Los Desafíos de abrir un res­tau­ran­te

Apetito - - Contenido -

Pa­ra más in­fror­ma­ción: https://bit.ly/2swS­sKo

En es­te ofi­cio en el que me ha to­ca­do par­ti­ci­par en la vi­da, pri­me­ro co­mo Chef y lue­go co­mo con­sul­tor gas­tro­nó­mi­co, he te­ni­do mu­chos ti­pos de ex­pe­rien­cias, al­gu­nas fe­li­ces y la ver­dad que otras no muy gra­tas. Pe­ro hoy quie­ro po­ner én­fa­sis y es­cri­bir so­bre un te­ma muy preo­cu­pan­te que desa­rro­llar­lo por com­ple­to se­ría de­ma­sia­do ex­ten­so.

No so­lo la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de es­te país, sino tam­bién en la ma­yo­ría de lu­ga­res del res­to del mun­do exis­te es­ta pro­ble­má­ti­ca de la fal­ta de em­pleo, la de­man­da cons­tan­te de es­te y la so­bre cua­li­fi­ca­ción de mano de obra es­pe­cia­li­za­da ha­ce que se di­fi­cul­te con­se­guir tra­ba­jo. Una de las co­sas que más veo a me­nu­do cuan­do con­sul­to (y pa­ra lo que más lla­man a mi em­pre­sa) es “pa­ra la aper­tu­ra de un nue­vo res­tau­ran­te”, qui­zás en­tre lí­neas pa­ra el co­mún de to­dos los mor­ta­les sue­ne muy fácil, pe­ro es más com­pli­ca­do de lo que se cree, es por eso que día a día en Cos­ta Ri­ca se abren y se cie­rran nue­vos ne­go­cios .

En­tre las pri­me­ras op­cio­nes de un bo­te “sal­va­vi­das” pa­ra ini­ciar­se co­mo em­pren­de­dor es­tá la de abrir una so­da, una ven­ta­ni­ta, un res­tau­ran­te. Hay mu­chos fac­to­res que an­te la pri­sa de ge­ne­rar un in­gre­so pa­san ge­ne­ral­men­te des­aper­ci­bi­dos y lue­go se con­vier­ten en un gran pro­ble­ma.

Es­tos son los pun­tos bá­si­cos que de­bes con­si­de­rar an­tes de una aper­tu­ra y cuá­les son los erro­res a evi­tar a la ho­ra de abrir un res­tau­ran­te. 1. Pla­ni­lla de­ma­sia­do ex­ten­sa (mu­chos em­plea­dos)

2. Con­ven­ga­mos que el clien­te me­re­ce lo me­jor en el me­nor tiem­po po­si­ble, pe­ro tu ne­go­cio es nue­vo y la pla­ni­lla prin­ci­pal de­be ser re­la­ti­va­men­te ba­ja.

3. 2. No pen­sar que ser pro­pie­ta­rio de un res­tau­ran­te es un tra­ba­jo. 4. Es­to pue­de pa­re­cer ló­gi­co. Ser pro­pie­ta­rio de un res­tau­ran­te sig­ni­fi­ca que de­be­rás es­tar en el tra­ba­jo la ma­yor par­te del tiem­po, so­bre to­do al prin­ci­pio. 5. Es im­por­tan­te te­ner un plan de ne­go­cio cla­ro.

6. Un plan de ne­go­cio es es­pe­cial­men­te útil pa­ra los nue­vos em­pre­sa­rios de res­tau­ran­tes. Cuan­do es­tés re­co­pi­lan­do in­for­ma­ción pa­ra crear tu plan de ne­go­cio, pue­des en­con­trar­te con pro­ble­mas. In­fór­ma­te so­bre to­do lo que vas a ne­ce­si­tar y así evi­tar sor­pre­sas.

7. No crear un menú di­fe­ren­cia­dor y pro­pio.

8. Ca­da res­tau­ran­te de­be en­ten­der cuál es el me­jor menú pa­ra el clien­te ob­je­ti­vo que quie­re te­ner.

9. No te­ner cla­ro el con­cep­to del Res­tau­ran­te.

10. Na­da hay na­da más frus­tran­te pa­ra un clien­te que el con­cep­to del res­tau­ran­te no es­té cla­ro. Es­pe­cia­li­zar­se y te­ner un con­cep­to es una car­ta ga­na­do­ra a la ho­ra de abrir un res­tau­ran­te.

11. No Es­tan­da­ri­zar las re­ce­tas

12. Una re­ce­ta es el lis­ta­do de ingredientes y pa­sos a se­guir, ne­ce­sa­rios pa­ra la ela­bo­ra­ción de un pla­ti­llo.

13. No te­ner en cuen­ta la ubi­ca­ción del res­tau­ran­te.

An­tes de crear un plan de ne­go­cios, crear la car­ta o so­li­ci­tar un prés­ta­mo al ban­co, de­bes de­ci­dir dón­de exac­ta­men­te se va a si­tuar tu res­tau­ran­te. Es­tu­diar mal a la com­pe­ten­cia.

A me­nu­do, las per­so­nas que quie­ren abrir un res­tau­ran­te mi­ran a los otros res­tau­ran­tes con una mirada de­ma­sia­do crí­ti­ca. “Yo pue­do ha­cer me­jo­res gam­bas al aji­llo que aquí.” “Si es­te res­tau­ran­te fue­se mío, nun­ca ten­dría una te­le­vi­sión en el bar.” No gas­tes tu tiem­po en me­jo­rar otros res­tau­ran­tes y po­ner esas me­jo­ras en el tu­yo.

“El ojo del amo en­gor­da al Ga­na­do”

Es­ta es una fra­se pro­ver­bial que afirma que el pro­pie­ta­rio de un bien o el en­car­ga­do de un ne­go­cio de­be es­tar muy pen­dien­te de él si quie­re que fun­cio­ne bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.