“Blog­gers” o “influencers” ¿Son real­men­te efec­ti­vos?

Apetito - - Contenido -

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas se dio a co­no­cer un ca­so don­de una in­fluen­cer so­li­ci­ta­ba hospedaje gra­tis a un ho­tel a cam­bio de pu­bli­ca­cio­nes en sus re­des so­cia­les. Ella es Elle Darby, cuen­ta con 107 mil se­gui­do­res en Ins­ta­gram y se con­tac­tó con los en­car­ga­dos del Ho­tel Char­le­vi­lle Lod­ge, en Du­blín, pa­ra lle­gar a un acuer­do de ne­go­cia­ción pa­ra uti­li­zar sus ins­ta­la­cio­nes.

El ca­so le dio la vuel­ta al mun­do lue­go de que el gerente ge­ne­ral le res­pon­die­ra con las si­guien­tes pa­la­bras:“Si te de­jo que­dar­te aquí a cam­bio de una apa­ri­ción en tu ví­deo, ¿quién va a pa­gar a los em­plea­dos que te atien­dan? ¿Quién va a pa­gar la luz y la ca­le­fac­ción que uses du­ran­te tu es­tan­cia? ¿La la­van­de­ría de tus sá­ba­nas? ¿La fac­tu­ra del agua? ¿A lo me­jor de­be­ría de­cir­le a mis em­plea­dos que apa­re­ce­rán en tu ví­deo co­mo pa­go por el tra­ba­jo rea­li­za­do du­ran­te tu es­tan­cia?”

Y es­to po­ne en la pa­les­tra el si­guien­te cues­tio­na­mien­to ¿Ver­da­de­ra­men­te un ho­tel pue­de be­ne­fi­ciar­se de la ex­po­si­ción de al­gún blog­ger o in­fluen­cer de re­des so­cia­les? Aun­que el ca­so pre­sen­ta­do an­te­rior­men­te pue­de dar una ima­gen con­fu­sa, la ver­dad es que to­da una es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción en­fo­ca­da en ex­po­si­ción de mar­ca siem­pre re­sul­ta po­si­ti­va.

En mi pro­pio ca­so, vis­to de ma­ne­ra per­so­nal, he desa­rro­lla­do di­ver­sas alian­zas con ho­te­le­ros pa­ra im­pul­sar su ne­go­cio a tra­vés de los ojos de es­te ser­vi­dor. ¿Cuál es la cla­ve? Ob­je­ti­vos plan­tea­dos des­de un ini­cio. Si bien es cier to mu­chas per­so­nas ve­rían el fe­nó­meno de los blog­gers de via­je co­mo al­go que se creó de la na­da, la can­ti­dad de se­gui­do­res que uno tie­ne y la ex­pe­rien­cia en pri­me­ra per­so­na que se brin­da ha­ce que se pue­da lle­gar de me­jor ma­ne­ra a un pú­bli­co ob­je­ti­vo.

En nues­tro país ca­da vez so­mos más las per­so­nas que tra­ba­ja­mos a dia­rio pa­ra dar a co­no­cer lu­ga­res de Cos­ta Ri­ca y el mun­do, cuen­tas co­mo la Na­ta­lia Ro­drí­guez, Ca­ta­li­na Ri­ve­ra, Nancy Dobles, Jar­quin Dro­ne Ex­tre­mo, Cos­ta Ri­ca Co­ol, Descubre Cos­ta Ri­ca, Que Buen Lu­gar, Go Playa son par­te de las que a dia­rio crea­mos con­te­ni­do don­de los ho­te­le­ros pue­den ver­se apo­ya­dos pa­ra ex­po­nen­ciar sus ser­vi­cios.

Na­ta­lia Ro­drí­guez, quien ade­más es pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión, ase­gu­ra que en mu­chas oca­sio­nes los ho­te­les la bus­can pa­ra po­der ma­xi­mi­zar un men­sa­je de al­gún lu­gar por en­ci­ma de la pu­bli­ci­dad tra­di­cio­nal.

“Lo que pa­sa es que la pu­bli­ci­dad tra­di­cio­nal a ve­ces no funciona, aho­ra la gen­te quie­re ver ex­pe­rien­cias. Por es­ta ra­zón siem­pre que lle­go a un acuer­do con al­gún ho­te­le­ro fi­ja­mos el men­sa­je pun­tual des­de el ini­cio, pa­ra que am­bas par­tes nos vea­mos be­ne­fi­cia­das.A la gen­te le gus­ta ver co­mo al­guien más vi­ve al­go que po­dría ad­qui­rir, y se le pue­de lle­gar más di­rec­ta­men­te a la gen­te” afir­mó Ro­drí­guez.

Al­go im­por­tan­te en des­ta­car es que can­ti­dad no sig­ni­fi­ca ca­li­dad, y eso es ase­gu­ra­do por ex­per­tos en mar­ke­ting. El he­cho que una cuen­ta ten­ga mi­les de se­gui­do­res o tal­vez no tan­to, no sig­ni­fi­ca ca­li­dad de in­ter­ac­ción.

Es por es­ta ra­zón que mu­chas mar­cas bus­can a los “blog­gers” o “influencers” que aun­que no ten­gan gran can­ti­dad de se­gui­do­res, si los ten­gan fi­de­li­za­dos con gran in­ter­ac­ción. Eso es fun­da­men­tal. Con­tar con 10 mil se­gui­do­res pue­de ser mu­chas ve­ces más pro­duc­ti­vos que si al­guien tie­ne más de 200 mil.

En es­tos ca­sos los ho­te­le­ros pue­den lle­gar a una ne­go­cia­ción con­cre­ta con los blog­gers, el cual pue­de ser un ti­po can­je por la es­ta­día o con­ci­liar un pa­go por las pu­bli­ca­cio­nes que rea­li­zan. Es­to va a va­riar de la per­so­na y el clien­te, ya no que no hay una fór­mu­la exac­ta de la for­ma en que se ma­ne­ja es­to.

En­tre los tips que brin­dan es­tá pen­sar en men­sa­jes pro­pios a des­ta­car, mu­chas ve­ces se cae en cuen­ta que el ho­te­le­ro desea que to­do sal­ga en las pu­bli­ca­cio­nes , pe­ro es­to al pa­re­cer tan co­mer­cial ahu­yen­ta a los se­gui­do­res de los blog­gers. Más bien, se le de­be de dar op­ción al blog­ger a que vi­va per­so­nal­men­te ca­da ex­pe­rien­cia y que, lue­go de ha­ber con­ver­sa­do con el ho­te­le­ro, se en­fo­que en brin­dar los be­ne­fi­cios de una u otra área.

Pe­ro, ¿có­mo ven los ho­te­le­ros to­do es­te te­ma de los blog­gers? Con­sul­ta­mos a per­so­ne­ros del ho­tel Na­ya­ra Springs, ubi­ca­do en La For­tu­na de

San Car­los, Rio Ce­les­te Hi­dea­way Re­sort, en la Zo­na Nor­te y La­gar­ta Lod­ge en No­sa­ra Gua­na­cas­te pa­ra co­no­cer su per­cep­ción an­te es­ta gran ola de blog­gers de via­jes.

Jai­ro Que­sa­da, Re­si­dent Ma­na­ger del ho­tel Na­ya­ra Springs, afirma que se guían por ten­den­cias in­ter­na­cio­na­les pa­ra rea­li­zar es­tra­te­gias de mer­ca­deo, en­tre ellas el uso de in­fluen­cia­do­res di­gi­ta­les.

“Más que blog­gers la ex­pe­rien­cia ha si­do con ins­ta­gra­mers del me­dio in­ter­na­cio­nal que han si­do re­co­no­ci­dos por sus via­jes y ex­pe­rien­cias de lu­jo. Nos ha ido muy bien so­bre to­do por­que ellos tam­bién es­cri­ben pa­ra im­por­tan­tes re­vis­tas muy re­co­no­ci­das co­mo Re­lais et Cha­teaux, Con­de nast o Food & Wi­ne so­lo por men­cio­nar al­gu­nos” ex­pli­có Que­sa­da.

Es­to da pie a co­no­cer al má­xi­mo el ti­po de in­fluen­cia­dor que lle­ga­rá al ho­tel y ade­más los be­ne­fi­cios que ten­drá pa­ra la ex­po­si­ción de la mar­ca. Ken­neth Hi­dal­go, gerente de ope­ra­cio­nes del Ho­tel Rio Ce­les­te Hi­dea­way, tie­ne muy cla­ro es­to y lo apro­pia co­mo par­te de las ac­cio­nes que rea­li­zan.

“En ge­ne­ral la ex­pe­rien­cia de co­la­bo­rar con es­te ti­po de pro­fe­sio­na­les ha si­do sa­tis­fac­to­ria; sin em­bar­go, el éxi­to de tra­ba­jar con blog­gers de­pen­de de mu­chos fac­to­res. Es di­fí­cil cuan­ti­fi­car el be­ne­fi­cio di­rec­to con co­la­bo­ra­cio­nes de es­te ti­po, más si es im­por­tan­te re­cal­car que es evi­den­te el au­men­to de se­gui­do­res en re­des so­cia­les al tra­ba­jar con blo­gue­ros”, in­di­ca Hi­dal­go.

Ade­más, Hi­dal­go ex­pli­ca que es sú­per im­por­tan­te con­tac­tar a blog­gers que ya sean re­co­no­ci­dos en el me­dio, si se tra­ta de blog­gers que en­vían la in­for­ma­ción ofre­cien­do sus ser­vi­cios, es de vi­tal im­por­tan­cia ve­ri­fi­car las pla­ta­for­mas me­dian­te las cua­les com­par­ti­rán el con­te­ni­do ge­ne­ra­do, as­pec­tos co­mo: can­ti­dad de se­gui­do­res, vi­sua­li­za­cio­nes y que el mer­ca­do al cual lle­gan, sea el mis­mo que no­so­tros co­mo em­pre­sa bus­ca­mos cap­tar. Pa­ra Allan Or­te­ga, gerente ge­ne­ral de Ho­tel Bou­ti­que La­gar­ta Lod­ge, es muy im­por­tan­te te­ner bas­tan­te in­for­ma­ción del blog­ger. Clien­te me­ta, edad, pre­fe­ren­cias. Re­vi­sar las re­fe­ren­cias de los ho­te­les don­de ha tra­ba­ja­do. Si hay du­das, es me­jor pre­gun­tar al blog­ger so­bre sus re­fe­ren­cias y clien­te me­ta.

“Hoy día hay que uti­li­zar to­das las he­rra­mien­tas que le brin­da la tec­no­lo­gía pa­ra ha­cer pro­mo­ción del pro­duc­to. Fa­ce­book, e Ins­ta­gram, son ex­ce­len­tes me­dios so­cia­les que le pue­den ayu­dar a cre­cer su ne­go­cio” fi­jo Or te­ga. Es im­por­tan­te re­cal­car que un buen blog­ger no so­lo le pue­de pro­mo­cio­nar el ho­tel, sino que otros pun­tos de ven­ta co­mo tours, res­tau­ran­te, y spa.

“No­so­tros he­mos tra­ba­ja­do más que to­do pa­ra el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. La ex­po­si­ción y pro­mo­ción es bas­tan­te gran­de. Re­cien­te­men­te tu­vi­mos a una chi­ca de Es­pa­ña don­de el al­can­ce era a un mer­ca­do es­pe­cí­fi­co en­fo­ca­do en pro­mo­ción pa­ra lu­na de miel” con­tó Or­te­ga.

Aun­que es di­fí­cil cuan­ti­fi­car el be­ne­fi­cio di­rec­to con co­la­bo­ra­cio­nes de es­te ti­po, si es im­por­tan­te re­cal­car que es evi­den­te el au­men­to de se­gui­do­res en re­des so­cia­les al tra­ba­jar con blo­gue­ros, en es­te pun­to acer­ta­ron los tres ho­te­le­ros.

Así que ya lo sa­be, aven­tú­re­se a desa­rro­llar es­te ti­po de es­tra­te­gias pa­ra au­men­tar el al­can­ce de su ho­tel en el país.

Gerente La­gar­ta Lod­ge, ase­gu­ra que es bá­si­co re­vi­sar el per­fil de ca­da in­fluen­cer pa­ra que se acer­que a lo que bus­ca el ho­tel.

El Blog "Qué buen lu­gar" ca­da se­ma­na pu­bli­ca un nue­vo vi­deo so­bre al­gún lu­gar de Cos­ta Ri­ca Ken­neth Hi­dal­go, gerente de Ope­ra­cio­nes Ho­tel Rio Ce­les­te Hi­dea­way, ex­pli­ca se de­ben de fi­jar ob­je­ti­vos cla­ros a la ho­ra de tra­ba­jar con in­fluen­cia­do­res.

Na­ta­lia Ro­drí­guez ade­más de ser pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión, via­ja den­tro y fue­ra del país pa­ra dar a co­no­cer des­ti­nos a sus se­gui­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.