Airbnb: Nues­tra ca­sa es tu ca­sa

Apetito - - Del Director -

Jor­ge” y su fa­mi­lia tie­nen una es­pa­cio­sa y bien equi­pa­da ca­ba­ña en una zo­na mon­ta­ño­sa del país, pri­vi­le­gia­da por con­tar con vis­tas pa­no­rá­mi­cas y es­tar ubi­ca­da a me­nos de dos ho­ras de San Jo­sé. El lu­gar es vi­si­ta­do por sus pro­pie­ta­rios unas cuan­tas ve­ces al año y al co­no­cer so­bre Airbnb, la fa­mi­lia de­ci­de in­gre­sar la ca­ba­ña a la pla­ta­for­ma y así ob­te­ner al­gu­nos in­gre­sos ex­tra gra­cias al al­qui­ler de la mis­ma.

Al ini­ciar la en­tre­vis­ta, le pre­gun­té a “Jor­ge” si sa­bía que es­ta for­ma de ope­rar es ile­gal en el país y de in­me­dia­to con­di­cio­nó sus res­pues­tas a la pro­me­sa de no re­ve­lar su nom­bre real, ni la ubi­ca­ción es­pe­cí­fi­ca de la ca­ba­ña, es­to con el fin de evi­tar­se pro­ble­mas.

“No­so­tros no es­ta­mos muy se­gu­ros si es ile­gal o no, nun­ca he­mos te­ni­do pro­ble­ma y por el con­tra­rio re­ci­bi­mos mu­chos clien­tes, prác­ti­ca­men­te to­dos los fi­nes de se­ma­na hay al­guien en la ca­ba­ña. Re­sul­ta que en el lu­gar hay mu­chas aves y per­so­nas que dis­fru­tan del “bird­wat­ching” han co­rri­do la voz de que es un lu­gar idó­neo pa­ra es­ta ac­ti­vi­dad y eso nos ha ayu­da­do mu­cho”, ex­pre­só “Jor­ge”.

De acuer­do con es­te jo­ven ellos en oca­sio­nes ni si­quie­ra van al lu­gar, tie­nen un ad­mi­nis­tra­dor que se en­car­ga de re­ci­bir a quie­nes ren­tan la ca­ba­ña y lue­go re­co­ger la lla­ve cuan­do se van, él mis­mo da ser­vi­cio de lim­pie­za al es­pa­cio y bá­si­ca­men­te esa es la in­ver­sión que ha­cen en el ne­go­cio, pa­go de ser­vi­cios pú­bli­cos y sa­la­rio del ad­mi­nis­tra­dor.

Los em­pre­sa­rios ho­te­le­ros afir­man que Airbnb es una com­pe­ten­cia di­rec­ta y des­leal pa­ra los ho­te­les que ope­ran de ma­ne­ra for­mal, ya que ellos de­ben con­tar con per­mi­sos, pa­gar im­pues­tos e in­ver­tir en ca­pa­ci­ta­ción de per­so­nal, in­fra­es­truc­tu­ra y otros as­pec­tos que ha­cen su ope­ra­ción cos­to­sa.

La po­pu­lar pla­ta­for­ma de­di­ca­da a la ofer­ta de alo­ja­mien­tos, se ha con­ver­ti­do se­gún em­pre­sa­rios del sec­tor en una com­pe­ten­cia des­leal pa­ra los ho­te­les

Airbnb ¿Le­gal o ile­gal?

Tras con­sul­tar con un abo­ga­do la res­pues­ta fue con­tun­den­te, la em­pre­sa y pla­ta­for­ma de soft­wa­re de­di­ca­da a la ofer­ta de alo­ja­mien­tos, cu­yo nom­bre Airbnb es un acró­ni­mo de “air­bed and break­fast”, que sig­ni­fi­ca col­chón in­fla­ble y de­sa­yuno no ope­ra de for­ma le­gal, al me­nos no en Cos­ta Ri­ca.

¿Por qué? La res­pues­ta es sim­ple no exis­te ley, re­gla­men­to, ni nin­gún ti­po de re­gu­la­ción que su­per­vi­se es­te ti­po de ope­ra­ción, por lo cual exis­te un va­cío le­gal y sim­ple­men­te lo que no es­tá re­gu­la­do por ley no pue­de desa­rro­llar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.