­gral de los be­ne­fi­cios de ha­cer uso de la apli­ca­ción en su ne­go­cio. Pa­ra su sor­pre­sa, lo pri­me­ro que hi­zo el clien­te fue que­jar­se, pues ase­gu-

Pa­ra na­die es un se­cre­to que las pre­sas ha­cen que las per­so­nas ya no quie­ran ni sa­lir a co­mer, más aún si es­tán en el tra­ba­jo y la ho­ra de al­muer­zo se pa­sa tan rá­pi­do que mien­tras lle­gan al lu­gar ya se aca­bó el tiem­po, si­tua­cio­nes co­mo es­ta son so­lo un ejem­plo de por­que Ube­rEATS se ha he­cho tan po­pu­lar en los úl­ti­mos me­ses.

ró que la co­mi­da lle­gó mal pre­sen­ta­da, fría y mu­cho tiem­po des­pués de que la so­li­ci­tó, lo cual ge­ne­ró preo­cu­pa­ción en Kar­la, quien qui­so aten­der el asun­to per­so­nal­men­te.

“Pa­ra no­so­tros el ser­vi­cio al clien­te es vi­tal, de­ci­dí ir yo mis­ma a ca­sa del clien­te, lle­var un nue­vo pe­di­do y dis­cul­par­me por lo su­ce­di­do. El te­ma aquí es que la gen­te no so­lo di­ce no uso más la apli­ca­ción, sino que tam­bién blo­quea al res­tau­ran­te por la ma­la ex­pe­rien­cia y ese es un lu­jo que no po­de­mos dar­nos”, afir­mó Iba­rra.

Di­fe­ren­te es el ca­so del Res­tau­ran­te Taj Mahal, quien se­gún su pro­pie­ta­rio Ka­pil Gu­la­ti ha te­ni­do una ex­ce­len­te ex­pe­rien­cia con la app.“Es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra cap­tar clien­tes que por una u otra ra­zón no pue­den o de­ci­die­ron no mo­ver­se del lu­gar en que se en­cuen­tran”, afir­mó Gu­la­ti. Fi­nal­men­te exis­ten quie­nes en de­fi­ni­ti­va con­si­de­ran que es­ta mo­da­li­dad de en­tre­ga aca­ba por com­ple­to con la ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca y no la uti­li­zan en su ne­go­cio. Co­mo es el ca­so de Grei­vin Ro­jas, chef y pro­pie­ta­rio del Res­tau­ran­te Tour­nant.

Se­gún él en oca­sio­nes el pre­cio tan ele­va­do de co­mer en un res­tau­ran­te lle­va a los clien­tes a de­ci­dir co­mer la co­mi­da del lu­gar pe­ro en su ca­sa, es así co­mo mu­chas ve­ces de­ci­den pe­dir pa­ra lle­var o ha­cer uso de he­rra­mien­tas co­mo Ube­rEats, que tie­ne un cos­to ac­ce­si­ble de ¢1300 por en­vío, sin im­por­tar la dis­tan­cia, ni el ta­ma­ño de la or­den.

“El uso de em­pa­ques y bol­sas, ade­más del trans­por­te y otros ele­men­tos in­vo­lu­cra­dos en un ser­vi­cio ex­press, re­pre­sen­tan un al­to im­pac­to am­bien­tal y ade­más ale­jan al clien­te de la ex­pe­rien­cia in­te­gral que mu­chos res­tau­ran­tes bus­ca­mos ofre­cer, que va más allá de la co­mi­da e in­clu­ye am­bien­te, ser­vi­cio, aten­ción y otros ele­men­tos en los que tra­ba­ja­mos”, ex­pre­só Ro­jas.

Si bien es cier­to la apli­ca­ción tie­ne sus pros y con­tras tan­to pa­ra res­tau­ran­tes co­mo pa­ra clien­tes, lo que sí es una reali­dad y en lo que la ma­yo­ría de res­tau­ran­te­ros en­tre­vis­ta­dos coin­ci­den, es que es­ta mo­da­li­dad ale­ja a los clien­tes de los lu­ga­res y di­fi­cul­ta el pro­ce­so de re­tro­ali­men­ta­ción di­rec­ta e in­me­dia­ta, que mu­chas ve­ces jue­ga a fa­vor de los pro­ce­sos de mejora de los res­tau­ran­tes y su per­so­nal.

Kar­la y Ar­man­do Iba­rra, pro­pie­ta­rios de Sus­hi Ho­me.

Ka­pil Gu­la­ti, pro­pie­ta­rio de Taj Mahal.

Grei­vin Ro­jas, chef y pro­pie­ta­rio del Res­tau­ran­te Tour­nant

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.